TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Las extrañas parejas

Por: | 07 de febrero de 2014

1391687059_798400_85759400_fotograma_2

"Extrañar: Producir admiración o extrañeza una cosa". Bueno, ya estamos en la víspera del día "D", el del desembarco de la Infanta Cristina en los juzgados de Palma de Mallorca. Sus abogados dicen ahora que "la Infanta está deseando pasar el trámite" aunque la verdad es que lo está deseando después de que varias instituciones del Estado hicieran todo lo posible para que no lo pasara, como acertadamente señala Antonio García-Pablos en su artículo de ayer de El País: "No es grave que el juez llame a declarar a la hija del Rey, sino el deterioro de personas e instituciones como la fiscalía y la Agencia Tributaria que con ánimo de defenderla han ofrecido una penosa imagen de su labor" (El coste de la imputación de la Infanta). La cuestión es que Cristina e Iñaki inauguran hoy una serie de extrañas parejas que acaparan la atención en la realidad y en la ficción.
Señalan los informadores que "el objetivo de las sesiones de trabajo con sus letrados es que doña Cristina ofrezca al juez un relato claro, coherente y veraz que logre convencerle de que no es responsable de los delitos que le atribuye. Cuenta con una ventaja, según fuentes de su entorno: que no prestaba atención a los negocios de su marido". Al parecer prestar atención a los negocios del marido es una ordinariez aunque comprarse un palacete de seis millones de euros, gastarse tres mas en rehabilitarlo, decorarlo y pagar en negro a la infraestructura doméstica es muy "chic". Son las cosas de la realeza. Probablemente si la Infanta hubiera renunciado a sus derechos dinásticos (séptima en el escalafón) cuando, además, está apartada por su regio padre de cualquier actividad oficial, la repercusión de las tropelías maritales en la insitución se habrían minimizado pero, además de enamorada tampoco quiere soltar tratamiento. Una lástima pues el erario público se habría ahorrado un pastón en guardaespaldas residentes en Suiza.
Otra extraña pareja es la de Cospedal y su santo esposo Ignacio López del Hierro, un experto en la cultura del ladrillo cuya "empresa de asesoramiento inmobiliario, Hilo Inversiones S. L., multiplicó sus ingresos por 13,9 en el año 2011, fecha en la que María Dolores de Cospedal, esposa de López del Hierro, llegó a la presidencia de Castilla-La Mancha, según informa el diario Infolibre". No sólo encontró a la mujer de su vida sino que, alparecer, vino con varias hogazas de pan bajo el brazo. Y es que el amor siempre gana. Bueno, el amor y las clínicas privadas de Madrid y Valencia a las que se derivan buena parte de los pacientes que necesitan intervenciones quirúrgicas. Se recortan gastos en sanidad, se cierran plantas hospitalarias, aumentan las listas de espera y se envían a docenas o centenares de kilómetros a los enfermos. La culpa, por supuesto, del Gobierno anterior.
¿Y qué decir de extraña unión que forman Ruiz Gallardón y la insensibilidad? Su última boutade es de enmarcar: "el ministerio de Justicia asegura que su actuación con el expediente sobre la petición de indulto del exjuez Baltasar Garzón, que estuvo perdido más de un año, fue "ágil y legal, e idéntica a la realizada con todos los casos de solicitud de indultos". El Departamento que dirige Alberto Ruiz-Gallardón rechaza asumir responsabilidades". Extraordinario. Tan hábil como el tinglado que tiene montado el ministro de Industria con las eléctricas: sube la tarifa. El personal ahorra gastando menos o sustituyendo las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo. Baja, naturalmente, el consumo. ¿Qué hacer", se pregunta el ministro Soria como se preguntaba Lenin: se sube la parte fija de la tarifa, aquella que no está vinculada al consumo. ¿Y la ciudadanía?: "que se joda". Bien.
Hay muchas mas parejas más o menos extrañas: Blesa y Rato, Aznar y Cascos, por cierto que el aguerrido Cascos además de desmentir que hubiera cobrado comisiones de la trama Gürtel, dejó caer que los responsables de las campañas electorales mencionadas por la UDEF en su informe eran Javier Arenas y Ángel Acebes e insinuó que Génova "no tiene interés en aclarar el asunto". El ventilador a tope. Y no nos olvidamos de Ana Botella y su chófer, aunque ésta es una historia que merece algo más que la simple mención: "Soy el conductor de Ana Botella -le dice a la militante del PP que le abrió la puerta de la agrupación del partido en el barrio de Salamanca- y he venido porque la alcaldesa me ha enviado a cobrar el reintegro de estas papeletas del sorteo de navidad". Y el hombre muestra en efecto las papeletas del número 32.489, el que jugaban en la agrupación popular y que le regalaron a al alcaldesa cuando visitó la sede. En total: 12,50 euros. Como verá, aquí no se confunde lo público con lo privado: lo público es totalmente privado, faltaría mas.
Y ya en terrenos de ficción, la extrañas parejas se reproducen constantemente e, incluso, justifican el éxito, o cuando menos la aceptación, de las respectivas series. Veamos algunos ejemplos: el señor Finch, multimillonario, cojo y un cerebro informático de nivel mundial y John Reese, un ex-boina verde, ex-CIA, entrenado para matar y en depresión profunda desde que murió el amor de su vida. Son los ejes de Person of interest que programa La Sexta con el título de Vigilados. Una serie entretenida que nos habla del Gran Hermano orwelliano aplicado a la práctica en el Nueva York post 11-S. Por nuestros pagos, afortunadamente, no hay una realidad similar. Ni Leopoldo González-Echenique ni Somoano se les acercan, al margen de que su misión no es vigilar a cualquiera que se mueva sino conseguir que cualquier autoridad competente que inaugure un pantano salga en TVE, eso y pedir disculpas cíclicamente por los errores, el último hace dos día: "para ilustrar la encuesta del CIS hicieron un gráfico en el que dos líneas paralelas mostraban esta evolución equiparando la caída de los populares, la friolera de 12 puntos, con la del PSOE de sólo dos. Era tal el escándalo que el presentador de La Noche en 24 Horas, Sergio Martín, se vio obligado a pedir disculpas en directo y por la cuenta de Twitter".
Bron (El puente), serie sueco-danesa excelente de la que los norteamericanos hicieron un remake memorable, The Bridge. Dos policías, Saga y Martin en busca de un psicópata asesino en serie. Ella, sueca, borde y casi autista; él, danés, gordo y de vuelta de casi todo. La adaptación española exigiría algunos cambios: el borde sería él, Jorge Fernández Díaz, y la simpática y dicharachera, por ejemplo, Celia Villalobos. ¿Y el psicópata?, pues Francisco Camps, con una salvedad: en lugar de asesinatos en serie cometería inauguraciones de Calatrava también en serie, o perfomances: instalaría 7.000 urinarios portátiles en la ciudad para los dos millones de visitantes previstos para ver al Papa que, finalmente, fueron unos doscientos mil. Pelillos a la mar.

P.D.- Se podría seguir con duetos: Homeland, Elementary, Suits, The Good Wife, Sleepy hollow, y algunas mas pero se notaría demasiado lo alambicado del razonamiento del escriba y su falta de material de interés.


Hay 8 Comentarios

Hola, amigos. La historia de la infanta imputada tiene muchos ribetes conocidos en las altas esferas del poder, tanto las más altas como las medianas o las bajas. Ellos se pasean orondos y altaneros, como caballeros acorazados a caballo, sonrientes y vencedores cuando nadie les discute el poder, cuando todo el mundo les halaga y les inciensa. Pero cuando se ven descubiertos, desenmascarados, viene el meterse bajo el caparazón como el armadillo.. Es historia bastante conocida, desde luego. ¿No han visto a Camps? ¿No han visto a su amigo Rajoy? ¿O Cospedal o Arenas o Aznar? "Yo no sabía", "yo no me enteré", "si a mí me hubieran dicho", "si me hubieran advertido" "yo no fui, fue fulano", "que me lo prueben", "yo no estaba ese día", "no recuerdo", "lo ignoro", etc., etc.
Todo menos reconocer sus errores, pilatunas, trampas y marrullerías. Estamos en la Europa del sur, esa que en sus gobernantes nunca aprendió que " nobleza obliga". Obliga a ser honestos, honrados, con conciencia, con la responsabilidad de estar en el curubito. A tener vergüenza.. Pero ya sabemos que la vergüenza era verde y se la comió un burro. Y de la honestidad no quedan ni las raspas.

Por adelantado, por pesimista, todas mis condolencias para el Juez Castro.
Espero que obre con justicia y no le "hagan" temblar el pulso a la hora de juzgar.
Claro que, el pueblo ya da por anticipado el veredicto, LA INFANTA ES UNA SANTA y además honrada.
Aquello de que la mujer del César... etc. creo que posiblemente no sirva en esta "imputación"(¿?)
Y los que roban 2,50€ en la cárcel, ¡Ay, señor, señor!
Y toda nuestra historia igual.
Bueno pues que nos vaya bien a todos en especial al Sr. Juez. Esto se lo deseo en vista de los ejemplos de casos de otros sres. jueces, que mejor no menciono para no herir susceptibilidades.
Saludos justos y de justicia.

Hola, amigos. Realmente es fellinesco el despliegue mediático sobre el paseo de la infanta por el callejón. Ridículo, grotesto, esperpéntico y triste. Y hablan de igualdad ante la ley. No me hagan reír. Es una imputada, es decir, una delincuente en potencia, y encima la convierten en estrella, como si fuera una actriz desfilando por la alfombra roja. Bueno, ese es el mundo que tenemos: superficial, grotesco, banal y venal. Todo por la noticia shok, todo por la imagen insólita, todo por el espectáculo. Esa es la España farandulera, de charanga y pandereta, que ha olvidado el sentido de la justicia. Ella, imputada y algunos, emputados, como decimos en mi querida Colombia.

Desvergüenza a raudales,golferia y "delincuencia" de cuello alto.El comportamiento de la Infanta es de una bajeza moral que asusta.La catolica Ana Botella,gasta mas de gasolina y rodamientos el cohe del Ayuntamiento que los 12,50 euros,y, por encima ella no pagó nada.!Que bazofia!
Apertas agarimosas


http://intentadolo.blogspot.com.es/2014/02/un-proceso-constituyente.html

Hola, amigos. Buen punto de vista el de las parejas. A mí me recuerda una vieja canción que decía (un poquito adaptada):
En una cosa tan solo
los dos estamos de acuerdo:
juntos cerramos los ojos,
si se trata dinero,
pero...,
siempre nos pasa lo mismo
y eso no tiene remedio,
por exceso de cariño, vida mía,
siempre estamos discutiendo.
(Se repite la estrofa incial).

Muchas gracias por el enlace al gráfico de las líneas paralelas (-12 igual a -2) Lo había leído pero no me lo podía creer. Pero no pasa nada, se piden disculpas y ya está. Igual que los católicos, pueden robar y matar, después se confiesan y el cura los absuelve.

Sr. Izquierdo dice vd. : " Una lástima pues el erario público se habría ahorrado un pastón en guardaespaldas residentes en Suiza". Que inocente . Solo tiene que ver , los guardaespaldas con los que cuenta Margarita,la hermana del Rey en su domicilio ( lo cual veo a diario por estar junto a mi trabajo) y en sus desplacamientos y que yo sepa no esta en el orden sucesorio ni es nadie a efectos institucionales . Ah , y Marichalar , otro que no es nadie ,se pasea por Madrid con escoltas , asi que de dejar de pagar guardaespaldas a la extraña pareja,puede abandonar toda esperanza....

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal