TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Tienen un plan

Por: | 24 de febrero de 2014

1393185565_455834_1393185747_noticia_normal

Operación Palace
, el especial que dirigió y presentó en la noche de ayer Jordi Évole consiguió lo que pretendía; convertirse en el centro de atracción audiovisual: 5,2 millones de espectadores lo ratifican Se citará hasta la saciedad a Orson Welles y su radiofónica La guerra de los mundos aunque en realidad está más cerca del largometraje Argo, de Ben Affleck. En todo caso se trata de un documental de ficción que demostró varias cosas: lo fácil que es engañar al personal con un guión bien elaborado y la colaboración de políticos y periodistas, algo por lo demás ya comprobado con el programa electoral del PP y sus Marhuendas, la posible verosimilutud como síntoma de las lagunas que aún perduran 33 años después del intento de golpe de Estado y la ausencia de los auténticos protagonistas de aquella tarde-noche, suponemos por no querer entrar en un juego televisivo que buscaba, fundamentalmente, sorprender y arrasar en la audiencia, lo que, efectivamente, consiguió. Comprensible también la irritación que produjo en no pocos espectadores, según los comentarios de las redes sociales, pues se jugaba con un tema que todavía está en la taquicardia de muchos ciudadanos.
En otro orden de cosas cabe señalar una declaración en El País de ayer, domingo: "El Gobierno no tiene una visión completa, un proyecto a medio y largo plazo. El riesgo de España, en este momento, es considerar que se ha alejado de la posibilidad del siniestro total porque alguna de las reformas ha funcionado, porque el entorno ha mejorado. El error es pensar que está todo hecho y que ya podemos empezar a bajar impuestos. Sería un error mayúsculo", así concluía ayer su entrevista en el diario Joaquín Almunia, el comisario español en la Unión Europea, economista, político bregado en mil batallas y que hace años que no se baja del coche oficial.
Desde la osadía del ignorante, la discrepancia es total: el Gobierno de Mariano Rajoy sí tiene un proyecto a medio plazo, incluso a corto: arramplar con todo lo que se pueda, privatizar lo que se mueva y funcione, allanar el camino a las multinacionales, a la banca y a las grandes empresas, a las petroleras, facilitar que la jerarquía eclesiástica, católica, naturalmente, esté satisfecha con sus negocios de inmatriculación y despojar a la puta base de prácticamente todos los derechos conquistados a lo largo de décadas de lucha y represión, mejorar las retribuciones de los registradores de la propiedad y complicarles hasta la desesperación la vida a las mujeres desesperadas que sólo ven en el aborto el mal menor de su existencia. Es una visión completa, funcional, definida y, con más frecuencia de la deseada, compartida con la socialdemocracia.
Que con un país con el 26% de paro, con unos recortes salvajes en educación, sanidad, dependencia, investigación científica, etcétera, al señor Comisario le preocupe una hipotética bajada de impuestos, que llegará sin duda en víspera de las elecciones pero, también sin duda, con todos los trucos de los trileros que nos gobiernan para que la Unión Europea que tan dignamente representa, entre otros, Joaquín Almunia, no se enfade, no deja de ser una peculiar concepción del mundo de un socialista.
Sólo hay que ver algún telediario para comprender lo que pasa siempre que, por supuesto, la mirada del espectador no se corresponda con la de un burócrata que no ve mas allá de su propia burbuja ordenancista.
El sábado, por ejemplo, los informativos mostraban una manifestación de 20.000 personas en Ibiza para protestar contra el proyecto de que una petrolera extranjera agujereara las aguas de la isla en busca de su oro negro. Sus razones no sólo eran compartidas por miles de ciudadanos, eran sensatas: si la isla, y España, tienen en el turismo su mayor fuente de ingresos, ¿a cuento de qué prospecciones petrolíferas que, además, sus beneficios no repercutirán en la economía nacional?
Después de la "marea azul" balear, con un insólito presidente pepero de la Comunidad en la manifestación, los informativos ofrecían las protestas de buena parte de la ciudadanía de Alcázar de San Juan en contra de la privatización del agua del municipio, otra genial idea de un alcalde popular que se pasa las 11.000 firmas recogidas por los vecinos (con una población de 30.000 habitantes) exactamente por dónde pensamos todos.
Queda otra información ejemplar de los planes a corto plazo del Gobierno: la modificación del código penal para, entre otras cosas, perseguir, juzgar y condenar con penas de hasta dos años de prisión a los manteros y, consiguientemente, su expulsión del país. De simple falta, la venta de bolsos falsos o DVDs piratas, pasará a ser delito. Fuentes del Ministerio de Justicia explicaron que este cambio pretende dar respuesta al problema que plantea la regulación actual -que establece como falta todo beneficio económico inferior a 400 euros-. Como habitualmente se vende mucho menos de esa cantidad, pues se cambia el Código y santas pascuas.
Un simple telediario sirve para comprender el plan a corto plazo de nuestro entrañable Gobierno: que las multinacionales del petróleo estén contentas, que la autoridad muncipal haga lo que le apetezca, coincida o no con la voluntad de su municipio, y que el punto xenófobo no se lo arrebate nadie. También supimos que Felipe González, por ejemplo, ganó 126.500 euros por aburrirse en 2013 en unos cuantos consejos de Gas Natural, o que el presidente de Iberdrola, el que se siente mas querido por los mexicanos, los británicos y los americanos en general que por los españoles, ganó 7,4 millones de euros el pasado año y que el consejo de Enagas se subió el sueldo un 17% el año en el que los salarios bajaron. Pero esa es otra historia.


Hay 2 Comentarios

Don Angel, imposible conseguir más claridad y concisión en las denuncias que nos presenta. Ahora viene mi pregunta: ante toda esta "jartá" de abusos y falsedades de este gobierno que padecemos, ¿cómo podemos defendernos los ciudadanos de una forma efectiva? Porque yo ya estoy algo cansado de mis denuncias en las redes sociales y de mi presencia en todas las manifestaciones que se realizan, que además no tiene uno ya edad para tanta heroicidad. Y sí, quedan todavía dos años, pero me temo lo peor: que nos paguen con ración doble.

Hay que reconocer que Jordi Évole y Risto Mejide son dos cracks http://xurl.es/9ik46

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal