TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

El funeral

Por: | 12 de marzo de 2014

1394532312_663927_1394532701_album_normal

Era el cuarto de hora de fama de monseñor Rouco Varela y no lo desaprovechó. Todos los informativos y tertulias de ayer, 11 de marzo, se centraron en su mayor parte en el recuerdo del terrible atentado ocurrido hace diez años. Uno de los actos principales fue el funeral que se celebró en la catedral de La Almudena de Madrid. Los Reyes, la Princesa, la infanta Elena, 40 obispos, el presidente del Gobierno, la vicepresidenta, dos ministros, 150 autoridades, 350 víctimas y 500 ciudadanos asistieron al grandilocuente rito católico en recuerdo de los asesinados en aquella fecha. Desde hacía unos días, los medios recordaban la tragedia y el juicio. Naturalmente, y como no podía ser de otra manera, se diferenciaban claramente quienes aceptaban y creían las conclusiones y las condenas judiciales -la sentencia tiene 600 folios- y quienes aún enseñaban la patita de la incredulidad por debajo de la puerta de los hechos. Dicho de otra manera, quienes no querían renunciar a unas hipótesis indemostradas, sin fundamento alguno pero con una proyección política provechosa y mezquina. Son los partidarios de las conspiraciones paranoicas que, al parecer, resultan mas confortables que el aceptar la realidad.
Que Ignacio González o María Dolores de Cospedal dejaran caer en la víspera del aniversario el que convendría saber toda la verdad de lo ocurrido encaja dentro de esa tendencia a crear la confusión donde no la hay. Es lo de pescar en río revuelto. Que en la solemne misa del funeral de las víctimas, el cardenal-arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, al que, por cierto, le queda un cuarto de hora como presidente de la Conferencia Episcopal (hoy eligen a su sustituto), se apuntara al bando de los que aún no están satisfechos con lo demostrado encaja con una actitud militante y con un punto ruin. Tuvo a bien el cardenal-arzobispo decirnos a todos que "de un sencillo análisis de lo ocurrido se desprende una primera respuesta: murieron, sufrieron y sufrimos porque hubo personas que, con una premeditación escalofriante, estaban dispuestas a matar inocentes a fin de conseguir oscuros objetivos de poder". ¿Oscuros objetivos de poder?, ¿de qué nos está hablando, monseñor?, ¿quiere decir acaso que lo que movió a la célula yihadista vinculada a Al Qaeda era el poder, qué poder? Como siempre, monseñor nadando y guardando la ropa. Lamentable una vez mas. Como también lo fue en su despedida de la Conferencia Episcopal en la que repartió leña a todo aquel que no comulgara con su ortodoxa ruta moral.
A esto hay que añadir otro dato: si estamos en un Estado constitucionalmente aconfesional, ¿por qué dar esa preponderancia a un rito religioso concreto? Pilar Manjón, presidenta de la asociación mayoritaria de víctimas del 11-M y madre de Daniel, asesinado con 20 años de edad en la estación de El Pozo, , explicaba esta semana que hubiese preferido que el acto central en homenaje a las víctimas hubiese sido laico, y no una misa, ya que, entre otras cosas, entre los fallecidos y heridos había un tercio de inmigrantes que no son católicos. Naturalmente, no le hicieron caso. ¿Cómo se lo van a hacer si de los ministros presentes en el acto, uno legislaba nuevamente sobre el aborto para satisfacer a los Rouco de turno y el otro condecoraba a una Vírgen? Que España sea un Estado aconfesional, al parecer, quiere decir que traguemos todos con las creencias de quienes mandan y, por supuesto, continuemos cebando a la voraz jerarquía católica con prebendas y privilegios.
Ya en terrenos menos celestiales, señalar un nuevo triunfo del equipo del ministro Wert: la Asociación de Promotores Musicales presentó ayer su Quinto Anuario de la Música en Vivo, un balance del gremio: "La recaudación neta de los directos en España cayó en un año un 28,63 %. Se destruyeron 1.200 empleos directos y cerraron alrededor de 300 empresas. De los 206 millones de euros recaudados entre septiembre de 2011 y agosto de 2012, se ha pasado a 147 millones en el mismo periodo entre 2012 y 2013, una caída que pone de manifiesto el efecto negativo de la aplicación del IVA del 21%". Han bajado, eso sí, el IVA que afecta a las antigüedades, se supone que por un generoso gesto de aproximación al pueblo llano y sencillo del que se sabe que demanda apasionadamente, sobre todo, sillerías de Luis XIV y óleos de los orientalistas españoles. Del resto de la cultura, siguen con la vendetta.
Th
La guinda de la actualidad diaria la pone una vez mas el compañero Gallardón. Público.es informa que "el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, sigue adelante. Va a recuperar las tasas judiciales en los recursos laborales, a pesar del criterio del Tribunal Supremo que las anuló el año pasado". El ejemplo práctico es sencillo: si a usted, que tiene un salario de 1.200 euros mensuales, le despide su empresa y quiere recurrir tendría que pagar cerca de 224 euros por recurrir en segunda instancia al Tribunal Superior de Justicia una sentencia desfavorable, y otros 309 por recurrir al Tribunal Supremo". Dicho de otra manera: se dan tpdas las facilidades para que les despidan pero que les cueste un dinero si protestan. En junio de 2013, el Supremo acordó que las tasas no eran exigibles al no haberse derogado la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita de 1996. ¿Qué ha hecho el Gobierno?, pues reformar la Ley de 1996 en la que se apoyó el Supremo, y excluir el pago de tasas a los sindicatos, pero no a los trabajadores, en sus recursos. Ya lo dijo en febrero de 2012 la ínclita Cospedal: "El PP es el de los trabajadores y el que defiende sus derechos". Pues no se diga mas.


Hay 2 Comentarios

Lo de Rouco, de vergüenza. Se merece la sencillez de la explicación.

En democracia, es hasta que la mayoría quiera.
Y la suerte que tenemos hoy, es la claridad con la que todos los medios de información nos ponen al día.
Y nos refrescan la memoria.
A partir de esa libertad, que cada cual vote en conciencia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

enero 2023

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal