TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Ficción y realidad

Por: | 07 de marzo de 2014

Th

Hace 43 años, en 1971, se estrenó una gran película, realizada por un muy brillante director y basada en una gran novela: La Naranja Mecánica, en la que Stanley Kubrick unió su talento visual al talento literario de Anthony Burgess. El pasado jueves, el joven asesino Miguel Carcaño se sometió voluntariamente en un hospital de Zaragoza a la prueba neurológica conocida como "el test de la verdad", en la que las ondas que genere su cerebro al contemplar una serie de imágenes podrían ayudar a localizar el paradero del cadáver de la joven Marta del Castillo, asesinada hace 5 años. Burgess nos habló de una juventud amoral y violenta, desarraigada, mientras Kubrick nos la mostró. Es imposible no recordarlo cuando los informativos ofrecen detalles del casco con cables que se necesita para la prueba neurológica o las diapositivas de diversos lugares que se le mostrarán al asesino confeso.
En las obras de ficción, el test era para tratar de conseguir la rehabilitación del delincuente y, consiguientemente, usufructuar políticamente el hipotético éxito de la misma; en la realidad, para encontrar el cadáver de una joven absuradamente asesinada. La violencia es la misma y el caldo de cultivo social y económico que la genera, también. No olvidemos que hay más de un 55% de paro juvenil y que los grandes cerebros macroecómicos siguen exigiendo más reformas, mas rebajas de los costes laborales al mismo tiempo que aumenta el consumo de alcohol entre los menores: "El consumo de alcohol entre los adolescentes ha aumentado notablemente (83,9%), casi nueve puntos porcentuales más que hace dos años, y lo ha hecho especialmente entre los escolares de 14 y 15 años. Este es uno de los principales datos de la Encuesta Escolar sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Secundaria (Estude) 2012-2013, presentada ayer por el delegado del Gobierno para el Plan Nacional de Drogas, Francisco Babín".
La evidente bipolaridad del sistema (se pasa de una mitificación de la juventud en base a las biografías de los amos de las innovaciones tecnológicas a una demonización de los hábitos de quienes no son Bill Gates o Mark Zuckerberg con una facilidad pasmosa) encuentra en la red una tribuna para difundir los hechos que alcanzan rasgos psicopáticos: el vídeo que han exhibido todas las cadenas generalistas, eso sí, condenándolo sin dejar de mostrarlo en todos los informativos, en el que, en Sabadell, una joven de 13 años propina una paliza descomunal a otra de 15 años, es un ejemplo del narcisismo de una sociópata alentado por la difusión que encuentra en la red su "hazaña" y la hipocresía de los telediarios, con la ayuda, naturalmente, de quien grabó la paliza con el distanciamiento de un profesional de la información. Burgess radiografío con talento una sociedad enferma. No se que habría hecho en la actualidad con esa nueva anomalía social que es la difusión instantánea mundial de la maldad.
1394124460007reigdn
Naturalmente, España es diferente. Ya lo dijo y divulgó en su día uno de los padres de la derecha mas reaccionaria, Manuel Fraga, a cuyos hijos espirituales soportamos en el poder con una pasmosa paciencia. Al paro juvenil y la fascinanción por la violencia, aquí y ahora hay que sumar las delirantes declaraciones de quienes, en teoría, deberían ser portadores, por edad y condición, de cierta sensatez o, cuando menos, de buscar la tranquilidad de los espíritus. Monseñor Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, hace tiempo que se ganó un lugar el olimpo de los descerebrados. Tras atacar con sospechosa insistencia a los homosexuales, a "los clubes de hombres nocturnos", ahora le tocó el turno a las mujeres: "La vida de alguien no puede estar a merced de ninguna lucha política", ha insistido el obispo, quien ha dicho que desde 1985 se han producido "dos millones de abortos, muchas más muertes que en la Guerra Civil, un holocausto silencioso". No contento con esto, añadió: "La libertad de la mujer, como dinamismo inteligente, es una libertad para el don y no se puede corromper afirmando despóticamente el 'derecho a decidir', el derecho a acabar con el hijo engendrado". Alex y los drugos apaleaban, violaban y asesinaban porque sí, por el mero hecho de dar rienda suelta a la rabia y la energía acumuladas. Monseñor Reig Pla provoca con alevosía, desde el confortable sillón de un episcopado que vive de las subvenciones de la misma ciudadanía a la que maltrata y desprecia. ¿Cómo se puede decir que la libertad de la mujer se corrompe al defender el derecho a decidir?, ¿cómo se puede entremezclar la guerra civil y el holocausto con el derecho al aborto? ¿Qué quiere decir: que las mujeres que abortan son unas nazis? Si hubiera justicia, tendrían que instalarle a monseñor el mismo casco con cables que le instalaron a Alex o a Miguel Carcaño para intentar la que personalmente sospecho sería una imposible labor rehabilitadora o, por lo menos, tratar de encontrar los restos de su propio cerebro, destruído ni se sabe cuándo ni dónde.

Hay 3 Comentarios

Hola, amigos. Lo malo para mucha gente, especialmente la gente joven, es que a base de convertir la realidad en ficción, acaba convirtiendo la ficción en realidad.

He leído con mucho interés el texto y como casi siempre coincido plenamente. Pero esta vez me tropiezo con la Naranja Mecánica y una vez mas me repugna. Es la pelicula mas desagradable y realista que he visto en mi vida y la odio, dentro de lo que se pueda odiar una obra. Pero me mata el ver que aquello ya es esto, y viéndolo la gente lo consiente como aplaudía supongo la pelicula en su día.

Lo peor es perder la conciencia de la realidad abducidos por la práctica de unos hábitos de vida ajenos a la realidad que les toca vivir a la gente que transita por la calle.
Los de carne y hueso.
Que no son teorías, ni supuestos, ni deseos, ni historias inventadas.
La gente real de hoy, vive la realidad de sus vidas en la actualidad sin ser cuentos de hadas.
Ni son chistes, ni viven en la Edad Media.
Y quienes no se enteren de ello, se irán quedando lejos como el eco que se pierde en la lejanía.
Quedando el ruido en un simple murmullo ininteligible para la mayoría que seguirá avanzando en la historia presente, aun dando tropezones.
Y sangrando por los pies descalzos, pisando las miserias una a una.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

enero 2023

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal