TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Del ahorro como coartada

Por: | 02 de mayo de 2014

Th

Hay noticias que pasan casi desapercibidas y que cuando se descubren ponen los pelos de punta. No sólo recortan en educación, sanidad, dependencia, investigación, etcétera. Siguieron reduciendo el número de parlamentarios autonómicos en algunas comunidades, tras estudiar el sistema D'Hont y concluir que les interesaba. Ahora llega el turno de las urnas electorales: La agrupación de electores Recortes Cero considera un "atentado contra la democracia" la eliminación de miles de urnas en las europeas, una medida con la que "el PP pretende favorecer la abstención en lugar de incentivar la participación". Según esta formación, por orden del Gobierno del Partido Popular, las delegaciones territoriales del Censo Electoral están comunicando la supresión de miles de mesas y colegios electorales en toda España para las elecciones europeas del 25 de mayo. La medida supone la eliminación de una de cada tres urnas electorales, la supresión de más del 30% de las mesas electorales en cada municipio o provincia. Y todo ello en base al
"previsible aumento de la abstención", argumentando que se pretende ahorrar gastos en el proceso electoral.
El ahorro es, sin duda, la coartada favorita para las tropelías del Gobierno. De entrada, no cuantifican el dinero ahorrado con la supresión de un tercio de las urnas aunque se sabe que dicha decisión conlleva colas y distancias más largas, mas incomodidad, para el ciudadano que desee votar. Cosa distinta sería si las previsiones de los resultados fueran más satisfactorias para quien gobierna aunque en ese caso, el registrador de la propiedad en excedencia accidental permanente no tendría que dar 10 mítines, casi tantos como Cañete. Claro que también podrían haber hecho otra cosa: que en los distritos donde previsiblemente puede ganar el PP haya urnas para todos y en los otros, casi ninguna.
Volviendo a las cuantificaciones de gastos sí conocemos los de otras partidas, por ejemplo el de los 254 asesores que tiene el Ayuntamiento de Madrid, cargos de libre designación, es decir, a dedo: 12 millones de euros anuales. Multipliquen el dato, calculando una media inferior de asesores, por el número de capitales españolas y se enterarán de lo que vale un peine y un asesoramiento (¡Carromero, Carromero, ¿qué hemos hecho nosotros para merecer esto?). También sería interesante comprobar lo que cuestan anualmente "los
4.662 vehículos que usan los políticos, entre todas las Administraciones. Si redondeamos al alza, podemos  decir que hablamos de unos 5.000 vehículos", con sus correspondientes chóferes o "mecánicos", como decía el difunto Jesús Aguirre, duque de Alba.
Y esto no es lo peor. Lo realmente fatal es que nos toman por idiotas: "
El Gobierno de Mariano Rajoy acabará la legislatura con más subidas de impuestos que bajadas, en contra de lo reflejado en el programa electoral del PP y a pesar de que el ministro de Hacienda no pare de repetir que el próximo año los bajará. Cristóbal Montoro detalló este miércoles el impacto que tendrá la reforma fiscal sobre las finanzas públicas. En 2015, la bajada en el IRPF y en sociedades irá acompañada por una subida de los impuestos medioambientales y especiales. En total, supondrán un ahorro para el contribuyente de unos 2.000 millones de euros. Pero los sucesivos aumentos de impuestos aprobados por el Ejecutivo en los dos últimos años han supuesto algo más de 30.000 millones", y añade El País: "Desde que el presidente del Gobierno llegó a La Moncloa, en diciembre de 2011, ha aprobado más de medio centenar de normas que afectan a todos los impuestos: IRPF, Sociedades, IVA, Impuestos Especiales, IBI...".
ThPero no todo son malas noticias y para evitar ser tachado de apocalíptico habrá que dejar constancia de que "la gran banca española vale hoy en Bolsa casi un 12% más que cuando comenzó en año. En apenas cuatro meses, su capitalización ha pasado de 174.413 a 197.827 millones de euros. Si se toma como referencia el dato de finales de 2011, cuando Rajoy accedió al poder, la revalorización es espectacular: nada menos que del 43%". Excelente. Nuestras lumbreras de la política económica argumentaron en su día que el rescate bancario era absolutamente necesario para garantizar la recuperación del crédito y, con ello, relanzar la depauperada economía. Para tal fin ya se han dedicado 100.000 millones de euros, según el Tribunal de Cuentas. Bien, una pasta gansa que ha producido unos notables beneficios, a la banca, naturalmente. ¿Y el crédito, que pasó con el crédito?: los datos del Banco de España correspondientes al pasado mes de febrero -informa publico.es- muestran una caída del 4,5% en términos interanuales de la financiación a las familias y a las empresas, que llevan cinco años bajo mínimos. Decididamente nuestras lumbreras de la política económica se merecen un premio y no dudamos de que pronto serán recompensados por sus desvelos en favor den la revalorización de la banca.
Ejercicio de estilo político. Entrevista a Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, ayer, domingo en El País: "La formación en nuestro país es una de las asignaturas pendientes desde hace muchísimos años, y probablemente uno de los temas peor gestionados a lo largo del tiempo...por eso, desde el primer día que asumí la presidencia de la Comunidad de Madrid, he dicho que hay que cambiar el modelo de la formación". Bien. Noticia publicada el 13 de marzo en elplural.com: "La Comunidad de Madrid no actuó a pesar de que tuvo conocimiento del fraude de los cursos de formación en la patronal madrileña, "al menos desde 2012", según han precisado fuentes de la oposición a ELPLURAL.COM, aunque la directora general de Formación, Patricia Herrero, no lo haya admitido ayer en el pleno en la Asamblea de Madrid. También negó que el cese de uno de sus subordinados, el subdirector de Formación Continua y Emprendedores, Joaquín Velázquez, ha sido en represalia por su denuncia del fraude ante la Policía. El funcionario fue cesado tres días después de declarar y facilitar datos a la Policía". Ignacio, príncipe, tómate algo y que se lo apunten a Soraya Sáenz de Santamaría que tiene posibles.

P.D.- "El PP perderá la mayoría absoluta en la alcaldía y la Comunidad de Madrid. PSOE e IU gobernarían el Ayuntamiento con mayoría absoluta y los populares necesitarían a UPyD para repetir en el Gobierno regional. Si sube la participación, más votos para IU y UPyD", según el sondeo de Metroscopia que publica hoy el diario El País. Prepárense para una cascada de promesas electorales maravillosas de la derecha genovesa que, por supuesto, no se cumplirán. Ya se ve la luz al final del túnel.

Tertulianos

Por: | 01 de mayo de 2014

30

Si hay algo que ejemplifica la degradación del periodismo son las tertulias. Son, probablemente, la antítesis de la información y no tanto porque en ellas prime la opinión como por las peculiaridades propias de muchos de quienes opinan. Si en su origen lo que se buscaba era el intercambio de análisis de expertos sobre los temas de actualidad, pualatinamente han derivado hacia una defensa a ultranza de los intereses personales de algunos de los tertulianos. No sólo se han politizado hasta límites insospechados, es que además se han entremezclado intereses mercantiles. Ideología y negocio, ese es el lema.
Un ejemplo: ayer mismo en Al Rojo Vivo se comentaba el rifirrafe en el Congreso entre las dos Sorayas, las acusaciones mutuas entre la vicepresidenta del Gobierno y la portavoz socialista sobre los sobresueldos. En teoría, lo que se pedía a los tertulianos era explicar lo ocurrido, analizar si las acusaciones tenían fundamento, o no. Imposible. Antonio Pérez Henares (ver foto), sin ir más lejos, lo único que hizo fue enturbiar más lo que pedía ser aclarado, manipulando lo dicho por la portavoz para justificar la defensa de la vicepresidenta. Hace años que López Henares se alineó con los Rojo, Marhuenda, Buruaga, Terscht o Jiménez Losantos, entre otros. Son un ramillete de profesionales tras los que, si se rasca un poco en las publicaciones, radios o televisiones que reciben trato de favor, o bien poseen o bien dirigen, surgen siempre sustanciosas subvenciones del Gobierno, del PP (caso de Jiménez Losantos) o de alguna de las comunidades autónomas controladas por los conservadores (Madrid, caso de Marhuenda, y Castilla-La Mancha, preferentemente).
Los tertulianos de izquierda o progresistas tienden a la defensa fundamentalmente ideológica salvaguardando sus opciones políticas por encima de la información pero con una salvedad básica: no suelen defender intereses económicos propios. Ocurre, sin embargo, que las opciones políticas a las que son afines no siempre actúan con la transparencia o la integridad deseada (todos conocemos escándalos en sindicatos y partidos de izquierda). Dicho de otra manera: la independencia es mas un anhelo que una realidad pero, pese a ello, debería ser un objetivo irrenunciable, lo que se pone en evidencia desde el momento en el que las cadenas se empeñan en mantener a reconocidos manipuladores de la información.
A todo eso añádanle la pretendida sabiduría enciclopédica de los intervinientes, su osadía para opinar sobre lo divino y humano por complejo que sea el tema y el resultado no puede ser otro que un somero barniz solapero trufado de lugares comunes aunque quizá sea eso lo que se busca: la banalización de los temas, que -como dice Murdoch, y aquí ya se ha citado anteriormente- "ningún programa sea más inteligente que los anuncios". La trivialización como arma de destrucción masiva.
ThClaro que tampoco los políticos destacan por la profundidad de sus reflexiones, habituados las mas de las veces al elogio interesado con la consiguiente licuación de las neuronas (todavía resuena en la memoria la definición que hizo en su día Jiménez Losantos (ver foto) de Aznar: "el estadistas más grandes desde Carlos I"), y eso cuando no manipulan burdamente los hechos para que la realidad se amolde a sus deseos. ¿Ejemplos?: Ayer mismo Rajoy contestaba a las preguntas sobre los preocupantes resultados de la Encuesta de Población Activa: "Estoy muy contentos. Las cosas van a ir mejor", unas meritorias nueve palabras seguidas dichas sin leer, lástima que no significaran nada. Más ejemplos: la mayoría de las ruedas de prensa de Cristóbal Montoro tratando de retorcer los datos para que se ajusten a sus deseos o las bravatas baratas de Arias Cañete quien, por cierto, ayer anunció la posibilidad de querellarse contra Soraya Rodríguez, un farol mas de los muchos que ha tenido a bien exhibir y en la línea de las de los yogures caducados o las duchas de agua fría. Esos ataques de dignidad que les dan de pronto son gestos de cara a la galería, a su propia galería. ¿Si los datos esgrimidos por la portavoz del PSOE -esos 300.000 euros en sobresueldos que cobró el cabeza de lista a las elecciones europeas - surgen de las declaraciones presentadas por el PP ante la Audiencia Naciona, cuál es la injuria? Menos globos, Cañete. La propia Sáenz de Santamaría declaraba horas después del rifirrafe que lo dicho en el Congreso por los socialistas era indamisible: ¿qué es indamisible?, ¿que cobró 600.000 euros de sobresueldos? Eso consta en sus propias declaraciones. ¿Qué el PP se nutría de donaciones ilegales? Pregúntenle a Ruz y dejen de marear mas la perdiz que ya huele.

P.D.- Y desde aquí queremos mandar un saludo revolucionario a los propietarios españoles de los 40.000 millones de euros que anualmente se refugian en paraísos fiscales (Falciani dixit), pues demuestran una vez mas lo enraizado que está en nuestra clases dirigente la solidaridad internacional. Que algunos parvenu compren pisos en Valencia con el dinero de las ayudas a los paísis subdesarrolados no debe empañar los esfuerzos de nuestros compatriotas por favorecer el desarrollo de las Islas Caiman, Belice o Samoa, por citar tan sólo algunos de los paraísos.



El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal