TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Tres eran tres

Por: | 12 de noviembre de 2014

1366732910_0

La otra red
, un programa copresentado por Ruth Jiménez y Javier Ruiz en Cuatro y que se emite a partir de las 00.30 horas (insomnes, personal sanitario, porteros de noche, etcétera), trata de ser una tertulia que analiza temas de actualidad política. Comenzó con un cierto anhelo de distinguirse del resto de los programas con tertulianos aunque, paulatinamente, ha devenido a ser uno mas, es decir, periodistas y abogados que se quitan la palabra unos a otros, que elevan el tono de voz y que comentan lo que ya se ha publicado y visto a lo largo del día, o de la semana. Lo cierto es que un programa semanal tiene la ventaja de poder elegir con cierta calma los temas más interesantes e invitar a los auténticos expertos en la cuestión. No es el caso, y se nota.
En el programa de ayer, y tras pagar la cuota correspondiente de supeditación al programa que le precede, Adán y Eva, la, al parecer, gran apuesta de Cuatro, se analizaron tres comportamientos personales, tres nombres propios de la flor y nata del Partido Popular: Monago, Esperanza Aguirre y Alfonso Grau, tres formas, también, de entender la política. Sin duda la peor parada fue Esperanza Aguirre pues en su caso, y al margen de lo ya sabido y emitido en todos los informativos, se contó con la presencia del secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard, y de una funcionaria del Ayuntamiento de Boadilla del Monte, Ana Garrido (ver foto), quienes demostraron con pelos y señales la enorme facilidad que tiene la expresidenta de la Comunidad de Madrid para manipular y retorcer torticeramente la historia inmediata de la corrupción y su lamentable papel en la inexistente lucha contra la misma.
La técnico municipal, y a la vista del enriquecimiento personal del alcalde de la localidad, Arturo González Panero, El albondiguilla, comenzó a elaborar en 2006 un informe sobre las maniobras muncipales en la oscuridad, básicamente en los referente a recalificaciones y ventas de parcelas. En enero de 2009 entregó las 300 páginas del dossier al sindicato Manos Limpias que a su vez lo presentó ante la fiscalía Anticorrupción y, después, a la presidenta Aguirre. Ese informe y las grabaciones del concejal del PP de Majadahonda, José Peñas, fueron el origen del caso Gürtel. Cinco años después de entregar sus conclusiones, y tras una excedencia y un exilio voluntario en Costa Rica, Ana Garrido , de vuelta a su Ayuntamiento tras ver cómo se procesaba a su exalcalde, ya sólo aspira a poder marcharse de Boadilla pues la operación de acoso y derribo continúa.
Por su parte Miguel Bernard relató la reunión que mantuvo con Esperanza Aguirre y Francisco Granados, su hombre de confianza, tras recibir la presidenta un informe elaborado por un director general de una constructora en el que se dejaba constancia de las mordidas pagadas a Granados y Majariza. Aguirre prometió tomar cartas en el asunto: tardó dos años en cesar a su mano derecha. Lamentablemente para ella, las cadenas emiten estos días con frecuencia las diversas manifestaciones públicas en las que se autoproclamaba la gran luchadora contra la corrupción. Es evidente que la cazatalentos debería de preocuparse mas por conseguirse uno para ella misma que cazarlos para los demas.
ImagesDe Monago y Alfonso Grao (ver foto), el vicealcalde de Valencia, poco análisis se puede hacer que no lo hicieran ya las imágenes de los informativos. En el caso de los viajes a Tenerife del presidente extremeño basta con poner las diferentes versiones que sobre el mismo tema ofreció en 24 horas: me querellaré contra los que lanzan calumnias, los viajes eran de trabajo, pagaré los que fueron privados y hace tiempo que vengo al taller y ya no sé a que vengo. Vale. De Alfonso Grao sabemos: a) que no es un niñato y que tiene posibles (Rita Barberá dixit).b) "Que no estoy imputado" aunque la Audiencia de Palma de Mallorca diga que sí lo está por el caso Nóos. c) Que no voy a dimitir y d) Que he convocado ésta rueda de prensa "porque me da la gana, ¿está claro"?, respondió con esa sutileza que caracteriza a los no niñatos con posibles valencianos. Lo cierto es que ya no se necesita saber más de don Alfonso. Tres eran tres, ¡y qué tres!

Ni un milímetro

Por: | 10 de noviembre de 2014

Artur-mas

Un fin de semana intenso (sobre todo para la familia Márquez), en el que, una vez más, unos han sacado pecho y otros han sacado la Constitución, cuando en realidad el pecho de los unos no es para exhibirlo tanto y la Constitución no es intocable, pero ni los unos ni los otros han conseguido frenar el paro ni la corrupción, los dos mayores problemas que agobian al personal.
De la jornada del 9 N en Cataluña ¿qué se puede decir que no lo hayan dicho ya varias decenas de veces en todas las cadenas de televisión, públicas, privadas y cavernícolas? Quizá se pueda añadir que la programación del domingo de algunas de ellas se debía parecer a la de la extinta República Democrática Alemana en un afán de conmemorar la caída del muro de Berlín. Siendo como es la cuestión catalana un hecho relevante y digno de debate, dedicarle el número de horas que se le dedica sin que ninguno de los responsables de encontrar la solución se aparten un milímetro de sus respectivos puntos de partida resulta desalentador para el espectador. Es la constante reiteración de los mismos argumentos sin que se vislumbre ninguna posible alternativa novedosa. Una fatigosa letanía de consignas. Frases rimbombantes de un lado. Inflexibilidad en el otro y la casa sin barrer.
Durán i Lleida dijo que ahora es el momento de la política, el diálogo y la inteligencia. Vale. ¿Hasta ahora qué era? Lluis Llach, por su parte y en Salvados, demostró una capacidad de análisis desde el independentismo más interesante que las de los políticos hasta que se lió en el deseo de explicar las similitudes entre los independentistas y Podemos. Vino a decir que izquierda y derecha, aún existiendo dicha división en la sociedad, se ha superado con la de poder-ciudadanía: una minoría poderosa a la que se enfrenta una mayoría ciudadana. Bien. Es decir, que una minoría dirigente de un partido de derechas de toda la vida como es CiU no representa el poder en Cataluña, ni ha aplicado una política insolidaria y reaccionaria, con numerosos casos de corrupción y saqueo, sino que forma ya parte de esa ciudadanía sojuzgada, recortada, ninguneada y estupefacta. Vale.
De la corrupción sí se pueden decir algunas cosas nuevas: sólo hace falta leer los diarios por la mañana para comprobar como sube el nivel de la irritación ciudadana ante el nuevo desmán. El último, de momento, es el de los viajes de Monago, un trasunto de Gulliver en el que los enanos somos todos los que pagamos los impuestos con parte de los cuales se satisfacen las facturas de la agencia de viajes del Senado. Dijo digo y poco después dijo Diego sobre pagar sus excursiones, y lo dijo en unas jornadas del Buen Gobierno entendido como un mal chiste. Claro que también Izquierda Unida de Extremadura dijo digo y luego dijo Diego en pedir, o no, cuentas al Gulliver extremeño. Menos mal que el presidente Rajoy nos anunció a todos que está dispuesto, según sus propias palabras, "ha tomar la iniciativa en la lucha contra la corrupción". Sólo han pasado algo más de 1.000 días para que el líder del partido que tiene la mayoría absoluta en el Parlamento se haya decidido a luchar contra la corrupción. Un idiota se preguntaría si en su caso, luchar contra la corrupción es luchar contra sí mismo pero eso, también, es una historia repetida centenares de veces. Nada nuevo bajo el sol.

Todo es de color

Por: | 07 de noviembre de 2014

Juncker

Lo cantaban en su día Lole y Manuel: "Todo el mundo cuenta sus penas/ pidiendo la comprensión/ quien cuenta sus alegrías/ no comprende al que sufrió..." y ahora, es un suponer, lo deben cantar en casa de los Aznar-Botella: los ingresos de Fazmatella, la empresa familiar de tan excelentísimo matrimonio, "crecieron durante 2013 un 33,2%, hasta 328.941 euros y el beneficio aumentó un 39,4%, hasta 207.406 euros. En 2012 el beneficio declarado fue de 148.822, un 36% menos que en 2011 a causa del impacto cambiario y la depreciación de sus inversiones en bolsa".
Lo más sorprendente es que la mencionada empresa, creada a los dos meses de abandonar la presidencia del Gobierno su titular, "explota los derechos de propiedad intelectual de Ana Botella y José María Aznar en todas sus manifestaciones, como libros, escritos, discursos, alocuciones, conferencias y otras análogas, cualquiera que sea su soporte conocido", es decir, que los negocios con Gadafi, con constructores estadounidenses en Argentina o las retribuciones de los diversos consejos de administración (Endesa, el holding de Murdoch, etc), van aparte. Dicho esto con todos mis respetos por la intelectualidad del presidente de Fazmatella y la de la secretaria de la empresa y alcaldesa de Madrid, todo, naturalmente, desde la más estricta legalidad. Visto lo visto no es de extrañar que don José María rechazara en su día pertenecer al Consejo de Estado cuya remuneración anual no le debía alcanzar ni para las calzas de sus zapatos (no se puede tenr todo en la vida: una rentabilísima intelectualidad y, por ejemplo, 1,87 metros de estatura). También es verdad que hay otros expresidentes de Gobierno como el compañero Felipe González que además de su consejo de administración en Gas Natural, tiene un caché de 60.000 euros por presentar durante 15 minutos a un ilustre conferenciante.
Dicho todo esto, naturalmente, desde la más estricta envidia, la misma que deben sentir todos los ministros de Hacienda de la Unión Europea al saber que más de 340 empresas multinacionales han conseguido eludir los impuestos por sus negocios en dichos países al aceptar una serie de acuerdos secretos con el Gran Ducado de Luxemburgo, un país de medio millón de habitantes y 140 bancos, acuerdos establecidos por su entonces primer ministro y ministro de Finanzas, Jean Claude Juncker, que precisamente ahora preside la mencionada Unión Europea con los votos de los conservadores y socialdemócratas (excepto el PSOE, todo hay que decirlo), y que fue el artífice de ese entramado fiscal por el que "empresas de la talla de Ikea, Amazon, Accenture, Pepsi, Heinz o el Deutsche Bank se beneficiaron entre 2008 y 2010 de acuerdos fiscales que les permitían pagar apenas un 2% en concepto de impuesto de sociedades, frente al 28,6% que rige oficialmente en Luxemburgo", informa El País.
"Estas compañías han desviado cientos de miles de millones de beneficios para el pequeño país centroeuropeo, una operación que les ha ahorrado miles de millones en impuestos, según la revisión de 28.000 páginas de documentos confidenciales realizada por el Consorcio de Investigación de Periodistas de Investigación", según publica elconfidencial.com. Naturalmente, todos esos miles de millones de euros que se ahorran las empresas, los pierden los países en los que su presencia es real y comercial y no testimonial como en Luxemburgo. Pues bien, demostrada la astucia de Jean Claude Juncker, quien por cierto evitó este jueves dar explicaciones y anuló el único acto público que tenía en Bruselas, ahora nos queda la última guinda: el exprimer ministro luxemburgués y actual presidente de la Comisión Europea será el responsable máximo de la lucha que fatigosa y lentamente prepara la UE contra los paraísos fiscales. Un lujo.

Mundos para lelos

Por: | 06 de noviembre de 2014

1414426456_849490_1414430006_album_normal

Un estudio de Europa Press señala que hay casi 1.700 causas abiertas en diferentes órganos judiciales, más de 500 imputados en estos procedimientos y sólo una veintena cumpliendo condena en alguna de las cárceles del territorio nacional. Un estudio publicado en 2013 cifró en 40.000 millones el coste social de la corrupción en España y, respecto al aumento de fondos para la investigación, Justicia gastó algo más de 10 millones de euros en reforzar juzgados que investigan casos de corrupción en 2012. Bueno, pues el denominador común de esos 500 imputados, en lo que todos ellos coinciden es en considerarnos lelos: para ellos, desde su arrogancia, prepotencia e impunidad éste es un mundo para lelos en el que los pícaros y malandrines son los tuertos.
Arrogante es, por ejemplo, Ignacio González, un presidente de la Comunidad de Madrid que ocupa la poltrona sin haber pasado por las urnas y que ayer, frente a las cámaras de los informativos tuvo a bien responder a una pregunta con otra: "¿Pedir responsabilidades por haber salvado a una enferma? Todos somos lelos menos él. En realidad lo que se le preguntaba era si iba a cesar de una vez al consejero de Sanidad, un prepotente Javier Rodríguez del que la ciudadanía está hasta las narices de sus torpezas y chulerías (hace más de nueve días que PACMA, el partido animalista, presentó más de 100.000 firmas en el Congreso de los Diputados exigiendo, entre otras, su dimisión ya que "considera que es el momento de pedir responsabilidades políticas por la "nefasta gestión" de la crisis del ébola en España, tras la recuperación de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, primer caso de contagio por este virus fuera de África").
En el podio de la prepotencia, la medalla de oro es, sin duda, para Esperanza Aguirre, la madrina de buena parte de los presuntos corruptos que deambulaban por sus enmoquetados salones cuando presidía la Comunidad. En Las mañanas de Cuatro, Al Rojo Vivo y Más vale tarde se comentaron las declaraciones del constructor David Merino en las que explicaba cómo funcionaba la trama corrupta encabezada por Francisco Granados y Marjaliza (según Merino, "el gran negocio era el cohecho: comprar suelo rústico previo acuerdo con personajes clave del Ayuntamiento a un precio bajo, sabiendo que después su valor se multiplicaría por 10 y hasta por 50", La Sexta noticias).
También se entrevistaba al secretario general de Manos Limpias, el cual afirmaba que en noviembre de 2008, hace ya seis años, él mismo entregó personalmente en la Presidencia de la Comunidad, un informe detallado de las tropelías del mencionado Granados, alcalde de Valdemoro y, luego, mano derecha de nuestra simpar presidenta del PP de Madrid. Esperanza, nuestra Esperanza, no hacía ni 48 horas que había afirmado con esa gracia que le caracteriza y que, sin duda, confiere el haber merendado muchas veces en Embassy, que desconocía totalmente los tejemanejes del púnico. "¿Pero cómo iba yo a saberlo?", se preguntaba a sí misma ante la audiencia informativa en la calle Génova. Pues leyendo los informes que le pasó el entonces consejero de Sanidad Juan José Güemes, esposo de la también simpar Andrea Fabra. Está claro que para ellos somos sus lelos.
Th¿Y de la impunidad qué podemos decir que no se sepa ya? Que el PP "trabaja sin descanso para que esas malas prácticas no se vuelvan a producir nunca más", como muy bien declaró María Dolores de Cospedal. Pues sí, trabajan tanto que hasta se detienen en cuestiones gramaticales: el gerente del PP de Castilla-La Mancha, José Ángel Cañas, imputado en el procedimiento de la caja B del partido y firmante de un "recibí" de 200.000 euros entregados por ese gran tuerto en el país de los lelos que es Bárcenas para la campaña de su señorita, la propia María Dolores, presentó un recurso en el que pedía al juez Ruz que sustituyera de un auto la expresión "incautarse", en referencia a la documentación requerida, por la de que fue "aportada voluntariamente a la causa". El juez lo rechazó porque consideraba que cuando los responsables entregaron 17 documentos fotocopiados, de los cuales sólo cinco habían sido previamente aportados a la causa que investigaba el posible pago en negro de las obras de la sede de Génova, dicha circunstancia le obligó a enviar a su secretario judicial y a la Policía a la sede del partido para que el PP hiciera "entrega" a la "fuerza actuante" de toda la documentación sobre estas obras. De tanto ningunear la memoria histórica ya les ha afectado la memoria reciente. Tuertos y desmemoriados en un mundo de lelos.

De todo un poco

Por: | 05 de noviembre de 2014

Esteban

Todo lo que aquí se comenta mereció la atención de los informativos generalistas salvo el tema de la Santa Madre Iglesia, una salvedad que también resulta significativa. Al parecer Santas Madres sólo hay una y, además, sus desmanes se suelen silenciar. Veamos: "el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha dado un serio varapalo a la justicia española en un caso de inmatriculación realizado por la Iglesia católica. En una sentencia hecha pública el martes, los jueces dan la razón a la empresa ganadera Sociedad Anónima de Ucieza, a la que ni el Supremo ni el Constitucional escucharon sobre los edificios religiosos contenidos en una finca de su propiedad que fueron apropiados, sin embargo, por el obispo de Palencia (ver foto de Esteban Escudero Torres, actual titular del obispado). Este utilizó la ley hipotecaria española todavía en vigor. Para los jueces europeos, ambos altos tribunales han vulnerado principios esenciales, como el de la igualdad de trato y la defensa de la propiedad privada".
La historia es sencilla: una empresa compró hace 36 años una finca en Ribas de Campo (Palencia), en la que se enclava una iglesia cisterciense y varios edificios de un antiguo monasterio. En el registro de la propiedad se detallaban dichos edificios como parte de la misma. 20 años después de su compra, el obispo de Palencia utilizando una ley hipotecaria de 1946, ampliada con una cláusula introducida ad hoc por el Gobierno de Aznar en 1998 (Aznar, siempre Aznar), las inscribió a su nombre. La empresa recurrió la inscripción, el registrador de la propiedad y los tribunales ordinarios le negaron la razón a la empresa, el Supremo no admitió el recurso y el Constitucional lo rechazó. Ahora el tribunal de Estrasburgo da la razón a la Sociedad Anónima de Ucieza y declara por unanimidad que el Estado español ha violado el artículo 6.1 de la Convención de Derechos Humanos: "toda persona tiene derecho a que su causa sea escuchada equitativamente por un tribunal", y el artículo 1 del Protocolo 1 de la misma Convención: "toda persona física o moral tiene derecho al respeto de su bienes".
Es sorprendente que en un Estado aconfesional y con una economía de libre mercado, las mayores instancia judiciales antepongan los intereses de la jerarquía eclesiástica al derecho de propiedad. Los dignísimos magistrados deberían de pagar de sus bolsillos, o del presupuesto de sus tribunales, la correspondiente indemnización a la maltratada empresa que en estos momentos está estudiando el tribunal de Estrasburgo. Lo que no tiene sentido es que la desidia o la ignorancia la paguen, por ejemplo, los dependientes o las ayudas a los comedores escolares.
Jose luis olivaTampoco estaría de mas que los responsables de la Junta de Castilla y León que idearon en su día crear la Ciudad del Medio Ambiente de Soria devolvieran a sus arcas los 52 millones de euros que llevan gastados en un proyecto declarado ilegal y que ahora el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Soria exige el derribo y demolición de la Cúpula de la Energía, su inacabado edificio emblemático, además de reponer los terrenos a su estado primitivo. La torpe megalomanía debe de tener un precio como, al parecer, lo tenía ese prócer del PP y de las finanzas que responde al nombre de José Luis Oliva (ver foto), presidente durante unos meses de la Generalitat valenciana y durante varios años de Bancaja y Banco de Valencia hasta que en 2011 se convirtiera en vicepresidente de Bankia, donde unió sus esfuerzos y sabiduría financiera a ese otro gran prohombre del PP de nombre Rodrigo Rato.
Pues bien, ahora el fiscal pide tres años de prisión para Oliva por considerar que cometió un delito fiscal y otro de falsedad documental en una operación con el empresario Vicente Cotino (¡Ay!, los Cotino siempre en el ojo del huracán), para quien también pide tres años de cárcel. La cuestión es que el sobrino de Juan Cotino le pagó al prócer de las finanzas 580.000 euros por unas gestiones e informe inexistentes lo que le permitió al prócer ganar un dinerillo y al sobrino considerar esos casi 600.000 euros como gastos deducibles y ahorrarse un dinero en el impuesto de sociedades. ¡Ah, sí!, las entidades financieras presididas por Oliva concedieron unos créditos de 35 millones de euros a tito Juan, y de 180 millones, a su sobrino Vicente. No hay noticias de que los hayan devuelto.
Sólo deseamos que todos los citados, si son condenados, reciban un trato tan ejemplarizante como el que recibe Isabel Pantoja, la viuda de España, y no como el que están recibiendo Jaume Matas o Carlos Fabra, dos ejemplos de los denodados esfuerzos que están realizando los genoveses para acabar con la corrupción y que tan acertadamente destacó el pasado lunes su secretaria general, la nunca bien ponderada María Dolores de Cospedal quien, por cierto, debería utilizar de vez en cuando para no asistir a las ruedas de prensa de los lunes la misma lamentable excusa de síndrome confusional que utilizó el aguerrido defensor de la minería asturiana, el ugetista José Ángel Fernández Villa, para no asistir al parlamento asturiano a dar explicaciones sobre los 1,4 millones de euros depositados en Suiza y que regularizó en la última amnistía fiscal. Entre la herencia recibida de Zapatero y las familiares de Pujol y Fernández Villa, lo que éste país necesita de verdad son más notarios.

Recetas

Por: | 04 de noviembre de 2014

1415017143_456671_1415017739_noticia_normal

Cada maestrillo tiene su librillo. Bien. Dicha esta obviedad veamos cual es el librillo del Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC) (ver foto de la presentación del informe España 2018) para salir del pozo en el que estamos, un tema que despertó la atención en todos los informativos y el debate nocturno de 24 horas. Son, naturalmente, comentarios idiotas de un ignorante. Nada que ver con la sabiduría de un comité que reúne a las 18 empresas más importante de España.
"El CEC pide que se aumente el número de inspectores laborales, se incentive fiscalmente la transición hacia contratos formales, y se cambien las actitudes frente al fraude. Los empresarios sostienen que con estas propuestas se pueden aflorar 827.000 empleos sumergidos hasta 2018, lo que redundaría en una recaudación fiscal adicional cercana al 1% del PIB". ¿Cuántos puestos de trabajo se crearían si se aumentara el número de inspectores fiscales para perseguir el fraude fiscal hasta conseguir rebajarlo del 25% español a la media del 15% del PIB? Es mas: ¿cuántos puestos de trabajo se crearían si se suprimieran esos paraísos fiscales en los que, por cierto, las empresas del Ibex 35 tienen sucursales? ¿Y si a la erradicación de los paraísos fiscales externos se añadiera la supresión de esos paraísos fiscales internos que son las SICAV?
"El documento defiende también un ajuste fiscal adicional de 30.000 millones de euros, que se centre más en la reducción del gasto que en el aumento de los ingresos, dejando recaer el esfuerzo fiscal en los impuestos indirectos, en lugar del IRPF". Dicho de otra manera: aumentar, por ejemplo, el precio de la gasolina, o el IVA, todo lo que suponga aplicar esa norma solidaria de que "todos paguen lo mismo aunque unos ganen 1.000 veces mas que otros" y alejar esa demoníaca ley no escrita de "que pague más el que más tenga". Bien. También piden que se aumente el tamaño de las empresas españolas para conseguir que sean más productivas, competitivas y se internacionalicen. Espléndido. Noticia publicada ayer, el mismo día en el que se presentaba el informe del CEC: "El crédito continúa descendiendo: se ha concedido al sector privado 2,024 billones, lo que supone un 3,7% menos que en junio de 2013". De lujo.
A juicio de los grandes empresarios, las medidas energéticas harían posible otros 100.000 nuevos empleos entre 2015 y 2018 fundamentalmente mediante la reducción de la factura para las empresas y con la atracción de inversiones para la actividad exploratoria (fracking del gas). Bajar el precio a la empresas y agujerear por doquier. Un dato idiota: "La factura de la luz vuelve a subir. La organización de consumidores Facua calcula que desde enero hasta octubre, el recibo de un consumidor medio habría ascendido un 18,3%". Vale, una cosa son las empresas y otra los consumidores. Respecto a las prospecciones no estaría mal que, en adelante, no se firmen acuerdos como los que, por ejemplo, se firmaron con la plataforma Castor, en Vinarós (Castellón), por los que el grupo de empresas privadas -grandes empresas como ACS- recibirán una indemnización de 1.350 millones de euros al renunciar al proyecto por los evidentes riesgos sísmicos para la población, población que -faltaría mas- pagará esos 1.350 millones de euros en los cómodos plazos de los recibos del gas durante 30 años. Por no hablar de las indemnizaciones a las empresas constructoras de las autopistas radiales de Madrid, que también serán indemnizadas porque calcularon mal el número de vehículos que las utilizarían. Es un nuevo concepto económico: el neoliberalismo estatal.
También consideran nuestros empresarios que se debe acelerar la economía del conocimiento con el desarrollo digital y del I+D, medidas que, calculan, crearían 130.000 empleos. Estupendo. "Amaya Moro-Martín, investigadora en el Space Telescope Science Institute de Baltimore (EEUU), denuncia que desde 2009 España ha reducido su inversión en I+D civil en un 40%, resultando en recortes del 40% para la financiación de proyectos de investigación y del 30% en programas de recursos humanos. Además, durante los últimos años, menos del 10% de los investigadores que se retiran están siendo reemplazados". Algo no encaja en las hasta ahora excelentes relaciones Gobierno-empresarios aunque en otros temas sí hay sintonía, en la corrupción sin ir más lejos. César Alierta, presidente del CEC y de Telefónica, señaló en la presentación del informe que "las instituciones funcionan y seguirán funcionando", pese a los casos de corrupción. Y algo de eso debe de haber cuando algunos de los líderes de las grandes empresas constructoras han pasado por los juzgados aunque más en calidad de testigos que de imputados. Es esa absurda costumbre de creer que cuando hay corrupción es porque hay corruptores. Menos mal que nuestra María Dolores de Cospedal lo ha dejado claro en su rueda de prensa de ayer, lunes: "El PP ha hecho todo lo que podía hacer ante los casos de corrupción". Pues no se diga mas.

Algunos datos

Por: | 03 de noviembre de 2014

1414863136_871026_1414876964_noticia_normal

Son tres cifras que han condicionado y conmocionado la actualidad: 27,7%; 26,2% y 20,7%, tres porcentajes que corresponden a la estimación del resultado electoral sobre voto válido que ofreció la encuesta de Metroscopia que publicó ayer, domingo, El País. Corresponden a los votos que obtendrían Podemos, el PSOE y el PP respectivamente en unas hipotéticas elecciones generales. Dicho de otra manera: los grandes partidos le han visto definitivamente las orejas al lobo, a falta del sondeo del CIS que se publicará hoy y que, al parecer, va por el mismo camino.
A ello habrá que sumar las encuestas encargadas por los propios partidos, celosamente guardadas, naturalmente, pero que a tenor del giro radical en sus actitudes en algunos temas clave hacen sospechar que son relativamente coincidentes. El ardor mostrado por el PP en los últimos días por mostrar un decidido afán de castigar a los corruptos (hoy se realizará una moción de censura al encarcelado presidente de la Diputación de León, presentada por su propio parido) era inimaginable hace tan sólo un par de semanas, cuando de forma sistemática el partido del Gobierno guardaba una farisaica actitud ante el caso de las tarjetas opacas de Blesa y Rato, o más recientemente, cuando impedía por enésima vez una comisión de investigación parlamentaria sobre la corrupción.
En las filas socialistas, los reflejos para expulsar del partido a los imputados en escándalos de corrupción fueron más rápidos, con una salvedad básica: que allí donde gobiernan (Andalucía), esos reflejos disminuyen, se ralentizan, en función de una norma no escrita pero vigente: la condena efectiva de los corruptos es inversamente proporcional al grado de poder que detenta su partido. Si el presunto sinvergüenza pertenece a un partido en la oposición, la expulsión es cuestión de horas. Si pertenece a la formación que ocupa el poder, lo es de días, semanas o meses, incluso puede no ser expulsado (Oprecaión Púnica, presidente de Diputación de León, tarjetas opacas, Sonia Castedo o Carlos Fabra, por citar raseros diferentes). También se puede enunciar de otra manera: cuanto más sabe de las cuestiones internas, más se tarda en expulsarle, si es que se hace. No olvidemos que con Rodrigo Rato, por ejemplo, se esperó pacientemente a que fuera él mismo el que solicitara la exclusión, temporal, naturalmente. Pues bien, esas cifras de intención de voto han revolucionado los tempos.
Por lo que respecta a Podemos, plataforma fundamental en ésta conmoción del panorama electoral, también se cumple lo que empieza a ser otra norma no escrita: el auge de la alternancia en el poder, y en éste caso de la irresistible ascención de una nueva opción política, se basa más en las torpezas de quienes gobiernan que en los méritos propios. Cuando en las anteriores elecciones generales el Partido Popular arrasó en las urnas no lo fue tanto por las bondades de sus promesas -totalmente incumplidas al minuto siguiente del recuento de las papeletas- como por los errores de la última etapa de Zapatero. De igual modo, el espectacular auge de la formación de Pablo Iglesias se debe en mucha mayor medida a las tropelías del gobierno de Rajoy que a sus poco conocidas propuestas. En España parece que se alcanza el poder mas por las torpezas ajenas que por los méritos propios. Los dirigentes de Podemos se muestran cautos ante las encuestas, y hacen bien pues aún falta un año para la próxima consulta, aunque es verdad que ya empiezan a cometer algún error que otro, por ejemplo el pretendido vídeo humorístico emitido por La Tuerka, su televisión online, en el que se parodiaba al PP al anunciar su disolución en una escenografía etarra. Eso es dar carnaza a los adversarios y hurgar en heridas de una memoria muy reciente.

P.D.- Un saludo revolucionario al Gobierno de Navarra cuyo departamento de Cultura tuvo a bien conceder una subvención al Festival de Cine Ópera Prima de Tudela de 62,74 euros como ayuda para la elaboración de la edición de 2014. Añádase que dicho certamen es el único que se realiza en apoyo de los nuevos realizadores, gente emprendedora, casi heroica, que con el exclusivo bagaje de su entusiasmo y talento, tratan de demostrar que no todo es corrupción, por mas que el Gobierno de Navarra se empeñe en exhibir su corrupción mental.



El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal