TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

noviembre 2020

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

De la confusión

Por: | 02 de diciembre de 2014

1024px-Meritxell_Borràs_i_Solé_2011

"No tenemos nada que esconder, pero queremos un país limpio y no de justicieros", explicó Meritxell Borràs (ver foto), portavoz de CDC, en una intervención leída en la que reclamó que la comisión que investiga el fraude fiscal, la corrupción política y los negocios de la familia Pujol no se convierta en un circo mediático. En realidad sí tienen algo que esconder: al presidente Mas, quien fue consejero de Política Territorial y Obras Públicas del Gobierno de Jordi Pujol entre 1995 y 1997, año en que pasó a ser consejero de Economía y Finanzas. En enero de 2001, sin bajarse del coche oficial, fue nombrado primer consejero de la Genralidad hasta que llegó a la presidencia Pascual Maragall, en diciembre de 2003. Si se crea una comisión parlamentaria para investigar la corrupción política y el origen de la fortuna de los Pujol, además del fraude fiscal, no se entiende que el responsable de las Obras Públicas (uno de las grandes tartas presupuestarias) y de las Finanzas, no sea convocado.
Sobre el que dicha comisión se convierta, o no, en un circo mediático depende mucho más de los políticos que de los medios de comunicación. El circo lo montan unos y los otros informan de lo que hacen los titiriteros, los funambulistas e, incluso, los payasos. Un ejemplo de funambulismo político: Esquerra Republicana (Izquierda y Republicana son dos conceptos importantes y unidireccionales) evitó con sus votos que el presidente Artur Mas fuera convocado a la tan mencionada comisión parlamentaria. El portavoz republicano, Oriol Amorós, argumentó su oposición "por lo que representa la figura del presidente". Dicho de otra manera: es mucho más importante preservar y proteger a quien muy probablemente encabezará la lista independentista de las próximas elecciones catalanas que esclarecer el nivel de corrupción política, de fraude fiscal o el origen de la familia Pujol.
Veamos algunos datos que sitúen el problema en un territorio de hechos y no de declaraciones: "La comisión arrancó sus trabajos con la comparecencia de Miguel Ángel Mayo, coordinador en Cataluña del Sindicato de Técnicos de Hacienda, quien aseguró que el fraude fiscal representa el 24,6 % de su PIB, es decir, entre 16.000 y 18.000 millones de euros anuales. "Uno de cada cuatro euros escapa al control fiscal", insistió Mayo". Dicho lo cual, y pese a lo que dijo la ciudadana Borrás, tampoco vendría mal "un país de justicieros", de instituciones que antepusieran el deseo de hacer justicia a las expectativas electorales para evitar tanto saqueo y fraude.

P.D.- Y desde esta humilde tribuna circense queremos saludar efusivamente al expresidente del Parlamento catalán Ernest Benach, también de Izquierda Republicana, que tras siete años de intensa labor y denonados esfuerzos por el bien del país, se le acabaron en éste 2014 los primeros cuatro años de su jubilación (10.000 euros mensuales). Gracias a la ya próxima limpia y justa sociedad que conseguirá el partido político que tiene embargada su sede por su amor a la música, sobre todo a la del Palau, el señor Benach, que se jubiló a los 51 años de edad, pasará a disfrutar de una pensión vitalicia de 7.000 euros mensuales, y todo ello por siete años de trabajo, aunque eso sí, muy intensos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal