TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sin futuro

Por: | 22 de agosto de 2016

Wqh1KnvaIAqvOoZUTzljOPrlnkn

Los primeros aldabonazos literarios los firmaron Orwell, Huxley y Bradbury: el futuro ya está aquí y es desolador. Después el cine de Ridley Scott y el primer Mad Max de Georges Miller lo ratificaron. La televisión no quiso quedarse atrás: The Walking Dead fue su abanderada. Ahora la francesa Sección Zero (Movistar +) recoge la antorcha. Ya lo vaticinaron los Sex Pistols: no hay futuro.
2024, los países endeudados delegan su autonomía en las grandes corporaciones que ejercen un régimen totalitario con la inestimable ayuda de una milicia privada, los Escuadrones Negros (¿ciencia ficción o documento social?). La radiación quemó el mundo, como vaticinó Nostradamus. La Tercera Guerra Mundial dejó la Tierra como le gustaba al caballo de Atila. La desigualdad social alcanzó su apogeo y el desconsuelo se integró en el paisaje: es el momento de los héroes,  o para ser más precisos, de los antihéroes.
Hablamos de Sirius Becker, un policía que se niega a renunciar a los valores tradicionales de la justicia por mas que sus métodos tengan poco que ver con un Estado de Derecho. La Ley Mordaza a su lado es un picnic escolar. Será el encargado de dirigir la Sección Zero, un grupo de la resistencia ante lo establecido.
El creador de la serie, Olivier Marchal, ya dejó constancia de su talento con la excelente Braquo, una serie menos apocalíptica pero igual de violenta. Marchal, que fue inspector de policía, tiene la gracia de saber de lo que habla. Lo mismo le pasa a David Simon, el creador de la extraordinaria The Whire, que fue redactor de sucesos en Baltimore. A diferencia de nuestros ministros, los responsables de estas series conocen muy bien las parcelas sobre las que trabajan.
Francia, por otra parte, fue pionera en la reivindicación de la novela negra estadounidense. Breton fue el primero en elogiar a los Chandler o Hammett. Desde entonces, nombres como Jean Pierre Melville o Luc Besson han justificado esa elección. Marchal es su alumno aventajado.

Hay 7 Comentarios

Ya hace, que no oigo marduhendadas, ni indadas. No quiero acabar como alguien que insultaba al aparato. Cuándo les oía a ellos y sus discípulos, lo entendí perfectamente. Mi mando está acostumbrado al cambio contínuo.
Por otra parte, el lavado que se auto-aplican con todo, viene de muy lejos. Llevan años tirando de la misma técnica,en lo económico, en lo social.........................¡y les ha dado resultado!
Ahora hay un simple zarandeo, están oyendo (que no es poco, para lo que estaban acostumbrad@s) e intentando por todos los medios poner cortafuegos. Al menos, creerán, estabilizar el fuego.¡Y pelillos, a la mar!

Me hace maldita la gracia cuando oigo repetir la 'marhuendada' a los dignos discípulos del original que al PP le vale el perdón por sus robos ya que los votantes los votan aún más donde más roban. Parece que eso lo aprendieron en mi pueblo cuando hace 60 años pasó un rallye internacional y en la gasolinera (aún no se llamaba "estación de servicio") vi cobrar a un extranjero (todavía no se llamaban "guiris") por un paquete de patatas fritas 25 veces su precio y como estaban buenas les compraban dos más. Puede que el gasolinero fuera el abuelo de estos.
Muy bonito.

El Plural.
Ahora que Cospedal se ha ido, los diputados del PP quieren cobrar de las Cortes de CLM
La ex presidenta intentó anular a la oposición socialista retirando la dedicación exclusiva que ahora reclaman los conservadores

Viene a ser como el gato que calcula mal el salto y se estampa en el suelo y a esa estupidez añade la de salir huyendo como gato que lleva el diablo de sí mismo.

Es lo que nos queda: la desesperanza, hemos pasado de ser unos pesados pesimistas a que los que nos calificaban de cenizos y mal pensados y ahora nos sobrepasan con su pesimismo cuando ven que lo que vaticinábamos se queda corto. Ahora solo les queda culparnos (en alguna forma) de que este futuro sea como muchos habíamos avisado, pasamos de que el cambio climático fuera una mentira con la que intentábamos asustar a los optimistas mortales a algo asumido con naturalidad, de los avisos del mundo miserable en que nos podían sumergir los neoliberales al mucho peor en que estamos inmersos, Ahora, los que lo veíamos venir solo nos queda consolar a los que les pilla de improviso y que nos consideran un poco como gafes que lo hemos producido.
La imbecilidad humana no tiene límites, disfrutemos de ella.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal