TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

Derechona

Por: | 07 de marzo de 2017

01001COMMU_1

Con el caso Auditorio de Puerta Lumbreras se demuestra una vez mas el muy particular concepto que tiene la derecha española de la gestión pública, aquella que se hace con el dinero de todos. El argumento del PP en favor de Pedro Antonio Sánchez, entonces alcalde la localidad y ahora presidente de Murcia, lo expuso claramente Fernando Martínez Maíllo, el número 3 del partido: "No se llevó ni un euro", es decir que como no robó sino que simplemente dilapidó una subvención de seis millones de euros, aquí paz y después, gloria. Curiosamente, el entonces alcalde está siendo investigado por prevaricación, fraude, malversación y falsedad documental entre 2006 y 2011, en relación con el proceso de adjudicación, construcción y recepción de un auditorio y no por apropiación indebida, que es el otro delito ya institucionalizado. Por lo tanto decir que no es corrupción porque no se ha llevado "ni un euro" es considerar que el despilfarro en unos tiempos de recortes del Estado del bienestar no está mal, es admisible y, desde luego, no conlleva el cese de su responsable. Naturalmente, el citado Auditorio es un mamotreto absolutamente inservible y con un 38% del proyecto inacabado (ver foto del estado actual del auditorio). Caso distinto es la Ciudad de la Justicia madrileña, también inacabada, pero de la que varios próceres de la derecha española se lo llevaron crudo por mas que tampoco hubo ceses. Martínez Maíllo no ha dicho nada.
Después tenemos el caso de Jorge Toledo, Secretario de Estado para la Unión Europea, que en su intervención ayer en el Congreso de los Diputados demostró su concepto de la solidaridad y empatía con los parias de la Tierra: "Hay una operación militar de rescate para los que se tiran al mar allí", en referencia a quienes diariamente ocupan portadas y telediarios por morir ahogados en el Mediterráneo. Eduardo Madina le replicó con contundencia: "Señor Secretario de Estado, no se tiran al mar, abandonan sus países con niños en brazos porque los van a matar. No es deporte olímpico". Es el mismo concepto de una derecha que mientras muestra afecto a las mujeres maltratadas recorta las partidas presupuestarias que las podrían ayudar.
Otro detalle que define a la derecha nacional es el del patriotismo, ese que consiste en llevar una pulserita con la bandera española mientras se deposita el dinero en algún paraíso fiscal. Publica hoy El País que "un reciente auto del titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, José de la Mata, revela que la presunta trama de comisiones ilegales que encabezaban los exdiputados del PP Pedro Gómez de la Serna y Gustavo de Arístegui utilizaba como sociedad ‘pantalla’ para canalizar los cobros de sus comisiones una firma asentada en Dublín que ya había aparecido en el ‘caso Defex’, abierto por las graves irregularidades detectadas en la venta de armamento en el extranjero por parte de esta empresa pública". Aquí sí se han llevado más de un euro y ni siquiera se han tirado al mar desde cualquier yate de mediana eslora.
En resumen: una parte de la derecha española, la más derechona, es declaradamente melómana y su obsesión es contruir Auditorios inacabados, con final abierto que diría un crítico cinematográfico. Otra señala las bondades de la natación en el Mediterráneo y, por último, hay diputados y exembajadores de España que su mayor ambición es fomentar las relaciones financieras con la católica Irlanda. Quizá por todo ello, esa derecha cuenta con el apoyo mayoritario de la ciudadanía.


Desvaríos

Por: | 03 de marzo de 2017

100000

Primer desvarío: El obispo de Canarias, Francisco Cases (ver foto), ha tenido a bien afirmar en un comunicado que el día más triste de su etapa en Canarias había dejado de ser el del accidente en Barajas del avión de Spanair que partía hacia la isla, en el que murieron 154 personas, para ocupar ese puesto del ranking de su tristeza el triunfo de la "frivolidad blasfema" en la Gala Drag Quenn del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, en la que el ganador actuó travestido como una Virgen María y como un Cristo crucificado. Este mentecato se preguntaba en su comunicado "¿si no hay recursos para cortar la frivolidad blasfema que ofende a muchos ciudadanos?". Pues mire usted, señor obispo, recursos hay pero muchos menos de los que debería porque la jerarquía católica, de la que usted forma parte, recibe anualmente entre unas cosas y otras 11.000 millones de euros de los presupuestos de la ciudadanía de un Estado que es, además, constitucionalmente aconfesional.
Y en cuanto a lo de la "frivolidad blasfema" piense usted que para muchos de nosotros es menos frívolo que una drag quenn se disfrace de virgen que el obispo de Córdoba, por ejemplo, compre la Mezquita por 30 euros aprovechando un cambio legislativo propiciado por el impresentable José María Aznar.
El obispo Cases, al parecer, es además un indocumentado pues no ha debido leer a Julio Caro Baroja y su estudio sobre la fiesta en el que la define como "hijo del cristianismo" pues está indisolublemente unido a la  cuaresma, y su desorden y desenfreno se opone a la penitencia y sacrificio impuesto por las normas eclesiásticas antes de la Pascua. Dicho de otra manera, el carnaval y sus tres días de celebraciones en España son, desde la Edad Media, una válvula de escape para el pueblo llano y sencillo ante el clima opresivo que imponía la Santa Madre Iglesia. Lo de Canarias puede ser criticado, o no, pero equipararlo a un accidente con 154 víctimas mortales encaja perfectamente con la definición de desvarío: "Estado de alteración mental, generalmente provocado por una enfermedad o un estado pasional, en el que se dicen o se hacen cosas incoherentes y se sufren alucinaciones".
Sobre lo blasfemo que tanta tristeza le provoca le voy a recordar lo que se publicaba ayer, jueves: el Papa Francisco formó una comisión en 2014 que iba a trabajar para prevenir en el futuro casos de abusos sexuales a menores por parte de miembros de la Iglesia católica, de la que también usted forma parte, y en la que incluyó a dos víctimas. Pues bien, ambas han decidido dimitir y han denunciado públicamente que la comisión, por unos motivos u otros, no está siendo capaz de ejecutar las reformas que plantea. "Una de estas víctimas, la irlandesa Marie Collins, decidió marcharse el pasado martes no sin criticar antes en un comunicado "la inaceptable y vergonzosa falta de colaboración por parte de otras oficinas de la Curia Romana". Naturalmente estamos ansiosos de leer un comunicado suyo, monseñor, sobre la "frivolidad blasfema" de la Curia Romana.

P.D.- Segundo desvarío: afortunadamente para el señor obispo siempre hay algún laico, Rafael Catalá al margen, que le gana por la mano a la hora de decir una estupidez mayor. Y ayer no fue otro que el eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke que ante el pleno de la Eurocámara afirmó que "por supuesto que las mujeres deben ganar menos que los hombres porque son más débiles, más pequeñas y menos inteligentes". ¡Estamos rodeados!

De la risa

Por: | 02 de marzo de 2017

Programa-television-dani-martinez-florentino-fernandez-fotografas-58af27f54df3c-1487874211604

Hay una tendencia en las cadenas generalistas a programar espacios de humor desenfadado en la sobremesa. Al ya consolidado Zapeando (La Sexta) se une ahora Dani & Flo (Cuatro) y eso sin contar Sálvame Limón (Telecinco), que podría ser un ejemplo de humor macabro por los despellejamientos. Lo que sorprende es que esos programas de risas que por su tono parecen perseguir al público infantil-juvenil (se utilizan mucho expresiones como "guay", "flipar" o "supermega...") se emitan en un horario en el que la audiencia es, mayoritariamente, la de los jubilados. Es uno de los misterios del electrodoméstico.
Otro problema añadido para los programas "guay" es que se exhiben inmediatamente después de los telediarios con lo que la mayoría de los chistes se los pisan los informativos. ¿Cómo superar las risas que provocan las declaraciones del todavía honorable Artur Mas y de su conseller, Francesc Homs, en el Tribunal Supremo? Están a punto de ser los Faemino y Cansado del soberanismo con ese inmejorable sketch del "Lo prohibieron, sí, pero nadie nos dijo que era ilegal", o esas repetitivas declaraciones del expresident negando la financiación irregular de Convergencia. Ayer mismo, sin ir más lejos, Artur Mas tuvo un bolo ante un centenar de estudiantes en Oxford y presentó un nuevo chiste: "Queremos construir una Dinamarca mediterránea, con buenos trabajos, salarios justos, desempleo bajo, una economía abierta y un Estado de bienestar fuerte". Lo que el señor Mas no recuerda es lo que hizo cuando estaba en la poltrona presidencial ni, tampoco, que la frase más universal sobre dicho país es la de que "algo huele a podrido en Dinamarca". En fin...Y ahora llegan los melómanos del caso Palau o como llevarse 24 millones sin tocar ningún instrumento. De momento Dinamarca sigue estando a algo más de 2.100 kilómetros de Barcelona.
Ni Dani ni Flo pueden llegar al nivel de un Aznar afirmando que no existieron los recortes o de un Rafael Catalá negando que criticara a las fiscales del caso Púnica. Y aún faltan las declaraciones de Esperanza Aguirre sobre los detalles del despilfarro de la Ciudad de la Justicia. Eso no es un chiste, es un homenaje al burlesque. En su honor hay que decir que dejó huella: al añorado El rincón de Espe le sustituyó ahora El rincón de Trump. Es lo que tienen los liderazgos.
Ya en horarios más comprensibles desfilan por la pantalla El Homiguero, El Intermedio, Ilustres ignorantes, los telediaros del prime time... hasta desembocar en el estupendo Late motiv. España entera es una risa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal