TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

Vileza

Por: | 07 de julio de 2017

1499356632_648846_1499357763_noticia_normal

"Hay que concienciar a las ONG de que se está para ayudar y no se está para favorecer o potenciar la inmigración irregular" comentó ayer Juan Ignacio Zoido a su llegada al consejo informal de ministros del Interior de la Unión Europea (UE) en Tallin. Una frase del actual ministro del Interior que define una manera de ser y de estar en el mundo. Si ya es una desgracia el tener un Gobierno de derechas, tener a un ministro del Interior que lo único que se le ocurre ante la tragedia cotidiana de las pateras (en lo que va de año, 1.889 personas han muerto tratando de cruzar el Mediterráneo Central) es reprender a las ONG por sus esfuerzos en salvar las vidas de los que huyen de las guerras o la miseria, es una desgracia añadida.
Estamos hablando de un ministro del Interior que tiene a un segundo en el ministerio, su hombre de confianza, relacionado con un presunto delincuente, Pablo González, en un turbio asunto de información privilegiada sobre el caso Lezo, de un ministro que tiene una notable bronca entre sectores de la policía, de un ministro que su Director General de Tráfico gastó 50.000 euros en un piso que no le correspondía y en el que pretendía vivir gratis, de un ministro que ha prohibido a las visitas entrar en su despacho con el teléfono móvil para evitar hipotéticas grabaciones pues tal es el ambiente que se respira, y que sea éste ministro el que se atreva a dar consejos a las ONG sobre su comportamiento demuestra la absoluta falta de empatía que tiene con los más desvaforecidos y un comportamiento de cortijero desfasado.
En honor a la verdad, esa falta de empatía no es sólo suya: de los 17.337 refugiados que prometió acoger el Gobierno español en septiembre de 2015 a propuesta de la Comisión Europea, 15.849 todavía están esperando. Al parecer, ahora el objetivo es rebajar esa promesa de acogida hasta los 7.000. Y un dato mas: ya en 2012, cuando era alcalde de Sevilla, Zoido recortó en un 46% las ayudas muncipales a la cooperación internacional, ONG incluídas. Claro que bien mirado es mejor recortar casi a la mitad las ayudas internacionales que desviarlas para el enriquecimiento personal como ocurrió con sus compañeros de partido en la Generalitat valenciana.
Para José María Vera, director general de Oxfam Intermón, "es indignante y bochornoso que el ministro de Interior esté desviando la atención y culpabilizando a las ONG en lugar de defender los derechos humanos y responder a sus compromisos internacionales. La prioridad tendría que ser proteger a las personas que están huyendo del horror, de la guerra, de la pobreza y de la falta de oportunidades, pero en lugar de eso Zoido se dedica a cuestionar a quienes están trabajando e intentando suplir su falta de voluntad política. Sus declaraciones nos parecen fuera de lugar, totalmente inaceptables y vergonzosas".
Y es que puede haber una derecha civilizada, respetuosa y educada pero a nosotros nos ha tocado una zafia, frecuentemente corrupta, torpe y mentirosa. Parafraseando a Pedro Almodóvar hay que preguntarse ¿qué hemos hecho nosotros para merecernos esto?, y sí, ya se que les han votado pero no me creo que sus votantes conocieran el grado de mezquindad y vileza al que podían llegar sus votados.

Sheldon Cooper y Montoro

Por: | 04 de julio de 2017

Sheldon-Cooper2

Cuando Sheldon Cooper (Big Bang Theory) habla de universos paralelos, sus amigos ponen los ojos en blanco porque consideran que está desbarrando mas de lo normal, que es mucho. Lo que no saben los amigos de Sheldon Cooper es que en un lejano país del sur de Europa, o del norte de Africa, que nunca estuvo muy claro, llamado España, los universos paralelos existen desde hace tiempo. Y esas realidades relativamente independientes nada tienen que ver con la física cuántica o la teoría de cuerdas. Se deben a los distintos sectores de lo que se podría llamar "la clase dirigente" en su acepción más amplia.
En el terreno político, el ejemplo más reciente -de ayer mismo- de universos paralelos es el de Cristóbal Montoro, y su entorno, a propósito de su bronca barriobajera con José Manuel Soria y esa extraña exclusiva de un libro de memorias del que no se sabe si se publicará o no, si existe, o no, si es una vendetta del exministro, o no, y del que ha trascendido que la dimisión del exministro de Industria se debió a que el titular de Hacienda alardeó ante el presidente Rajoy de conocer que la madre de Soria tenía una cuenta en Suiza lo que, en principio, habría obligado al exministro a tener que dar explicaciones sobre su madre en el Congreso. Madres, como es sabido, no hay más que una y ni ella ni su memoria se merecen, llegado el caso, estar en boca de desarrapados como los de Podemos. Dimitió, pues, por amor filial y no por tener cuentas en varios paraísos fiscales, que eso, como se sabe, las tiene cualquiera, incluso el exFiscal Anticorrupción.
¿Y por qué esta animosidad contra el ministro Montoro? ¿Es o no es una conspiración de las fuerzas oscuras? Es verdad que el Tribunal Constitucional tiró por tierra su amnistía fiscal. Es verdad que fue reprobado en el Congreso por toda la oposición. Es verdad que existen fundadas sospechas de que el bufete que creó en su día, y que ahora lleva su hermano, ha gozado al parecer de ciertos privilegios para pillar cacho de los caudales públicos pero lo de la madre de Soria no está documentado. Y ahora viene un nuevo ejemplo de universos paralelos: el entorno de Montoro cree que toda esta campaña en su contra se debe a que es "el precio a pagar por limpiar el fraude", así, sin que se les caigan los palos del sombrajo. Y la guinda la pone Moncloa, ese ente abstracto al que recurren los comentaristas cuando no pueden citar las fuentes, que no sólo apoya a Montoro sino que, además, lo explica: "Ha metido la mano a todo quisque sin importarle quién fuera y eso, lógicamente, genera enemigos; pero un ministro de Hacienda, y él es el primero que lo sabe, no está para hacer amistades".
Si los amigos de Sheldon Cooper supieran lo que se cuece y se dice en este pequeño país del sur de Europa no pondrían jamás en duda la existencia de universos paralelos.

Macedonia de frutas

Por: | 02 de julio de 2017

1498807102_588512_1498808062_noticia_normal_recorte1

Poco antes de comenzar la final europea de los sub-21 el reportero de Cuatro anunció una visita especial. Y sí, allí estaba frente a la alcachofa el presidente Rajoy. Es curioso que un político profesional y aficionado al deporte sea mucho más locuaz con las alineaciones de la selección y el futuro de sus futbolistas que con los problemas políticos y el futuro de sus ciudadanos. Los del colmillo retorcido nos temimos lo peor con la visita habida cuenta de ese run-run que considera su presencia un motivo añadido para la mala suerte. España, después de un brillante campeonato, perdió 1-0 frente a Alemania.
Madrid por su parte vivió un fin de semana espectacular: centenares de miles, incluso dicen que millones de lo que en su día la exalcaldesa Botella definió con un razonamiento frutícola: "Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas, y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas porque son componentes distintos", sin percatarse de que no solo se pueden mezclar sino que además se pueden añadir plátanos, kiwis, melón, melocotón en almíbar, arándanos y zumo de naranja en lo que unos llaman macedonia de frutas y otros, ella probablemente, orgía de frutos comestibles, coparon la ciudad. Todos los informativos y dos cadenas en abierto (La Sexta y Telemadrid) apabullaron con horas y horas de retransmisión en directo de los festejos con esa especial hipersensibilidad para los acontecimientos que pueden incrementar la audiencia. Madrid era una fiesta aunque no esté documentado que se pudiera tomar "a relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor" por la algarabía festiva, frase también inolvidable de Botella que la revista Time situó en el séptimo lugar de las diez meteduras de pata del año.
En fin, fue un sábado muy movido al que, además, se le añadió el comienzo del Tour de Francia y con ello el inevitable recuerdo del que fue uno de sus más apasionados seguidores: Luis García Berlanga, probablemente nuestro mejor cronista social, el que mejor diseccionó y contó lo que somos: un revoltijo hortofrutícola.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal