TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

El cine

Por: | 25 de octubre de 2018

MV5BZWNlZjU1MDEtNWNkYS00ZmUyLTk2MWMtYzE5ZDZiNDE0NGY4XkEyXkFqcGdeQXVyNDM4NjY0MzA@._V1_SX1777_CR0 0 1777 933_AL_

Mézclense un tercio de dictador norcoreano, un tercio de amor por el cine y un tercio de ironía, agítese bien y añádale unas gotas de ternura y el resultado es un curioso y estupendo cóctel: Kim Kong (Sundance), una serie francesa que demuestra la importancia del guión además del infrecuente acierto de no alargar más de lo necesario el desarrollo de la trama: tres capítulos bastan para contar lo que se quiere contar.
Aunque en la serie no se cita el país asiático en que transcurre la acción nadie duda de que se trata de Corea del Norte. Su despótico Presidente Kim Jong-un, el Comendador en la ficción, quiere acabar con los Estados Unidos pero antes necesita publicitar su deseo. Escribe un guión propio de un niño de seis años en el que Kin Kong unirá su fuerza a la de los valientes campesinos para acabar con el monstruo imperialista. Su industria cinematográfica es un desastre por lo que decide secuestrar a un brillante realizador francés, autor de grandes taquillazos, para que dirija el filme o muera.
Kim Kong es, básicamente, una declaración de amor al cine. Las referencias a directores de la nouvelle vague son frecuentes. El protagonista vive en un hotel, lo que hacía Godard, y la citas de François Truffaut son constantantes, sin despreciar, naturalmente, el cine de éxito pues al fin y al cabo es el que permite la continuidad de la industria. De hecho el protagonista de la serie podría ser el alter ego de Luc Besson, productor, guionista y director habituado a los grandes taquillazos. Nuestro ficticio realizador anhela dirigir una película "de autor". Finalmente lo consigue. En la pantalla aparece un dato: fue vista por 104 espectadores.
Una ficción sobriamente narrada y sobriamente interpretada a la que, una vez mas, le supera la realidad: en 1977 el más importante cineasta surcoreano, Shin Shang-ok y su esposa, la actriz Choi Eun-hee, fueron secuestrados por orden de Kim Jong-il, padre del actual dictador y gran cinéfilo, para fomentar la industria cinematográfica nacional. Estuvieron retenidos en el país ocho años de los que él pasó cuatro en prisión por negarse a colaborar.



Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal