TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Blanco y en botella

Por: | 16 de enero de 2019

2006020859windsor_20060209

Escuchar al candidato del PP a presidir la Junta de Andalucía decir que "hay quienes intentan desestabilizar el nuevo gobierno antes incluso de que se conforme. Y a aquellos que lo intentan es preciso recordarles que fomentar la crispación y la división social, aparte de una grave irresponsabilidad, va en contra de los principios de concordia y libertad consagrados en la Constitución y en nuestro Estatuto de Autonomía" se puede considerar o como una boutade o como un ejercicio del cinismo considerado como una de las bellas artes. Que un destacado dirigente del PP denuncie intentos de desestabilización, de fomentar la crispación o de concordia y libertad cuando estamos leyendo estos días los pagos al chófer de los Bárcenas para que tratara de conseguir los documentos que presuntamente inculpaban a la cúpula del partido, es un sarcasmo que hasta Sheldon Cooper lo pillaría. Quizá ha llegado el momento de incluir al exministro de Interior Fernández Díaz en el Libro de los Récords como candidato al premio de la indignidad.
Escuchar a su socio en la investidura andaluza, el líder autonómico del protofascista Vox, que "no se puede permitir que haya una kale borroka en la puerta del Parlamento", en referencia a la concentración feminista en defensa de sus derechos, es lo que es: la burda y demagógica manipulación de la realidad, algo que al parecer no es tan infrecuente en determinados sectores financieros y políticos españoles tan proclives a mentir descaradamente.
Escuchar hace unos días al presidente del BBVA, Francisco González, declarar que no sabía nada de los ilegales encargos de su banco al excomisario Villarejo para, poco después, escuchar las conversaciones de dicho presunto delincuente policial con uno de los responsables que le contrató, quien le confiesa que cada 10 o 15 días tiene que informar al presidente de la entidad de lo que va consiguiendo el citado Villarejo, define el nivel ético de quien presidió el segundo banco más importante de España. Y aquí conviene recordar algo del pasado.
El 12 de febrero de 2005 se incendió en unas extrañas circunstancias la Torre Windsor en Madrid. En abril de ese mismo año, EL PAÍS publicaba que "Los soportes documentales sobre una autoría al Grupo FG, que la Fiscalía Anticorrupción pidió a la auditora Deloitte justo un día antes del incendio del edificio Windsor de Madrid, se quemaron en el siniestro, según la respuesta de Deloitte al fiscal encargado del caso. Su presidente, Carlos González, confirmó que la documentación se perdió en el incendio y que de la misma no existe copia al haber transcurrido los más de cinco años que la auditora está obligada a conservarlos. La Fiscalía solicitó estos documentos en la investigación abierta por la venta de FG Valores a Merrill Lynch". Y añadía: "Dentro de las diligencias abiertas el pasado enero a FG Valores, (sociedad fundada por el presidente del BBVA Francisco González y vendida a Merrill Lynch en 1996) Anticorrupción reclamó a Deloitte que le enviase los "soportes documentales" de una auditoría realizada por la firma de Arthur Andersen -con la que Deloitte se fusionó después- al Grupo FG en 1994". Aquí un castizo diría eso de "blanco y en botella". Y en eso estamos.

 

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal