TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Leña al mono hasta que aprenda inglés

Por: | 29 de marzo de 2019

Vista de una parte del vertedero de Vacamorta, en Cruïlles (Girona), con los residuos cubiertos por una capa de tierra.
Si algo caracteriza a nuestra clase política es su locuacidad. Hubo un tiempo en que el ministro Fernández Ordóñez, Paco, tenía fama de ser incapaz de callarse delante de un micrófono. Años más tarde esa fama se ha colectivizado. Ya no es un ministro: son casi todos los que se sientan en un escaño.
Suárez Illana, por ejemplo, en su primera intervención pública en una radio, soltó perlas argumentales para parar un tren: que si en Nueva York se puede abortar después de que nazca la criatura, que si los neandertales también lo usaban, pero esperaban a que naciera y le cortaban la cabeza, que si la mujer no sabe si debe o no debe abortar, que lo que lleva en su vientre puede llegar a ser un paisano con barba o una señora maravillosa (lástima que no admitiera el que pudiera llegar a ser un paisano maravilloso o una señora con barba), en fin, que le ha resuelto varias portadas a "El Jueves".
Claro que la locuacidad no es exclusiva de la derecha más grosera, también la izquierda gusta de dar rienda suelta a las ocurrencias. Ayer mismo Miquel Iceta tuvo a bien explicar que "si el 65% de los catalanes quiere la independencia, la democracia deberá encontrar un mecanismo para encauzar eso", lo que en realidad sigue siendo confuso pues no explicó cómo se encauzaría "eso". Lo del PP y Ciudadanos lo tienen claro: con el 155 pero naturalmente no desaprovecharon la ocasión para dar leña al mono, y así con lo que dicen unos y ¡Uy, lo que ha dicho! de los otros, vamos pasando el día. La educación, la sanidad, las listas de espera, la pobreza, la dependencia...son cuestiones que no merecen la pena considerarlas, ¿para qué, si todo va como la seda?
Menos mal que entre tanta locuacidad queda gente de bien, almas caritativas capaces de generar noticias bondadosa como la de que "la Generalitat ha concedido el tercer grado a Oriol Pujol Ferrusola, ex número dos de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) condenado a dos años y medio por corrupción tras dos meses encarcelado. La concesión del régimen abierto permitirá al exdiputado de CiU acudir a prisión solamente a dormir, excepto los fines de semana" y no sería de extrañar que el hijo del padre de la patria, o de uno de ellos, esos fines de semana los dedique en compañía de sus numerosos hermanos a ayudar a limpiar y restaurar el gigantesco vertedero ilegal situado en Cruilles, en el Baix Empordá, Girona (en la foto de Toni Ferragut, vista de una parte del vertedero de Vacamorta con los residuos cubiertos por una capa de tierra), tarea obligatori por sentencia del Tribunal Supremo y que le costará a la Generalitat 159 millones de euros. Menos mal que Jordi, el mayor de los Pujol Ferrusola, se llevó un pellizco de 5,3 millones de euros como justa compensación a sus desvelos por realzar la belleza del Baix Empordá.

Cansinos

Por: | 22 de marzo de 2019

1553213794_026571_1553213904_noticia_normal_recorte1

Qué cansina resulta la política profesional española, por cortoplacista, por repetitiva, por la convicción de sus profesionales de que la ciuadadanía es tonta, por no querer afrontar los problemas tangibles y marear la perdiz con los intangibles, por la consciente o inconsciente ignorancia de las elementales reglas democráticas y por reducir sus argumentos a slogans de telediarios.
Cambiar el color de los lazos no alcanza la categoría de picaresca, es, simplemente, una broma de adolescentes inmaduros. Pícaresca es designar a dedo a un individuo tan maleable como Torra para ocupar el despacho de al lado. Reivindicar con gesto adusto el derecho a la libertad de expresión y el de autodeterminación es despreciar la Constitución pues el primero está reconocido y el segundo, no. Dicho de otra manera: es un menosprecio a la Constitución, una norma aprobada mayoritariamente en un referéndum legal y base indispensable para una convivencia democrática.
Reivindicar la libertad de expresión para justificar las pancartas y lazos como hizo Rafael Mayoral, uno de los líderes de Podemos, es apostar conscientemente por la confusión pues al parecer considera que no existen fronteras entre lo público y lo privado. Que un ciudadano tiene todo el derecho a mostrar su rechazo por las decisiones judiciales no lo discute nadie. Que un representante político que gobierna tiene el deber absoluto de respetar las reglas del juego, tampoco debería discutirlo nadie que se considere demócrata. Quim Torra, como ciudadano común, puede llevar los lazos que quiera. La Generalitat que preside, y por la que goza de numerosos privilegios y prebendas, se tiene que atener a lo establecido. Es algo de cajón.
Cansinos por incongruentes resultan también los líderes de la oposición cuando una y otra vez denuncian los vínculos o dependencia de Pedro Sánchez con los separatistas. Lo hacen en plena campaña preelectoral, es decir, cuando el Presidente Sánchez ha disuelto el Parlamento y convocado elecciones generales precisamente por no haber contado con el apoyo de los separatistas. Consideran que denunciar lo inexistente es más rentable polítca y electoralmente que asumir los hechos y siempre mirando con atención los movimientos y ocurrencias de ese grupúsculo protofascista que les puso en bandeja la presidencia de la Junta de Andalucía.

Víctimas

Por: | 18 de marzo de 2019

Kate-beckinsale-the-widow-tv-series-photos-and-trailer-2019-3

Ocho capítulos de una serie excelente e impactante que sumerge al espectador en un mundo poco frecuentado, el de los niños soldados africanos, ya que el de la codicia, el terrorismo o la infidelidad, que también se muestran, están presentes habitualmente. Hablamos de The widow (La viuda), serie coproducida por ITV, la cadena de televisión comercial del Reino Unido, que en España la exhibe Amazon, y que alcanza la calificación de superproducción.
Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo, Rotterdam, Gales... son los escenarios naturales de una historia creada y dirigida por Harry y Jack Williams, artífices de la estupenda The Missing, con un excelente reparto: Kate Beckinsale, Alex Kingston, la niña Shalon Nyandiko, el voluminoso  Ólafur Darri Ólafsson (Atrapados) y el siempre impecable Charles Dance, el Tywin Lannister de Juego de Tronos, entre otros.
Un vuelo comercial entre Goma y Kinshasa sufre un tremendo accidente con dos únicos supervivientes. Entre los más de 170 muertos se encuentra Will Wells, el marido de la protagonista. Ella se aisla del mundanal ruido en la campiña galesa hasta que descubre casualmente a su marido en un reportaje informativo sobre las revueltas en Kinshasa. Han pasado tres años y se dispone a encontrar al que se creía muerto. Comienza la aventura.
En un remoto paraje congoleño se encuentra con Adidja, una niña de 11 años reclutada cruelmente para la guerrilla rebelde. La codicia y la corrupción se encarnan en el general Azikiwe y en una mina de cotán, un material indispensable en el siglo XXI, es decir, una fuente extraordinaria de ingresos. El guión va situando con flashback los contextos personales de los protagonistas. La realización, por su parte, ofrece secuencias extraordinarias, como el accidente del vuelo comercial visto desde la perspectiva del pasaje, un alarde de ritmo y montaje. La serie se complementa con la visión de la vida cotidiana de Kinshasa, una mirada sin mixtificaciones sobre un país con grandes recursos naturales inmerso en la miseria como consecuencia del brutal colonialismo europeo, las guerras civiles y la corrupción.

Las ruedas de molino

Por: | 17 de marzo de 2019

Quim-torra-artur-mas-manifestacion-independentista-madrid-1552755316315

Si después de que se realizara una multitudinaria manifestación en el centro de Madrid, con miles de asistentes, pancartas y esteladas, con gritos independentistas, con la plana mayor de un inactivo Govern y el presidente de una Parlament igualmente inactivo, si después de que todos los informativos de todas las televisiones y radios comenzaran dejando constancia de dicha manifestación en favor del independentismo y que el president Torra, probablemente el más indolente responsable político salvo para cuestiones de agitación y propaganda que ha habido y hay, declarara ante todos los micrófonos que el procés "es una farsa", si después de todo eso algún catalán, cualquiera, repitiera esa mantra de que "en España no hay libertad de expresión", o es un descerebrado, o no sabe absolutamente nada de lo que son las más elementales reglas de una democracia o, también puede ser, le encante comulgar con ruedas de molino, las que le ofrecen desde Waterloo o desde el Palau de la Generalitat.
En realidad hay que dejar aparte de esos catalanes a sus políticos soberanistas. Ellos seguirán repitiendo que no hay libertad de expresión por mas que los juzgados en el Supremo no lo sean por lo que han dicho sino por lo que han hecho, pero hay que comprender que después de encadenar fracaso tras fracaso en sus anhelos, la mentira es lo único que les permite mantener la llama de una República que ni siquiera los procesados han dado validez jurídica situándola en un esotérico ámbito de lo simbólico.
En ellos, en los heroicos patriotas del independentismo, se mezclan los confortables deseos de seguir conbrando de los presupuestos generales del Estado con un punto de megalomanía digno de diván.
Durante los últimos años, el ex presidente de la Generalitat Artur Mas se comparó sucesivamente con Gandhi, con Martin Luther King, con Nelson Mandela y con el Moisés del Antiguo Testamento que guió al pueblo judío hasta la tierra prometida. El diputado de Esquerra en el totalitario Parlamento español Joan Tardá comparó a Puigdemont con Gandhi y con Mandela, incluso Luis Borjas, un policía nacional y excandidato de Ciudadanos a la Alcaldía de San Roque (Cádiz) -que no todos tienen que ser de pan tomaca- detenido en un asunto de narcotráfico, también se comparó con Gandhi, Mandela y, tachán-tachán: Jesucristo.
Lo dicho: a unos les encantan las ruedas de molino y a otros la reencarnación.

La herencia recibida

Por: | 14 de marzo de 2019

Eduardo_Zaplana-Corrupcion-Twitter-La_Jungla_309229913_78895115_1024x576

Hay una España que funciona, que trabaja, paga sus impuestos, emprende, innova y en ocasiones, deslumbra, y hay otra que se dedica a la política.
"La Fiscalía Anticorrupción sospecha que los cerca de siete millones de euros que el exministro del PP Eduardo Zaplana ocultaba presuntamente en Andorra procedían de comisiones de Terra Mítica, el parque temático de Benidorm que impulsó cuando fue presidente valenciano". Un par de apuntes: se inauguró en el año 2000. En diez años ya acumulaba 200 millones de euros de pérdidas. Cinco años más tarde se sentó en el banquillo la cúpula del parque de atracciones acusados de un delito fiscal al, supuestamente, emitir facturas falsas por trabajos que no se realizaron en el recinto. Vale. Y un dato mas sobre el lince que desde la presidencia de la Generalitat promovió el proyecto: Julio Iglesias cobró más de tres millones de euros de la Generalitat por promocionar la Comunidad Valenciana y la promocionó tanto que se compró un casoplón en Málaga.
Añádanle que ya en 1990 al tan mencionado Zaplana se le grabó una conversación que se inclucyó en el "caso Naseiro" en la que decía: "Pues eso es lo que pasa. Ay, tengo que ganar mucho dinero, me hace falta mucho dinero para vivir. Ahora me tengo que comprar un coche. ¿Te gusta el Vectra 16 válvulas?". La guinda la puso ese gran estadista, José María Aznar, que le nombró ministro de Trabajo y portavoz de su Gobierno. Después vendrían las conversaciones grabadas con ese otro gran patriota que es Ignacio González y sus comentarios sobre la presunta conveniencia de que se nombre a un Fiscal Anticorrupción próximo a ellos..., en fin que Zaplana es todo coherencia desde los tiempos en que fue alcalde de Benidorm en 1991, un personaje que inspiró en 1993 a Bigas Luna su "Huevos de oro".
Años y años dejándose la piel por España, deslumbrando al mundo con sus proyectos, como el de la Ciudad del Cine en Alicante, idea que surgió en el año 2000, que se materializó cinco años después y que se cerró en 2014. Costó 360 millones de euros y la última oferta de compra, ya quebrada, no llegó a los 100 millones. Además, la Comisión Europea declaró ilegales las ayudas prestadas por el complejo a los realizadores y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó a la Generalitat a devolver los 265 millones de euros de ayudas ilegales.
La Ciudad de La Luz ha sido calificada como ejemplo de despilfarro de dinero público en España, junto a otras obras como la Ciudad de las Artes y las Ciencias en Valencia (Camps), la Ciudad de la Cultura de Galicia en Santiago de Compostela (Fraga) o la Caja Mágica en Madrid (Esperanza Aguirre). Y es que hay patriotismos que saquean.

Derechas al borde de un ataque de nervios

Por: | 07 de marzo de 2019

Abascal-Casado-Rivera-posan-concentracion_EDIIMA20190210_0217_4

Una cosa está clara: si la derecha aumenta su nerviosismo es que la izquierda avanza. Al margen de las encuestas, en las que los que no saben o no contestan siguen siendo clave, que el Partdo Popular remitiera
un escrito a la Junta Electoral Central para que tome las medidas necesarias para "suspender, durante el proceso electoral, las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros" en lo que se refiere a las "medidas electoralistas" que se pretenden aprobar mediante decretos leyes y convalidar, después, en la Diputación Permanente del Congreso, demuestra que están nerviosos. Lo mismo le pasa a Ciudadanos, que también pide que se prohiban los decretos leyes.
El problema, o uno de ellos, es la convicción de la derecha de que la ciudadanía no tiene memoria, o no quiere tenerla -que de todo hay. "Suspender, durante el proceso electoral, las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros" en lo que se refiere a las "medidas electoralistas". Muy bien. Hoy, juev
es, Carlos E. Cué escribe en El País: "En 2015, el 18 de diciembre, a solo dos días de las elecciones, Soraya Sáenz de Santamaría arrancó así la rueda de prens: “Hoy el Consejo de Ministros ha aprobado un importante paquete de medidas de apoyo a la innovación con una inversión de 800 millones de euros”. Hay que tener desvergüenza pues Casado en junio de 2015 ya había sido nombrado vicesecretario general de comunicación por el presidente Rajoy, es decir, que como dicen los castizos "estaba en la pomada" y por tanto sabía perfectamente el valor de las ruedas de prensa de los Consejos de Ministros.
Claro que no deja de tener su gracia el que tanto el PP como Ciudadanos consideren que se deben prohibir los decretos leyes que consideran "electoralistas", por ejemplo ampliar el permiso de paternidad, la prórroga obligatoria de los contratos de alquiler o la recuperación del subsidio para los mayores de 52 años, medidas que benefician a los mas desfavorecidos pero que a juicio de la derecha deberían prohibirse hasta que puedan ser ellos mismos los que las aprueben, si es que llegan al poder, naturalmente.
Acusan al Gobierno de utilizar los decretos leyes y silencian el que durante los nueve meses del Ejecutivo, los dos partidos de la derecha plantearon prórrogas encadenadas que impidieron el que se pudieran realizar las deseadas reformas mediante leyes, táctica sin duda legítima pero rastrera que utilizaron en total con 37 leyes como la eutanasia, la memoria histórica, la ley de estabilidad presupuestaria, la ley mordaza o la despenalización de los piquetes de huelga, además de vincular el crecimiento de las pensiones al IPC. La guinda la acaba de poner el PP al afirmar que no acudirán a la manifestación de mañana, Día de la Mujer, "porque está politizada". Todo es demasiado chusco y elemental.

La lucha por la vida

Por: | 06 de marzo de 2019

Sneaky-pete-5a2bf1d3a634b

Tres años de convivencia con su compañero de celda permiten a Marius adoptar la identidad de Pete, un cambio forzado por el acoso de un acreedor mafioso al que engañó tiempo atrás. El alejamiento de 20 años del auténtico Pete de su familia, abuelos y primos, le anima a presentarse ante ellos y ser aceptado como el nieto pródigo. Así comienza Sneaky Pete (Amazon), una excelente serie protagonizada Giovanni Ribisi, uno de esos actores por los que nadie daría un duro por su aspecto y que sin embargo hace ya tiempo que demostró su gran talento.
La serie es también la confirmación de otro talento, Bryan Cranston, el extraordinario protagonista de Breaking Bad, probablemente con The Whire, una de las obras maestras recientes de la televisión, que en este caso no sólo es uno de los coprotagonistas -el mafioso que persigue a Pete- sino que, además, es el responsable de la serie y guionista, junto a David Shore, artífice de House y The Good Doctor: mucha inteligencia por pulgada de pantalla.
El nuevo Pete es un brillante estafador que aterriza en una familia dedicada al negocio de préstamos para pagos de fianzas, una actividad que le relacionará con todo tipo de delincuentes. La trama se diversifica: de un lado, la tensión familiar en la que siempre estará al borde de ser descubierta su suplantación; de otro, la insistencia del mafioso en recuperar su dinero; la actividad laboral de la familia, con una espléndida matriarca a la cabeza, Margo Martindale, y, por último, las nuevas estafas que debe hacer para poder sobrevivir.
Toda la vida de Pete es un encadenamiento de mentiras personales y profesionales pero a los largo de los 20 capítulos de sus dos magníficas temporadas evoluciona hacia un reencuentro de la familia considerada una de las bellas artes de la solidaridad. Dicho de otra manera: sus estafas le alejan de los habituales estafadores financieros y políticos. No es una cuestión de codicia o de poder, es, como diría Pío Baroja, la lucha por la vida.

Atletas

Por: | 04 de marzo de 2019

15309073342604

Tres días de retransmisiones desde Glasgow del Campeonato Europeo de Atletismo en pista cubierta permiten hacer varias consideraciones: en primer lugar que si hay un deporte televisivo ese es el atletismo. Nadie ve mejor el esfuerzo de los atletas que el telespectador desde su butaca. Cámaras de alta precisión, repetición de las carreras o saltos, gestos de los triunfadores o de los derrotados, detalles precisos con la foto finish...todo gira en torno al espectáculo con la ayuda de la tecnología.
En segundo lugar es preciso resaltar las estupenda labor de los comentaristas españoles de Teledeporte, sobrios y funcionales, que además manejan sin florituras la abundante información sobre atletas, récords, marcas personales, etcétera. Se permiten muy pocos chistes a diferencia de los cansinos comentaristas de fútbol y valoran la información. Una labor que se complementa con entrevistas cortas a quienes acaban de competir.
En tercer lugar, destacar la sencillez de los atletas españoles a la hora de valorar su comportamiento. Es reconfortante oir las explicaciones de quienes lo han hecho mal sin buscar coartadas ferolíticas o lugares comunes, como también lo es el compartir la alegría de quienes han cumplidos con sus objetivos. Son horas y horas de entrenamientos, de tratar de mejorar décimas de segundos o centímetros en los saltos por el mero placer personal de superarse a sí mismos, esfuerzo que imaginamos van conformando el carácter de quienes saben que se lo juegan todo en una tarde.
Un equipo español de 46 atletas, 24 hombres y 18 mujeres, con algunas obscenidades cronológicas incluídas, como esos 15 años de Selma Paralluelo que además es campeona del mundo de fútbol femenino sub 17, los 17 de María Vicente (ver foto) o los 18 de Jael Bestué. Los 19 años de Sergio López tienen como contrapartida el que su abuela con 80 años compite en las pruebas de veteranas. Por último, destacar el placer de estar horas y horas ante el televisor sin tener que escuchar reproches de vendepatrias, felones o demás demostraciones de la agudeza analítica de nuestros profesionales de la política.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal