TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

El tiovivo de la derecha

Por: | 31 de mayo de 2019

2019021012531428588

José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos: "No nos vamos a sentar a negociar con Vox acuerdos de gobierno. Ni entradas en el Gobierno ni pactos de gobierno. Nuestro proyecto está muy alejado de las propuestas de Vox, no vamos a negociar un acuerdo en ese sentido. La norma general será llegar a acuerdos con el PP". Vale. Dicho de otra manera: no queremos a Vox en la foto pero nos vendría bien su apoyo, como ya ocurrió en Andalucía. El problema, o uno de ellos, es que Vox, al parecer, no está por la labor. Santiago Abascal: "el que quiera nuestro apoyo tendrá que sentarse a negociar con nosotros". No se diga mas o como diría Godard: "Tout va bien".
Ciudadanos no quiere la foto del tripartito para que no les regañen en Europa pero tampoco quiere despreciar los coches oficiales. Vox, por su parte, es consciente de que sin ellos no son nadie y saben, sobre todo, que no tiene sentido seguir siendo los mamporreros de la derecha, como ya lo fueron en el caso andaluz. Sería difícil explicarles a sus votantes, que lo han sido porque consideraron que el PP había sido "la derechita cobarde", el cumplir una vez mas el papel de figurante sin frase y entregarles de nuevo el poder.
Claro que Ciudadanos contraataca: quiere demostrar que al menos ellos, de cobardes, nada, y exige a los socialistas que renieguen de Sánchez y que acepten el 155 para Cataluña, es decir, lo mismo que podría firmar Vox pero sin firmar. Son las ventajas de la coherencia. Casado, por su parte, dice que han vuelto, lo que en alguna medida es reconocer que se habían ido. No es cierto: siguen perdiendo votos por todas partes aunque es cierto que algunas cosas sí han vuelto: por ejemplo, el caso de las ventas municipales de pisos de protección oficial a fondos buitres durante el mandato de Ana Botella, la que se tomaba un relaxing cup of café con leche en la Plaza Mayor, ya que la  Audiencia Provincial de Madrid considera que se debe revisar el caso de la presunta venta irregular de 1.860 viviendas de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS), realizada en 2013 por el Ayuntamiento de la capital.
Unos van y otros vuelven sin percatarse de que no se mueven, de que son parte de una atracción de feria, la que consiste en varios asientos, con formas de animales o vehículos diversos que suben y bajan, colocados en una plataforma circular giratoria: que están sentados en un tiovivo.

Sinergia

Por: | 27 de mayo de 2019

Dcba94fd089ee175ed336e915b4df9c2

Sinergia: "Unión de varias fuerzas, causas, etc., para lograr una mayor efectividad". Trasladémoslo a una cadena de televisión, La Sexta. Un hito en el que se unieron varias fuerzas para lograr una mayor efectividad fue el anuncio con un mes de antelación de que las cadenas hermanas Antena 3 y La Sexta iban a celebrar un debate a cinco en vísperas de las elecciones generales, anuncio que abrió todos los noticiarios y programas de tertulianos de la cadena, cuyos informativos dirige Ferreras. A su juicio era lo más importante de la actualidad nacional y mundial del día.
El pasado sábado se volvieron a unir varias fuerzas. "La Sexta Noche" tuvo a bien entrevistar a Ferreras y a su esposa, Ana Pastor, ya que al día siguiente, domingo, iban a realizar un alarde con la información de las elecciones locales, autonómicas y europeas, ¿y qué mayor interés podría tener durante la jornada de reflexión que vender la moto del programa del día siguiente? ¿Información, autopromoción, sinergia...?, todo vale si lo único que importa es aumentar la audiencia y los respectivos egos.
"Al Rojo Vivo" consiste en reunir a una serie de tertulianos que analizan la actualidad diaria, cada uno desde su punto de vista ideológico, y con un concepto de la imparcialidad que consiste en atisbar la alargada sombra de Jaume Roures, administrador único de Mediapro que obtuvo la concesión de la última licencia de televisión en abierto que se otorgó (La Sexta) sin concurso alguno. El genial Forges lo explicó muy bien en un diálogo: "¿Alguna novedad", dice ella. "Sí; Puigdemont ha pedido asilo político en La Sexta", responde él. "Se veía venir", concluye la señora. Únámonos, que algo queda.

Se necesitan mutuamente

Por: | 23 de mayo de 2019

1460712129883

Si algo está claro en el panorama político actual español es que la derecha y los independentistas catalanes se necesitan mutuamente, se retroalimentan. ¿Qué sería de los Casado y Rivera sin poder achacar todos los males a los Junqueras, Puigdemont y Torra? Tendrían que dejar de lado la demagogia barata y la manipulación y dedicarse a pensar en como solucionar problemas como el paro y la desigualdad: un vértigo. ¿Y qué sería de los republicanos unilaterales sin esa riada inagotable de victimismo que les ofrece la derecha? Tendrían que dejar de lado la demagogia barata y la manipulación y dedicarse a pensar en como solucionar problemas como el paro y la desigualdad: el abismo.
PP y Ciudadanos dedican mucho mas tiempo y energía a conseguir el dominio mayoritario de los posibles electores conservadores que a cualquier otro problema. Solo les une el pavor a que se rebaje la tensión en el caso catalán y de ahí las delirantes conclusiones que sacaron los dos líderes del cruce de saludos (16 segundos en total) entre Sánchez y Junqueras, llegando incluso Rivera a definir el saludo como "a la siciliana", es decir, entre mafiosos. Es un tono tan ofensivon como el que suelen emplear los líderes independentistas cuando hablan del Estado español.
Lo sorprendente de la actitud de unos y otros respecto al fallido intento independentistas es que sus responsables están siendo juzgado por el Tribunal Supremo, como es bien sabido. ¿Qué han cometido uno o varios delitos? Probablemente, por eso se les está juzgando con unas medidas preventivas radicales pero, al parecer, no basta con aplicar las leyes del Estado de Derecho. Ya denuncian la hipotética amnistía que les va a conceder el Gobierno, y lo hacen con muchos mas aspavientos que cuando el Gobierno de la derecha concedió una vergonzante amnistía fiscal a los defraudadores.
Los indpendentistas por su parte hace tiempo que dejaron de preocuparse por temas tan ordinarios como la sanidad, la dependencia, el empobrecimiento de la clase media o la fuga de más de 4.000 sedes sociales de empresas. Solo importa destacar el martirilogio de unos pocos y denunciar a un Estado que les reprime, un Estado que permite todo lo que se exige a una democracia e incluso consiente que los representantes políticos de esa autonomía lleven toda la legislatura disfrutando de un año sabático sin modificar en lo mas mínimo sus remuneraciones y privilegios. Ellos son Mandela, Luther King o Ghandi y el resto somos Turquía y si lo dudan, pregúntenselo a los kurdos.

Se acabó

Por: | 20 de mayo de 2019

Bigbangtheorytv_s05e01_05-_h_2017

Fueron 12 estupendas temporadas que finalizaron el pasado viernes. Cuatro frikis, tres novias y una retahila de personajes secundarios inolvidables, probablemente la base de su éxito. La ciencia, las relaciones sociales, las sentimentales, el comic, un viaje espacial, conferencias universitarias impagables, expediciones al Polo Norte, comida thailandesa, venganzas, funerales, banderas, madres dominantes... en realidad por Big Bang Theory (TNT) ha pasado todo lo imaginable referente al ser humano, y siempre con un humor inteligente: un lujo.
Sheldon, Leonard, Howard, Rajesh, Penny, Amy y Bernardette protagonizaron las 12 temporadas pero sin el resto nada hubiera sido igual. ¿Cómo no descubrirse ante la madre de Howard a la que nunca vemos y de la que tenemos noticias por sus gritos y los sarcasmos de su hijo sobre su gordura? Por allí estuvo Stuart, el dueño de la tienda comic y sus permanentes lamentos, o el perverso Barry Kripke quien con Leslie Winkle son los tormentos de un Sheldon fascinado por Beverly Hofstadter, la castradora madre de Leonard y que nada tiene que ver con Mary Cooper, esa madre texana que invoca permanentemente al Señor. Hasta el ascensor -con ese final feliz del último episodio- es esencial.
12 temporadas en las que lo cualitativo del producto se coaligó con lo cuantitativo del mercado. La serie tuvo una media de 11,6 millones de espectadores en EE.UU, con algunos picos que superaron los 20 millones. Tres de sus protagonistas también rompieron moldes en los salarios: a partir de la 8ª temporada cobraron un millón de dólares por capítulo, 22 millones por temporada. Datos que pueden estimular la salivación de los espectadores y que muestran el que el mercado, en ocasiones, se rinde ante el talento.

Rubalcaba

Por: | 10 de mayo de 2019

Alfredo-Perez-Rubalcaba_967713485_4291755_1020x574

Si se pudiera definir con una sola palabra a la mayoría de la clase política española sería "hipocresía", es decir: "f
ingimiento de sentimientos, ideas y cualidades, generalmente positivos, contrarios a los que se experimentan". Es lo que está sucediendo con la agonía de Alfredo Pérez Rubalcaba, probablemente uno de los políticos más brillantes, honestos y eficaces que hemos conocido desde la muerte del dictador.
Ya se sabe que en política lo que se afirma hoy se desmiente mañana, que la inflexibilidad puede ser sinónimo de totalitarismo pero ver y escuchar a los líderes conservadores elogiar a Rubalcaba después de los años de insultos y calumnias que le dedicaron, de las denuncias ante la justicia, sobrepasa los límites de la decencia. Conviene recordar que en julio de 2011 a raíz del llamado "caso Faisán", el PP elaboró un informe con el revelador título "El jefe directo de los imputados por colaboración con ETA era Rubalcaba". Tiempo después la Audiencia Nacional exculpó a los dos policías procesados por colaboración con la organización terrorista, ya que consideró que la finalidad del chivatazo fue no entorpecer un proceso que había en marcha para lograr el cese de la actividad de ETA. El 20 de octubre de 2011, la banda terrorista ETA anuncia el cese definitivo de su actividad armada. Rubalcaba era Vicepresidente segundo y ministro del Interior. Nunca le escuchamos autoelogiarse o sacar pecho por haber consguido acabar con esa lacra, nada que ver con esa mezquina mediocridad de quienes permanentemente se atribuyen el falso éxito económico de "haber sacado a España de la crisis" cuando en realidad han dejado el país como un sembrado en el que aumentó la desigualdad, se han recortado los derechos sociales, se ha empobrecido a la mayoría y enriquecido a la minoría, se ha saqueado la hucha de las pensiones y se han volatilizado más de 40.000 millones de euros en los rescates bancarios.
Cuando Rubalcaba se despidió de la política activa, y ante los elogios que le dedicó Durán i Leida, no pudo por menos que afirmar que "los españoles somos gente que enterramos bien". Está claro que los del PP son españoles y mucho españoles, como señaló el casi añorado Rajoy.

El inspector 5422 de los Mossos d'Esquadra

Por: | 07 de mayo de 2019

Jordi-sanchez-juicio

Hay situaciones en las que las palabras, el relato de los hechos y las actitudes de quienes los protagonizaron, valen mas que una imagen. Hoy esta tribuna deja su espacio a Pablo Ordaz quien relata en su crónica del juicio del procés la declaración del inspector 5422 de los Mossos d'Esquadra, responsable de los antidisturbios y testigo de la defensa, al que sus jefes le pidieron que entrara en la Consejería de Economía y rescatara a la comitiva judicial, formada por agentes de la Guardia Civil y una letrada de la administración de Justicia, que llevaba allí desde primeras horas de la mañana.
"Sobre las 21.15, en el momento en que quedo bloqueado, informo de la situación. Insisten en que tengo que llegar a la consejería, les digo que en cuanto pueda yo seguiré avanzando y en ese momento aparecen el señor Jordi Sànchez, el señor Jordi Cuixart y el señor Luís Llach. Se dirigen hacia nosotros, en un primer momento hablan con un subinspector de los míos. El subinspector me llama, me dice que preguntan por el mando y me acerco a hablar con ellos. Y en un primer momento, para ser sinceros, la actitud del señor Jordi Sànchez fue altiva, fue prepotente y fue complicada para mí. Fue muy complicada. Porque lo que me exigió es que retirara a la Brigada Móvil. Me dijo que esto que estás haciendo no es lo que hemos acordado, largaos de aquí. Yo le dije que era el jefe de la Brigada Móvil, que tenía unas órdenes muy claras que eran llegar a consejería y sacar a la comitiva judicial y a los compañeros de Guardia Civil, y que sí o sí yo iba a llegar a la consejería.
En ese momento el señor Jordi Sànchez saca un teléfono móvil, o lo llevaba en las manos, y me dice que va a llamar al president y al conseller y que me voy a ir de allí, que me voy a largar. Le dije que hiciera lo que tuviera que hacer y delante de mí —y eso está grabado porque llevaba detrás a un compañero con una cámara y le dije: ¡graba!— el señor Jordi Sánchez saca su teléfono, hace una llamada, no sé si habló con el president, no sé si habló con el conseller, pero lo que yo le puedo repetir son las palabras iniciales, porque las dijo delante de mí. Y las palabras fueron: Trapero está loco. Luego dijo una frase en catalán que quiere decir: Ha perdido la chaveta. Ha perdido el conocimiento. Saca la Brigada Móvil de aquí. Esas son las palabras que utiliza, se gira y ya no escucho más lo que habla. Cuando cuelga, se dirige a mí y me dice que Trapero recibirá una llamada y que nos quitemos. Mi respuesta es: puede llamar al papa de Roma, que si no me da una orden mi cadena de mando, yo llego a la consejería. Le dije a mis jefes: no voy a perder más tiempo en hablar con este señor. Si quiere algo, cuando se calme, me llamáis".
El agente 5422 añade que Sànchez cambió de actitud después, y que incluso le pidió el teléfono para negociar la situación, pero para cuando el juez Marchena suspende por fin la sesión, el lado oscuro del hombre pacífico ha quedado demostrado. Tanto, que cuando a la vuelta del receso llega el turno de interrogar a la fiscalía, Javier Zaragoza dice con satisfacción:
"Ninguna pregunta, señoría".

La burbuja mental

Por: | 03 de mayo de 2019

1556789823_600576_1556824901_noticia_fotograma

Si algo describe la vida de los políticos son las burbujas. Viven dentro de ellas y creen que el reducido espacio mental en el que se mueven es la realidad. Analizan el mundo desde su burbuja y llegan a conclusiones erróneas, por ejemplo la de creer que quienes piensan como ellos son superiores a los que no coinciden en sus análisis. Es lo que en antropología se conoce como etnocentrismo.
Cuando la expresidenta del Parlamento de Cataluña, Núria de Gispert, en noviembre de 2017, escribió en su cuenta de twitter que por qué no se volvía a Cádiz la señora Arrimadas si no aguantaba a los independentistas, lo que en realidad estaba defendiendo era ese concepto excluyente tan próximo al totalitarismo de "Cataluña para los que piensen como yo" y al resto, que les den.
Cuando ayer, la incontinente de Gispert publicó otro tuit en el que incluía a políticos del PP y de Ciudadanos en las exportaciones de ganado porcino catalán, con ese sentido del humor tan propio de los púberes pese a sus 70 años de edad, debió de compreder su prepotente error porque lo retiró al poco tiempo, y con esa desfachatez tan característica de quienes se sienten por encima del bien y del mal, declaró que "nunca había querido llamar cerdo a nadie".
Naturalmente, el presidente autonómico le concedió la Creu de Sant Jordi por los servicios prestados, servicios, todo hay que decirlo, por los que también cobrará una pensión vitalicia de 73.000 euros anuales porque una cosa son las distinciones o cruces y otra, la jubilación. No parece probable que la señora de Gispert asista a las manifestaciones de los pensionistas reclamando algo más de 600 euros al mes.
Cuando la oposición pidió que retirara la mencionada Creu a la tan mencionada expresidenta del Parlamento, el presidente autonómico lo explicó con esa lucidez tan propia de quienes tienen tiempo libre entre gesto independentista y gesto independentista: "Creo que este tema está resuelto, me he enterado mientras viajaba. Se ha retirado el tuit. La Creu de Sant Jordi premia una trayectoria, doy esta polémica por zanjada". Naturalmente el señor Torra viajaba desde Bruselas, esa Meca del independentismo a la que acude con regularidad para desmentir a cualquiera de esos dos españolistas (¿porcinos?) Unamuno o Baroja cuando afirmaron que "El nacionalismo es una enfermedad que se cura viajando". Algún día alguien le dará la Creu de Sant Jordi a Torra, además de nombrarle "cliente del año" de cualquier línea aérea.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal