TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

mayo 2020

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Defenestración política

Por: | 25 de febrero de 2020

Pablo-Casado-Alfonso-Alonso_1440166701_117525187_667x375

Cuando la derecha se escora hacia la extrema derecha se produce una curiosa modificación en la perspectiva política: los que permanecen en la originaria derecha parecen centristas. El caso de la defenestración de Alfonso Alonso como cabeza de lista por el PP en las próximas elecciones autonómicas es ejemplar. El señor Alonso ha sido sustituido por el señor Iturgaiz, un admirador de Aznar, Mayor Oreja e, incluso, de los antisistema de Vox. Dicha elección sitúa al defenestrado en un hipotético centrismo cuando en realidad el señor Alonso es de derechas de toda la vida, como bien saben los ciudadanos de Vitoria, ciudad de la que fue alcalde.
Aún se recuerdan algunos hechos de su mandato: por ejemplo la construcción del Centro Comercial Boulevard  que el Ayuntamiento vendió a los propietarios por 81 millones de euros para que estos lo revendieran por algo mas del doble, 166 millones de euros, sin que las arcas municipales vieran un euro. También se recuerda el contrato que el alcalde firmó con un empresario que alquiló unos locales comerciales para uso municipal por 20 años, con una cláusula por la que si el Ayuntamiento abandonaba dichos locales -de hecho estuvieron un tiempo sin ser utilizados- debería abonarle al empresario 7 millones de euros, es decir, el alquiler íntegro de los 20 años. Lo curioso del caso es que la indemnización inicialmente prevista el 9 de febrero de 2007 en caso de abandono era de 3,5 millones de euros, siete días después se acordó que fuera de 7 millones. Esto ocurría a tres meses vista de las elecciones municipales en las que fue elegido alcalde el socialista Patxi Lazcoz Baigorri.
Y en esas historias estaba también metido un edil llamado Javier Maroto que después ocupó la alcaldía, desde la que hizo unas declaraciones acusando al colectivo magrebí de "vivir de las ayudas sociales" sin aportar dato alguno, y que en la actualidad guarda un respetuoso silencio ante la defenestración de su compañero de partido, de Ayuntamiento y de condena: en mayo de 2016 fue condenado, junto con Alfonso Alonso, por el Tribunal de Cuentas a pagar 393.000 euros por los perjuicios ocasionados en los fondos públicos del municipio de Vitoria como consecuencia del alquiler de un local por encima del precio de mercado durante la etapa en la que ambos gobernaron el ayuntamiento, en lo que se conoce como caso San Antonio. Está claro que son de derechas de toda la vida.
¿Y por qué un partido de derecha defenestra a un dirigente de derecha? Pues porque el discipulo de José María Aznar, el señor Casado, ha decidido escorar su partido hacia los antisistema de Vox siguiendo las luminosas directrices de su maestro y de su aventajada alumna Cayetana Álvarez de Toledo, la cual, tras las últimas elecciones autonómicas catalanas consiguió el glorioso resultado de 2 diputados, algo que ni ella ni su maestro están dispuestos a revivir tal bochorno por lo que les resulta indispensable tratar de recolectar los votos que puedan aportar los de Ciudadanos, los cuales a su vez confían que con la alianza electoral podrán hacerse visibles en el País Vasco.
Suponemos que los estrategas del PP y Cs creerán que están realizando unas maniobras magistales de ajedrez cuando en realidad están jugando a la Oca y tiran porque les toca.

El largo viaje de dos generaciones.

Por: | 19 de febrero de 2020

Nuria-roca-soy-una-pringada

Ni son Dean Moriarty ni Seal Paradise de "On the road". Tampoco son Thelma o Louise. Son Esty Quesada y Nuria Roca, dos mujeres que deciden emprender un largo viaje desde Miami a Nueva York. Novela, película y serie (TNT) tienen en común la carretera, y nada mas.
Kerouac convirtió su relato en el texto fundamental para comprender a la generación beat. Ridley Scott firmó un largometraje que reivindicaba la liberación de la mujer. Quesada y Roca, y Atresmedia Studios, naturalmente, probablemente solo pretendían entretener en cinco capítulos sin guión en los que los diálogos de las dos protagonistas, el choque generacional y las muy distintas maneras de entender la vida, fueran una de las dos columnas vertebrales. La otra sería descubrir unos Estados Unidos variopintos, desde el profundo sur al cosmopolita norte. Consiguieron las dos metas: entretener y mostrar.
La clave ha sido juntar en el viaje a una presentadora de televisión de Moncada (Valencia), con 47 años de edad, casada y con tres hijos, con una joven de Baracaldo, de 25 años y soltera, que tiene cerca de 280.000 suscriptores en youtube donde vuelca provocadores y divertidos vídeos con el sincero título de "Soy una pringada", una diferencia de edad y estatus suficientemente dispares para que las referencias culturales también sean distintas. Cuando llegan a Savannah (Georgia), Roca recuerda "Forrest Gump". Quesada habla de "Medianoche en el jardín del bien y del mal". Claro que cuando llegan a la ciudad más poblada de Maryland, el recuerdo de Esty Quesada es total: "Para mí ir a Baltimore ha sido como ir a Jerusalen". Al fin y al cabo es la ciudad de Divine y John Waters, algunas de sus referencias vitales. Dos mundos.

Tiburones

Por: | 12 de febrero de 2020

1537533632_208884_1537795984_noticia_fotograma

La excelente serie "Billions" desvelaba los entresijos del éxito de un "tiburón" financiero. La también excelente película, "Margin Call" narraba las maniobras de la cúpula de un banco de inversiones para salvarse horas antes de de que se produjera la gran crisis financiera global de 2008 debido al colapso de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos  con las llamadas hipotecas subprime. En España hay ejemplos de denuncias cnematográficas similares. Cabe recordar "La caja 507", de Enrique Urbizu (2002) en la que se desenmascaraban los vínculos de las autoridades responsables del urbanismo, las mafias y los bancos, "B", la película de David Ilundáin (2015), sobre las declaraciones del extesorero del PP, Luis Bárcenas, ante el juez Ruz en torno a la contabilidad B de su partido y  "El reino", de Rodrigo Sorogoyen (2018) sobre la corrupción en el partido político en el poder por citar tres largometrajes relativamente recientes.
Una sugerencia: ¿cuándo se podrá contemplar una serie sobre el caso BBVA-Villarejo? Tiene todos los ingredientes necesarios para concitar la atención de los espectadores: reuniones de la cúpula dirigente del banco para reunir información -legal o ilegalmente, todo vale- sobre sus hipotéticos rivales o la autoridad competente, encargos a un comisario de policía actualmente en prisión para conseguirla, nuevas reuniones de los financieros para estudiar la estrategia ante el descubrimiento del escándalo, negar lo evidente y decidir quién será el chivo expiatorio, vínculos del policía encarcelado con colegas no encarcelados que, entre otras cosas,  sobre un "Proyecto FG", ¿quizá Francisco González?, se reconoce que se realizaron 7.150 horas de vigilancias a “objetivos en movimiento” y 7.480 horas a “objetivos fijos”: vehículos, domicilios, restaurantes…, naturalmente sin permiso judicial, en fin, como diría un experto "aquí hay tomate".
 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal