TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

noviembre 2020

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Stephen Frears y los concursos de televisión

Por: | 12 de octubre de 2020

6CAGOH3HS5FT7B2BB4O6LICFSQ

Esta es una curiosa historia: 2001. Un oficial del ejército británico, Charles Ingram, se presenta a un concurso de televisión, "¿Quién quiere ser millonario?". Varios programas después consigue el premio máximo: un millón de libras esterlinas. Y aquí comienzan sus problemas.
Los antecedentes. Paul Smith es el responsable de una productora de televisión. David Liddiment es el nuevo director de programas de la cadena privada ITV y tiene una obsesión: superar en audiencia a la pública BBC y los 19 millones de espectadores, de un total de 58 millones de habitantes en ese momento, conseguidos con la retransmisión del funeral de la princesa Diana. Smith le propone un concurso de preguntas y respuestas cuyo mayor atractivo es ganar un millón de libras. Se acepta. Un año después la cadena privada consigue igualar la audiencia del ritual funerario de la princesa.
Todo parecía ir bien hasta que la productora presentó una denuncia contra los Ingram en base a que habían hecho trampas. A su juicio, cuando el concursante dudaba entre las cuatro respuestas posibles de cada pregunta se escuchaba en el estudio una tos que, al parecer, indicaba cual era la respuesta adecuada. Comienza el calvario de los Ingram que negaban tal artimañana.
En el juicio no se demostró la inocencia de los acusados pero la brillante abogada de la defensa sembró una duda razonable sobre la culpabilidad de sus defendidos. Los Ingram fueron condenados a una pena menor pero, al mismo tiempo, se los libró de la prisión. La productora no pagó el millón de libras y Stephen Frears, el realizador de la miniserie "Quiz, el escándalo de ¿Quien quiere ser millonario?" (Movistar) demostró lo ya sabido: que es un espléndido narrador de historias.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal