TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

Oscuridad

Por: | 13 de septiembre de 2021

La_noche_m_s_oscura_Zero_Dark_Thirty-619181335-large

El pasado sábado TVE volvió a programar "La noche más oscura", la extraordinaria película de Kathryn Bigelow sobre el comportamiento y las investigaciones de la CIA para localizar y acabar con Osama bin Laden, el líder de Al-Quaeda, en Abbottabad, Pakistán, lo que consiguieron diez años después de los teribles atentados en Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001.
Todas las televisiones y plataformas incluyeron en su programación documentales, tertulias, análisis, material de archivo,  declaraciones de los políticos y de algún superviviente con motivo del 20 aniversario de los atentados, unos hechos que motivaron la intervención miltar estadounidense en Afganistán y Pakistán.
Los profesores Neta C. Crawford y Catherine Lutzel, del Instituto Watson de la Universidad de Brown, han elaborado el documento ‘Cost of War’ para registrar todos los gastos de la guerra. El coste total estimado por Estados Unidos desde 2001 fue de más de dos billones, concretamente 2.313.000 millones de dólares en operaciones tanto en Afganistán como en Pakistán, unos 300 millones de dólares diarios. La Universidad también estima que en este tiempo han fallecido entre 171.000 y 174.000 personas, incluyendo oficiales y civiles. Según "The Guardian", el gasto militar de Reino Unido durante esta guerra fue de 37.000 millones de libras esterlinas y Alemania por su parte calcula un gasto de 12.500 millones de euros. Datos todos ellos poco difundidos entre tanto material de archivo y opiniones de expertos.
Kathryn Bigelow y su guionista Mark Boal no opinan: muestran la reconstrucción de unas investigaciones basadas en las torturas en las cárceles secretas de la CIA e inflingidas bajo un único lema: el fin justifica los medios. El pasado 15 de agosto los talibanes retomaron el poder en Afganistán 20 años después. El infierno, todos los infiernos, siguen aquí.

De la manipulación

Por: | 04 de septiembre de 2021

Casado-juanma-kxGE-U60467220951KW-624x385@Diario Sur

Si algo distingue al político profesional es su capacidad de manipulación. Es su emblema. Y si algo distingue al político profesional de la derecha ultramontana, es decir, al del PP, es su inmensa capacidad de manipulación.
Consejo General del Poder Judicial. Más de 1.000 días sin cumplir el mandato constitucional de su renovación. Naturalmente, a los excelentísimos magistrados no se les ha ocurrido dimitir para forzarla. Nadie prescinde voluntariamente de sus privilegios. El responsable directo de esta anomalía democrática es el PP y su obstinado veto a que Unidas Podemos participe en la negociación del relevo. Podemos es un partido legal que acata el orden establecido pero los de Génova han decidido que no son de este mundo. Naturalmente la cuestión es más compleja: el PP tiene pendientes muchos juicios por corrupción, de hecho figura entre los partidos más corruptos de Europa, por lo tanto no conviene remover mucho una cúpula del poder judicial nombrada en tiempos en los que gobernaba. Ya lo dijo don Quijote: peor es meneallo, amigo Sancho.
Como la justificación de su veto era tan burda, no hace mucho han decidido agregar una segunda disculpa: que sean los jueces los que elijan a los miembros del CGPJ, como señala Bruselas, sabedores de que una notable mayoría de los mismos son claramente conservadores. Poco faltó para que Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León y del PP, declarara que "en la renovación del CGPJ todos tenemos que hacer un esfuerzo" y pidió que Pedro Sánchez diera un paso al frente para tender la mano a la oposición. Es decir, que después de más de 1.000 días de incumplir la Constitución, el "moderado" Mañueco culpabiliza al Gobierno por no ceder ante las exigencias de su partido. Así se manipulan los hechos.
Claro que hace falta algo mas que declaraciones de políticos para ganar una elecciones. Conviene la ayuda de los medios de comunicación más potentes, la televisión, por ejemplo. El pasado viernes, en el informativo de la TVE que preside Pérez Tornero y que una de las primeras decisiones fue la de suprimir el programa de Jesús Cintora por molesto, se dejó con la palabra en la boca a la metereóloga para conectar en directo con un acto en Sevilla en el que Pablo Casado elogiaba torrencialmente a JuanMa Moreno: la época dorada de Hollywood era un Cinexin a su lado (comparación ininteligible para los menores de 50 años). Añádanle que en TeleMadrid, como señaló hace tres días Juan José Mateo en El País, se ha realizado "Un viaje al pasado. Fruto del entendimiento del PP con Vox, en la Telemadrid de Díaz Ayuso vuelven a mandar quienes pilotaron la TVE de Mariano Rajoy entre denuncias de manipulación informativa, y los cargos de responsabilidad periodística están siendo ocupados por profesionales de perfil conservador". Y en eso estamos.

La Eurocopa, Bárcenas y la autopromoción

Por: | 02 de julio de 2021

Espana-2

Hoy juega España contra la sorprendente Suiza que fue capaz de eliminar a la muy favorita Francia en los octavos de final, y lo hizo en la tanda de penaltis tras empatar en el partido y la prórroga. Cuando un equipo pierde en los penaltis siempre hay un héroe y un villano. El héroe fue Yann Sommer, portero suizo, y el villano nada más y nada menos que Kylian Mbappé, la superestrella del fútbol mundial que tiene un caché similar al de Messi. Ahora es cuando cualquier comentarista deportivo dice eso de "esto es fútbol", aclaración pertinente por si el ignorante espectador pudiera pensar que era piragüismo.
Lo dicho: hoy juega España contra Suiza en San Petersburgo, Rusia. Una de las preguntas clave la formuló el lúcido periodista Germán Temprano en su cuenta de twitter: "Si al final nos toca Suiza en cuartos me intriga saber con quién irá Bárcenas". ¿Y por qué en San Petersburgo? Pues porque la UEFA, el máximo organismo del fútbol europeo, así lo decidió. Once sedes continentales para todas las fases de la competición, desde Bakú a Glasgow o desde Bucarest a Roma, entre otras, mas Sevilla y su estadio Olímpico de La Cartuja. Y aquí cabe mencionar un curioso récord cartujano: era el césped en peor estado de los once campos seleccionados. Ya lo lanzó en su día el difunto Manuel Fraga a los cuatro vientos: "España es diferente".
Y unas consideraciones finales: es gratificante que Madiaset retransmita en abierto los 51 partidos del campeonato, unos derechos televisivos de los que no se sabe con precisión cuánto les han costado al grupo aunque se especula con la cifra de 45 millones de euros. Naturalmente, si un grupo paga esa cantidad es comprensible que trate de rentabilizarla con la publicidad y la audiencia. Lo que ya no resulta tan comprensible es que durante la retransmisión de los partidos sus locutores, siempre fieles a las directivas de las cadenas, machaquen al espectador con contínuos mensajes de autopromoción de los programas del grupo: la mejor película del año, el gran programa de Risto Mejide, la mejor serie del año que triunfó en Italia y así "ad nauseam". Incumplan, como es habitual en las cadenas de los dos grandes grupos audiovisuales, Atresmedia y Mediaset, los 12 minutos de publicidad por hora pero, por favor, libérenos a los ciudadanos de la machacona tortura del alarde de tanta calidad en sus programas, si bien es cierto que no mencionan ni a Rocío Carrasco ni a Kiko Rivera, lo que es de agradecer.

De aquí y de allá

Por: | 14 de junio de 2021

La-derecha-suma-en-la-calle-para-recoger-el-clamor-social-contra-los-indultos

Días intensos, apasionados. En la Plaza de Colón han decidido dividir a la ciudadanía en gente de bien (ellos) y gente maligna (el resto). ¿Para qué darle más vueltas al asunto? Las sutilezas y complejidades es de antipatriotas. Claro que antes de saber quienes son los buenos y quienes los malos, tuvimos que comprobar en esa especie de Marina Le Pen de andar por casa su analfabetismo constitucional. Afirmó que si el Rey firmaba los indultos le harían cómplice de tal desaguisado: "La Constitución obliga al Rey a “expedir los decretos” del Gobierno (artículo 62.f) y en concreto a “ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley” (62.i). Y que la ley, la del indulto de 1870 (la 175 de 24/6/1870), establece que su concesión compete al Gobierno: “Se hará” por decreto “en Consejo de Ministros” (artículo 30). Cuestionar el deber de firma del jefe del Estado, presionarlo para que actuase ilegalmente, es, ese sí, empeño contrario a la Constitución", explica hoy Xavier Vidal-Folch en su artículoen EL PAÍS "A los de Colón". Da igual, lo importante es el titular de los informativos.
Y no deja de resultar curioso ese afán constitucionalista de los de Colón cuando el PP lleva más de dos años chantajeando la renovación del Consejo General del Poder Judicial, o cuando los de Vox anhelan desde su fundación en dinamitarla para ahorrarse las Autonomías y poder vender lofts a diestro y siniestro sin esa molestia burocrática de titulaciones. Claro que la no renovación de la cúpula judicial tiene sus estupendas contrapartidas: el pasado 26 de mayo se publicaba que el Tribunal Supremo se opone a indultar a los 12 líderes independentistas a los que condenó por su participación en el procés. El tribunal que les juzgó ha emitido ya su informe, en el que rechaza por unanimidad conceder un indulto total o parcial a los dirigentes secesionistas condenados por sedición, malversación o desobediencia, al no apreciar razones de justicia, equidad y utilidad pública que justificaran la concesión de la medida de gracia.
Tiempo atrás, el 15 de septiembre de 1993, EL PAÍS publicaba que "la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo se pronunció ayer -por cinco votos a favor y tres en contra- a favor del indulto al ex teniente coronel golpista Antonio Tejero Molina, pese a reconocer que no existen razones de justicia que hagan necesaria la medida y admitir que Tejero es reincidente y no está arrepentido". Es el "Cambalache" de Enrique Santos Discepolo.
Y ya que se habla de indultos, algunos números: según datos recopilados por la Fundación Civio, José María Aznar concedió 5.956 indultos en sus casi ocho años de Gobierno, una media de 2,07 al día. En el tiempo que estuvo gobernando Zapatero, concedió 3.417 indultos: 1,23 al día. Rajoy, por su parte, firmó un total de 962: 0,4 al día. Naturalmente, había de todo: militares golpistas, banqueros delincuentes, mossos d'Esquadra torturadores... Decididamente éste es un país de gentes malignas.

"Parot", el fin de una doctrina controvertida

Por: | 02 de junio de 2021

Fotonoticia_20210429192528_420

En 2013 la Gran Sala del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos decidió definitivamente que la aplicación de la llamada "doctrina Parot" con carácter retroactivo vulneraba el Convenio de Derechos Humanos, enmendando las resoluciones de los tribunales españoles. Ello supuso la excarcelación de cerca de 100 condenados, la mayoría de ellos por delitos de terrorismo, y de algunos presos comunes con delitos graves. La puesta en libertad de estos presos es el arranque de la serie "Parot", una coproducción de TVE, Viacom y Amazon que se ha programado primero en la plataforma digital.
La serie se centra en los presos comunes excarcelados, mayoritariamente condenados por violaciones, obviando a los condenados por terrorismo, y más concretamente en la sofisticada y cruel venganza de uno de ellos, el aristócrata Haro (Iván Massagué), a una de sus víctimas, la inspectora de policía Isabel Mora (Adriana Ugarte). 10 capítulos creados por Pilar Nadal, coguionista de una historia que toma partido decididamente por la estupefacción social que supuso la derogación de la doctrina Parot por mas que del inicial desconcierto se pasa al elemental concepto del "ojo por ojo": varios de los excarcelados son asesinados de forma similar a lo que lo fueron sus víctimas.
"Parot" es interesante y bien realizada. Para ello cuenta con un elenco sólido y funcional con, entre otros, Javier Albalá, Antonio Dechent, Patricia Vico y una siempre excelente Blanca Portillo. Naturalmente las cerca de 10 horas de trama exigen tocar otras cuestiones colaterales, por ejemplo el sensacionalista afán de las televisiones por incrementar la audiencia a costa de transgredir la privacidad individual: todo vale si con ello se aumenta el número de espectadores, lo que también vulnera los Derechos Humanos pero se permite sin mas.

Patrioterismo

Por: | 31 de mayo de 2021

5921968

"La mejor liga del mundo" es como suelen calificar una buena parte de los comentaristas deportivos a la liga de fútbol española. Naturalmente es una frase sin la menor justificación salvo el de un patrioterismo de andar por casa entremezclado con los derechos de retransmisión de las respectivas cadenas de televisión. Todo vale si sirve para satisfacción del consejo de administración o de los espectadores. Luego viene la realidad: la pasada final de la Champions Ligue tuvo en dos equipos británicos a sus protagonistas. No importa, seguimos siendo la mejor liga de fútbol del mundo, porque sí.
El canal Teledeporte, por su parte, retransmitió el Campeonato Europeo de Atletismo por Naciones en el que, naturalmente, participa España. En este caso, al patrioterismo de los comentaristas se une a una delirante confusión entre la realidad y el deseo. Es casi hasta entrañable escucharles como animan a nuestros/as atletas al comienzo de sus carreras, como van creando unas expectativas positivas, generalmente falsas, sobre sus esfuerzos. Si toman la primera curva del tartán en un buen lugar, se desatan las loas, o si están a punto de iniciar su primer salto las alabanzas surgen en cascada. Naturalmente, como indica el sentido común, aquella primera curva en buena posición suele finalizar en un quinto o sexto lugar, y el saltador o la saltadora, lo mismo.
España no es una potencia europea en atletismo. Es un hecho y lo cierto es que tampoco es una ofensa. Hay individualidades deportivas extraordinarias, incluso en deportes de equipo, pero eso tampoco debería de ser motivo de orgullo patrio. Convendría valorar en su justa medida los éxitos de los profesionales con talento en lugar de dejar rienda suelta a un nacionalismo trasnochado que, como bien señaló José Luis Cuerda en su día: "El nacionalismo, en el mejor de los casos, es infantilismo y en el peor, nacionalsocialismo".

El rock and roll

Por: | 18 de mayo de 2021

2269d35b-428c-4fd8-81b6-a1f55fcbc615_alta-libre-aspect-ratio_default_0

La reemisión de "Gay Mercader, el gran Mercader del rock and roll", de la serie "Imprescindibles", en La 2 de TVE, demostró un par de cosas: que la serie de programas incluídos en ese título es uno de los escasos productos culturales nacionales de calidad y que el rock and roll, como tantas otras actividades, estimuló un acercamiento a los hábitos de las sociedades democráticas más desarrolladas y consolidadas.
Que Gay Mercader es el responsable en gran medida de esa normalización social parece indiscutible. Un promotor musical que trajo a nuestro país a 3.400 artistas internacionales, que se endeudó con el primer concierto de los Rolling en Barcelona, en junio de 1976, básicamente por las trabas administrativas y policiales de un país cuyas autoridades aún no habían digerido la muerte de Franco, da la razón a su amiga Patti Smith cuando explicaba que el rock internacional, como el Guernica, no llegaría a España hasta la muerte del dictador. Después vinieron, gracias a Gay, Iggy Pop, Bob Marley, Dylan, AC/DC, o The Cure, entre otros muchos.
Eran tiempos grises y confusos, sobre todo con muchos grises en la calle, tiempos en los que, por ejemplo, el promotor tuvo que darle 1.000 pesetas al portero de noche de un hotel de lujo de Barcelona para que dejara de pedirles el libro de familia a Jagger y Richards y a las dos groupies con las que se presentaron después del concierto. Tiempos en los que los Beatles eran "los escarabajos" y que, al parecer, según las confesiones muy posteriores a su presentación en Las Ventas, media España estuvo en aquel concierto que no llenó la plaza de toros. Tiempos en los que una estrella como Sting tuvo el detalle de devolverle al promotor medio millón de dólares al tener que cambiar a un espacio con menos aforo su concierto en Madrid por decisiones de última hora de los responsables del Metropolitano y del estadio del Rayo Vallecano.
Este amante de la naturaleza y los animales que vive en una masía espléndida en el Gironés, que confiesa que "mi vida ha sido sexo, drogas y Rock and Roll y, a más, a cantidades ingentes", por extraño que parezca, es uno de los mayores responsables de que España, afortunadamente, no sea tan diferente.

"Devils": sobre los especuladores financieros

Por: | 14 de abril de 2021

OSZKAYNNQNH6LOQXTNSJQU3ZSY

Hay delincuentes, delincuentes de guante blanco y especuladores financieros. De estos últimos tratan los diez capítulos de "Devils" (Movistar +), una serie basada en la novela de Guido Maria Brera Diavoli, situada en el Londres de 2011 y en la que se muestran las maniobras financieras en la oscuridad de las cúpulas directivas de los bancos de inversión en las que solo priman la rentabilidad inmediata y en las que sobran los escrúpulos. Son tiempos de la gran resaca de la crisis económica de 2008, la de las "subprime", territorio abonado para los grandes estafadores.
El gran capo del NYL Investiment Bank, un Patrick Dempsey que colgó su bata médica para reconventirse en el malvado de la serie, ficha para su banco a Massimo Ruggero, un bróker despiadado y ambicioso que solo aspira a incrementar su poder y su fortuna, aplicado discípulo de su consejero delegado. La muerte de su exesposa y el presunto suicidio de un directivo trastocan sus planes. Necesitará la ayuda de una hacker (Laia Costa) para superar sus problemas.
"Devils" conjuga el desvelamiento de las luchas en la jungla financiera, los ataques al euro y a las economías más frágiles de la Unión Europea, con una tortuosa historia de amor que, en este caso, nunca triunfa. Nueve guionistas para una serie permite un cierto caos narrativo aunque nunca llega a desbocarse.
Sin llegar a la excelencia de largometrajes como "Margin Call", o documentales como "Inside Job, la serie mantiene una cierto interés al analizar uno los grandes fraudes de la década y del que apenas se tiene noticias de ingresos en prisión de sus mayores responsables, aunque sí de sus cuantiosas, casi obscenas, indemnizaciones por despido. Siglo XXI: también cambalache.

"La serpiente", la historia de un asesino en serie

Por: | 12 de abril de 2021

La-serpiente

"La creencia en algún tipo de maldad sobrenatural no es necesaria. Los hombres por sí solos ya son capaces de cualquier maldad". Joseph Conrad.

Y si hubiera alguna duda sobre la afirmación de Conrad, basta ver "La serpiente", la notable serie de la BBC basada en hechos reales que exhibe Netflix. 8 capítulos sobre Charles Sobhraj, un asesino en serie acogido al sobrenombre de Alain Gautier, del que se cree fue responsable de entre 12 y 24 asesinatos en la década de los años 70 del pasado siglo, cometidos todos ellos sobre jóvenes occidentales que viajaban al mitificado Sudeste Asiático
Bankok, Carachi, Cachemira, el Lago Dal, Nueva Delhi, Katmandú, París..., un lujo de localizaciones en las que habitualmente operaba Sobhraj y sus cómplices, Marle‐Andrée Leclerc, y Ajay Chowdhury. Drogaban, mataban y robaban su dinero y sus pasaportes a los mochileros.
El otro gran protagonista de la historia es Herman Knippenberg, un discreto diplomático de la Embajada de Holanda en Bankok que se convirtió en un detective aficionado obsesionado con descubrir al asesino de una pareja de neerlandeses, consciente de la desidia que mostraba la policía tailandesa. Fue el humo que permitió descubrir el fuego hasta llegar a los autores capaces de cualquier maldad conradiana.
Tras varios encarcelamientos y fugas, Sobhraj fue finalmente detenido en Katmandú, en 2003, y condenado a cadena pepetua por el asesinato de una estadounidense y un canadiense. Tiene 76 años y sigue en prisión. Los guionistas de la serie se basaron en los archivos de Herman Knippenberg, quien explicó que la serie "daría la oportunidad de extender una advertencia a los viajeros de que deben tener cuidado, porque en el paraíso puede haber una serpiente al acecho en alguna parte".

El delirio de "The Walking Dead"

Por: | 07 de abril de 2021

RKFPIAPQCVDG7CUVJYIZ3YUSCU

La décima temporada de "The Walking Dead", de la que el pasado lunes se emitió su capítulo 22, es un ejemplo perfecto de la rotunda afirmación de Pepe Coira, creador de "Hierro": "odio las series que exprimen un limón ya exprimido", porque la apocalíptica serie para AMC basada en los cómics de Robert Kirkman, Rony Moore y Charlie Adlard, que distribuye internacionalmente Fox, no es que exprima un limón ya exprimido, es que lo pulveriza. Y ya se anunció la undécima temporada, sin olvidarnos de las series derivadas como "Fear the Walking Dead", "The Walking Dead: World Beyond" o los tres largometrajes previstos por la productora.
Naturalmente, alargar una trama hasta estos extremos conlleva serias consecuencias, desde la saturación del espectador hasta el delirio de los guionistas para preservar el interés de la misma. Ya vale todo. Uno de los últimos capítulos, por ejemplo, transcurría casi íntegramente en el interior de un vagón de un tren de mercancías. En el exhibido el lunes se contaba la historia de "Lucille", el terrible bate de béisbol de Negan, en fin, el delirio.
Fue un enorme éxito mundial estrenada en 120 países y audiencias multimillonarias que iniciaron un constante descenso desde la quinta temporada. La novena fue, de momento, su punto más bajo y aún no hay datos de la décima. El dilema es calidad o cantidad y los productores de los muertos que caminan lo tienen claro. Pero no siempre es así: "Line of Duty", la excelente serie británica, llega a su sexta temporada, y lo hace con la misma calidad que la primera. La clave, quizá, radique en que cada una de ellas presenta un caso nuevo, sus historias son autónomas, no producen el previsible hartazgo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal