TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Los compañeros de la Nación

Por: | 10 de diciembre de 2018

1544375665_035977_1544375888_noticia_normal_recorte1

Siempre se ha dicho, al menos desde el sentido común, que "los experimentos, con gaseosa", sobre todo en los que atañen a la convivencia ciudadana. El problema del president Torra es que él los hace con Aromas de Monserrat y, claro, el colocón es notable. Y de una reivindicación independentista pacífica pasa en poco tiempo a proclamar el ejemplo esloveno (62 muertos) poco antes de volver a su adicción favorita: Monserrat. No nos queremos imaginar como saldrá tras 48 horas en ayunas entre los aromas monásticos: ¿facilitará armas a sus juventudes revolucionarias, esa heroica pléyade de jóvenes y jóvenas que hoy cierran autopistas y mañana deciden que llegó el día del "tot pagat"?
Desde esta humilde tribuna vamos a proponer una serie de ocurrencias en la nueva línea del supremacista aromático:
1.- Todas las mujeres que no se identifiquen con la causa serán rapadas al cero. Que se note quién manda y quién desobedece.
2.- Todos los varones que no lleven lazos amarillos en sus solapas, llevarán una estrella de David amarilla de triple tamaño que los mencionados lazos. Naturalmente, solo "los compañeros de la Nación" podrán ser funcionarios del Govern. El resto tendrá que realizar las labores de menor categoría social.
3.- Los "compañeros de la Nación" no pagarán impuestos, ni peaje en las autopistas, ni siquiera la cuota de socio del Barça, dineros que resarcirán con creces los "carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho", como justamente definió nuestro líder a los hispanohablantes, aunque para ello fuera necesario confiscar sus bienes y negocios.
4.- En todas las escuelas será obligatorio la lectura del poeta France Presêren y del prosista Ivan Cankar, glorias literarias nacionales eslovenas, faro de la nueva línea política.
5.- Los militantes y simpatizantes de Esquerra no serán considerados "compañeros de la Nación" hasta que no superen la conveniente reclusión en las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), unos campos de concentración y reeducación que el imaginativo régimen cubano creó para la rehabilitación de universitarios ideológicamente inconformes, sacerdotes, artistas, intelectuales, hippies, marihuaneros, drogadictos, prisioneros políticos, funcionarios acusados de corrupción, emigrantes potenciales, criminales, chulos, campesinos reacios a la colectivización de las tierras, vagos, trabajadores ilegales por cuenta propia, Testigos de Jehová, abakuás, adventistas del Séptimo Día, católicos, bautistas, metodistas, pentecostales, episcopalianos, santeros, gedeonistas y, naturalmente, toda la amplia gama del colectivo LGTB. No se debe olvidar que los dirigentes de Esquerra se negaron a hacer la imprescindible huelga de hambre y que, además, su líder máximo se declaró en repetidas ocasiones católico y pacifista.
Como dijo el compañero Comín en la arcadia belga: "El tramo que nos queda hasta llegar al final, no tenemos que engañarnos más, será dramático. Ha llegado la hora de pagar el precio alto, injusto, pero inevitable de nuestra libertad", por mas que él goza de la misma en un confortable retiro vital en Bruselas.

Tig

Por: | 06 de diciembre de 2018


 1544014223_981539_1544015181_noticia_normal_recorte1
"La verdad es que nunca me gustaron mis tetas pequeñas y ellas ahora han decidido vengarse", explicaba Tig Notaro en uno de sus célebres monólogos tras sufrir una doble mastectomía, haber superado una grave dolencia intestinal y la muerte de su madre. Tiempo después, entre 2016 y 2018, Amanzon Prime Vídeo, programó las dos temporada de One Mississipi, la serie de Tig que ahora se pueden ver en España en la plataforma con el título de Puro Mississipi. Doce capítulos en total de una media hora cada uno con un claro componente autobiográfico, protagonizado y coescrito por Notaro y desarrollado por un cómico, Louis C.K. (Louie) y Diablo Cody (Juno), que comprendieron el potencial de una posible serie al contemplar el monólogo de la protagonista.
Tig es lesbiana y no lo oculta. Al volver a su pueblo, Bay Saint Lucille, tratará de recuperar valientemente su vida pese a los obstáculos que le presenta. Proseguirá con su programa de radio en el que expone sus reflexiones y recuerdos, romperá con su novia angelina y tratará de convivir con su padrastro y su hermano, dos seres muy peculiares que la quieren.
Mississipi es, básicamente, un Estado conservador y muy reticente a las relaciones homosexuales. Tig lo tiene claro: "Por suerte, eso no es un problema en mi vida. Ha sido un elemento emocionante presentar mi vida en la forma en que es y donde nadie se estremece si tengo una novia o tres", declaró en su día a Vogue.
La estupenda serie sigue en gran medida la trayectoria vital de su protagonista en una pequeña localidad de la América profunda, rodeada de unos secundarios excelentes, desde su maniático padrastro (John Rothman)a su hermano (Noah Harpster), un profesor de instituto que alcanza la cima del placer en participar en la reconstrucción anual de una batalla de la guerra civil estadounidense. En resumen: One Mississipi es una serie que trata la homosexualidad femenina sin acudir a los manidos estereotipos de lesbianas, a los chistes de amanerados o a los torturadores arrepentimientos de una educación católica que difunde la intolerancia. Una propuesta cada vez mas necesaria en los tiempos que corren.


Esperar y ver

Por: | 03 de diciembre de 2018

1543792307_161676_1543792416_noticia_normal_recorte1

"España es diferente" se decía en tiempos de Fraga. Pues no, no lo es. La extrema derecha ya está aquí y como dicen ellos mismos, están para quedarse. Ahora, wait and see, que diría el cura Aguirre. Veamos algunas peculiaridades de las elecciones andaluzas de ayer a la espera de las posibles maniobras poselectorales.
El Partido Popular, al parecer, está eufórico. Solo han perdido 14 diputados y sus militantes ya dan por hecho que ocuparán la presidencia de la Junta. El problema, o uno de ellos, es que para conseguirlo tendrán que pactar con Vox, un partido xenófobo, supremacista (¡Ay, Torras, Torras!) y anticonstitucionalista, es decir, que comparten -quiéranlo o no- algunas de las características de los partidos independentistas catalanes. Al fin y al cabo, Puigdemont siempre se vio apoyado por la extrema derecha belga del Vlaams Belang con un Flip Dewinter, su líder y anfitrión, que ha dado alguna conferencia para los nazis griegos de Amanecer Dorado. Cabe recordar también que la primera visita de un político que tuvo el expresident catalán en su breve estancia en una cárcel alemana fue la de Bernd Lucke, el cofundador del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD). Pero, en fin, pelillos a la mar. Si el PP, como parece, pacta con Vox va a tener complicado explicar sus furibundos ataques a los partidos del procés y su repentina amistad con los genuinos antisistema.
El Partido Socialista, por su parte, tuvo sus peores resultados desde el final del franquismo, si es que se acabó, que habrá que verlo. Naturalmente no estaban eufóricos pero sí demostraron una cierta incapacidad para hacer lo que racionalmente debe de hacer un partido que tras 36 años en el poder está a punto de abandonarlo: autocrítica. La primera reacción fue achacar el descalabro a la escasa participación electoral. Vale. Lo lógico sería continuar la argumentación preguntándose el por qué de ese descenso participativo. Pues no. Perdimos porque no fueron a votar quienes deberían habernos votado pero, al parecer, no interesa indagar en las razones de ese desafecto. Quizá los ERE, quizá la constancia del paro, quizá... I don't no know, que también diría el políglota cura Aguirre.
Ciudadanos está que se sale. Pasar de 9 a 21 diputados tiene su aquel. Ya se ven con coche oficial (es un decir, seguro que ya lo tenian pues en eso, en coches oficiales, somos una potencia mundial). Bien. Recordarles, quizá, que el ínclito Javer Arenas llegó a tener 50 diputados y no gobernó, y que si pactan con Vox también tendrán complicado explicarlo a la ciudadanía: el pretendido liberalismo europeísta de Rivera y, por ejemplo, Valls, no encaja del todo bien con un exjuez prevaricador y machista como es el líder andaluz del tan citado Vox. De Adelante Andalucía poco mas se puede añadir a lo que dicen los números: han perdido tres diputados respecto a las anteriores elecciones y la extrema derecha ya los tiene a la vista. Lo dicho: wait and see.


María Moliner

Por: | 29 de noviembre de 2018

1446229902_786547_1446231695_album_normal

La muy interesante serie "Imprescindibles" (La 2) dedicó su espacio del pasado viernes a glosar la figura de una mujer excepcional: "María Moliner. Tendiendo Palabras", una filóloga y bibliotecaria que sin ningún tipo de ayuda salvo su constancia e inteligencia creó un extraordinario Diccionario de Uso del Español.
Por el programa, dirigido por Vicky Calavia, pasaron familiares, filólogas, escritoras y su biógrafa, Inmaculada de la Fuente, con el afán de divulgar la extraordinaria labor de una mujer que desde la humildad y, casi, el anonimato, fue capaz de elaborar una de las herramientas más útiles para el conocimiento y uso de nuestra lengua.
Naturalmente nadie nace con la vocación de hacer algo sobresaliente. El que lo consiga, o no, depende en buena medida de su educación y la de María Moliner fue, también, inhabitual en la España de las primeras décadas del siglo XX. Vinculada desde su juventud a la Institución Libre de Enseñanza, es decir, a las ideas liberales, laicas y tolerantes que inculcó su creador, Francisco Giner de los Ríos, y a las Misiones Pedagógicas de Manuel Bartolomé Cossio, nuestra protagonista formó parte del Patronato de las mismas en compañía de Luis Cernuda y del bibliotecario José Vicens de la Llave para llevar a la España rural y analfabeta el patrimonio cultural y, muy especialmente, la difusión de la lectura. Un dato: en 1936 se habían creado más de 5.500 bibliotecas que, lamentable y previsiblemente, la mayoría de ellas fueron quemadas después de "la Cruzada". La hechos tras la guerra desmintieron la fe que tenía en la función regeneradora de la educación y cultura.
A la quema de libros y bibliotecas, a las que tan aficionados son los regímenes totalitarios, siguió la depuración. María Moliner: sufrió un descenso de 18 puestos en el escalafón del cuerpo de archiveros y bibliotecarios que no recuperó hasta 1958. Es en esa larga etapa del exilio interior cuando decide dedicar sus esfuerzos para elaborar su Diccionario con el objetivo de hacer comprensibles las palabras para hacer comprensible la lectura.
Fue candidata en 1972 para ocupar un sillón en la Real Academia Española. No lo consiguió. Lo que sí consiguió fue la admiración y gratitud de miles y miles de ciudadanos, entre otros de Gabriel García Márquez:  "María Moliner hizo una proeza con muy pocos precedentes: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana".


Todo está claro

Por: | 26 de noviembre de 2018

280792

Bueno, la cosa está clara: Pedro Sánchez es el autor de un fracaso histórico. También ha conseguido que el Reino Unido y la Unión Europea redacten un papel mojado. Hablamos, naturalmente, de esa roca de España arrebatada en 1713 por un Tratado de Utrecht que se lo concedió a perpetuidad a la corona británica. Un peñón que siempre surge en las reivindicaciones políticas, generalmente de derechas, cada vez que se aproximan unas elecciones.
Almudena Grandes lo define acertadamente hoy mismo en su columna, "La Roca", en El País: "Gibraltar no es más que un patético residuo de las caducas ambiciones de los extintos imperios europeos. Su única importancia verdadera proviene de su indigna condición de paraíso fiscal, que explica tanto su riqueza como los puestos de trabajo que está en condiciones de ofrecer a la población del área que lo circunda. Mientras la Comunidad Internacional consienta que los paraísos fiscales sigan existiendo, Gibraltar será relevante para España por la oferta laboral que alivia el paro endémico del Campo que lleva su nombre. Cualquier acuerdo que garantice esos puestos de trabajo es un buen acuerdo, pero nada más". En fin...
También es cierto que cuando Pablo Casado califica de fracaso histórico la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez sobre Gibraltar lo hace desde la autoridad moral y académica que le garantiza el haber realizado un curso de posgrado por la Universidad de Harvard: ¡ahí es nada! Después se supo que el título de Harvard consistió en un programa de cuatro días, del 16 al 19 de junio de 2008, en Aravaca, un programa de la Universidad estadounidense patrocinado por la Comunidad de Madrid (¡Ay, Esperanza, Esperanza!) cuando el señor Casado era diputado de la misma. En fin...
Pero bueno, puestos a hablar de autoridades morales, académicas y económicas habrá que señalar que hoy comienza un nuevo juicio a Rodrigo Rato, en este caso por la presunta estafa de la salida a Bolsa de Bankia, la entidad que presidía gracias a la designación del entonces Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y en dura competencia con el candidato de la añorada, especialmente por los humoristas, Esperanza Aguirre y que no era otro que el imputado Ignacio González. Naturalmente, Pablo Casado no se identifica con la gestión de las susodichas ranas, faltaría mas. Al fin y al cabo el solo era vicesecretario general de comunicación del PP, nombrado por el presidente nacional, el mismo que dijo aquello de que todo los papeles de Bárcenas son falsos salvo alguna cosa, esas mismas cosas que han conseguido que recupere su Registro de la Propiedad. En fin...
Ya solo falta saber quien fue el autor del wasap de Cosidó aunque con los antecedentes de su señorito en Interior, Jorge Fernández Díaz, y los de él mismo, lo más probable es que fuera el Espíritu Santo.

De siete en siete meses

Por: | 23 de noviembre de 2018

1542917793_259151_1542918609_noticia_normal_recorte1

Lo de la clase política empieza ya a ser preocupante. Pocas veces se ha visto mayor falta de empatía y más torpeza que la que muestran día a día nuestros parlamentarios. A finales del pasado mes de abril se produjo la sentencia judicial del caso de La Manada. Fue un escándalo absoluto. Todos los partidos, con mayor o menor ardor, condenaron aquella falta de sensibilidad social y la ciudadanía, sobre todo las ciudadanas, llenó calles y plazas. Han pasado siete meses y la Audiencia de Lleida ha tenido a bien condenar a cuatro años y seis meses, por abuso y no por agresión sexual, a dos hombres que violaron a una joven en Vielha en agosto de 2017. Alegan los magistrados que la víctima no chillo ni ofreció resistencia física aunque dijo "repetidamente y llorando no".
"La Audiencia de Pamplona", informa El País, "la misma sala que sentenció a La Manada, por su parte, ha condenado a 10 meses y 15 días por "maltrato ocasional" a un hombre que acuchilló a su mujer e intentó, asfixiarla delante de sus hijos, de 3 y 6 años. Uno de ellos, al menos en una ocasión, gritó: “¡Déjala, no la mates!”. El hombre le soltó el cuello cuando vio que se ahogaba. Los magistrados consideran que el acusado dejó de estrangularla voluntariamente, por lo que no procedía el delito de homicidio en grado de tentativa". También han pasado siete meses desde lo de La Manada.
Naturalmente, los jueces, incluidos los mas progresistas, criticaron aquella sentencia de Pamplona y defendieron a los magistrados: el gremio es el gremio, y señalaron que el problema no era tanto de ellos como de los diputados, que deberían actualizar la legislación. Siete meses más tarde, los excelentísimos diputados siguen preocupados por un posible escupitajo, un wasap llegado del cielo, que si sois golpistas y vosotros, fascistas, en fin, agarrando por los cuernos los grandes problemas del país. Los jueces, siete meses después, vuelven a decir que hay que actualizar la legislación. El gremio sigue siendo el gremio pero aquí lo único que se actualiza, y no siempre, son los insultos o las dietas.
Y dos apuntes mas: "Rajoy vulneró la ley al gobernar diez meses sin control parlamentario" según sentencia del Tribunal Constitucional conocida ayer. Un lujo de Presidente. Y, por favor, dejen de marear la perdiz con lo de Gibraltar. Ese peñasco da trabajo a más de 13.000 españoles en una provincia, Cádiz, que tiene una tasa de paro del 26,86%, la mayor de España. El resto es literatura barata para Vox o el PP o, como diría el genial Forges: "y no se olviden de Ceuta y Melilla".

La desmemoria de Maroto

Por: | 16 de noviembre de 2018

Javier-maroto-gays-en-el-partido-popular

Cuando Mariano Rajoy declaró un "Hasta aquí hemos llegado", como replica a Pedro Sánchez cuando este le dijo que no era una persona decente, y se lo dijo bastante antes de que los Gürtel declararan en sede judicial y parlamentaria que había recibido sobresueldos en negro, resultó que no habían llegado hasta allí, que siguió en la Moncloa dos años largos mas. Es un caso de caradura política, la misma que mostró ayer Javier Maroto en declaraciones a La Sexta.
El dirigente del PP ni afirmaba ni desmentía su posible candidatura a la alcaldía de Madrid por el PP pero sí aprovechaba para exigir una mejor gestión de la ciudad. Suponemos que esa exigencia va en el sueldo de la oposición. El problema, una vez mas, es la hemeroteca: 2007. Alfonso Alonso era el alcalde de Vitoria y Javier Maroto su delegado de Hacienda. Bien. En Mayo de 2016 los dos fueron condenados por el Tribunal de Cuentas de España a pagar 393.000 euros por contratar el alquiler de unas oficinas en Vitoria a un precio muy superior al del mercado. Los hechos fueron los siguientes: un conocido empresario, Gonzalo Antón, había adquirido un año antes, en 2006, un local por 2,7 millones de euros. Nuestros excelentes gestores municipales, Alonso y Maroto, contrataron dicho local por 7,6 millones de euros. Fue cuando El País informó que "las condiciones de ese contrato generaron tal escándalo en la ciudad que la oposición —el PP gobernaba en minoría— constituyó una comisión de investigación, cuyas conclusiones se hicieron públicas en abril de 2014. Una de ellas proponía la remisión del contrato al Tribunal de Cuentas del Estado, tras constatar que perjudicaba a las arcas públicas". ¡Háblanos de mejorar la gestión, Maroto!
Claro que nuestro posible candidato a la alcaldía madrileña también declaró en su día que el PP "nunca ha tenido ningún problema con los homosexuales" al ser preguntado en una entrevista de la Cadena Ser por el tema. Eso a pesar de las declaraciones homófobas pronunciadas por varios distinguidos militantes y el recurso que presentaron ante el Tribunal Constitucional contra el matrimonio homosexual aprobado en 2005 y, naturalmente, sin olvidarnos de la inolvidable explicacación de la no menos inolvidable alcaldesa de Madrid por el PP y gran conocedora de la fruticultura, Ana Botella: "El matrimonio entre homosexuales es tratar de la misma manera a lo que es diferente. Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas, y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas porque son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta". Ya solo falta recordar el baile de Rajoy en la cosa distinta de Maroto y su marido para cerrar el círculo de los grandes gestores.

Ni un día sin un problema

Por: | 14 de noviembre de 2018

1542122587_540854_1542134091_noticia_fotograma

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocad
os". Groucho Marx.


Pocas veces como en el caso de la renovación del Consejo General del Poder Judicial tuvo mas sentido la frase marxista. Como al parecer en España había pocos problemas, nuestros entrañables políticos decidieron buscar uno nuevo en algo tan previsto como es renovar una institución cuando tocaba renovarla. El 4 de diciembre concluye el lamentable mandato de su presidente Carlos Lesmes. Deja tras de sí un rastro de reproches de los tribunales europeos, de decisiones equivocadas cuando no de torpezas, desde las muy discutidas medidas cautelares a los dirigentes del procés a la guinda de los costes de las hipotecas, con un añadido: el malestar del gremio por las nulas reformas del sistema judicial legítimamente solicitadas por todos cuanto lo componen.
La Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV), Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD), Foro Judicial Independiente, Asociación de Fiscales y Asociación Profesional Independiente de Fiscales han realizado conjuntamente una valoración de la situación actual de la Justicia en la que afirman que "frente a la fácil predisposición de los partidos para repartirse el CGPJ, "nunca hay dinero e interés", en cambio, "para mejorar la Justicia, devolvernos el nivel salarial de antes de la crisis, crear órganos judiciales, modernizar y dotar de los medios materiales que necesitamos para impartir justicia, o incrementar la autonomía del ministerio fiscal". Conclusión: se ratifican en su intención de ir a la huelga el 19 de noviembre. Añádanle a todo ello que la Asociación Judicial Francisco de Vitoria votará hoy mismo si interponen un recurso contra el "polémico nombramiento" del nuevo presidente del CGPJ, Manuel Marchena (el de la izquierda en la foto de Uly Martin), pactado entre socialistas y populares.
¿Y por qué resulta polémico el nombramiento del nuevo presidente de los Jueces, de quien, al parecer, nadie duda de su capacidad profesional? Pues porque los dirigentes de los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, mas el renuente visto bueno de Podemos, no sólo se han repartido las vocalías del Consejo y elegido al presidente, a lo que tienen derecho mientras no se reforme el sistema de elección, sino que han cometido la torpeza de anunciarlo antes de que lo eligieran los nuevos vocales como así está establecido. Llevan tanto tiempo tirándose los trastos a la cabeza que cuando alcanzan un acuerdo son incapaces de mantener las formas. Lo dicho: han encontrado un nuevo problema y se han equivocado en la forma de resolverlo.

 

Tertulianos, informativos y el atentado: una invención

Por: | 09 de noviembre de 2018

915879c8220926d.jpg_525981578

Todos los informativos y tertulianos insisten una y otra vez en dar cuenta o valorar el intento de atentado contra el Presidente Sánchez. Analizan la personalidad del presunto terrorista, recuentan otros atentados presidenciales y explotan el filón con esa insistencia tan característica de los acomodaticios: ante todo mucha calma y no gastar demasiado el cerebro.
Bien, ahora imaginemos que el proyecto de atentado se hubiera llevado a la práctica -es una suposición, insisto-, y que fruto del mismo, el Presidente estuviera herido de gravedad pero con todo a favor para recuperarse. Los informativos y los tertulianos no tendrían un filón, tendrían las cataratas del Niágara. Más o menos su comportamiento sería así:
Informativos (cualquiera de las televisiones generalistas): "Este es el momento en que el Presidente es ingresado en el Hospital...". Plano de ambulancia entrando en un hospital.
Ferreras en Al Rojo Vivo nos informa con su habitual braceo: "En estos momentos, el Presidente ingresa en el hospital...". Conectamos con Menganito que está en dicho hospital: ¿Menganito, puedes afirmar que el Presidente ha ingresado en el hospital? Menganito escucha y asiente. Ha estado cuatro horas a la intemperie para ratificar lo que le dice su jefe. "Sí, podemos confirmar que el Presidente ha ingresado en el hospital". (Se repite el plano de la ambulancia llegando a la entrada de urgencias).
Tertuliano de Ferreras: "Hay que recordar que el Presidente Aznar sufrió otro atentado, es decir, que el atentado va en el sueldo".
Ferreras le interrumpe porque va a conectar con Eduardo Inda, director de OK Diario: "Eduardo, ¿pues confirmar que el Presidente está herido? Eduardo Inda: "No sólo lo confirmo sino que hemos pasado nuestra información al Juzgado correspondiente. Nos consta que las balas utilizadas en el atentado eran de fabricación nacional". Ferreras bracea con más ímpetu y pide la opinión a sus tertulianos. Naturalmente los tertulianos opinan. No tienen nada que añadir pero opinan. Uno de ellos, catalán y que habla excátedra, señala que "estas cosas no son nada convenientes para la democracia".
Ferreras conecta con moncloa.com: ¿Alguna novedad?, inquiere Ferreras. "Tenemos constancia de que el agresor cenó en el 91 con Villarejo". Ferreras se relame de gusto y bracea aún mas.
Mientras tanto los informativos de cualquier cadena nos informan que el Presidente ha pasado ya la primera noche en la UCI. Después nos informarán que ha pasado ya la segunda noche y así sucesivamente.
Ferreras invita a Alberto Chicote a la tertulia. "¿Cómo se come en ese hospital, Alberto?". "Fatal, se come fatal", responde el chef, momento en que una tertuliana próxima al PP explica que "esto pasa porque los socialistas no han querido privatizar la sanidad". Alguien le informa que la mayor parte de los servicios de las cocinas hospitalarias están privatizados por deferencia del PP pero ella no se da por aludida.
Y así hasta el infinito, y vuelta.

La suprema del Supremo

Por: | 07 de noviembre de 2018

Imagen

Si un pitecantropus como García Albiol es capaz de afirmar por escrito que "La decisión del Tribunal Supremo que sea el cliente quien pague los impuestos de las hipoteca, corrigiéndose a si mismo, creo que es un grave error de consecuencias sociales imprevisibles", algo huele a podrido en la Plaza de Las Salesas. Se sabía que el Tribunal Supremo era, básicamente, un nido de conservadores pues a rellenarlo con un individuos de tal talante ya se había dedicado con esmero y ahinco el ahora desaparecido Federico Trillo ante la boba indiferencia de los socialistas. De aquellos lodos llegaron estos barros. Analizar el fallo, la suprema desfachatez del Supremo, es perder el tiempo o dignificar a 15 magistrados. Donde dijeron digo, ahora dicen Diego y la banca descorcha el cava. Çe tout, que diría el inolvidable cura Aguirre.
Claro que también tenemos "el caso Cospedal" y esa gallarda actitud de su señorito Casado quien no dudó en afirmar que no hay que caer "en afanes inquisitoriales" en referencia a la diputada María Dolores. Es decir, que pedir que deje su escaño quien ha renunciado al Comité de Dirección del partido para no complicarle el trabajo pero, al parecer, complicarle la vida al Congreso pues no lo deja, es inquisitorial. Curiosa vara de medir. Claro que también afirmó que
“en este partido no se tolera la corrupción y en este partido tampoco se toleran prácticas que no sean ejemplares aunque no conlleven ningún tipo de delito relacionado con la corrupción”. Por lo visto contratar a un presunto dlincuente para que investigue a familiares de un ministro socialista o a compañeros de Ejecutiva, exdelincuente que a su vez le informa que ha tratado de destruir una de las pruebas decisivas del caso Gürtel, el pendrive que almacenaba toda la contabilidad en negro pagada al partido, no es motivo suficiente para exigirle que se marche del todo y deje su escaño. Vale, estadista.
Y por último, "el caso Almudena", en referencia a la que es, probablemente, la catedral más fea de España y que la Jerarquía eclesiástica está muy dispuesta a preservar de cualquier decisión gubernamental sobre los restos de un golpista. No se entiende que en 2018 y con un Gobierno teóricamente progresista, esa Iglesia que mira de lado cuando le conviene y otorga el que un general golpista entre en las iglesias bajo palio cuando también le conviene, mantenga unos privilegios fiscales y unas subvenciones desmesuradas en un Estado constitucionalmente aconfesional. Háganle una auditoría a los 11.000 millones que recibe anualmente, respeten las partidas destinadas a fines sociales y métanle mano de una vez a su voracidad financiera, la misma que, por ejemplo, permite que Rouco Varela, expresidente de la Conferencia Episcopal, viva en un piso de 400 metros cuadrados valorado en 1,2 millones de euros o compren la Mezquita de Córdoba por 30 euros.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal