TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Patrioterismo

Por: | 31 de mayo de 2021

5921968

"La mejor liga del mundo" es como suelen calificar una buena parte de los comentaristas deportivos a la liga de fútbol española. Naturalmente es una frase sin la menor justificación salvo el de un patrioterismo de andar por casa entremezclado con los derechos de retransmisión de las respectivas cadenas de televisión. Todo vale si sirve para satisfacción del consejo de administración o de los espectadores. Luego viene la realidad: la pasada final de la Champions Ligue tuvo en dos equipos británicos a sus protagonistas. No importa, seguimos siendo la mejor liga de fútbol del mundo, porque sí.
El canal Teledeporte, por su parte, retransmitió el Campeonato Europeo de Atletismo por Naciones en el que, naturalmente, participa España. En este caso, al patrioterismo de los comentaristas se une a una delirante confusión entre la realidad y el deseo. Es casi hasta entrañable escucharles como animan a nuestros/as atletas al comienzo de sus carreras, como van creando unas expectativas positivas, generalmente falsas, sobre sus esfuerzos. Si toman la primera curva del tartán en un buen lugar, se desatan las loas, o si están a punto de iniciar su primer salto las alabanzas surgen en cascada. Naturalmente, como indica el sentido común, aquella primera curva en buena posición suele finalizar en un quinto o sexto lugar, y el saltador o la saltadora, lo mismo.
España no es una potencia europea en atletismo. Es un hecho y lo cierto es que tampoco es una ofensa. Hay individualidades deportivas extraordinarias, incluso en deportes de equipo, pero eso tampoco debería de ser motivo de orgullo patrio. Convendría valorar en su justa medida los éxitos de los profesionales con talento en lugar de dejar rienda suelta a un nacionalismo trasnochado que, como bien señaló José Luis Cuerda en su día: "El nacionalismo, en el mejor de los casos, es infantilismo y en el peor, nacionalsocialismo".

El rock and roll

Por: | 18 de mayo de 2021

2269d35b-428c-4fd8-81b6-a1f55fcbc615_alta-libre-aspect-ratio_default_0

La reemisión de "Gay Mercader, el gran Mercader del rock and roll", de la serie "Imprescindibles", en La 2 de TVE, demostró un par de cosas: que la serie de programas incluídos en ese título es uno de los escasos productos culturales nacionales de calidad y que el rock and roll, como tantas otras actividades, estimuló un acercamiento a los hábitos de las sociedades democráticas más desarrolladas y consolidadas.
Que Gay Mercader es el responsable en gran medida de esa normalización social parece indiscutible. Un promotor musical que trajo a nuestro país a 3.400 artistas internacionales, que se endeudó con el primer concierto de los Rolling en Barcelona, en junio de 1976, básicamente por las trabas administrativas y policiales de un país cuyas autoridades aún no habían digerido la muerte de Franco, da la razón a su amiga Patti Smith cuando explicaba que el rock internacional, como el Guernica, no llegaría a España hasta la muerte del dictador. Después vinieron, gracias a Gay, Iggy Pop, Bob Marley, Dylan, AC/DC, o The Cure, entre otros muchos.
Eran tiempos grises y confusos, sobre todo con muchos grises en la calle, tiempos en los que, por ejemplo, el promotor tuvo que darle 1.000 pesetas al portero de noche de un hotel de lujo de Barcelona para que dejara de pedirles el libro de familia a Jagger y Richards y a las dos groupies con las que se presentaron después del concierto. Tiempos en los que los Beatles eran "los escarabajos" y que, al parecer, según las confesiones muy posteriores a su presentación en Las Ventas, media España estuvo en aquel concierto que no llenó la plaza de toros. Tiempos en los que una estrella como Sting tuvo el detalle de devolverle al promotor medio millón de dólares al tener que cambiar a un espacio con menos aforo su concierto en Madrid por decisiones de última hora de los responsables del Metropolitano y del estadio del Rayo Vallecano.
Este amante de la naturaleza y los animales que vive en una masía espléndida en el Gironés, que confiesa que "mi vida ha sido sexo, drogas y Rock and Roll y, a más, a cantidades ingentes", por extraño que parezca, es uno de los mayores responsables de que España, afortunadamente, no sea tan diferente.

"Devils": sobre los especuladores financieros

Por: | 14 de abril de 2021

OSZKAYNNQNH6LOQXTNSJQU3ZSY

Hay delincuentes, delincuentes de guante blanco y especuladores financieros. De estos últimos tratan los diez capítulos de "Devils" (Movistar +), una serie basada en la novela de Guido Maria Brera Diavoli, situada en el Londres de 2011 y en la que se muestran las maniobras financieras en la oscuridad de las cúpulas directivas de los bancos de inversión en las que solo priman la rentabilidad inmediata y en las que sobran los escrúpulos. Son tiempos de la gran resaca de la crisis económica de 2008, la de las "subprime", territorio abonado para los grandes estafadores.
El gran capo del NYL Investiment Bank, un Patrick Dempsey que colgó su bata médica para reconventirse en el malvado de la serie, ficha para su banco a Massimo Ruggero, un bróker despiadado y ambicioso que solo aspira a incrementar su poder y su fortuna, aplicado discípulo de su consejero delegado. La muerte de su exesposa y el presunto suicidio de un directivo trastocan sus planes. Necesitará la ayuda de una hacker (Laia Costa) para superar sus problemas.
"Devils" conjuga el desvelamiento de las luchas en la jungla financiera, los ataques al euro y a las economías más frágiles de la Unión Europea, con una tortuosa historia de amor que, en este caso, nunca triunfa. Nueve guionistas para una serie permite un cierto caos narrativo aunque nunca llega a desbocarse.
Sin llegar a la excelencia de largometrajes como "Margin Call", o documentales como "Inside Job, la serie mantiene una cierto interés al analizar uno los grandes fraudes de la década y del que apenas se tiene noticias de ingresos en prisión de sus mayores responsables, aunque sí de sus cuantiosas, casi obscenas, indemnizaciones por despido. Siglo XXI: también cambalache.

"La serpiente", la historia de un asesino en serie

Por: | 12 de abril de 2021

La-serpiente

"La creencia en algún tipo de maldad sobrenatural no es necesaria. Los hombres por sí solos ya son capaces de cualquier maldad". Joseph Conrad.

Y si hubiera alguna duda sobre la afirmación de Conrad, basta ver "La serpiente", la notable serie de la BBC basada en hechos reales que exhibe Netflix. 8 capítulos sobre Charles Sobhraj, un asesino en serie acogido al sobrenombre de Alain Gautier, del que se cree fue responsable de entre 12 y 24 asesinatos en la década de los años 70 del pasado siglo, cometidos todos ellos sobre jóvenes occidentales que viajaban al mitificado Sudeste Asiático
Bankok, Carachi, Cachemira, el Lago Dal, Nueva Delhi, Katmandú, París..., un lujo de localizaciones en las que habitualmente operaba Sobhraj y sus cómplices, Marle‐Andrée Leclerc, y Ajay Chowdhury. Drogaban, mataban y robaban su dinero y sus pasaportes a los mochileros.
El otro gran protagonista de la historia es Herman Knippenberg, un discreto diplomático de la Embajada de Holanda en Bankok que se convirtió en un detective aficionado obsesionado con descubrir al asesino de una pareja de neerlandeses, consciente de la desidia que mostraba la policía tailandesa. Fue el humo que permitió descubrir el fuego hasta llegar a los autores capaces de cualquier maldad conradiana.
Tras varios encarcelamientos y fugas, Sobhraj fue finalmente detenido en Katmandú, en 2003, y condenado a cadena pepetua por el asesinato de una estadounidense y un canadiense. Tiene 76 años y sigue en prisión. Los guionistas de la serie se basaron en los archivos de Herman Knippenberg, quien explicó que la serie "daría la oportunidad de extender una advertencia a los viajeros de que deben tener cuidado, porque en el paraíso puede haber una serpiente al acecho en alguna parte".

El delirio de "The Walking Dead"

Por: | 07 de abril de 2021

RKFPIAPQCVDG7CUVJYIZ3YUSCU

La décima temporada de "The Walking Dead", de la que el pasado lunes se emitió su capítulo 22, es un ejemplo perfecto de la rotunda afirmación de Pepe Coira, creador de "Hierro": "odio las series que exprimen un limón ya exprimido", porque la apocalíptica serie para AMC basada en los cómics de Robert Kirkman, Rony Moore y Charlie Adlard, que distribuye internacionalmente Fox, no es que exprima un limón ya exprimido, es que lo pulveriza. Y ya se anunció la undécima temporada, sin olvidarnos de las series derivadas como "Fear the Walking Dead", "The Walking Dead: World Beyond" o los tres largometrajes previstos por la productora.
Naturalmente, alargar una trama hasta estos extremos conlleva serias consecuencias, desde la saturación del espectador hasta el delirio de los guionistas para preservar el interés de la misma. Ya vale todo. Uno de los últimos capítulos, por ejemplo, transcurría casi íntegramente en el interior de un vagón de un tren de mercancías. En el exhibido el lunes se contaba la historia de "Lucille", el terrible bate de béisbol de Negan, en fin, el delirio.
Fue un enorme éxito mundial estrenada en 120 países y audiencias multimillonarias que iniciaron un constante descenso desde la quinta temporada. La novena fue, de momento, su punto más bajo y aún no hay datos de la décima. El dilema es calidad o cantidad y los productores de los muertos que caminan lo tienen claro. Pero no siempre es así: "Line of Duty", la excelente serie británica, llega a su sexta temporada, y lo hace con la misma calidad que la primera. La clave, quizá, radique en que cada una de ellas presenta un caso nuevo, sus historias son autónomas, no producen el previsible hartazgo.

"The sister" o todo sucede de noche

Por: | 05 de abril de 2021

4PGMTU3CJNFNFJ32NXVCTHUJWE

"The sister", cuatro capítulos en HBO, demuestra que se puede hacer una miniserie con cuatro duros y mantener una cierta intriga. Tambien demuestra que la mayoría de los guionistas no conciben una historia en la que hay un muerto y un bosque sin que una gran parte de sus secuencias transcurran de noche. Es el caso de "The sister" para desconsuelo del espectador y obstáculo para el director de fotografía.
Curiosamente la series nórdicas, incluso las islandesas, en las que los encapotados cielos presagian acciones nocturnas, los asesinatos y las investigaciones se hacen en pleno día. Debe de ser alguna ley compensatoria.
Una fiesta juvenil que celebra el fin de año. Nathan considera que no merece la pena seguir más tiempo de juerga y se va. Afortunadamente para el realizador en el camino de regreso hay que pasar por un bosque y allí se encuentra con la mas guapa del lugar que también se aburría en la fiesta. Y aparece un tercero, un tarambana que cree en los fantasmas. Se produce el drama: la más guapa muere y ellos la entierran en el bosque.
Tiempo después, Nathan se casa con Holly, la hermana de la difunta que está obsesionada con encontrarla. Su marido no abre la boca sobre lo sucedido y el tarambana reaparece de nuevo para martirizar al silencioso cónyuge. Citas, paseos, discusiones y cervezas son siempre de noche, como tiene que ser en un concepto elemental de lo misterioso.
La trama sigue su curso y, ciertamente, con más interes del que se pueda deducir de este relato textual, una narración injusta al no incluir imágenes aunque sin necesidad de dejarse la vista para vislumbrar lo que ocurre con tanta nocturnidad, incluso con alevosía.

 

"Libertad", una ficción didáctica

Por: | 31 de marzo de 2021

Libertad-2-620x412

Que Enrique Urbizu es un estupendo realizador es evidente: ahí están "La caja 507" y "No habrá paz para los malvados" por si alguien lo duda. En televisión acaba de estrenar su segunda incursión, "Libertad" (Movistar +) tras la notable "Gigantes", la historia de "La Llanera" (la cantante Bebe Rebolledo), una bandolera perseguida por tirios y troyanos tras 17 años en prisión y con un hijo (Jason Fernández) que ni ha conocido a su padre ni la libertad.
La serie tiene un notable punto didáctico sobre lo que el poeta describió con un rotundo "una de las dos Españas ha de helarte el corazón": la de "El Aceituno", un excelente Isak Ferriz, y la del Gobernador (Luis Callejo) y don Anastasio (Pedro Casablanc), con el añadido de "una tercera vía", que en esta ocasión correspondería a Ginés García Millán, progresista afrancesado.
Corren los primeros años del siglo XIX. Son tiempos convulsos que describirán con precisión viajeros británicos como George Borrow y Richard Ford. En la serie será John, un escritor hispano-británico, quien dejará constancia de un país que está a punto de amotinarse en Aranjuez, iniciar la Guerra de la Independencia y convocar las Cortes de Cádiz.
Escribir sobre "Libertad" exige citar a la muy popular "Curro Jiménez" y, también, a "Llanto por un bandido", de Carlos Saura, citas que a su vez presentan las dos opciones narrativas posibles: ¿largometraje o serie? Urbizu y Movistar + lo resolvieron: las dos. Y no hay texto informativo o promocional que no aluda a los 135 minutos del largometraje o a las 250 minutos de la serie. Cabría una tercera opción lamentablemente desechada: reconvertir los 135 minutos del largometraje en una miniserie de tres capítulos de 45 minutos.

Una telenovela lujosa y liberal

Por: | 29 de marzo de 2021

GUUDTT2FEBHSJKXOLF6O5CFSCU

Si algo está claro en la ficción audiovisual mexicana es su proclividad a las telenovelas. "¿Quién mató a Sara?" no es una excepción. La primera temporada producida y exhibida por Netflix arranca desde la ortodoxia de una serie policíaca. Un individuo sale de la cárcel tras 18 años por un crimen que no cometió. Su deseo no es otro que la venganza de los que piensan fueron los auténticos responsables.
Lo policíaco, en sentido estricto, salta por los aires ya en el primero de los 10 capítulos. Hay personajes de todo tipo menos policías. Y surge con fuerza el punto sentimental: la asesinada era la hermana del condenado. La familia es la familia. El problema, o uno de ellos, es que los presuntos responsables son también una familia, los Lazcano, con el poderoso y malvado patriarca César (el español Ginés García Millán), quien ya en la presentación de la serie declaró que "aunque parezca mentira, podrá llegar a ser más cruel, más despiadado y deleznable".
Y si los mexicanos tienden, antes o después, a las historias sentimentales, melodramáticas, las plataformas televisivas de pago han transformado, ampliándolas, sus contenidos. Ya no se trata solo de intrigas sentimentales, hijos bastardos o amores traicioneros. Ahora se tocan sin tapujos temas como la homosexualidad o los vientres de alquiler. Y la serie creada por el chileno José Ignacio Valenzuela y dirigida por los mexicanos David Ruiz y Bernardo de la Rosa, es en este sentido ejemplar: se muestran dos o tres coitos hetero y homosexuales por capítulo y varios cantos al voyeurismo en las duchas, estén, o no, justificados en el guión, como gustaban de matizar las actrices españolas "del destape". En resumen: una telenovela lujosa y liberal.

"It's a sin", una pequeña joya británica

Por: | 24 de marzo de 2021

Por-que-todo-el-mundo-habla-de-it-s-a-sin-la-aclamada-serie-sobre-el-sida-de-hbo

"Así que cuando miro hacia atrás en mi vida,/ siempre es con una sensación de remordimiento./ Siempre he sido yo a quien echar la culpa,/ por todo lo que ansío hacer./ Sin importar cuándo o dónde, o quién./ (Todo lo que deseo hacer) tiene una cosa en común:/ Es un, es un, es un, es un pecado", de la canción "It's a sin" (es un pecado), de Pet Shop Boy's, que da título a la serie homónima (HBO), una pequeña joya en cinco capítulos del guionista Russell T. Davies, ganador de un Emmy por su excelente "Years and Years".
En este caso el tema central es la aparición del sida en los primeros años 80, una devastadora plaga sobre la que cayó todo tipo de condenas morales y sobre la que se difundieron las más disparatadas teorías conspiranoicas.
La serie británica de Channel 4 es un lujo de realización e interpretación, con ese concepto formal de los descendientes del "free cinema", aquel movimiento de los jóvenes airados que transformaron lo establecido y que gentes como Ken Loach continuaron en su deseo de contar historias cotidianas desde el compromiso con la realidad social del momento.
Los primeros años 80 en un Londres divertido. Un grupo de jóvenes homosexuales comparten un piso. Hay de todo: enloquecidos, serios, tímidos y una joven a la que adoran. La banda sonora con los éxitos del momento estimulan las noches intensas en garitos acogedores. Su creador desgrana sin tremendismos el lento peregrinar hacia el desastre, las reacciones agresivas ante los primeros indicios del VIH, la hipocresía social y con un impresionante diálogo final entre la joven Jil y Keeley Hawes, madre de Olly, muerto por el sida. Lo dicho: una joya.

 

Una excelente segunda temporada de "Hierro"

Por: | 22 de marzo de 2021

Por-que-la-serie-hierro-acaba-en-su-segunda-temporada-si-es-un-exito-en-movistar

La segunda temporada de "Hierro", Movistar +, ratifica lo ya sabido tras ver la excelente primera temporada: que Candela Peña y Darío Grandinetti repiten su magistral lección de interpretación, desde la volcánica personalidad de la primera y el estoicismo del segundo. Que la isla atesora unos paisajes tan espectaculares y sorprendentes como esenciales para contextualizar la historia narrada y que los hermanos Coira, Pepe el creador de la serie y su guionista, y Jorge, su director, tienen la cabeza bien amueblada.
En los seis capítulos de esta segunda temporada hay un asesinato, drogas, codicia empresarial, sicarios y mafiosos, los componentes de un "trhiller" clásico, pero la habilidad de la trama es la de complementarla con un drama más prosaico y cotidiano: la compleja separación de una pareja rota y la dura lucha por la custodia de las hijas. Lo excepcional se entremezcla con lo corriente, lo que a su vez permite comprobar la eficacia de unos diálogos en sede judicial y el alarde interpretativo de la jueza Montes.
En el último capítulo se aprecia también la importancia de la producción en el resultado final: un anfiteatro abarrotado de público en el que se desarrolla un espectáculo de lucha canaria. En pocas series hay esa cantidad de figuración, dato coherente con lo comunicado por la plataforma. "La segunda temporada de 'Hierro' ya es la serie más vista este 2021 en la plataforma de Movistar+".
Y si el éxito popular de la serie es un hecho, y la fidelidad de los espectadores que tuvieron que seguirla pacientemente semana a semana también, no menos importante es la decisión de su creador en no prolongar en exceso dicho éxito: "odio las series que exprimen un limón ya exprimido".

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal