TV Blog de Harguindey

TV Blog de Harguindey

La televisión es la reina de la casa. Lo que se pretende en este espacio es comentar la actualidad televisiva más inmediata, los programas del día, desde cualquiera de los que se definen como “telebasura” a las retransmisiones deportivas, los espacios informativos, documentales, las películas o las series. Son los comentarios y recomendaciones de un telespectador común.

Del cinismo

Por: | 20 de marzo de 2021

ZH4AFUPU3ZGPFIEL5XEGM43B2I

Cuando Pablo Casado sacaba pecho en Murcia tras la bochornosa maniobra del Partido Popular para derrotar la moción de censura al presidente de la Comunidad y declaraba que "hoy empieza la reunificación del centro derecha", en realidad quería decir que la extrema derecha comenzaba su intento de asalto al poder, una maniobra política que dinamita el pacto antitransfuguismo, que ningunea la Constitución, que sigue obstaculizando la renovación del Consejo General del Poder Judicial, al fin y al cabo ese partido capaz de salvar una moción de censura comprando con dinero público a tres diputados reaccionarios tenía a principios de 2018 a 900 altos cargos investigados por casos de corrupción, dicho de otra manera: no renovar la cúpula de los jueces es una garantía de supervivencia.
Esa reunificación del centro derecha que empezó hace unos días ha tomado ya un par de decisiones ejemplares: "Murcia será la primera autonomía en regular el veto educativo parental. Los disidentes de VOX pactan con el PP el consentimiento tácito de los padres para charlas y talleres" y "será precisamente una de las diputadas expulsadas, Mabel Campuzano, quien asuma la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno regional, hasta ahora en manos del PP, con el objetivo de que la potestad de veto de los padres esté en vigor el próximo curso" (El País). Nadie más indicada que una diputada expulsada de VOX para difundir la cultura y garantizar la educación en Murcia.
Son los mismos que ya preparan su reunificación de centro derecha en Madrid, aunque en esta ocasión el pacto será con VOX, no con sus disidentes, en una campaña alejada del maniqueísmo: "Comunismo o libertad", slogan que se le debió de ocurrir a ese lince de la política Miguel Ángel Rodríguez, el de la condena por injurias al llamar nazi al doctor Luis Montes en la televisión, consejero áulico de esa dama que tachó de irresponsabilidad el convocar elecciones en Cataluña en plena pandemia para convocar poco después elecciones en Madrid en plena pandemia.
Los mismos que se opusieron en su día a la ley del divorcio para, llegado el caso, divorciarse como el que más; los que se opusieron al matrimonio homosexual, buenos días, señor Maroto; los que suprimieron la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos y los que acaban de oponerse, sin éxito, a la Ley de la Eutanasia. También son los grandes gestores, los que afirmaban rotundamente que "el rescate bancario no va a tener coste para los ciudadanos españoles". M. Rajoy, aunque no sabemos si es el mismo M. Rajoy de los papeles de Bárcenas. El "no coste" se calcula en unos 53.000 millones de euros que nunca se recuperarán. Y un añadido, la definición de cinismo: "Desvergüenza en el mentir y práctica de acciones o doctrinas vituperables" (RAE). Dicho todo lo cual, no se olviden que el 4 de mayo tienen que elegir entre reacción o progreso.

"La muerte más cruel", un documental imprescindible

Por: | 15 de marzo de 2021

YZO7GY5RCJD6ZHLU2YMLBI2WXQ

Hay documentales que deberían ser exhibidos en todos los colegios y en todos los centros donde se reúnen los jóvenes, además, naturalmente, de en las televisiones. "La muerte más cruel", el documental realizado por Quality para EL PAÍS con motivo del primer aniversario de la pandemia del coronavirus es el ejemplo perfecto.
Y debería ser exhibido profusamente para tomar conciencia del inacabado drama vivido durante los últimos 12 meses, para ser conscientes de la irresponsabilidad ciudadana de las fiestas privadas, de las aglomeraciones a las puertas de los estadios, de la estupidez de los negacionistas, hijos directos de los terraplanistas, de las lamentables decisiones de algunos de los responsables políticos como Isabel Díaz Ayuso, que tiene la desfachatez de iniciar su campaña electoral con el lema "socialismo o libertad", ¿libertad de morir los infectados en las residencias de mayores por las órdenes de la Comunidad que preside de excluir de los hospitales a los mayores de las residencias públicas?
Hablamos de más de 30.000 ancianos fallecidos por la pandemia, de los que 20.000 lo fueron en los cuatro primeros meses de la misma. El documental da voz a supervivientes, familiares de fallecidos, "mi madre nació entre bombas y murió en medio del silencio", declara la hija de una de las víctimas, gestores de residencias, médicos, enfermeros, auxiliares, periodistas... a todos los que vivieron directamente la tragedia y con el complemento de los datos económicos: desde el incumplimiento de la proporción de personal cualificado por el número de residentes, a los insolidarios recortes presupuestarios en un país que invierte en la dependencia el 0,56% del PIB cuando la mayoria de los países europeos invierte el 2%.
"La muerte más cruel" debería de ser de visión obligatoria.

Familian corrupción y mafias

Por: | 10 de marzo de 2021

Zona-fronteriza-mediaxlvp22

"Zona fronteriza" (Netflix) es una respetable muestra de ese filón que las televisiones nórdicas han descubierto con las historias "noir". Si en la literatura los estadounidenses se convirtieron en los maestros del género y los franceses en sus grandes divulgadores, los nórdicos, Noruega en este caso, lo han rentabilizado audiovisualmente.
La trama de la serie encaja con la excelente "Your Honor": la familia está por encima de cualquier principio moral. Nikolai Andreassen, un inspector de Oslo, vuelve a su pueblo unos días. Había denunciado por asesinato a un compañero de la capital. En el pueblo, fronterizo con Suecia, investiga un presunto suicidio en el que está involucrado su hermano. Es el principio del fin de sus convicciones profesionales y de esta forma quien se había distinguido por ser un adalid en la lucha contra la corrupción, se enfangará en ella. Policías corruptos, mafias, drogas... si la familia es lo primero, el interés de la trama también lo es y por encima de la estereotipada y civilizada sociedad noruega.
También Netflix presenta la segunda temporada de "Hache", una historia de violencia y bandas que trafican con heroína en la Barcelona de los años 60 del pasado siglo. Adriana Ugarte es Helena, una antigua prostituta que alcanza la cima de los traficantes tras deshacerse de su tutor, Malpica. Una Barcelona "noir" quizá en un escalón más alto que en el que habitualmente se movía el estupendo Pepe Carvalho de Váquez Montalbán o el Miguel, "el dientes", de Andreu Martín.
Naturalmente a toda líder traficante corresponde un contumaz policía, en este caso Eduardo Noriega, del que se puede afirmar que es el gran ejemplo del "distanciamiento" brechtiano: cada vez que sale en la pantalla, el espectador se aleja.

Algo mas que una madre y un hijo

Por: | 08 de marzo de 2021

I6KYA6OENZFGLFMPQGFP5WS2P4

Siete capítulos cortos en torno a una madre divorciada y un hijo que se va a la Universidad. Ese sería el resumen de "La señora Fletcher" (HBO), pero los resúmenes no sirven de nada. La historia que cuenta Tom Perrotta es bastante mas que eso, entre otras cosas porque ya dió sobradas muestras de su capacidad creadora con "The Leftovers".
Perrotta, autor de la novela homónima, guionista y director del primero y último capítulos, habla también del síndrome de "el nido vacío" al abandonarlo el hijo; del descubrimiento de una libertad sexual a través de internet; de la arrogancia de un hijo y su torpeza en el trato con las mujeres; de la senilidad, Fletcher dirige un centro de día de atención a la tercera edad; de los problemas de los transexuales, que lo es la profesora de un curso al que se apuntó la protagonista para rellenar sus vacíos cotidianos, de mucho mas que de una relación maternofilial.
"La señora Fletcher es, en realidad, una novela sobre elegir una identidad. Cuando Eve Fletcher decide que puede convertirse en una MILF, toda su vida cambia. Las posibilidades que antes creía vetadas existen", explicaba el propio Tom Perrotta a Laura Fernández en una estupenda entrevista en EL PAÍS. Añadamos que MILF es un acrónimo de "Madre de muy buen ver" para evitar utilizar la palabra follar.
Otro inteligente enfoque de la serie es el de los viajes opuestos de la madre y el hijo. Mientras ella descubre las nuevas posibilidades que le ofrece una vida más libre, el hijo se enfrenta en la universidad al rechazo de su actitud prepotente vinculada a sus años de instituto. Un sube y baja vital con un desenlace perverso.

Del rampante oportunismo

Por: | 12 de febrero de 2021

3S6322EI6RH7RK2YICSJKLQXWY

“No hay una situación de plena normalidad política y democrática en España cuando los líderes de los dos partidos que gobiernan Cataluña, uno está en prisión y el otro en Bruselas”. Como frase no está mal aunque no es de plena normalidad informativa. Falta explicar, por ejemplo, por qué esos dos líderes están donde están. Quizá el vulnerar la Constitución y despreciar las sentencias del Tribunal Constitucional son actitudes de plena normalidad política y democrática, incluso el gobernar sólo para los que comparten sus ideas y vetar al resto -ahí está ese "cordon sanitario" firmado por los partidos independentistas para vetar cualquier posible acuerdo con los socialstas, con lo que los equiparan, por ejemplo, a VOX, al PP y a Ciudadanos, es decir, una nueva prueba del sectarismo de los que poseen la verdad absoluta-, pero resulta difícl aceptarlo. También es cierto que si esa frase del vicepresidente Iglesias (en la foto de Alberto Estévez, EFE/RAC1) se hubiera dicho después de las elecciones del domingo y no antes, tendría menos réditos electorales pero algo mas de sinceridad.
El que toda la nomenklatura de Podemos saliera en defensa de su jefe es algo de plena normalidad monolítica. La lista de cadáveres más o menos exquisitos que ha dejado el líder en su irresistible ascensión deja poco espacio para la disidencia. Sí lo hay, en cambio, para argumentar con más finura la defensa de su rotunda afirmación. Decir que “estoy diciendo lo evidente y si molesta a tantos y se ofenden tanto es que a lo mejor estamos diciendo la verdad”, es de un simplismo alarmante. Si molesta mucho y a muchos, a lo mejor es que es una provocación, o una tontería, como cuando equiparó a Puigdemont con los exiliados republicanos.
La plenitud democrática, como la perfección, es inalcanzable pero señalar unas hipotéticas deficiencias, en absoluto justificadas, en vísperas electorales es de un oportunismo rampante.

"El Mangrove", un lúcido alegato antirracista.

Por: | 13 de enero de 2021

Small-axe-2

"El Mangrove" es el primero de "Small Axe", un proyecto de cinco largometrajes de Steve McQueen producidos por la BBC, una admirada y admirable cadena pública británica que fomenta programas de calidad. McQueen considera que "“hemos perdido muchas cosas en los últimos seis meses de nuestras vidas. Llega un momento en el que debemos pararnos y pensar. Ojalá George Floyd estuviera aquí hoy. Pero lo único que puedo decir es que no murió en vano y que estas películas son parte de la narrativa de ser una persona negra en este mundo”. Ya es un dato significativo que las dos primeras entregas, El Mangrove y Lovers Rock, se presentaron en la Sección Oficial del Festival de Cannes, un certamen de reconocida exigencia.
1970. Notthing Hill, un barrio londinense habitado mayoritariamente por la comunidad negra antillana. Un modesto restaurante, el Mangrove regentado por Frank Crichlow y en el que se sirve comida jamaicana. Es el epicentro de sus vecinos, un lugar de reunión en el que Altheia Jones-LeCointe, representante de las Panteras Negras británicas, lleva la voz cantante en el despertar de sus conciencias ante el injusto trato de una policía que se siente amparada por los poderes fácticos del sistema y la justicia. El acoso policial es contínuo y arbitrario. Se trata de un racismo cotidiano, de persecución al "diferente", a una comunidad que cumple sus obligaciones pero sin renunciar a sus raíces y que desemboca en la Marcha de los Manglares y el posterior juicio a "los nueve del Mangrove".
McQueen muestra en su excelente largometraje lo que significa "ser una persona negra en este mundo", y lo hace sin alardes ni exageraciones visuales, desde la sobriedad y el talento en su loable empeño.

El iluminado abolicionista Ethan Hawke

Por: | 25 de noviembre de 2020

1753712_Canal-Plus-Series_EL-PAJARO-CARPINTERO-I-TEMPORADA15-scaled

Cuando una misma persona es guionista y productor de una serie está claro que siente una especial atracción por la historia a contar. Si, además, se adjudica el papel protagonista -y aquí ya entran otros factores que bordean la vanidad-, también está claro que le atrae el personaje principal. Es el caso de Ethan Hawke y "El pájaro carpintero" (Movistar), la adaptación de la novela de James McBride en la que se narran los seis últimos años de John Brown, un iluminado abolicionista de la esclavitud sureña de Estados Unidos, causa por la que dió su familia, su fortuna y su vida.
Naturalmente la interpretación de Hawke es espléndida y con ese punto histriónico que, suponemos, caracterizaba al auténtico John Brown, una mezcla de predicador fanático que defendía la lucha armada como única vía para acabar con la esclavitud.
La serie conjuga hábilmente drama y comedia con escenas en las que lo cómico prevalece sobre el cruel comportamiento de los esclavistas. Ha pasado más de un siglo desde la ejecución de Brown pero la vida de un negro pobre en el país de Donald Trump sigue valiendo muy poco.
Seis años años, de 1854 a 1859, en los que el contrapunto del protagonista es Onion, un niño esclavo que será adoptado por Brown y que por un malentendido seré Cebollita, una niña, obligada a mantenerse como tal hasta el ahorcamiento de Brown, hecho que se produce en la primera secuencia de la serie.
Religión, racismo, pobreza, desigualdad, machismo y crueldad configuran "El pájaro carpintero" y explican en buena medida la importante influencia de la lucha de John Brown en lo que, dos años después de su muerte, será conocida con la Guerra de Secesión.

Te quiero

Por: | 23 de noviembre de 2020

1454607646_238667_1454614251_sumario_normal

Volvía Rafael Azcona de un largo viaje en avión y le tocó a su lado a un joven aspirante al oficio. Le preguntó qué que era lo más importante para ser un buen guionista. Azcona le contestó: "lo primero de todo es no tomar notas", mientras contemplaba como su joven acompañante anotaba en una lbreta la frase.
Que el guión es la base de toda serie o largometraje es evidente. Que los guionistas anotan lo que ven por sí mismos o en las obras de otros, también. En algunas de las series estadounidenses, probablemente las mas anodinas, hay frases reiterativas, latiguillos, que si lo que pretendían era interesar al espectador consiguen lo contrario. Uno de los más usados es decir constantemente entre parejas que llevan años juntos, y cada vez que se despiden en persona o por teléfono, un "te quiero" que suena a recurso facilón e inverosímil.
En "Deputy", por ejemplo, una elemental serie que exhibe Calle 13 (Movistar), la pareja protagonista lleva más de quince años casados: ella, una cirujana. Él, el nuevo sheriff de Los Ángeles, un duro que salva al mundo cada 50 minutos, los guionistas manejan los "te quiero" con una facilidad pasmosa. A su lado Doris Day y Rock Hudson son unos "destroyers".
"Madam Secretary", que finalmente será Madam President, alcanza la cima del besuqueo y te quieros después de más de veinte años de empalagoso matrimonio. Sus autores dan a entender en sus seis temporadas que no hay felicidad sin las rutinarias declaraciones de amor. Quizá por todo ello series como "Veep", y su protagonista, la excelente Julia Louis-Dreyfus, tienen 11 premios Emmy y 10 Globos de Oro sin mencionar ni una solo vez el manido "te quiero".

La excelente "The Americans" al completo

Por: | 18 de noviembre de 2020

The-americans-keri-russell-pondra-fin-a-la-serie_2018603

Desde el pasado 1 de septiembre Amazon Prime ha incorporado a su catálogo las seis temporadas de una de las mejores series conocidas, "The Americans", un excelente trabajo del guionista Joe Weisberg en tiempos de los Estados Unidos de Ronald Reagan y con dos agentes del KGB como protagonistas y escrupulosamente entrenados para infiltrarse en el país como un matrimonio ejemplar del "american way of life".
La última temporada es de 2018. La novedad es que ahora se pueden ver completas las seis. En pocas historias de ficción se ha narrado mejor, y con total sobriedad, las relaciones entre las dos potencias mundiales. Es una serie adulta para quienes disfruten de unos diálogos bien construidos, de un ritmo narrativo sosegado y de unas interpretaciones excelentes.
Nada chirría y paulatinamente el espectador se sumerge en una atmósfera entre lo cotidiano y lo inquiteante. Los Jennings y sus dos hijos pueden ser cualquier vecino de al lado de Washington D.C.: vidas rutinarias de un matrimonio que cumplen con eficacia su secreta labor en un país que no hace demasiado tiempo había superado el Macartismo. La última temporada transcurre en el otoño de 1987. Reagan lleva desde 1981 en la Casa Blanca. Los Jennings han ampliado su tapadera, una agencia de viajes, y Mijaíl Gorbachov publica "Perestroika: un nuevo pensamiento para nuestro país y el mundo". Algo se mueve y, naturalmente, los inamovibles tratan de impedirlo, una pugna que se refleja también entre la disciplinada Elizabeth Jenings y el dubitativo Philip.
El útimo capítulo de la última temporada es un alarde de realización: un encadenamiento de secuencias sin diálogos que reflejan la vuelta al ya casi olvidado Moscú de dos creyentes en un mundo que ya no existe.

"Varg Veum", una extraña pareja.

Por: | 04 de noviembre de 2020

Varg-Veum-sorte-får-768

Vuelve "Varg Veum" en Amazon Prime con una segunda temporada de seis capítulos. Los aficionados a las historias detectivescas nórdicas tienen de nuevo la posibilidad de constatar la calidad de la serie de las andanzas de un investigador privado que basa su eficacia en la resolución de los casos en su constancia, en no tirar la toalla pese a los riesgos que conllevan sus pesquisas.
La acción sigue en Bergen, la segunda ciudad más importante de Noruega, una ciudad de algo menos de 300.000 habitantes y con una economía potente. Gente pretendidamente civilizada que, sin embargo, encubre los vicios y maldades que al parecer son consustanciales a los seres humanos. Es el territorio de Veum y de su complemento, el comisario Dankert Muus, una extraña pareja en la que la ironía de sus comentarios forma parte de la amistad.
La peculiaridad de la segunda temporada, basada también en la muy prolífica producción novelística de Gunnar Staalesen, radica en que la mayoría de los casos que investiga el protagonista están relacionados con las agresiones sexuales. Staalasen se añade la larga lista de escritores que desde el género policíaco retratan y denuncian los comportamientos sociales de los habitantes donde se desarrolla la acción. Si los historiadores deben valorar la aportación de la literatura para estudiar una época, deberán fijarse también en el género de maestros como Hammett, Chandler o Stiegg Larsson.
Y no deja de ser paradójico el que en países como Noruega, con una legislación muy avanzada en materia de igualdad de género, entre el 75% y el 80% de las denuncias por agresiones sexuales nunca llegan a la fase de enjuiciamiento, según informó hace poco más de un año Amnistía Internacional. Leyes avanzadas, comportamientos atávicos.

Sobre el autor

Ángel Sánchez Harguindey

Ángel Sánchez Harguindey perteneció a la plantilla de El País desde su fundación en 1976. Fue jefe de la sección de Cultura, responsable del suplemento cultural Babelia, redactor jefe de El País Semanal, redactor jefe de la sección de Opinión y Adjunto a la Dirección.
Ha publicado el libro "Memorias de sobremesa. Conversaciones con Rafael Azcona y Manuel Vicent" (Editorial Aguilar)

Archivo

septiembre 2021

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Archivos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal