Categorías

Autores

Joaquín Guanter
Acaba de finalizar 4º de Ingenieria Informática en la Universidad Politécnica de Valencia a los 22 años. Es el becario más veterano de los tres, pues este es el segundo verano que va a trabajar en la sede de Microsoft.
Marta Luis Burguete
A sus 22 años está terminando Informática en la Universidad de Castellón. Durante su beca trabajará en el área de las comunicaciones en tiempo real, pero su intención es descubrir el estilo de vida americano desde el Seattle.
Miguel Llopis Lledó
22 años, cursa 5º de Ingeniería Informática en la Universidad de Alicante, y se dedica a la promoción de tecnologías Microsoft por las universidades españolas. Su beca en Redmond está orientada al desarrollo de interfaces de usuario de última generación.

Últimos comentarios

septiembre 2007

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suscríbase a este sitio

¿Qué es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

14 septiembre, 2007 - 08:11

Y después del fin...

Miguel Llopis Lledó


Y después del fin, queda mucho trabajo por hacer. En mi caso, puesto que fui el último de los tres en empezar aquí y en Agosto cambié durante una semana de trabajo para desplazarme a la Imagine Cup, me quedan todavía cuatro semanas más; es decir, la tercera parte de mi trabajo.

Y después del fin, llegará el retorno a casa, a España. Mi último día de trabajo aquí es el Día de la Hispanidad (12 de Octubre), caprichos del calendario...

Y después del fin, tendremos tiempo para reencontrar a nuestros amigos y familiares, para contar con calma esta magnífica experiencia, disfrutando de su compañía y de la comodidad de estar de nuevo en casa… A pesar de que aquí todo el mundo se preocupa de hacernos sentir como en casa.

Y después de este fin, llegarán otros comienzos. Para nosotros, para quienes con bastante probabilidad el adiós a Microsoft maquilla un hasta pronto. Ya que realmente todo este tiempo que dura la beca supone un aprendizaje mutuo: nosotros aprendemos cómo funciona el proceso de creación de productos en Microsoft y ellos evalúan nuestras capacidades para triunfar aquí en el futuro. Pero también para otros, ya que cada año surge la posibilidad de acceder al proceso de selección para estas becas, como se explica por aquí.

Y después del fin de este blog, os animo a todos los estudiantes que nos han seguido por aquí a intentar ocupar en años futuros nuestros lugares, a aprender cosas aplicables al mundo real, cosas que por mucho que se intente no se pueden transmitir en una clase universitaria. Os animo a que aprendáis por vuestra cuenta sobre aquello que os llame la atención. En mi caso, cuando regrese a España compaginaré el final de mi carrera con las comunidades de estudiantes, como DotNetClubs, comunidades de profesionales, como grupos de usuarios, comunidades de blogs técnicos... Os animo a acercaros por estos lugares y conseguir complementar vuestra formación para aseguraros el futuro éxito profesional.

Y por supuesto, para quien específicamente esté interesado en aumentar sus conocimientos sobre tecnologías Microsoft o seguir mis últimas aventuras en Redmond, podéis estar al tanto del University Tour que pasará por las universidades de toda España entre los meses de Octubre a Marzo. O podéis consultar mi blog donde seguiré contando mi día a día.

Cada uno seguirá un camino u otro, tanto vosotros los lectores como nosotros tres. Pero lo más importante no es qué camino sea ése, o a donde te lleve. Sino disfrutar durante el camino.

Gracias por vuestra atención e interés durante estos dos meses de blog, ha sido un motivo más de satisfacción en este tiempo.

Se baja el telón, siempre nos quedará Redmond.

14 septiembre, 2007 - 05:30

Fin

Joaquín Guanter

Ya estamos en las rectas finales de nuestras becas. Dado que fui el primero en llegar, seré el primero en irme: el viernes de la semana que viene será mi último día de trabajo.

Ha sido un verano muy intenso. He trabajado mucho, me lo he pasado en grande y creo haber aprendido más sobre programación en este verano que en los cuatro años que llevo de carrera. He podido conocer a gente muy diversa y además he tenido la oportunidad de escribir en un medio de difusión tan importante como ElPais.com. Han sido dos experiencias inolvidables - tanto la beca como el blog - y de las dos he aprendido cosas.

Echaré de menos todo esto, aunque si las cosas van bien sólo tendré que echarlo de menos por un año, ya que si nuestros jefes están contentos con nosotros, a los interns nos pueden ofrecer un contrato indefinido, pero eso no lo sabré hasta la semana que viene. Lo único que tengo claro por ahora es que me vuelvo a España a disfrutar de mi familia y de mis amigos, al menos por un año más.

Gracias a todos y hasta siempre.

14 septiembre, 2007 - 01:19

Esto se acaba...

Marta Luis Burguete

Si parece que llegué ayer y aquí estoy, como quien dice haciendo ya las maletas para volver. Se nos acaba la beca, el verano y con todo ello, este blog. La experiencia ha sido única. Espero que para aquellos que nos habéis leído, os hayan entretenido nuestras aventuras al otro lado del charco, o por lo menos que hayan saciado un poco vuestra curiosidad.

Para mí, estos tres meses creo que van a marcar un antes y un después. Y ya no es cuestión de que hayamos estado trabajando para Microsoft, sino por todo lo que han supuesto en lo profesional y en lo personal. Profesionalmente me han aportado la posibilidad de aprender muchísimo, tanto cuestiones técnicas y particulares de la informática como cuestiones más pragmáticas al respecto de cómo funciona una gran empresa. Personalmente, esta estancia me ha abierto los ojos a un futuro muy amplio. Me ha hecho darme cuenta de que no hay más límite que el que uno mismo se marca, y que las posibilidades para enfocar un futuro profesional (y consecuentemente, el personal) son casi infinitas. Algunas de esas posibilidades pasan por volver aquí, a Redmond. Otras nos dejan más cerca de casa y de los nuestros, y otras ni siquiera se sabe a dónde nos llevan. Y es ahí, probablemente, donde reside su interés. Lo importante ahora, elegir aquella posibilidad que más nos satisfaga, y lanzarnos de cabeza a una nueva aventura. Porque nadie sabe donde pasaremos el verano que viene…

A todos aquellos que nos habéis seguido estos meses, gracias y hasta pronto.

11 septiembre, 2007 - 08:22

Comida a cambio de bichos

Miguel Llopis Lledó


A menudo el largo y complejo proceso de creación de software genera resultados con algún que otro fallo. Está claro, nada ni nadie es perfecto. En ingeniería del software, a los fallos en el código se les denomina “bug”.

¿De dónde proviene este término?

“Bug” en inglés significa “bicho”. Al proceso de arreglar fallos del software se le denomina “debug”, que literalmente significa “quitar bichos”… Esta expresión es bastante literal en sus orígenes…

El término se adoptó cuando allá por 1945 Grace Murray Hopper se encontró atrapado uno de estos bichos en uno de los relés del computador Mark II, lo cual hacía que este no funcionase bien. Así que, para quien dude de la importancia de las mujeres en el mundo de la Informática o afirme que hay pocas, que sepa que a una de ellas debemos uno de los términos más importantes de la ingeniería de software.

Lo que poca gente sabe es que este “bug” sigue existiendo en el Museo Nacional de Historia Americana del Instituto Smithsonian, ya que esta mujer lo pegó en una de las hojas del logbook, del computador, que usaba para anotar todas las incidencias que observaba. Aquí lo tenemos:

Bug

Desde entonces, mucho ha cambiado el mundo de la informática y las formas de trabajar. No obstante, sigue siendo una labor fundamental el encontrar y solucionar estos fallos. Especialmente para un Ingeniero de Software de Pruebas, justo la posición que yo ocupo en Microsoft.

Es una de mis tareas diarias el esforzarme por encontrar hasta el más mínimo e insignificante fallo, para arreglarlo y notificarlo al resto del equipo. Mi trabajo no es individual, en mi equipo hay otros quince profesionales dedicados a esta misma función.

De vez en cuando, tratamos de estimularnos en nuestro trabajo, convirtiéndolo en una especie de reto o competición entre nosotros. Y eso fue lo que hicimos a finales de la semana pasada. Organizamos una “caza de bichos”. Una especie de competición de 5 horas de duración, a ver quién era capaz de encontrar más.

Además, es obvio, los fallos pueden ser “pequeños” fallos, “medios”, “importantes” o “catastróficos”, por así decirlo. De modo que a cada una de esas categorías le dimos una puntuación (Catastrófico:4, Importante: 3, Medio: 2, Pequeño: 1).

Al final de la competición, a eso de las 7 de la tarde, teníamos un generoso catering de comida oriental esperándonos en una sala de reuniones de nuestro edificio, para todos los que habíamos participado. Allí pudimos intercambiar impresiones y relajarnos un poco después de acribillar bichos durante 5 horas.

Ya sólo me queda comentar que quedé en una honorable (al menos para mí) tercera posición de entre los 15 participantes. En zona Champions como diríamos los amantes del fútbol…

Fue, en definitiva, un día muy divertido y diferente. Como casi todos por aquí

09 septiembre, 2007 - 22:33

El desarrollo software en Microsoft

Miguel Llopis Lledó


A menudo cuando vemos un gran edificio nos preguntamos cómo lo habrán construido. Cuando vemos las pirámides de Egipto nos asombra conocer los métodos que se emplearon para levantarlas, la gran cantidad de gente involucrada en este proceso “faraónico”.

De la misma forma, yo muchas veces me hago la misma pregunta acerca del software. Ahora estoy teniendo la suerte de ser parte activa en este gran proceso. En mi experiencia actual, el producto con el que más relación directa tengo es BizTalk Server. Para los que no lo conozcáis, BizTalk Server es una tecnología de servidor cuya misión es coordinar todos los servicios de red existentes en un entorno empresarial, algo que se conoce como “orquestación de servicios”.

Dicho con un ejemplo llano, imaginad una rotonda en la que confluyen 7 autopistas, totalmente saturadas de tráfico. BizTalk Server se encargaría de decidir a qué vía da prioridad en cada momento, según lo saturada que esté, entre otros criterios, también se encargaría de optimizar el proceso; es decir, conseguir que estemos el menor tiempo posible metidos en el atasco. Y, por supuesto, que no se produzca ni una sola colisión o choque entre dos vehículos.

Para desarrollar este producto, en un cálculo aproximado y rápido, os puedo decir que trabajamos unas 250 personas. Cada una de estas personas tiene una misión diferente, unas virtudes diferentes y una visión particular sobre qué características debería y no debería tener la próxima versión del producto.

¿Cómo se coordina todo esto? Se hace uso de algo de lo que ya os hablé en alguna entrada anterior: los roles en el desarrollo del software. Los roles que existen actualmente en mi equipo, y en la mayoría de equipos de desarrollo en Microsoft ya que es un modelo que aporta muchas ventajas respecto a otros y que se está convirtiendo (si no lo es ya) en un estándar dentro de la empresa (Microsoft Solution Framework, para quien quiera investigar más sobre ello), son los siguientes:

Roles_2

Product Manager: Es el nexo con el cliente, maneja sus expectativas y se encarga del lanzamiento y la publicidad, demostraciones, etc. Es muy parecido al rol de Jefe de proyectos de una consultora clásica.

Program manager: Es más técnico, se encarga de que el proyecto se concluya y se entregue al cliente. Su misión es asegurar que se va avanzando según lo previsto (es lo más parecido a un analista, que podemos encontrar en el modelo clásico de las grandes consultoras)

Developer: Se encarga de desarrollar las aplicaciones dentro de los requisitos que ha marcado el analista y de las restricciones globales del proyecto. Algunos ejemplos de estas restricciones es

      Que el resultado sea monitorizable

      Rendimiento en unos rangos

      Probado para el volumen de datos esperado

      Técnicamente correcto

Tester : Se encarga no sólo de buscar errores, sino además de garantizar que el diseño funcional está alineado con las expectativas del cliente, vamos con el documento de visión.

Release manager : Se encarga de asegurar que el resultado va a poder ser desplegado en un sistema real, diseña el plan de puesta en producción y lo ejecuta. Este trabajo no se realiza sólo al final del proceso, además de las versiones externas, es decir versiones que estén suficientemente libres de errores, sino que además pueden haber releases internas que también hay que desplegar y probar.

User experience: Es el responsable de lo que tiene que ver con el usuario final, lo que le afecta al usuario final, que los interfaces sean amigables y comprensibles, que el rendimiento sea aceptable, etc.

Arquitecto :  El arquitecto de software se encarga de que las piezas de software encajen y de que se elija la mejor tecnología para resolver cada uno de los problemas concretos. También es el responsable de servir de enlace entre los departamentos de TI y de desarrollo.

Con todo esto, la infraestructura interna para llevar a cabo el proceso de coordinación, la comunicación dentro del proceso y otra serie de factores, podréis imaginar que es bastante compleja.

Pero nunca pensamos que pudiera ser fácil, estamos en Microsoft, la empresa líder mundial en software, con productos muy variados: desde sistemas operativos como Windows 9x, XP, 2000, 2003 Server o Vista hasta bases de datos como SQL Server, desde tecnologías y servicios para la web como Windows Live hasta aplicaciones de escritorio como Office, desde aplicaciones de mensajería instantánea como el Messenger hasta completos entornos de desarrollo como Visual Studio, sistemas para PDA's... Podría seguir, pero no quiero aburriros.

Tan sólo quería dejar patente lo mucho que se aprende trabajando aquí, y el contínuo desafío, motivación y esfuerzo por la autosuperación que supone trabajar en un nº1.

Feliz lunes!

03 septiembre, 2007 - 12:10

Spain is different

Miguel Llopis Lledó

Hola,

Aprovechando el día libre gracias a la festividad del Día del Trabajador (que fue el pasado 1 de Septiembre aquí en EEUU), os dejo una lista que hemos recopilado de facebook (www.facebook.com), un lugar donde poder conocer gente con aficiones, intereses... similares a los tuyos.

Esta lista refleja un poco el sentir de los españoles aquí, cosas que nos chocan de la cultura americana, y cosas que a los americanos les chocan de nuestro país. Espero que os guste tanto como a nosotros nos ha gustado (es tan graciosa como real):

1.- Te parece perfectamente aceptable añadir fanta o Coca-Cola al vino tinto.

2.- Te desespera la hora a la que cierran los pubs por las noches (entre las 12 y las 2 de la madrugada). Incluso te parece que cierran a la hora a la que deberías salir de casa…

3.- Sabes lo que es un “botellón”.

4.- Te parece bien opinar sobre el aspecto de los demás.

5.- No darle “dos besos” a alguien que te acaban de presentar te parece de mala educación.

6.- En el Messenger escribes “jajaja” en lugar de “hahaha”.

7.- El aceite de oliva te parece imprescindible en casi todas las comidas. Incluso en una tostada…

8.- Te sorprende que los descansos y publicidad en la TV duren menos de 15 minutos.

9.- A menudo olvidas decir “please” cuando pides algo… ¿Acaso no se da por supuesto por el tono de tu frase?

10.- Te encanta “dar toques” con el móvil para comunicarte con alguien. También odias explicar en inglés lo que significa…

11.- No consideras las pipas de girasol una comida sana, son sólo algo para picar.

12.- Sabes perfectamente lo que es un pijo, y cómo identificarlos.

13.- Todas tus frases contienen al menos una de estas expresiones: “bueno”, “vale”, “venga”, “pues nada”…

14.- Sabes lo que significa “resaca”, y tenías al menos una por semana cuando vivías en España.

15.- Sabes cómo comer “boquerones”.

16.- Comes más tarde de las 14h y no te entra en la cabeza tener que cenar antes de las 9.

17.- Estás convencido de que no vas a encontrar tiendas abiertas entre las 2 y las 4-5 de la tarde. ¿Qué pasa con la siesta?

18.- Si alguien se mete con tu madre, más le vale correr…

19.- Sabes lo que es, y cómo cambiar, una bombona de butano. Y, por supuesto, echas de menos ver el camión del reparto.

20.- Eres, o has sido, seguidor de “Los Serrano” o de “Aquí no hay quien viva”.

21.- Eres incapaz de beber una cerveza que no esté fría.

22.- El hecho de que todos los hombres, o mujeres, de una misma familia tengan el mismo nombre de pila no te sorprende. Es más, entra dentro de toda lógica.

23.- Estás acostumbrado al sonido de los ciclomotores. ¿Por qué aquí no se oye ninguno?

24.- Sabes la diferencia entre “co…” y “cajones”, entre “tener calor” y “estar caliente”, entre “bacalao” y “bakalao”…

25.- Un domingo por la mañana desayunas antes de irte a la cama, no recién levantado.

26.- Te parece perfectamente normal tomar un par de cañas por la mañana. ¿Qué hay de malo?

27.- El suelo de los bares es un lugar ideal para tirar servilletas usadas. ¿Por qué usar una papelera?

28.- Sabes perfectamente que la “ensaladilla rusa” no tiene nada que ver con Rusia.

29.- Eres el único de tu grupo de amigos al que le hace gracia ver por la calle un Mitsubishi Pajero.

30.- Tienes amigos con nombres como José María, Pepe, Manolo… incluso Inmaculada Concepción.

Parafraseando al Maestro Sabina: "En Alicante y en Washington, en Vancouver y en Redmond, mi Atleti, mi España y yo, semos diferentes..."

Feliz comienzo de semana


29 agosto, 2007 - 08:07

Visita turística a Microsoft

Miguel Llopis Lledó


Algo que nos lleváis pidiendo desde las primeras entradas en el blog es que os mostremos con imágenes cómo es todo esto. Es algo complicado, ya que las medidas contra posibles casos de espionaje industrial son muy fuertes y, como ya hemos comentado en alguna ocasión, debemos pedir permiso al departamento de asuntos legales para hacer fotos y publicarlas. Es por ello que no encontraréis demasiadas fotos por ahí del Campus de Redmond y, personalmente, me parece todo un lujo haber conseguido ese permiso y que os las pueda mostrar.

Hablando un poco sobre el Campus principal de Microsoft, situado en Redmond, debo deciros que, aunque no existen programas de “visitas turísticas”, si existen guías a disposición de los empleados. De modo que, si en alguna ocasión traemos a algún invitado, podamos contarle datos curiosos de los diferentes lugares por los que pase.

También hay casos de visitas “excepcionales”, en los que sí se hacen recorridos guiados por el Campus. Por aquí ha estado de visita gente tan importante como Mohamed Alí, Elizabeth Dole, Pearl Jam, los Secretarios de Defensa y de las Fuerzas Armadas de EEUU, por citar algunos…

Puesto que para mí los lectores de El País y, más en concreto, de este blog estáis en ese mismo nivel de importancia, voy a intentar llevaros a través de una especie de visita “virtual” por el Campus J

Ahí va:

Bienvenidos a Microsoft, estamos en Redmond (Washington). Este es el centro de operaciones de Microsoft desde 1986, año en que se produjo el último cambio de sede, llegando desde Bellevue (a apenas 10 minutos en coche de aquí), donde se ubicaba la antigua sede principal desde 1978. Aunque, como ya sabréis muchos, la compañía se fundó en Albuquerque (Nuevo México) en 1975.

Foto1_4   

El número total de empleados aquí ronda los 30.000, distribuidos en 102 edificios, lo cual representa casi la mitad de empleados de Microsoft en todo el mundo.

Las oficinas permanecen abiertas durante todo el año, y sólo en dos ocasiones se han visto obligadas a cerrar debido a catástrofes climatológicas: un tornado en 1993 y una tormenta de nieve en 1994.

Hay 22 cafeterías distribuidas por todo el Campus, para saciar el apetito de todos los empleados y, además, suponen un lugar agradable donde relajarse y, ahora en verano, tomar un poco el sol. Aquí tenéis una foto de la que yo más frecuento:

Foto2

La parte antigua del Campus:

Llama la atención la forma de X de los edificios de esta zona… ¿Por qué son así? Bien, utilizando esta forma, el número de oficinas con ventana al exterior es mayor (un tema el de las ventanas en los despachos del cual ya nos habló Ximo hace unos días), pura geometría…

Foto3_2 

Otra de las zonas de recreo del Campus es la zona de los campos de béisbol, fútbol (o “soccer” como lo llaman por aquí), baloncesto y volleyball.

Foto4 

Prácticamente todos los días se organizan partidos de fútbol, baloncesto... en estas pistas. Incluso hay ligas internas al más puro estilo universitario.

Como podéis comprobar, el Campus posee una gran riqueza natural y es bastante agradable pasear por él para ir de un edificio a otro, o incluso venir a trabajar en bicicleta (algo que mucha gente hace).

Foto5

Y bueno, aunque parezca mentira, también tenemos tiempo para trabajar… Mi oficina no tiene ventana al exterior, sino que da al pasillo (ya que mi edificio no tiene forma de X, como podéis ver aquí debajo, y en el reparto debí de llegar tarde para conseguir ventana…).

Foto6_2

Aún así, es un lugar bastante agradable para trabajar, en mi modesta opinión.

Foto7

Además, como la gente aquí es bastante simpática, siempre resulta fácil encontrar alguien con quien echarse unas partiditas de billar, futbolín o ping-pong (nosotros no somos tan afortunados de tener XBOX en la zona de descanso como en otros edificios, tendré que presentar una reclamación porque sin XBOX mi oficina no es un lugar habitable… jaja)

Foto8

Y, por supuesto, el hecho de tener cafeína gratis también ayuda...

Me despido por hoy, espero que hayáis disfrutado la visita tanto como yo haciendo de guía para tan ilustres visitantes.

27 agosto, 2007 - 09:02

Comunicación en el desarrollo software

Miguel Llopis Lledó


El desarrollo de proyectos software es un proceso muy complejo. Existen diferentes enfoques a la hora de planificar las fases del desarrollo, la duración de cada una de estas fases, el modo de dar mayor prioridad a una u otra fase, el número de personas que intervienen y el papel de cada una de estas.

Tanto es así que hace unas décadas surgió el concepto de "Ingeniería del Software". De manera similar a un arquitecto que diseña y planifica la construcción de edificios, un ingeniero de software debe diseñar y planificar el desarrollo de un producto software. De la experiencia y talento del arquitecto depende que un edificio no se desplome, y de éstas mismas virtudes de un ingeniero de software depende que un proyecto termine con el resultado deseado.

Mucho se puede hablar y debatir sobre la gran cantidad de corrientes en la Ingeniería del Software, pero puesto que ni esto es una clase universitaria ni yo profesor, lo que os voy a contar es mi experiencia en el día a día del desarrollo de productos de software en Microsoft.

En mi trabajo diario me he encontrado con una diversidad bastante grande de roles, de personas con especialidades diferentes en el ámbito de la ingeniería del software. El abanico va desde personas cuya virtud radica en unos profundos conocimientos que les hacen aptos para el diseño de proyectos (Arquitectos de software), otras cuyo punto fuerte radica en la planificación del proceso para construir lo que el arquitecto ha diseñado (manager), el "programador" que se encarga de convertir esas ideas en código para hacer realidad el software (lo que por aquí se conoce como Software Development Engineer, o de forma abreviada, SDE), el tester que se encarga de coger ese código desarrollado por el programador y someterlo a duras pruebas para asegurarse de la calidad del mismo, encontrar fallos y coordinarse con el programador para resolverlos...

Como muchos de vosotros ya sabréis, y los que no lo supiérais espero que lo hayáis entendido a través de mi explicación, el desarrollo del software es un proceso largo, complejo y que involucra a personas con perfiles muy diferentes. Ante esta dificultad sólo cabe una cosa: UNIÓN. Hoy más que nunca, y dicho sin el menor ánimo de prepotencia, sino llenándome de orgullo por los compañeros de trabajo que tengo, puedo decir que trabajo en un EQUIPO.

Mattmike

"Informático" es un término muy amplio, que engloba a profesionales de muy diversa índole, no sólo en lo referido al desarrollo software que os he contado antes, sino también en otro tipo de tareas: administradores de bases de datos (DBA's), diseñadores (de los que ya os he hablado en anteriores entradas), desarrolladores de aplicaciones web, administradores de sistemas...

A menudo, estas diferencias son tan acentuadas que cuesta incluso hacerse entender entre unos y otros, hablando sobre un proyecto. Y esta reflexión nos conduce al factor clave en el desarrollo de proyectos: LA COMUNICACIÓN. Escrita en mayúsculas y negrita, aún así debería ser enfatizada mucho más.

El proceso de desarrollo de software requiere de una comunicación clara, precisa y, una cosa muy importante, eficiente. Cada una de las "máquinas" de esta cadena de montaje que es el desarrollo de software debe saber claramente cuál es su función, qué va a encontrar como materia prima para su fase, y qué espera la siguiente fase como resultado de su trabajo. Y lo más importante, de una manera eficiente. El tiempo es algo muy valioso en el desarrollo de software. La informática, y por extensión la tecnología en general, es un campo en constante evolución, de modo que la mínima pérdida de tiempo o retraso no justificado en la creación de un producto, produce un desfase que, finalmente, se traduce en pérdidas económicas importantes...

Para fomentar esta comunicación existen muchos mecanismos, confidenciales o públicos, en Microsoft. Desde el popular correo electrónico, listas de distribución a las cuáles se suscribe todo el grupo de trabajo para recibir emails automáticamente, grandes entornos de desarrollo como por ejemplo Visual Studio, orientados al trabajo en equipo y la coordinación de tareas entre personas con distintos roles dentro del proyecto, herramientas para notificar fallos o bugs en el software... y, por supuesto, las reuniones de trabajo.

En Microsoft, cada edificio tiene unas 15-20 salas de reunión, ¿por qué será?... Efectivamente, hay muchas reuniones. Reuniones con gente con los mismos roles que tienes tú, para hablar sobre tus avances y escuchar los del resto, para resolver en grupo problemas difíciles para uno solo, sesiones de aprendizaje conjunto... Reuniones con gente que ocupa otros roles, para saber qué y cómo lo están haciendo, y aportar tu visión sobre cómo ese proceso o esos objetivos podrían mejorarse. Reuniones con tu manager, como ya comentó Marta en la entrada anterior, para analizar tu rendimiento...

En mi caso, que soy tester, mantengo semanalmente unas 4-5 reuniones con programadores para mejorar el producto que estamos desarrollando, un par de reuniones con gente de mi equipo (testers) para coordinar nuestras pruebas, varias reuniones con Product Managers, que son personas que se encargan de analizar qué características debería y no deberían tener las próximas versiones del producto, en base a estudios de mercado, viabilidad técnica, opiniones de desarrolladores y testers...

Algo que llama la atención en estas reuniones es la enorme capacidad de diálogo de toda esta gente, su facilidad para expresar argumentos de manera no ofensiva aún cuando las posturas son radicalmente opuestas, y la enorme predisposición a ayudar a los demás. Aquí todos se esfuerzan por dar lo mejor de sí mismos, y que cada día esa cota sea mayor, pero no con el afán de ser individualmente los mejores, sino de elevar la calidad de su trabajo para desarrollar muy buenos productos.

Para todas aquéllas personas que trabajen en equipo, ¿cómo es vuestro trabajo?

Espero y deseo que tengáis la suerte que he tenido yo de caer en un equipo :-)

24 agosto, 2007 - 19:03

Maneras de Trabajar

Marta Luis Burguete

El ritmo de los posts ha bajado bastante en los últimos días, como habréis podido comprobar. Y es que se nota que hemos llegado a la mitad de nuestra internship, y las deadlines (fechas límite) empiezan a resultar pesadas espadas de Damocles sobre nuestras cabezas. Los tres sabemos que nos jugamos mucho. Un trabajo bien realizado significa casi seguro una oferta como empleado a tiempo completo. Pero a la vez, un trabajo bien realizado significa mucho esfuerzo. Todos los interns hemos comentado lo mismo. Psicológicamente resulta abrumador trabajar aquí. ¿Por qué? Pues porque es literalmente imposible ser muy bueno en lo que haces. Porque siempre que uno trabaja, aunque la valoración final dependa del propio trabajo, es innegable que las comparaciones existen, para bien o para mal. Y aquí las comparaciones siempre son para mal, podría decirse. Estamos rodeados de gente brillante, de los mejores. Todo el mundo es un experto en lo suyo, y nosotros acabamos de empezar. Uno de nuestros amigos me dijo lo frustrado que se sentía cuando después de días de pensar soluciones a un determinado problema y estar realmente orgulloso de lo que había conseguido, al contárselo a su manager este le dijo “Muy buenas ideas. Las implementamos la semana pasada”.

Pero bueno, que el trabajo no iba a ser coser y cantar ya nos lo podíamos imaginar antes de venir. Lo que yo no sabía es como estaba esto montado. Nosotros, cada uno de los interns, tenemos un tutor y un manager. El manager es lo que en España llamaríamos simple y llanamente, el jefe. Sin embargo, aquí, entre que le cambias el nombre y la relación es totalmente distinta, casi que a uno se le olvida a veces que esa misma persona es la que te evalúa y decide tu futuro. El jefe no te busca, has de buscarle tú. Cada semana, todos los empleados tienen una breve reunión personal con su manager en la cual le cuentan las cosas que han hecho esa semana, los problemas que tienen, las opciones que están barajando, etc. El manager se limita a escuchar, aconsejar y orientar, nunca a mandar u obligar. Da indicaciones acerca de cómo estas realizando tu trabajo, si vas a buen ritmo o es necesario apretar más.

El tutor, por otra parte, es la persona de apoyo que te asignan durante la estancia. Tener un buen tutor o uno no tan bueno, puede significar un cambio como de la noche al día en la internship, que todo sea fácil porque te proporcione una buena ayuda y soporte o que la mas mínima tarea sea mucho más complicada, porque te toque entender el gran entramado de Microsoft por ti mismo. ¿Y qué significa ser un buen tutor? Pues significa que tengas la suerte de encontrarte con alguien que comprende tus carencias educativas respecto al entorno del trabajo en el que te encuentras. Alguien con ciertas habilidades sociales (habilidades por las que no solemos destacar los informáticos) que te oriente no sólo en la parte técnica de tu trabajo, sino también en la manera social de afrontarlo, pues el estilo de producción aquí es totalmente diferente a lo habitual. Se valora muchísimo la autosuficiencia y la iniciativa. Nunca debe tenerse miedo a “romper” algo o a probar algo diferente. Siempre estará bien visto.

Y otra cosa más que me resulta a la vez fascinante y tremendamente útil es que trabajando en Microsoft, cuando te surgen dudas…puedes preguntar a la fuente!!! ¿Qué quiere decir esto? Imaginemos que estoy programando y necesito utilizar la FuncionA. Obviamente, la documentación sobre la FuncionA es inexistente o totalmente inútil, como suele ocurrir en casi todas las empresas de desarrollo de software. Pues aquí lo único que tengo que hacer es preguntar quién escribió la FuncionA, levantarme de mi silla, ir a su despacho y preguntar! Da igual el rango de la persona, o lo ocupados que estén.  Todo el mundo te explica que hizo en su momento y porqué, se interesan por tu proyecto e intentan aportar su granito de arena, dando ideas o sugerencias. Claro, que en eso también influye el tema de la pasión. Aquí a la gente le gusta mucho la tecnología. Y cuando digo mucho, quiero decir mucho. Los ves que realmente se sienten fascinados por los proyectos, como un niño en una tienda de juguetes, con la única diferencia de que aquí Microsoft te abre una cuenta sin límite de fondos para que juegues con sus juguetes todo lo que quieras.

20 agosto, 2007 - 06:57

Doce formas de decir "Hola"

Miguel Llopis Lledó


Voy a empezar la semana haciendo una pequeña reflexión, que espero que os guste. Si descontamos la semana que pasé en Corea del Sur, hoy se cumple el primer mes de mi recién estrenada vida americana.

Lo cierto es que vivo en EEUU, el país con mayor cantidad de extranjeros residentes de todo el mundo. Un país que, por suerte o por desgracia, no había visitado antes. Un país muy diferente a cualquier otro que puedas encontrar en Europa, por cosas difíciles de explicar con palabras, pero que tratamos en este blog de contarlas para compartir de este modo nuestras experiencias con vosotros.

Una de estas diferencias es, por ejemplo, la manera de conducir. Aquí la gente es muy educada al volante, creo que si no hubiera semáforos nada malo pasaría. Tampoco se suele ver a nadie que sobrepase el límite de velocidad. Límite de velocidad, y distancias que, por cierto, se miden en millas y no en kilómetros. Además, la mayoría de coches aquí funcionan con marchas automáticas, por tanto, tienes tan sólo dos pedales, y apenas utilizas el cambio. Suelo bromear diciendo que cuando conduzco aquí, me sobra un brazo y una pierna... (lo sé, me destaco por mis chistes malos)

También me chocó mucho al principio el hecho de que la mayoría de supermercados abren 24h al día, y 7 días a la semana. Da igual cuándo te quedes sin comida o bebida en la nevera, vas a encontrar tu supermercado habitual abierto... y, además, cuando pases por caja, te van a saludar con una agradable sonrisa y te van a preguntar cómo te va el día, desearte una buena noche/día/fin de semana... Si además hablas con un acento extraño, como es mi caso, te preguntarán de dónde eres. Cuando digas que eres de España te hablarán de Madrid o Barcelona (incluso de Pamplona y de San Fermín) y yo trato de explicarles dónde está mi querido Alicante, qué buen clima tenemos y qué bonito es el Mar Mediterráneo... :-)

Este tipo de conversaciones también se producen en el trabajo. Tengo la suerte de trabajar en un lugar en el que hay personas de 15 nacionalidades diferentes, de los 5 continentes, y que hablan hasta 12 idiomas diferentes: inglés, francés, chino, indio, ruso, rumano, iraní, noruego, polaco, japonés, thailandés... creo que me dejo alguno, los tengo apuntados en un papel encima de mi mesa. Ah sí, español, yo soy el "jugador número 12" de este equipo, jejeje.

Logo_2Algo que me propuse fue aprender, al menos, a saludar en cada uno de estos idiomas.

De este modo, consigo empezar el día con una sonrisa de cada una de estas personas y a cambio recibir unos cuantos "Hola", que se agradecen... Soy el único hablante hispano en mi oficina, a la espera de que la próxima semana se nos incorpore un mexicano.

Pero aún con la pequeña barrera del idioma, me siento en casa. La gente es muy simpática, siempre sonriente. Se les ve tan felices como se me ve a mí, y eso crea muy buen ambiente de trabajo.

Y es que es cierta aquella frase que oí en una ocasión y me encantó: "A través de la tecnología, podemos ser un único Mundo, soñando el mismo sueño"

Además de todo esto, he tenido mucha suerte por la época del año en la que me ha tocado venir aquí tres meses. No sólo por el buen clima, un clima primaveral español, de no más de 23º de máxima, y soleado. Sino también porque durante el verano, al igual que en España, la gente suele coger vacaciones y aprovechar para volver a sus países de origen y visitar a sus familiares.

Este hecho tiene como consecuencia que, al volver al trabajo, traen dulces, caramelos, aperitivos... típicos de sus países y regiones, y colocan sillas en la puerta de sus despachos, donde dejan estos "regalos" y al pasar por delante puedes degustarlos.

En cuatro semanas ya he tenido la suerte de probar desde las típicas galletitas de la fortuna chinas, hasta sushi, pasando por bollería india o chocolate de Polonia.

¿Qué me encontraré mañana? Os mantendré informados...

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal