USA Español

Obama reconoce el enfado de los hispanos

Por: | 16 de septiembre de 2010

Sé que muchos de ustedes hicieron campaña con fervor a mi favor y están decepcionados de que no hayamos podido llevar esto a su conclusión. Yo también.

El presidente de Estados Unidos reconocía así la decepción que siente la comunidad hispana. Obama prometió reformar el sistema de inmigración durante su primer año de gobierno. Han pasado casi dos. Quedan apenas dos meses para las elecciones de noviembre. Se le agota el tiempo para explicar por qué no lo ha logrado y convencer a los hispanos de que necesita su voto para abordar dicha reforma en la segunda mitad de la legislatura.

"Permítanme ser claro: no abandonaré esta lucha. Mi promesa de lograr esto tan pronto como sea posible es real. No podemos seguir postergando este desafío", insistió Obama durante la Gala del Caucus Hispano del Congreso en Washington.

Sus palabras llegaban en una semana importante para la reforma. Este martes el líder de los demócratas en el Senado, Harry Reid, confirmaba que la ley Dream Act -que abre el camino a la legalización a miles de jóvenes inmigrantes que buscan acceder a la universidad o el ejército- podría ser aprobada en las próximas semanas. Y el miércoles por la mañana era Robert Menéndez, legislador de Illinois, el que prometía que introducirá la propuesta de ley de inmigración este mismo mes.

El nuevo impulso a la reforma llega a siete semanas de las elecciones y cuando los demócratas no tienen clara la victoria en ninguna de las dos cámaras del Congreso. El New York Times acaba de publicar una encuesta en la que se confirma el poco respaldo del presidente y su partido político entre la población, aunque los Republicanos no disfrutan de mucho más apoyo. El diario estadounidense concluye que las elecciones están abiertas: nunca antes tantos norteamericanos han querido quitar el asiento de senador o congresista a quien les representa.

Y es ahí donde Obama quiere retomar el impulso. 

"Hay quienes buscan lograr victorias políticas al distorsionar los hechos y dividir a nuestra gente. Algunos se aprovechan de la ansiedad sobre la economía para inculcar el temor a quienes lucen o piensan o rinden culto de manera diferente, a fin de enardecer la pasión entre “nosotros” y “ellos”. Pues, les tengo una noticia: no funcionará", declaró el presidente antes de retomar algunas de sus líneas más aplaudidas durante la campaña electoral. "Porque no existe “nosotros” y “ellos”. En este país, sólo hay un “nosotros”. No hay un Estados Unidos latino o un Estados Unidos negro o un Estados Unidos blanco o un Estados Unidos asiático. Sólo hay un Estados Unidos de Norteamérica."

Un 67 por ciento del electorado hispano votó a Obama en 2008. Muchos lo hicieron con la promesa de la reforma migratoria en mente. Pero la inmigración se ha convertido en un arma de doble filo para los dos partidos políticos. La línea dura de los republicanos, representada por la ley de Arizona, aleja a muchos hispanos. Y la pasividad de los demócratas, junto con la promesa incumplida de Obama, no invita a votar. 

Por eso el presidente insistió ayer en Washington que sólo podrá sacar adelante la reforma si cuenta una vez más con el apoyo de la comunidad hispana. Y por si alguno de los presentes sigue con dudas para noviembre, Obama se puso el traje de campaña: despachó a los Republicanos por bloquear cualquier negociación en el Congreso y por impedir que se nombren los cargos designados por la Casa Blanca. Por amenazar con anular las reformas sanitaria y financiera si se hacen con la mayoría y por no ayudar a las pequeñas empresas. Por no querer abaratar los costes de educación y por convertir esta legislatura en 'No se puede'.

"No se olviden de quién está de su lado y quién está contra ustedes. No crean que las próximas elecciones no son importantes. No se olviden de quién logró el seguro médico para 4 millones de niños, entre ellos los hijos de inmigrantes legales. No se olviden de quiénes son sus amigos. No se olviden".

La comparecencia de Obama cerró una Gala por la que pasaron diversas personalidades que, desde el ámbito de la política, la música o la cultura dan voz a la comunidad latina en Estados Unidos. La actriz Eva Longoria, el productor Emilio Estefan y la presentadora de CNN Soledad O'Brien. Todos mencionaron la reforma, como también lo hizo la portavoz de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi. ¿Llegará a tiempo este nuevo impulso? Lo sabremos en noviembre. 

Hay 2 Comentarios

Veo que la latinada ilegal vota ilegalmente. Lo que sea hacen estos criminales. Si yo fuera presidente...

El voto latino en Estados Unidos creció de 5 a 10 millones entre los años 2005 y 2010, capital político-electoral nada despreciable, así es que tanto los congresistas demócratas como republicanos tendrán que alinearse con la justa y ansiada Reforma Migratoria.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal