USA Español

Un problema con solución, según Michelle Obama

Por: | 14 de septiembre de 2010

Michelle Obama ha invitado esta mañana a los líderes hispanos a unirse a su lucha contra la obesidad infantil, una dolencia que afecta especialmente a los menores de minorías. Durante su intervención ante el Comité Legislativo Hispano (CHCI por sus siglas en inglés), la primera dama estadounidense ha insistido en que dolencias como la obesidad terminan afectando a toda la población.

"Este es uno de los problemas cuya solución está en nuestras manos, podemos resolverlo", declaró Obama. "No hace falta tirar el libro de cocina de nuestras abuelas por la ventana. Simplemente tenemos que empezar a vigilar lo que comen nuestros hijos".

Michelleweb  

La comparecencia de Obama cerraba una conferencia del CHCI sobre el impacto de la reforma sanitaria en la comunidad hispana. La obesidad es protagonista de 'Let's Move', la última iniciativa lanzada con éxito por la primera dama y también uno de los mayores problemas de salud que afectan a los niños hispanos: dos de cada cinco son obesos o tienen sobrepeso. Las consecuencias van desde dificultades durante la vida escolar o problemas de salud en la juventud hasta el impacto económico en las familias o el progreso de una comunidad entera.

"Una cuarta parte de los preescolares en Estados Unidos son latinos. Si los latinos de nuestra nación crecen como adultos sanos, Estados Unidos será una nación saludable y próspera, pero si las disparidades persisten, será más difícil competir", añadió Kathleen Sebelius, Secretaria del Departamento de Salud. Sebelius y Obama insistieron que la falta de acceso a cuidados médicos y formas de prevención que mejoren la salud de los menores hispanos acaba condicionando la salud de toda la población.

Los hispanos son el grupo de población con menos acceso a cuidados médicos. Un 42 por ciento de hispanos carece de seguro médico y la mitad de los empresarios latinos no puede garantizar el seguro a sus empleados. Esta situación hace que los hispanos sean la comunidad con más muertes por enfermedades que se pueden prevenir, por lo que los expertos insisten en que es tan importante haber aprobado la reforma sanitaria como compartir información con las comunidades.

"Una de las preguntas que más escucho es si la reforma va a mejorar de verdad la situación de nuestra comunidad", explicó Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza. "Es muy triste descubrir que las familias latinas todavía no saben qué ha cambiado".

A pesar de que la mayor parte de la legislación de la reforma sanitaria no entrará en vigor hasta 2014, algunas secciones de la ley sí están siendo implementadas de forma gradual. Pero seguir todos los cambios no es sencillo. El Departamento de Salud ha lanzado un servicio en internet para que los ciudadanos conozcan a qué servicios y tipos de seguro médico pueden acceder, en función de su lugar de residencia. "Nunca antes se ha puesto al servicio del ciudadano una base de datos como ésta", dijo Sebelius. A partir de la semana que viene, salud.gov será el portal para los pacientes y consumidores hispanos.

El esfuerzo de las autoridades, sin embargo, no debe basarse únicamente en ofrecer información a los ciudadanos, argumentó Reed Tuckson, presidente de United Health Group. "También debemos asegurarnos que tenemos los datos esenciales sobre la población". La falta de acceso de la población hispana a los cuidados médicos -la mitad de ellos nunca ha consultado con el mismo médico de forma regular- deja a los profesionales sin información suficiente sobre cuáles son las necesidades específicas de los pacientes hispanos.

Una de las secciones de la ley dará comienzo el año que viene a la inversión de 11 mil millones de dólares en la creación de centros de salud comunitarios. Los centros acercarán la atención sanitaria a la población -se espera que atiendan entre 20 y 40 millones de norteamericanos- y al mismo tiempo servirán para recoger esos datos que tanto necesitan las autoridades.

Sin embargo, hay otro obstáculo que todavía separa a la comunidad hispana de la atención médica: el idioma. Estados Unidos necesita más profesionales médicos que puedan atender a los pacientes en su lenguaje. Los problemas de acceso a la universidad y los costes de la educación hacen muy difícil impulsar a jóvenes profesionales latinos hasta donde se les necesita.

Todos los expertos coincidieron en que la falta de acceso a un seguro médico y la proporción de población norteamericana alejada que cuidados médicos es un problema todavía sin solución. Incluso con reforma sanitaria. En 2019, hasta 23 millones de norteamericanos seguirán sin seguro médico, según estimaciones del Instituto Edward Roybal. "Muchos de ellos serán hispanos", declaró William Vega, director del organismo. "Es un problema con el que todavía tendremos que lidiar".

La falta de cobertura sanitaria en algunos momentos de su vida contribuye a que dos de cada tres norteamericanos lleguen a la tercera edad con hasta dos enfermedades graves. Esto complica su calidad de vida y eleva los costes de la atención médica. Según Michelle Obama, el énfasis debe estar en la prevención, para no crecer marcados por las dolencias gracias a una mejora de la alimentación y más ejercicio físico. "Son los pequeños cambios que podemos hacer en casa, en familia, los que acaban marcando la diferencia", concluyó.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal