USA Español

La lucha para reducir el impacto de la gripe entre hispanos

Por: | 02 de diciembre de 2010

Get Your Flu Shot. $24.99. Protect Yourself Against Seasonal Flu. Get Yours Here.

Son algunos de los carteles que, desde el mes de septiembre, se pueden leer en muchas farmacias de Estados Unidos. No es la última oferta, es la vacuna de la gripe. The Flu Shot.

Más de 200.000 personas son hospitalizadas en Estados Unidos cada año debido a complicaciones relacionadas con la gripe. En 2009, seguía siendo la octava causa de muerte. Provoca el fallecimiento -de forma directa o indirecta- de hasta 50.000 norteamericanos al año. En comparación, la gripe está relacionada en unas 3.000 muertes al año en España.

294421939_958b831da0_z
Anuncio de vacunas en un supermercado estadounidense. Foto: pswansen en Flickr

En EEUU, los hispanos tienen menor acceso a cuidados médicos, se vacunan menos y sufren más las consecuencias de la gripe común que el resto de la población.

Este año el Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) afronta un reto más para cambiar la realidad de los hispanos y la gripe: la exhaustiva campaña sobre el virus H1N1 el invierno pasado hace difícil volver a llamar la atención y convencer sobre la gravedad de la gripe.

El próximo lunes arranca la Semana de la Gripe en Estados Unidos y el organismo de salud celebrará diversos eventos en las 25 localidades que cuentan con un mayor crecimiento de la población hispana. Muchos de los centros de vacunación estarán en los barrios hispanos, para empezar así a reducir las cifras de no vacunados.

"Llevamos varios años desarrollando estas campañas pero hace poco tiempo que el gobierno recaba información concreta sobre grupos como los hispanos, afro americanos, asiáticos o nativos de forma específica, así que es difícil saber si ha habido mejoras, los datos son demasiado recientes", admite el doctor Felipe Lobelo, médico y epidemólogo del CDC. Lo que sí conocen, y sigue sin variar cada año, es que los hispanos siguen tendiendo a vacunarse en menor proporción que ningún otro grupo.

Los hispanos y afro americanos, son hospitalizados a causa de la gripe el doble que los norteamericanos blancos. Pero la diferencia es sólo de un 10 por ciento menos si nos fijamos en la tasa de vacunación de los hispanos en comparación con otros grupos. El poco acceso a medicamentos y atención médica una vez contagiados con la gripe son los factores que disparan la incidencia del virus en la comunidad hispana.

La gripe suele causar más fallecimientos entre personas que ya padecen diabetes, problemas cardiovasculares o respiratorios e hipertensión. Todos ellos son comunes entre los hispanos. Según Lobelo, la comunidad hispana sufre además por las dificultades de acceso a atención médica, la poca vacunación, la falta de información -desde la prevención al tratamiento- en su idioma o incluso el estatus migratorio, que puede disuadir al enfermo de buscar ayuda.

Cuando un miembro de la comunidad padece la gripe y no consigue tratamiento, corre el riesgo de contagiar a otros miembros de su familia y entorno que no se hayan vacunado.

A las dificultades para difundir toda esta información entre la comunidad hispana se une la diversidad de este grupo de población y las enfermedades más frecuentes -aunque poco investigadas- que padecen. Los puertorriqueños, por ejemplo, sufren asma de forma desproporcionada en comparación con hispanos de otros orígenes. En el caso de los mexicanos, son los que más padecen diabetes. Las diferencias culturales y de idioma, la falta de acceso a cuidados médicos y prácticas preventivas son otros de los obstáculos que debe sortear el CDC para reducir la tasa de incidencia de gripe entre los hispanos.

Desde hace varios años, el CDC ha encontrado un aliado importante en los medios de comunicación en español, que responden con cobertura específica. El organismo compra espacio publicitario para difundir las campañas contra la gripe gracias a especialistas que conocen las comunidades y los medios de comunicación locales. También organiza eventos como las campañas de vacunación para compartir con los líderes de organizaciones locales la información que necesitan hacer llegar a los ciudadanos en su propio idioma.

Uno de los datos en los que inciden estas campañas es el coste de la vacuna. Los ciudadanos estadounidenses deben tener seguro médico para acceder de forma gratuita a la versión más simple. Si padecen otras enfermedades puede que tengan que hacer un pago aparte. Sin embargo, uno de cada tres hispanos carece de cobertura, por lo que deben pagar entre 5 y 30 dólares.

"Nuestro mensaje es que el coste económico es muy reducido en comparación con el coste que puede tener la enfermedad en caso de agravarse", comenta Lobelo.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal