USA Español

¿Alguien quiere ser agricultor?

Por: | 09 de febrero de 2011

El cómico Stephen Colbert salió del plató por un día, el pasado mes de septiembre, para actuar en el Congreso. Su papel era el de un norteamericano que acababa de unirse al programa "Take Our Jobs" para trabajar en la agricultura. Colbert duró un día recogiendo lechugas. Su comparecencia sevía para  denunciar también la incongruencia de un programa en el que ningún norteamericano quiere participar. Ni siquiera cuando la tasa de paro sigue batiendo récords.

4688700855_90150cfea8_z

"Honestamente, nadie puede pensar que los trabajadores americanos vayan a venir a ocupar esos puestos", lamenta Craig J. Regelbrugge, vicepresidente de la Asociación Americana de Viveros e Invernaderos. La temporalidad del trabajo, los desplazamientos, la dureza del campo y la falta de acceso a tecnología e internet convierte la agricultura en una oportunidad de empleo que no se les pasa por la cabeza a los norteamericanos.

La agricultura norteamericana podría enfrentarse en los próximos meses a un nuevo problema.

El Subcomité de Inmigración del Congreso, bajo control republicano, celebra mañana una audiencia para debatir sobre la expansión del sistema E-Verify a todos los trabajadores estadounidenses. El programa E-Verify obliga a los empresarios a comprobar si las personas a las que han contratado tienen permiso para trabajar en el país. El objetivo de los republicanos es impedir que inmigrantes indocumentados, que ocupan la mayoría de los empleos agrícolas, puedan acceder a esa oportunidad.

Los expertos consideran que aplicar este sistema en todo el ámbito laboral sin que haya una reforma de inmigración no tiene sentido. "Cualquier ampliación de E-Verify sin una reforma migratoria sería un desastre", lamenta Regelbrugge. Para el empresario, el impacto supondría la pérdida de trabajadores con experiencia, el alza de precios de los productos agrícolas y la importación forzosa de estos productos.

Pero uno de los principales problemas sería la falta de norteamericanos que quieran sustituir a los trabajadores agrícolas. Diversos programas han intentado fomentar este trabajo sin éxito. En los años 90, el estado de California sólo consiguió ocupar tres vacantes con ciudadanos estadounidenses. Un programa similar en el estado de Washington ofreció 17 000 empleos agrícolas y llenó apenas 40 puestos. El último intento, llamado "Take Our Jobs" recibió 9 solicitudes

"Quieren aplicar este programa en un momento en el que la economía se encuentra en un punto precario", según Ali Noorani, director del Foro Nacional de Inmigración. En el caso de Florida, por ejemplo, el 80 por ciento de los trabajadores agrícolas son inmigrantes indocumentados y sin permiso para trabajar.

"La aplicación obligatoria de E-Verify, si no viene acompañada de otras soluciones, nos obligará a exportar todos estos puestos de trabajo e importar los productos agrícolas, lo que subirá los precios de la comida. Y esto ya está ocurriendo con China", explica Regelbrugge.

Perteneciente a una familia agricultora desde hace generaciones, Cox dirige la empresa L. E. Cooke, en California. Es uno de los muchos empresarios y agricultores que se han visto afectados por las incongruencias de este procedimiento burocrático. En una ocasión tuvo que despedir a 26 indocumentados en un mismo día. "Fui incapaz de encontrarles un sustituto", comenta. "El problema es que cuanto más pequeña sea la empresa, más grande es el impacto".

"El programa ha estado en funcionamiento desde hace 10 años y siempre ha tenido serios problemas", protesta también Noorani. El sistema electrónico compara los datos de identificación aportados por el trabajador con los registros de la Seguridad Social estadounidense y el Departamento de Seguridad Nacional, donde se almacenan los datos de inmigración. Si el trabajador no tiene permiso, no puede ser contratado. De hacerlo, el empresario estaría incumpliendo la ley.

Sin embargo, las empresas han denunciado todo tipo de problemas en el sistema. Por un lado, el trabajador -de ser indocumentado- puede presentar una identidad falsa. Por otro, el sistema que coteja los datos que introduce el empresario con los de las autoridades no es perfecto. 

"A pesar de participar en este programa, ni siquiera estoy seguro de que todos mis empleados tengan permiso de trabajo", confiesa Cox.

David Weber, de la empresa Blueberry growerPolk County, en Florida, propone dos alternativas al programa E-Verify. La primera y la menos perfecta es excluir a los trabajadores agrícolas del proceso de verificación. La segunda es crear un sistema que permita a los indocumentados pagar una multa por haber entrado ilegalmente en el país a cambio de un permiso de trabajo temporal vinculado a la agricultura.

"Sé que no es la solución perfecta, pero creo que es una parte de la solución a este problema y que debería ser la primera en aplicarse", comenta Weber. 

El programa E-Verify es enteramente electrónico, de modo que obliga a los empresarios a tener acceso a internet. Pero cuanto más lejos están los terrenos de un centro urbano, más difícil es tener una conexión a la red y más alto es el precio que pagan los agricultores.

"La agricultura estadounidense va a perder a la mayoría de sus trabajadores de la noche a la mañana y no habrá nadie para sustituirles", protesta Cox la víspera de la audiencia en el Congreso. "Hay millones de puestos de trabajo en este país vinculados a la agricultura. No nos podemos permitir este error".

Hay 4 Comentarios

Ref:..........""El gran error de los politologos, manos blancas de los burocratas de los Americanos, es el haber creado el desiquilibrio entre los citadinos que habitan, la mayoría en tugurios, como enjaulados alejados del campo, con su población agricula, citadinos que son los que mayoritariamente ocupan puestos del c Estado \, como refiere el cómico Stebens Holber, NADIE QUIERE SER AGRICULTOR, que es la ocupación mas noble y tienen que buscar esclavos en sus Paises Satélites o en sus inmigrantes indocumentados para que se ocupen de estos menesteres. Adan procreo dos hijos, el uno agricultor y el otro ganadero.

Gracias Ana por tu comentario, es muy importante el apunte que haces sobre el sueldo, clave en este debate.
Un saludo
Cristina

“Nadie puede pensar que los trabajadores americanos vayan a venir a ocupar esos puestos", dijo Craig J. Regelbrugge. No, nadie puede pensar que los trabajadores americanos vayan a venir a ocupar esos puestos *sin que los empleadores paguen más*.

Los americanos trabajarían en la agricultura, pero no por un salario inferior al sueldo mínimo. Si los empleadores pagaran más, podrían contratar a americanos. Pero en eso caso, la comida costarían más.

Los americanos quieren comida barata y quieren que no inmigrantes indocumentados la cosechan. Podemos tener uno o el otro, pero no los dos.
E-Verify por la agricultura no va a occurir. Los republicanos dicen que quieren deshacerse de los trabajadores indocumentados, pero al fin de cuentas, nunca harán que los empleadores paguen sueldos más altos.

A veces hay saber publicitar debidamente las cosas que se quieren vender. Siempre hay quienes se sienten atraídos por el mensaje.
También hay que dotar de los necesarios elementos que permiten la elección.
En todos los países se ha dado una emigración a la ciudad en busca de mas confort, mejoras sociales y oportunidades económicas.
Es la hora de recuperar la repoblación del campo, de potenciar la vida rural si queremos salvar a la sociedad de una debacle por exceso de gente en las aglomeraciones insalubres de las ciudades.
Solo hace falta utilizar la inteligencia y el sentido común.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal