USA Español

La hispana que luchó por los derechos civiles

Por: | 17 de febrero de 2011

El pasado martes Barack Obama entregó las Medallas de la Libertad de la Casa Blanca a varias caras conocidas. Desde el violonchelista Yo-Yo Ma a la escritora Maya Angelou o el antiguo jugador de los Celtics de BostonBill Russel. Pero entre ellos estaba también una mujer hispana a la que Obama quiso reconocer su papel en el movimiento por los derechos civiles.

Medalla
Imagen de la ceremonia de entrega de la Medalla de la Libertad a Sylvia Mendez

Sylvia Mendez, descendiente de mexicanos y puertorriqueños, tenía ocho años cuando sus padres quisieron registrarla en un colegio para niños blancos. Su entrada fue denegada y tuvo que ir a una escuela para niños mexicanos. El padre de Sylvia, Gonzalo Mendez, decidió sumarse a otros padres de la escuela y denunciar al Distrito de Educación Westminster. Su victoria se convirtió después en un hito del movimiento por los derechos civiles y en contra de la segregación racial. Y permitió que Mendez acudiera a la escuela privada a la que antes sólo tenían acceso niños blancos.

"Ella ha convertido su misión en difundir un mensaje de tolerancia y oportunidad entre niños de todos los orígenes y clases sociales", dijo Obama durante la ceremonia en la Sala Este de la Casa Blanca.

La Medalla de la Libertad se entrega cada año a aquellos individuos que han hecho "contribuciones significativas a la seguridad o los intereses nacionales de Estados Unidos, la paz mundial u otros ámbitos culturales, públicos o privados de especial importancia". El presidente declaró durante la ceremonia que los ganadores de este año "revelan lo mejor de quienes somos, y lo mejor de quienes queremos llegar a ser". 

Mendez llegó a ser enfermera. Ahora, jubilada y madre de dos hijos, viaja por todo el país hablando de la importancia de su caso y del acceso a la educación. A sus 74 años, declaró a un diario local de California que "nunca podía haber imaginado que, como una niña que luchó contra la segregación, acabaría conociendo al presidente y recibiendo un honor tan grande".

Padres
Gonzalo y Felicitas Mendez, padres de Sylvia

La comunidad mexicana creció en California durante los años 30. Al final de la década, el 80 por ciento de las escuelas separaban a los niños mexicanos, que debían estudiar en colegios exclusivos para ellos. Con el crecimiento de la comunidad también llegarían a tener prohibido el acceso a determinados espacios públicos, como ocurrió con la población afroamericana. La discriminación fue establecida por ley, aunque en algunos casos empresas privadas crearon sus propias normas.

El caso Mendez vs. Westminster terminó con la segregación en las escuelas de California en 1947. Siete años después sería citado en Brown vs. Comité de Educación (PDF), el histórico caso que puso fin a la discriminación en todas las escuelas del país. Aunque la mayoría de las referencias del movimiento por los derechos civiles se centran en la comunidad afroamericana, la discriminación sufrida por los mexicanos en estados como California tuvo una influencia importante tanto en el movimiento en general como en el caso legal que terminó con la segregación.

Para María Blanco, directora ejecutiva de el Instituto Juez Earl Warren de la Universidad de Dercho de Berkeley, el caso Mendez fue crítico en la estrategia y análisis legal utilizados después en el caso Brown. "Más que una lección de historia, el tejido que conecta Mendez y Brown demuestra cómo personas de orígenes, razas y grupos étnicos tan diferentes pudieron unirse para terminar con una episodio histórico de discriminación y segregación", escribió para el Centro de Política de Inmigración.

 

Hay 2 Comentarios

EEUU está siendo invadido racialmente por inmigrantes no-blancos y dentro de pocos años será un país mayoritariamente negro y marrón. Lo que empezó siendo un país levantado por blancos acabará invadido por inmigrantes de genes extraeuropeos exterminando así la identidad étnica de ese país. Todos los países tienen derecho a preservar su identidad racial, y el negarle ese derecho a un país es el mayor de los racismos. Exterminar la identidad racial de un país a base de inmigración masiva es racismo.

Muchas graciás por “USA-Español.” A causa de este blog, estoy aprendiendo mucho más sobre los asuntos importantes por los norteamericanos hispanos. La cara de los Estados Unidos está cambiando, y cambiando rapidamente. Se estima que los hispanos serán un tercio de la población de los Estados Unidos en 2050. En estados como Texas y California, el porcentaje probablemente va a ser aún más. Ya hay muchos líderes hispanos en la política y todos los campos de los Estados Unidos. Por ejemplo, Marco Rubio, senador de Florida, Susana Martínez, gobernadora de Nuevo México y Brian Sandoval, gobernador de Nevada. Debemos nosotros norteamericanos de otro patrimonio tener miedo de estos cambios? Nuestra historia en América da a entender de que no hay razones para temer. Me parece que aunque habrá cambios étnicos del rostro de nuestra país, por supuesto, los cambios no van a alterar los valores democráticos y la tolerancia por diferencias de este pais. Nuestro pasado es una historia continue de la inmigración y la asimilación. Hay no razon para crear que este cambio va a ser distinto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal