USA Español

Selección USA Español: Inmigración y salud

Por: | 08 de abril de 2011

Esta semana todas las miradas estaban en Florida. Allí la senadora y presidenta del Comité Judicial Anitere Flores, del partido republicano, presentó y logró aprobar el lunes una polémica ley de inmigración. Los detractores critican que Florida, un estado con importante población inmigrante, quiera dar los mismos pasos que Arizona. Flores se esforzó en eliminar determinados aspectos de la ley, como la competencia otorgada a la policía para pedir la documentación a cualquier persona "sospechosa de ser ilegal", precisamente el mismo apartado que ha llevado a la ley de Arizona a los tribunales. 

El proyecto de ley tampoco establece un crimen estatal por estar en el país sin documentos legales. Aún así, exige la participación en el programa E-Verify a los pequeños empresarios -salvo en el caso de que puedan presentar un documento de identidad o pasaporte; mantiene que los diferentes condados establezcan el programa 287(g) para detener a extranjeros con historial criminal y obliga a los departamentos de policía a que participen en "Comunidades Seguras", el proyecto para verificar la documentación de cualquier persona bajo arresto. Estas medidas, instauradas en diferentes condados de todo el país, han sido consideradas muchas veces como el paso previo que dio lugar a una ley como la de Arizona.  

La propuesta de Flores todavía debe ser aprobada por el Senado y ratificada por el gobernador de Florida Rick Scott, pero esto no tranquiliza a la comunidad pro inmigrante del estadoSegún recoge el diario Florida Independent, los hispanos republicanos han sido algunos de los que más rechazo han mostrado. Los opositores a la ley argumentan que, además de perjudicar a la comunidad hispana, también puede afectar a la economía estatal, que depende de forma importante de su imagen exterior para el turismo. 

A diferencia de Florida o Arizona, el gobernador de Utah logró aprobar una reforma migratoria más positiva. La policía del estado puede comprobar el estatus migratorio de cualquier persona que detengan, pero sólo si son arrestados por infracciones y delitos graves. La ley impulsada por el gobernador republicano Gary Herbert también creaba un programa para que  empleados indocumentados pudieran pagar una multa y seguir trabajando en el país.

Esta decisión, cuenta The New York Times, puede ponerle muy difícil la reelección a Herbert en 2012. Los republicanos -igual que los demócratas en el caso de Arizona o Florida- argumentan que Herbert se ha excedido en sus competencias, ya que sólo el gobierno federal puede legislar en materia de inmigración. 

Y dejamos la inmigración para volver a hablar de sanidad. Dos investigaciones publicadas la semana pasada aportan más detalles sobre las condiciones de salud de los inmigrantes hispanos en Estados Unidos. 

Según este informe publicado por la revista National Journal, la asimilación de inmigrantes tiene sus peligros. La comunidad hispana, por ejemplo, es uno de los grupos de población con menor acceso a cobertura sanitaria y cuidados médicos. Uno de cada tres hispanos no dispone de seguro médico y se considera que el 10 por ciento tiene una salud "mala o pobre". El riesgo tanto para la comunidad como para el resto de la población norteamericana es importante. Los hispanos sufren niveles más altos de obesidad, diabetes o asma, pero su reducido acceso a cuidados médicos supone también una falta de conocimiento sobre las enfermedades que más les afectan, cómo desarrollan los síntomas, niveles de contagio, etc. "El país va a progresar muy poco a la hora de reducir el gasto en enfermedades que se pueden prevenir a menos que cambien estas tendencias", dice el informe.

Y, según un estudio de la Universidad de California, la depresión es otra de las enfermedades que afectan a los inmigrantes una vez que llegan a Estados Unidos. Los autores han descubierto que los mexicanos que emigran a Estados Unidos tienen un riesgo de padecer depresión o ansiedad un 40 por ciento más alto que el resto de familiares que dejan atrás. "Los investigadores han predicho antes que la emigración podría derivar en problemas de salud mental para algunas personas, pero esta predicción nunca se había demostrado de forma tan directa como ahora", declaró a Reuters el investigador Dr. Joshua Breslau. Según el doctor, los inmigrantes mexicanos aún sufren menos depresión que la población media estadounidense.

Hay 2 Comentarios

"inmigrantes mexicanos" esos no son INMIGRANTES, son invasores ilegales y sin derecho alguno pues se han saltado la frontera. Nada como los progres hipócritas para usar eufemismos. Los mexcanos son como los españoles, un día llegan en un barco, y se roban un continente en nombre del "rey". Masacran a la población por 400 años, y se dicen "humanos", progresistas, honrados, y muy, pero muy apegados a la "ley". A devolver lo robado, ladrones.

¿Una ley como las españolas? ¿Y qué tiene de malo? Si un negro va a Madrid, la policía lo maja a palos después de pedirle documentos, y se lo lleva preso. Los progretas hipócritas se dedican a criticar a Usa por ser Usa. Ya quisiéramos los españoles que nuestro gobierno de ladrones progretas comunistas nos tratara como Usa trata a los moros de Guantanamo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal