USA Español

Selección USA Español: agentes de seguridad confundidos, inmigración y Silicon Valley

Por: | 17 de junio de 2011

Interesante artículo el de una columnista de The Washington Post explicando la confusión que existe dentro de las fuerzas de seguridad, en relación con el tipo de delito que supone entrar ilegalmente en Estados Unidos. En una serie de entrevistas y charlas con expertos, Esther Cepeda destapa las dudas y la falta de comprensión de la ley que deben aplicar los mismos agentes encargados de, supuestamente, detener a aquellas personas que hayan entrado en Estados Unidos o residan en el país sin un permiso legal.

Durante los últimos meses, diferentes estados han endurecido las leyes contra la inmigración ilegal mientras otros defendían abrir las puertas a trabajadores extranjeros. Esther Cepeda explica que la confusión reinante en todas las capas de la sociedad norteamericana ha llevado a muchos a pensar que ser inmigrante ilegal es un acto criminal. La autora cita a un Sheriff de Illinois, quien reconoció hace unas semanas que siempre le habían dicho que "era una violación de la ley federal y que estaba obligado a entregar a cualquier inmigrante indocumentado a las fuerzas federales. Lo mismo pensaban mis empleados". Otro Sheriff del mismo estado afirmó que el 90 por ciento de los agentes creen que se trata de un crimen, pero sólo al hablar con un juez entendió que se trata de una ofensa civil.

"Todo el mundo sabe que en el universo de los inmigrantes indocumentados, algunos han cometido crímenes violentos y no violentos, y todo el mundo cree que deberían ser perseguidos hasta una plena aplicación de la ley", escribe Cepeda. "Pero los que creen que defienden 'el cumplimiento de la ley' no pueden seguir equiparando a los inmigrantes indocumentados que viven en este país con criminales, que ya tienen sus propios derechos civiles. Ese no es el estilo americano".

El último estado en aprobar una ley de inmigración ha sido Alabama. La medida está basada en la ley SB1070 de Arizona y, a pesar de que algunos de sus apartados siguen pendientes de la decisión de un juez, los legisladores republicanos de Alabama han decidido seguir adelante con la legislación. De momento, grupos de derechos civiles como el Southern Poverty Law Center y el Centro Nacional de Leyes de Inmigración se plantean denunciar la medida.

La ley de Alabama llega en un momento muy delicado para el estado. Los empresarios agrícolas necesitan a los trabajadores para llevar a cabo la cosecha este verano y podrían verse afectados por la aprobación de la ley, que les impediría contratar a inmigrantes sin permiso de trabajo.

En el lado opuesto de la conversación, los demócratas de California trabajan en una reforma de los permisos para trabajadores extranjeros. La iniciativa llega desde Silicon Valley, la capital tecnológica de Estados Unidos, donde muchas empresas ven que no pueden cubrir los puestos de trabajo con empleados estadounidenses, por falta de cualificación. El problema afecta a la recuperación económica del país, como ya han defendido desde el presidente Obama hasta la coalición formada por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y el empresario Rupert Murdoch, que piden el reconocimiento de las aportaciones de los trabajadores extranjeros a la economía norteamericana. Según datos de 2005, el 52 por ciento de las empresas de Silicon Valley fueron fundadas o cofundadas por inmigrantes.

Skilledworkers

Precisamente esta semana la Institución Brookings publicaba un informe en el que destaca el aumento de inmigrantes con altos niveles de educación en Estados Unidos. Los autores del estudio (gráfico superior) han encontrado que los inmigrantes con un título universitario exceden ya a los que abandonan el instituto. 

La inmigración lleva camino de convertirse en uno de los temas importantes en las próximas elecciones. Pero más en la mente de los votantes que la de los políticos, según The Atlantic. La revista argumenta que Washington está ignorando un asunto de gran preocupación para el electorado y se apoya en los últimos datos del censo. En la pasada década, los norteamericanos blancos contribuyeron apenas en un 8 por ciento al crecimiento de la población norteamericana, mientras que las minorías son ya el 36 por ciento de la población y casi el 50 por ciento de los menores de 18 años.

Estos y otros cambios han empujado a Barack Obama a reconocer, como hizo esta semana, que el voto hispano podría decidir las próximas elecciones. 2012 se acerca y ya se han celebrado los primeros debates en el partido republicano, pero la oposición, informa USA TODAY, está tardando en dedicar la atención que merece la comunidad hispana, dada su capacidad de influencia en los próximos comicios.

"No hay otra forma de alcanzar la victoria que hablando con los votantes hispanos sobre los temas que les preocupan", declaraba al diario Danny Díaz, antiguo portavoz del senador John McCain durante su campaña electoral en 2008. "Si no hay diálogo, el candidato Republicano no puede ganar la presidencia".

Hay 1 Comentarios

Gracias por la información, es muy curiosa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal