USA Español

"Si los hispanos no votan, están rechazando su poder político"

Por: | 28 de septiembre de 2011

Obama venció en 2008 con el doble de votos de ciudadanos hispanos que John McCain. A su llegada a la Casa Blanca, contaba con un nivel de aprobación del 75 por ciento. Ahora roza el 48 por ciento. Dos años, un millón de inmograntes deportados, sin la prometida reforma del sistema de inmigración ni cambios menos comprometedores, como el DREAM Act. Dos años de decepciones que han erosionado el apoyo de la comunidad hispana. 

Obama
Obama durante uno de sus discursos. (Foto: AP)

El presidente se enfrenta en las próximas elecciones a dos problemas. El primero es esta falta de apoyo. El segundo es que el nivel de participación de hispanos en las elecciones sigue siendo muy bajo con respecto al resto de la población.

"Espero que sólo veamos un aumento en 2012 y después en 2016", dijo Obama en la mesa redonda celebrada hoy en la Casa Blanca y que ha sido retransmitida en directo por internet con doblaje al español. Durante el evento, organizado por Yahoo!, MSN Latino y la sección Voces Latinas de Huffington Post, el presidente norteamericano contestó a preguntas enviadas por ciudadanos de todo el país. 

¿Cree que es el momento para un vicepresidente hispano? La pregunta se refería a Marco Rubio, senador de Florida desde 2010 -fue uno de los grandes vencedores de las pasadas legislativas- y cuyo nombre se baraja como posible candidato a la vicepresidencia por el partido Republicano. "Sólo hay que mirar a los datos demográficos. Con los números llega el poder político", dijo Obama, en referencia al rápido aumento de hispanos en Estados Unidos, el grupo que más ha contribuído al crecimiento de la población. 

Obama predijo además que a lo largo de su vida conocerá a un candidato hispano a la presidencia

Pero inmediatamente después lamentó que los hispanos no acudan a las urnas en la misma proporción que el resto de ciudadanos. "Si los hispanos no votan, están rechazando su poder político", comentó. La falta de participación contrasta con la importancia que tendrá este grupo en las próximas elecciones. En 2010 ayudaron a los demócratas a salvar Nevada y California. En 2012, con la Casa Blanca en juego, influirán en el resultado de Colorado, Florida, Nevada y Nuevo México.

Consciente de las consecuencias de perder el apoyo de los hispanos, Obama ha insistido recientemente, en todas sus intervenciones relacionadas con inmigración, que la falta de avances se debe a la oposición de los Republicanos. La intención es convencer a los hispanos de que la reforma no sólo depende de la permanencia de Obama en la Casa Blanca, sino de recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes. 

"Dado que los republicanos controlan la Cámara y que necesitamos 60 votos en el Senado, nuestra iniciativa es devolverles a donde estaban hace unos años". Obama se refería así al año 2006, cuando el Partido Demócrata se hizo con el liderazgo de la Cámara de Representantes, hasta perderlo en 2010. Esa mayoría es la única opción en este momento para una nueva ley de inmigración -con pocas posibilidades- y el DREAM Act, la ley que permitiría obtener la nacionalidad a casi un millón de jóvenes indocumentados después de pasar por la universidad o alistarse en el ejército. 

Diferentes líderes de la comunidad hispana han reprochado a Obama que no utilice su poder presidencial para aprobar estas leyes de manera unánime. Uno de las preguntas durante la mesa redonda de hoy volvió a recordárselo. "Vivimos en una democracia. Hay que aprobar las leyes a través del Congreso para que después pueda firmarlas yo. Si desviamos toda la atención del proceso legislativo, entonces sólo llegaremos a un punto muerto". 

Obama no quiere aprobar estas leyes a título individual, pero sí ha cambiado la política de deportaciones sin que hubiera un mandato del Congreso. Es algo que le siguen reprochando los líderes hispanos, junto con las 400.000 deportaciones anuales. "Sólo podemos reforzar las leyes y dejar de perseguir a estudiantes indocumentados y personas sin antecedentes criminales", defendió Obama. Después justificó un incremento de las deportaciones porque aumentan las detenciones de inmigrantes nada más cruzar la frontera y son devueltos a su país inmediatamente después. 

Durante la charla, que duró casi una hora, el líder estadounidense inistió en que "no puede haber un sistema de inmigración hecho con retales", como hicieron varios estados aprobando leyes de inmigración independientes de la legislación federal, como Arizona.

"Debemos centrarnos en la seguridad en la frontera, acabar con la contratación ilegal de indocumentados y crear un proceso para obtener la ciudadanía". Obama repitió que hace falta una ley de inmigración a nivel nacional para que los estados no se vean obligados a crear sus propias leyes sin llegar nunca a arreglar del todo el sistema.

Hay 2 Comentarios

Hace tres años, el respaldo de la comunidad hispana (67%) fue fundamental para la elección de Obama. Según cifras del censo 2010, 16.3% de la población de Estados Unidos es latina. En algunos estados como Colorado, Nevada, Nuevo México y Florida su voto puede ser crucial para definir los resultados de la elección presidencial del 2012.

Sin embargo, si los números les dan la importancia, los demócratas no les han cumplido las promesas electorales. Obama hizo creer a los latinos que defendería sus intereses en el Congreso y que mejoraría su situación, tanto económica como legal. Pero en ninguno de los dos temas se han visto los cambios.
Por el contrario, la crisis económica ha golpeado de forma severa a las familias hispanas. Según informe del Pew Hispanic Center, seis millones de niños latinos viven en la pobreza y el desempleo alcanza el 11.3% en la comunidad.

En lo que se refiere a la inmigración, los 11 millones de ilegales (Pew Hispanic Center) siguen esperando la reforma prometida que nunca llegó. En estados bajo control republicano como Arizona, el presidente Obama no ha podido parar la aprobación de leyes de “Detener y Preguntar”. En Alabama, la jueza Sharon Blackburn confirmó esta semana la legalidad de una ley estatal que autoriza la verificación de documentos de residencia de los estudiantes en escuelas públicas y permite a la Policía interrogar a personas sospechosas de haber ingresado de forma ilegal a Estados Unidos.

Y el futuro no se anuncia mejor. Obama una vez más dijo que “la reforma del sistema de inmigración seguirá siendo una importante prioridad” pero él ya no cuenta con el apoyo necesario en el Congreso.

La comunidad latina podría entonces en el 2012 optar por la abstención. Una posibilidad que Obama quisiera evitar. “Si los hispanos votan poco, estaría renunciando a parte de su poder” declaró el presidente quien parece no entender que los latinos van a las urnas cuando alguien los escucha y hasta el momento nadie los ha oído en su propio país. El mandatario aseguró que algún día habrá un candidato presidencial latino y que puede ganar. Pero los aspirantes hispanos deben prepararse y en la actualidad tan sólo uno de cada ocho tiene un diploma universitario. http://latino-america-hoy.blogspot.com

Obama ya no quiere ser presidente para un segundo término porque se ha dado cuenta de que los que votaron por él lo hicieron por el color de su piel-primer presidente negro- y lo que él les ofrecía a las minorías para dejarlos bien económicamente o legalmente… eso fue la falsa percepción de los hispanos y de la vasta mayoría que voto por él, creyeron en algo que solo el tiempo dictaría como posible y ahoira el mismo Obama dice que no puede según el legislativo. Ahora, Obama se ha dado cuenta de que el poder no recae solamente en el presidente, sino en la pared de contención política: Washington en manos de una oligarquía política y poderosa que puede quebrar a cualquier gobierno si dejan de cooperar con el presidente… Esto es lo que le ha pasado a Obama, es simpático y gusta como persona, pero NO lo quieren como presidente No buscan cooperar con él lo que le ha hecho imposible hacer posible su carrera presidencial para otros cuatros años. Al punto que su mismo partido político lo ha desheredo y especialmente los independientes que le dieron el voto el 2008. Recordemos que los hispanos en los EEUU no son todos picadores de naranjas o recogedores de cerezas o jardineros ilegales, los hay profesionales que ven que sus intereses de media clases se han ido por la tubería del baño y otros cuatro años, ni tuberías tendrán… la elección de otro presidente, es fácil sea malo orador o bueno eso no importa, lo que aquí se busca es el compromiso con el Estatus quo de Washington para poder envigorizar el paro y la economía nacional. CO Obama en le poder de la Casa Blanca, no será posible. El golpe de estado del estatus quo propinado a Obama, es suficiente para cambiarlo por otro, el público se dio cuenta y los ríos van para ese camino el 2012…

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

TWITTER

Periodistas de El País en EEUU

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal