¿Por qué hacen tanta bulla?

Por: | 03 de febrero de 2012

Diego

Pinchando el orgullo nacional. Foto: Guido Asis

Recuerdo que Julian Barnes se mostró sorprendido de que le otorgasen un premio nacional en Francia por haber escrito El loro de Flaubert. Si a un francés se le hubiera ocurrido escribir un libro llamado "El loro de Dickens", dijo, en Inglaterra lo hubieran lapidado. La anécdota retrata la susceptibilidad y vulnerabilidad con que algunos países asumen su identidad nacional. Ayer, de un momento a otro, me volví en la persona más buscada por la prensa nacional; en protagonista de las primeras planas digitales de todos los periódicos del país; en trending topic del Twitter limeño; en el blogger peruano con más comentarios en un día, casi 800 hasta donde conté; y en la persona más odiada del país. ¿Qué hice para merecer tanta bulla? ¿Maté a alguien, robé un banco, me ficharon para el Barcelona FC, me fotografiaron con Britney Spears? Peor que eso. Dije que la comida peruana era indigesta y que abusaba de los carbohidratos. Y encima no solo lo afirmé sino que cometí el pecado de ser "categórico" al decirlo. Y ya para echar más leña al fuego, lo hice en un blog en España. ¡Vaya desmadre el que armé! Al parecer, la autoestima peruana solventada por el discurso gastronómico es un globo tan frágil que hasta un comentario menos filoso que una cuchara de bebé la hace estallar en mil pedazos. Y claro, después solo queda insultar hasta hundir al que osó destruir la zona de confort, convocar a los chefs del país para que declaren en mi contra, escribir miles de tweets y comentarios en FB para declarar que soy un Don Nadie, un escritor fracasado y un traidor a la patria. Mucha bulla para alguien sin importancia, digo yo.

Me pregunto: ¿En ningún momento, en medio del fragor de los tweets, tomaron consciencia de que estaban haciendo el ridículo tomando como tema de interés nacional que a un peruano no le guste la Inca-Kola? ¿Se han enterado, por ejemplo, de que la mayoría de veinteañeros peruanos no saben lo que fue Sendero Luminoso y no reconocen las siglas MRTA? ¿No se les ocurre decir algo al respecto o mejor seguimos con el linchamiento contra Thays, que es más divertido?

Si hay algo más indigesto que la comida peruana es el patriotismo de parroquia. Esta bulla mediática demuestra que el llamado "boom" gastronómico peruano no es ese elemento unificador de halo místico, generoso, sentimental y mestizo que se nos ha querido vender sino, al contrario, un elemento marginador, que exacerba el peor nacionalismo y las reacciones intolerantes, machistas, homofóbicas y chauvinistas de los peruanos que firman sus comentarios como "cholo soy". Disentir de ese símbolo patrio recién parido que es la comida peruana merece el repudio y el amedrentamiento verbal, como solo se supone que debería ocurrir cuando uno arremete contra los símbolos patrios o religiosos en las dictaduras fascistas o el islamismo. ¿Es de eso de lo que los peruanos se sienten orgullosos? ¿De haber convertido al anticucho en nuestra esvástica? 

Hace poco me preguntaron qué importancia tenía para el Perú el que Mario Vargas Llosa hubiese ganado el premio Nobel. No supe qué responder. ¿Qué importancia puede tener ese premio en un país donde no hay suficientes bibliotecas ni librerías, donde impera la piratería libresca, donde no existen suplementos literarios y donde subsiste el índice más bajo de comprensión de lectura en América Latina? ¿Cambia en algo ese panorama el que Vargas Llosa gane el Nobel? Lo mismo pienso de otros orgullos nacionales epidérmicos. Aplauden a Kina Malpartida, a Sofía Mulanovich y a los hermanos Ccori, pero el Instituto Peruano del Deporte vive precariamente y todos ellos tienen que bregar duro para conseguir auspicios que les permitan participar de sus eventos; se enamoran de las portadas dedicadas al tenor Juan Diego Flórez, pero son incapaces de cambiar una asistencia a la ópera por una noche de "hora loca" y 2x1 en la discoteca de su barrio; se ilusionan con que La Teta Asustada sea candidata al Oscar, pero olvidan que la mayor parte de películas peruanas se financia con capital extranjero y que los directores tienen que llorar lágrimas de sangre para evitar que los cines quiten sus películas luego de una semana de ser exhibidas, porque esos peruanos patrioteros han preferido ir a ver el blockbuster de turno. Esperan con banderitas peruanas en el aeropuerto a las estrellas de Hollywood que visitan Macchu Picchu para alinear sus chakras, pero desconocen casi todo de la cultura incaica que originó la fortaleza.

Ese es el retrato del peruano snob y chauvinista que se siente afectado con mis comentarios y se ve llamado a defender el orgullo patrio insultándome, llamándome traidor a la patria o gay, lo mismo da, un marginado. Perdonen los esforzados comentaristas si les digo que me siento orgulloso de sus insultos. Si he sido capaz de poner patas arriba ese discurso hegemónico en torno a la cocina tan solo con decir que el Suspiro Limeño es demasiado dulce, y aglutinar a toda la horda de nacionalistas trasnochados e intolerantes en torno a un post que ni siquiera trata sobre la identidad nacional, creo que le he hecho un bien al país desnudando su talón de aquiles. Ningún peruano necesita de ese tipo de discurso facho-gastronómico para encontrar su identidad, sino discutir sobre ella basándose en hechos concretos, en ideas y argumentos, y no en histerias colectivas en Twitter ni en tacu tacus de 70 euros ni en la santísima virginidad de los chefs peruanos y sus fogones que hacen "patria". Seamos serios ¿realmente es la cocina peruana la única posibilidad de identificarnos como peruanos? Pues entonces hagamos a Gastón Acurio (y no a Rafael Osterling, claro, que es muy "cosmopolita" para un tema tan sensible como este) Presidente, Premier y General del Ejército Peruano. Todo en uno. O quizá podríamos empezar por discutir, por ejemplo, qué implica para la imagen que proyectamos de nosotros mismos que el 2011, el año en que se cumplieron cien años del nacimiento José María Arguedas, uno de los más grandes forjadores de la identidad nacional y conocedor de primera mano de sus hondas fracturas, se prefirió celebrar el aniversario de cuando un gringo descubrió Macchu Picchu gracias a unos guías indígenas cuyos nombres se han evaporado de los libros de historia.

Finalmente, quiero dejar en claro que de todo lo que han dicho sobre mí, lo más ridículo es la acusación de haber reseñado un libro que no he leído. Se nota que los lectores de El País adolecen de mala vista o de mala leche. En mi post afirmo tajantemente que no he leído el libro y, por tanto, mi comentario está dedicado a la nota de prensa y el blurb publicitario. Asimismo, aunque me permito dudar sobre la posibilidad de que una novela sospechosa de oportunismo sea buena, jamás niego que pueda resultar al fin una obra notable. Nunca he reseñado una novela que no haya leído atentamente y si algún día me decido a reseñar la novela de Gustavo Rodríguez lo haré y uds. se enterarán, entre otras cosas, porque debajo del post encontrarán la palabra "Reseñas" dentro del rubro Categorías. Si no aparece esa palabra, no estoy reseñando un libro. Así de sencillo

Gracias, saludos y buena digestión. 

Actualización:

Psicoculinaria (por Fietta Jarque)

Ataques de patriotismo gastronómicos (por Mikel López Iturriaga) 

El locro filantrópico (por Fernando Iwasaki)

Hay 1117 Comentarios

Thays "el peor enemigo de un peruano es otro peruano" ... el tema no gira en relación a que te guste o no la Inca Kola, si te gusta o no es asunto tuyo, y debería quedarse solo en tí ... tampoco es relevante el patriotismo de parroquia, el cual tampoco es nada positivo .... sino tu capacidad para ir en contra del trabajo de muchísima gente que se dedica a promover la comida peruana en todo el mundo ..... http://programasperu.com/restaurantes-peruanos/ .... nadie te obliga a comer comida peruana .... deberías aprender a ser mas tolerante y respetuoso de aquellos que si aprecian nuestra comida

Lo escrito por el sr Thays que fue como un estimulo que provocó una reacción no sacó a la luz sino lo que se vislumbraba en todo este panorama de atraso y caos: la "mentalidad ghetto" del peru. Si en peru eres un individuo con opinión propia, naciste en el país equivocado. Olvidate. Es asi de simple. Vivimos en un gigantesco ghetto llamado el peru. Donde la mentalidad hampona y matonesca es pan de cada dia. Desde las escuelas hasta las actitudes lumpenescas de los padres de la patria, todo esta bañado por ese eter de pudrición. Llevo casi toda mi vida viviendo en este ghetto llamado peru, y puedo y debo manifestar que nunca antes senti tanta paranoia entre mis connacionales de vertir mis opiniones honestas sobre tal o cual tema. Al toque puedes ser maleteado o ser atacado con miradas cargadas de resentimiento o de colera. El perú es esto. Que te puedo decir Ivan, está bien que estés lejos de este ghetto, siento que de algun modo estas ennobleciendo al perú porque favoreces la reestructuracion de toda esta mentalidad cagona, mediante este "terremoto" que has decidido provocar. Bien por ti y por el peru, hay que destruir el peru (metaforicamente hablando) para reconstruir uno nuevo, y escritos como el tuyo ayudan a purgar toda la memez en la que viven los que pueblan este ghetto. Saludos.


Indigestión Thaysónica

No culpes a la gastronomía
de tus ácidas digestiones

Cada gas será un espejo
de la vil asimetría
de tu alma

Lo escrito por el sr Thays que fue como un estimulo que provocó una reacción no sacó a la luz sino lo que se vislumbraba en todo este panorama de atraso y caos: la "mentalidad ghetto" del peru. Si en peru eres un individuo con opinión propia, naciste en el país equivocado. Olvidate. Es asi de simple. Vivimos en un gigantesco ghetto llamado el peru. Donde la mentalidad hampona y matonesca es pan de cada dia. Desde las escuelas hasta las actitudes lumpenescas de los padres de la patria, todo esta bañado por ese eter de pudrición. Llevo casi toda mi vida viviendo en este ghetto llamado peru, y puedo y debo manifestar que nunca antes senti tanta paranoia entre mis connacionales de vertir mis opiniones honestas sobre tal o cual tema. Al toque puedes ser maleteado o ser atacado con miradas cargadas de resentimiento o de colera. El perú es esto. Que te puedo decir Ivan, está bien que estés lejos de este ghetto, siento que de algun modo estas ennobleciendo al perú porque favoreces la reestructuracion de toda esta mentalidad cagona, mediante este "terremoto" que has decidido provocar. Bien por ti y por el peru, hay que destruir el peru (metaforicamente hablando) para reconstruir uno nuevo, y escritos como el tuyo ayudan a purgar toda la memez en la que viven los que pueblan este ghetto. Saludos.

Buenas noches señor Thays.
No tenía la menor idea hasta el día de hoy por la mañana, cuando mi padre me hace el gran comentario de la semana: "y viste lo que escribió ese literato sobre la comida peruana, que le producía pedos". ¿Y qué escritor?. De esa manera me inoculó de curiosidad. Bastó colocar las palabras mágicas en youtube para reconocer al nombre detras de la palabra "pedo". Veo que muchos peruanos lo estiman a morir, casi casi es tan popular como la Tigresa del Oriente.
Es una lástima, el nivel cultural en el cual nos hayamos inmersos, como peruano siento verguenza, chauvinismo en estos tiempos de celulares táctiles y de pescado con limon de 100 soles. Ahora sale todo ese hatajo de fileteros, que en su vida han leído un libro, a lanzar improperios como abanderados de la peruanidad y la cultura. Para quien es un secreto que la comida peruana harta en condimentos y lípidos es insalubre, y por que no decirlo: algunas, dependiendo el organismo, producen pedos (y dulcemente olorosos).
¿Y qué ha escrito ese tal Thays? me pregunta mi padre. No he leído libro suyo, y dudo mucho que empiece a leerlo mañana, por nada en particular, no he leído Los misables a mis 27 años, pero está en la lista. Ud comprenderá lo injusto que es a veces elegir el libro a leer; Corazon de perro de Mijael Bulgakov no necesariamente es mejor que la monumental obra de Victor Hugo, pero le ganó por puesta de mano. Llega fin de mes y hay más mucho más en la estantería. Que difícil puede ser el solo ritual de comprar el libro, como diría Italo Calvino, cuantos títulos observando y esperando nuestra aprobación. En fin. Recuerdo mucho sus programas en canal 7, muy aleccionadores para aquellos que seguimos el derrotero de las letras y que en esos coloquios, tal vez, tomamos la decisión definitiva: el vano oficio.

Es bueno tender en la mesa esta clase de atavismos nacionalistas, desenmascarar a todo un país, sí, eso es lo que somos, desde los refritos Gaston Acurio hasta los apanados Ortiz ( este tal vez el peor por tener pretenciones literarias, solo eso, "pretenciones") y por que no mencionar a mi padre con su vincha de Te amo Perú, con esa estúpida necesidad de sentirse identificado, por algo que comes y que luego cagas. Y sí comentas que Vargas Llosa es un buen escritor pero no el mejor deberías ser desterrado cual Cid campeador, y, personalmente, cambiaría cien nóveles del 2010 por uno a Jorge Luis Borges. Como diría el maestro: "El futbol es popular porque la estupidez es popular".

Espero leer pronto alguna de sus obras para juzgarlo, no por sus opiniones de actualidad, ni por sus preferencias gastronómicas, sino mas bien por su literatura, que es creo, después de todo, lo que a ud le debe importar.

Saludos.

ivan ni tu mamá te conoce,la hiciste linda fuera de Perú.

Es una pena que los peruanos nos tengamos que ver reducidos exclusivamente a una expresión culinaria y no podamos ver otros ámbitos que son simbólicos y representativos.
Tampoco me parece correcto que hagamos escarnio de una persona que viene incentivando por bastantes años la difusión de la cultura; muy a pesar de que esto no signifique algún tipo de retribución, por lo que me parece injusto que se le diga que quién es él o a quién le ha ganado. Descalificarlo solo denuncia un retrógrado sentido de la intolerancia.

la maam de thays dijo
Y de donde sacan la idea que en algun lugar del Perú se comen hormigas?, no que yo sepa, y si lo hacen no tendria nada de malo pues en otros lares las costumbres son diferentes y sus razones tendran.
En Tailandia comen perro, en Fiipinas comen aguamala (medusa) cruda, en Dinamarca comen delfin... en fin.
Algunas personas podrian considerar que comer pan con tomate seria por demas aberrante... ??¡¡!!.
He sabido que a algunas personas les venden el puente de Londres, a algunos la torre Eiffed... resulta que a algun imbecil le vendieron hormigas diciendo que eran plato tipico y..... pum!!!! cayo redondito.... nace un tonto cada minuto.... ni modo.
Carapucra, aji de gallina, ceviche, caldo de cabeza, estofado de lengua, suri, dulce de chirimoya, arroz chaufa, papa a la huancaina, ocopa.... una vez que los prueben quedaran encantados, se los garantizo... pero....
Si esa comida la hago yo que soy la mami de mi Thaycito... jamas podran caminar erguidos por los colicos...

Señora madre de ivan thays se le entendio perfectamente no todos los dias comemos un cabrito otro dia un ceviche otro un chifa , nosotros variamos la comida asi que nadie sufre de ninguna enfermedad estomacal , como quiza lo sufre su pekeño bb ivan , quiza lo acostumbro a darle papilla hasta grande
Dele a su hijito comida de hombres quiza se haga hombre

Hola Ivan, mi blog ha publicado unas lineas sobre el tema. Hago algunas aclaraciones sobre el mismo. Espero que este comentario sea publicado. Que prime la tolerancia. http://elmelomanoescritor.blogspot.com/2012/02/la-critica-gastronomica-de-ivan-thays.html

Hola Ivan, mi blog ha publicado unas lineas sobre el tema. Hago algunas aclaraciones sobre el mismo. Espero que este comentario sea publicado. Que prime la tolerancia. http://elmelomanoescritor.blogspot.com/2012/02/la-critica-gastronomica-de-ivan-thays.html

Estimado Sr. Tays... la verdad es que aqui en Peru nadie le conoce, nadie lee sus libros, nadie gastaria unos 3 soles en una esquina para comprar una obra suya (bueno, tampoco creo que hagan copias de sus libros, nuestros ambulantes solo hacen copias de autores exitosos y reconocidos).. entiendo su desesperacion por hacerse conocido a toda costa,,, y a falta de talento... ud. habla del Perú, y encima menciona a Gastón Acurio, GRAN AMANTE DEL PERU, PERSONAJE DESTACADO, QUERIDO Y EXITOSO... ALGO QUE UD. NUNCA SERA. disfrute ud. su momento mediatico....

Ejercer la libertad de opinar es no sólo decir lo que uno piensa o gusta es también respetar las opiniones de los demás y esto se aplica a cualquier tema. Por lo tanto, creemos que ofenderse por una crítica ajena sobre algo (en este caso la comida peruana) es tan absurdo como asumir la postura de querer tener la razón como lo hemos visto estos días en los medios de comunicación peruanos. El que no tiene dudas, el que está seguro de todo, es lo más parecido que hay a un imbécil. Y nosotros dudamos de todo. Xavi & Míriam. http://www.estamosjodidos.com

ha tenido que apoyarse en algùn tema controversial para ser popular.
quien lo conoce?

Iván, ¿Por qué no haces una crítica de la comida española? Ya que radicas allí, me imagino que a los españoles les interesará sabes que piensas de su gastronomía, la cual respetan casi con veneración y ellos consideran la mejor del mundo. Me imagino que en medio de tu alienación también lo dirás. Pero, por ejemplo, ¿no te parece realmente indigesta y un petardo de carbohidratos elevado a la n ese mezcla incomprensible de cosas que llaman "cocido madrileño"? porque comerte una sopa de fideos, luego una camionada de garbanzos con col en cantidades suficientes para producir flatos como para volar a la estratósfera, y mucha, pero mucha patata, no me dirás que es una mezcla saludable. O que el gazpacho andaluz, esa especie de sopa fria de tomate, entre salada, acida y agria, es realmente una cosa refrescante para beberla por litros en el verano. O que la fabada asturiana es un plato ligero y de fácil digestión.
La verdad es que creo que tus críticas a lo único que han estado orientadas es a buscar un escándalo mediatico que aumentase la visitas de tu blog, que de otra forma no hubieses conseguido. Sin embargo, es lamentable que ofendas al resto de tus compatriotas para lograr dicho propósito. Yo vivo en España, y en muchos sentidos me avergüenzan muchos aspectos del Perú, pero no los ando comentando para quedar bien con los españoles y que sigan pensando que somos indios con taparrabos y plumas, que es a lo que contribuyes. Deja al resto de peruanos en paz majo, ya lograste lo que querías al tener un blog en un diario español, ahora trata de ganarte las cosas por mérito propio y no jodiéndole la vida a un pueblo que intenta salir adelante con todas sus limitaciones y que ha encontrado algo dentro de sus propios recursos que al menos les hace soñar que alguna vez podrán ser los mejores del mundo en algo...

GASTRONOMÍA
(por Juan Gonzalo Rose)

Para comerse un hombre en el Perú
hay que sacarle antes las espinas,
las vísceras heridas,
los residuos de llanto y de tabaco.
Purificarlo a fuego lento.
Cortarlo en pedacitos
y servirlo a la mesa con los ojos cerrados,
mientras se va pensando
que nuestro buen gobierno nos protege.

Luego:
afirmar que los poetas exageran.

Y como buen final:
tomarse un trago.

Gustavo Rodríguez es oportunista por escribir sobre un chef en pleno boom? Y Thays y su novela con terroristas en el boom europeo de Al Qaeda?

Nadie está obligado a estar orgulloso de lo suyo,
pero es de bien nacidosno hablar mal de lo suyo.

Lo que me sorprende es que, debajo de esas críticas se note un odio contra mí, contra mi persona, un prejuicio denigrador.

Gustave Flaubert


Quien sabe hacer música la hace, quien sabe menos la enseña, quien sabe menos todavía la organiza, y quien no sabe la crítica.

Luciano Pavarotti


La crítica tiene que limitarse a comparar y contrastar un hecho no con la idea, sino con otro hecho.

Vladimir Lenin


Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño.

Napoleón Hill


Dejemos las conclusiones para los idiotas.

Pío Baroja


Los críticos no sabrían distinguir y apreciar ni los diamantes brutos ni el oro en barras; en literatura no conocen sino lo que circula, las monedas; ellos son comerciantes, su crítica tiene balanzas, pesas, pero no tiene ni crisol ni piedra de toque.

Joseph Joubert


Las críticas no son otra cosa que orgullo disimulado. Un alma sincera para consigo misma nunca se rebajará a la crítica. La crítica es el cáncer del corazón.

Madre Teresa De Calcuta

Tu castigo eterno es que nunca hablaremos de tu obra, sino de tu indigestión mediatica

Ivan Thays, tu narrativa es una enfermedad gastrointestinal.

Estos peruanos son patéticos. la comida peruana no está mal, pero como son unos perdedores, dan pena.

Sobre los beeeeeeeeeeees del belluno pueblo de Estu -peru –landia.
Carambas, pero qué dientes, qué manotas y boquitas tenemos en esto; pero si somos campeones en joder al diferente. Reguero de traidores e ignorantes si no fuera porque está en Europa se lo tragan vivo ahora mismo. Merecemos a un tirano.
Ahora comamos…

FELICITACIONES por desnudar a la malevóla fachada de la trivialidad instalada en la mentalidad de los peruanos, haciendoles creer que las superficialidades son más importantes que lo esencial.
GRACIAS "don nadie"

Gracias, Ivan Thays, por tu artículo, te pagaremos lo prometido. Aquí en España odiamos esta reciente proliferación de restaurantes peruanos. Nos quitan el trabajo a nosotros los españoles. Ven cuando quieras.

Ay Thais... eso explica muchas cosas (y porqué escribe donde escribe)

Al fin saltó la liebre ¡¡¡...

Tantas Veces Thays

Que aceptemos el aforismo de Wilde y entendamos que la literatura, para ser tal, debe estar desprovista de toda utilidad, no significa que un programa dedicado a ella tampoco tenga ningún fin. Por ello no se sabe bien a santo de qué se le ha encomendado a Iván Thays un programa de literatura en el Canal 7. Por razones que sería ocioso desarrollar, y que resultan obvias al televidente, no se debe a sus virtudes propiamente televisivas (fluidez del discurso, manejo de cámaras, etc.). La única razón posible es que su conocimiento literario y sus dotes comunicativas lo hagan merecedor de un sueldo pagado por todos los peruanos por el servicio que ofrece. Pues bien, esto es cuestionable.

Thays posee una personalidad caprichosa harto reflejada en su visión literaria sectaria y sesgada, personalidad que por lo general traiciona toda objetividad en aras de saciar, en un penoso laisser-faire permitido por RTP, su agenda personal. Esas son las contradicciones de un personaje tan contradictorio que desde la blogósfera reclama hipócritamente altura y nivel en el debate intelectual, pero que no ha tenido problemas para resolver sus duelos privados insultando públicamente, como aquella vez que denigró desde estas mismas páginas (CARETAS 1877) a un respetable catedrático de la misma universidad que auspicia su programa, la PUCP.

De la misma forma, habría que desglosar múltiples minucias para explicar a los amantes de la literatura por qué Thays no invita a un considerable grupo de escritores destacados a ‘Vano Oficio’, o por qué ellos no están dispuestos a participar en el show de quien los menosprecia sistemáticamente, para entender por qué una importante parcela de artistas de todas las edades y escuelas no tienen la posibilidad de participar en el único programa de literatura que se permite la televisora del Estado. La lista de literatos es tan amplia que sus nombres juntos sólo renuevan la vergüenza: en narrativa, desde el genial Miguel Gutiérrez al prometedor Alexis Iparraguirre; en poesía, desde el consolidado Tulio Mora al talentoso José Carlos Yrigoyen. Luego, el contraste con sus colegas dobla la indignación: ¿A qué historiador Tony Zapata es incapaz de citar por que lo encuentra moralmente cuestionable (“Sucedió en el Perú”)? ¿Qué carnaval peruano no puede ser cubierto por Sonaly Tuesta en virtud de qué desarreglo con cuál alcalde, regidor o mayordomo (“Costumbres”)?

Cuando ‘Vano Oficio’ tuvo algún mérito, haciéndose merecedor de un premio incluso (que no compartió), fue gracias a que la estructura de su programa, así como la pre y pos producción del mismo, eran tan originales que trascendían el pobre desempeño del anfitrión. Pero cuando los directivos de aquel entonces se dieron cuenta que el resultado se debía a los méritos del productor Hernán Medina, y decidieron otorgarle una oportunidad para que realice una propuesta más inclusiva que la del autor de ‘La disciplina de la vanidad’, el escritor que es mejor contactólogo que escriba, y que en nada desaprovecha su status público de Skármeta wanna-be, confeccionó una carta colectiva en la que renombradísimos del panteón de las letras intimidaron con sus firmas al directorio de RTP, que de literatura sabe lo que Melcochita de etiqueta.

Thays ha hecho de esas relaciones públicas un método de disuasión con penosos resultados, por efectivos. Pontificando y denostando con ligereza y mala fe, ha aprovechado su espacio para dar rienda suelta a groseras vendettas, como aquella vez que calificó de “peor ensayo del año” una obra de divulgación que se permitió destacar a uno de sus blancos recurrentes y que, oh casualidad, le daba el discreto lugar que merece a su propia obra narrativa. Con décadas a la cabeza de ‘Presencia Cultural’, ¿con cuántos artistas se ha enemistado el buen Ernesto Hermoza? ¿Quiénes son los pintores o escultores imposibilitados de salir en ‘De Arte’, de Claudia Chumbe? ¿A quién le negó conversación Guillermo Giacosa en ‘Mapamundi’?

Ahora que Alfonso Salcedo se encuentra a la cabeza del Canal 7, el publicista, que no es ajeno al mundo de la poesía, debería aprovechar la oportunidad de replantear la cobertura literaria que realiza la señal estatal. (Jerónimo Pimentel)

http://utero.pe/2006/11/24/vano-oficio-en-discusion/utero

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vano oficio

Sobre el blog

Este blog se plantea hacer comentarios de actualidad sobre libros, autores y lecturas en menos de 1.000 palabras. Se trata de un blog personal, obsesivamente literario, enfermo de literatosis, como diría JC Onetti, según la regla que la literatura es un vano oficio, pero jamás un oficio en vano.

Sobre el autor

Ivan Thays

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal