¿Por qué hacen tanta bulla?

Por: | 03 de febrero de 2012

Diego

Pinchando el orgullo nacional. Foto: Guido Asis

Recuerdo que Julian Barnes se mostró sorprendido de que le otorgasen un premio nacional en Francia por haber escrito El loro de Flaubert. Si a un francés se le hubiera ocurrido escribir un libro llamado "El loro de Dickens", dijo, en Inglaterra lo hubieran lapidado. La anécdota retrata la susceptibilidad y vulnerabilidad con que algunos países asumen su identidad nacional. Ayer, de un momento a otro, me volví en la persona más buscada por la prensa nacional; en protagonista de las primeras planas digitales de todos los periódicos del país; en trending topic del Twitter limeño; en el blogger peruano con más comentarios en un día, casi 800 hasta donde conté; y en la persona más odiada del país. ¿Qué hice para merecer tanta bulla? ¿Maté a alguien, robé un banco, me ficharon para el Barcelona FC, me fotografiaron con Britney Spears? Peor que eso. Dije que la comida peruana era indigesta y que abusaba de los carbohidratos. Y encima no solo lo afirmé sino que cometí el pecado de ser "categórico" al decirlo. Y ya para echar más leña al fuego, lo hice en un blog en España. ¡Vaya desmadre el que armé! Al parecer, la autoestima peruana solventada por el discurso gastronómico es un globo tan frágil que hasta un comentario menos filoso que una cuchara de bebé la hace estallar en mil pedazos. Y claro, después solo queda insultar hasta hundir al que osó destruir la zona de confort, convocar a los chefs del país para que declaren en mi contra, escribir miles de tweets y comentarios en FB para declarar que soy un Don Nadie, un escritor fracasado y un traidor a la patria. Mucha bulla para alguien sin importancia, digo yo.

Me pregunto: ¿En ningún momento, en medio del fragor de los tweets, tomaron consciencia de que estaban haciendo el ridículo tomando como tema de interés nacional que a un peruano no le guste la Inca-Kola? ¿Se han enterado, por ejemplo, de que la mayoría de veinteañeros peruanos no saben lo que fue Sendero Luminoso y no reconocen las siglas MRTA? ¿No se les ocurre decir algo al respecto o mejor seguimos con el linchamiento contra Thays, que es más divertido?

Si hay algo más indigesto que la comida peruana es el patriotismo de parroquia. Esta bulla mediática demuestra que el llamado "boom" gastronómico peruano no es ese elemento unificador de halo místico, generoso, sentimental y mestizo que se nos ha querido vender sino, al contrario, un elemento marginador, que exacerba el peor nacionalismo y las reacciones intolerantes, machistas, homofóbicas y chauvinistas de los peruanos que firman sus comentarios como "cholo soy". Disentir de ese símbolo patrio recién parido que es la comida peruana merece el repudio y el amedrentamiento verbal, como solo se supone que debería ocurrir cuando uno arremete contra los símbolos patrios o religiosos en las dictaduras fascistas o el islamismo. ¿Es de eso de lo que los peruanos se sienten orgullosos? ¿De haber convertido al anticucho en nuestra esvástica? 

Hace poco me preguntaron qué importancia tenía para el Perú el que Mario Vargas Llosa hubiese ganado el premio Nobel. No supe qué responder. ¿Qué importancia puede tener ese premio en un país donde no hay suficientes bibliotecas ni librerías, donde impera la piratería libresca, donde no existen suplementos literarios y donde subsiste el índice más bajo de comprensión de lectura en América Latina? ¿Cambia en algo ese panorama el que Vargas Llosa gane el Nobel? Lo mismo pienso de otros orgullos nacionales epidérmicos. Aplauden a Kina Malpartida, a Sofía Mulanovich y a los hermanos Ccori, pero el Instituto Peruano del Deporte vive precariamente y todos ellos tienen que bregar duro para conseguir auspicios que les permitan participar de sus eventos; se enamoran de las portadas dedicadas al tenor Juan Diego Flórez, pero son incapaces de cambiar una asistencia a la ópera por una noche de "hora loca" y 2x1 en la discoteca de su barrio; se ilusionan con que La Teta Asustada sea candidata al Oscar, pero olvidan que la mayor parte de películas peruanas se financia con capital extranjero y que los directores tienen que llorar lágrimas de sangre para evitar que los cines quiten sus películas luego de una semana de ser exhibidas, porque esos peruanos patrioteros han preferido ir a ver el blockbuster de turno. Esperan con banderitas peruanas en el aeropuerto a las estrellas de Hollywood que visitan Macchu Picchu para alinear sus chakras, pero desconocen casi todo de la cultura incaica que originó la fortaleza.

Ese es el retrato del peruano snob y chauvinista que se siente afectado con mis comentarios y se ve llamado a defender el orgullo patrio insultándome, llamándome traidor a la patria o gay, lo mismo da, un marginado. Perdonen los esforzados comentaristas si les digo que me siento orgulloso de sus insultos. Si he sido capaz de poner patas arriba ese discurso hegemónico en torno a la cocina tan solo con decir que el Suspiro Limeño es demasiado dulce, y aglutinar a toda la horda de nacionalistas trasnochados e intolerantes en torno a un post que ni siquiera trata sobre la identidad nacional, creo que le he hecho un bien al país desnudando su talón de aquiles. Ningún peruano necesita de ese tipo de discurso facho-gastronómico para encontrar su identidad, sino discutir sobre ella basándose en hechos concretos, en ideas y argumentos, y no en histerias colectivas en Twitter ni en tacu tacus de 70 euros ni en la santísima virginidad de los chefs peruanos y sus fogones que hacen "patria". Seamos serios ¿realmente es la cocina peruana la única posibilidad de identificarnos como peruanos? Pues entonces hagamos a Gastón Acurio (y no a Rafael Osterling, claro, que es muy "cosmopolita" para un tema tan sensible como este) Presidente, Premier y General del Ejército Peruano. Todo en uno. O quizá podríamos empezar por discutir, por ejemplo, qué implica para la imagen que proyectamos de nosotros mismos que el 2011, el año en que se cumplieron cien años del nacimiento José María Arguedas, uno de los más grandes forjadores de la identidad nacional y conocedor de primera mano de sus hondas fracturas, se prefirió celebrar el aniversario de cuando un gringo descubrió Macchu Picchu gracias a unos guías indígenas cuyos nombres se han evaporado de los libros de historia.

Finalmente, quiero dejar en claro que de todo lo que han dicho sobre mí, lo más ridículo es la acusación de haber reseñado un libro que no he leído. Se nota que los lectores de El País adolecen de mala vista o de mala leche. En mi post afirmo tajantemente que no he leído el libro y, por tanto, mi comentario está dedicado a la nota de prensa y el blurb publicitario. Asimismo, aunque me permito dudar sobre la posibilidad de que una novela sospechosa de oportunismo sea buena, jamás niego que pueda resultar al fin una obra notable. Nunca he reseñado una novela que no haya leído atentamente y si algún día me decido a reseñar la novela de Gustavo Rodríguez lo haré y uds. se enterarán, entre otras cosas, porque debajo del post encontrarán la palabra "Reseñas" dentro del rubro Categorías. Si no aparece esa palabra, no estoy reseñando un libro. Así de sencillo

Gracias, saludos y buena digestión. 

Actualización:

Psicoculinaria (por Fietta Jarque)

Ataques de patriotismo gastronómicos (por Mikel López Iturriaga) 

El locro filantrópico (por Fernando Iwasaki)

Hay 1117 Comentarios

La gastronomía comida peruana es el primer factor de real integración entre los peruanos, aunque parezca mentira, por disparatado que pueda sonar y pese a quien le pese, se ha constuituído como el más sólido acto fundacional de una verdadera y real nación.

Ni la Independencia, ni la guerra con Chile, ni el Voley, ni la minería, ni cualquier otro hecho ligado a nuestra historia pasada o presente ha logrado establecerse como eje central de la unificación social, política, cultural y hasta racial, de la manera como lo viene haciendo la gastronomía.

Nuestra cocina nos ha empezado a unir como nación y es defendida por los de las zonas más apitucadas como por los de las más deprimidas, por los serranos, los selváticos, los cholos, los negros, los blancos, los chinos... por todo el crisol de razas y culturas que conforman nuestra gran nación.

Este fue tu comentario:

“Si hay algo más indigesto que la comida peruana es el patriotismo de parroquia. Esta bulla mediática demuestra que el llamado “boom” gastronómico peruano no es ese elemento unificador de halo místico, generoso, sentimental y mestizo que se nos ha querido vender sino, al contrario, un elemento marginador, que exacerba el peor nacionalismo y las reacciones intolerantes, machistas, homofóbicas y chauvinistas.

Me parece que, en el fragor de la discusión cometiste un error interpretativo

El error que cometes radica en inferir que la gastronomía es el elemento marginador, que exacerba el peor nacionalismo y las reacciones intolerantes, machistas, homofóbicas y chauvinistas. Cuando en realidad lo que genera la marginación, excecerba el nacionalismo y las reacciones intolerantes, machistas, homofóbicas y chauvinistas fue tu comentario original y no la gastronomía en sí misma.

Sofisma: Razón o argumento aparente con que se quiere defender o persuadir lo que es falso.

Gastronomía: Arte de preparar una buena comida.

Querido Iván, flaco favor te has hecho publicando estos dos últimos posts. Si hubieras criticado con sentido del humor, los lectores se ríen y no pasa nada. Pero vas y escribes un artículo ponzoñoso, desinformado (lo de "bomba de carbohidratos" y tu pasta predilecta es un patinazo) y además poniendo bajo sospecha el libro de un colega tuyo que no has leído.
Claro que el chauvinismo es una estupidez. Pero el fuego, Iván, no se combate con fuego.

Oe, Thays, eres más simpático que Mourinho. Anda a comer carbohidratos y no jodas pe.

Más educación ciudadana y menos educación cívico/patriótica.
Más diversidad culinaria y menos "Marca Perú".
Más respeto a la autodeterminación y menos peruanismo.
Más cultura de debate y menos comentarios agresivos.

Solo eso un poco de reflexión.

Salud!

Coincido con Ud en que el patriotismo debería estar enfocado en otros puntos, que no sean "solamente" relacionados a la gastronomía y que el Perú debería enfocar su "onda patriótica" a otras cosas como su pasado milenario y verdaderamente grandioso, los grandes literatos que tuvo y que posee, etc; pero no debe olvidarse que la gastronomía nos pone, ahora, en vitrina mundial y que partir de ahí, podemos difundir nuestra cultura. Cualquier critica constructiva es buena y espero que ud haya echo esos comentarios con buena fe. El Perú debe empezar a sobresalir por su cultura y no olvide que la culinaria también lo es.

Puro choclon, cebosa y fumon con ulcera en el alma se mete a denostar contra lo que un peruano comun y corriente opina sobre un rasgo del perú: la comida, la estupida comida. No quiero imaginarme que sucedería si algún dia sale a la palestra algún peruano que opine que las playas peruanas no son gran cosa en comparación a otras en otras latitudes. Estoy más que seguro que le lloverian toneladas de mierda directamente salidas de las entrañas de toda esta gente cobarde.

Existe un dicho "Somos lo que comemos".

En perú se traga mayormente toneladas de grasa en los huariques a donde acude el peruano de a pie, y aun en los restaurantes mas fichos, asi que mejor por qué no se dedican a hacer un poco de dieta que estar soltando mas miasma desde el interior de su alma podrida peruanos choclones. Al menos Ivan es una persona metódica, sabe cuidarse, tiene autoestima, uds. los que tanto lo critican de basura o de inferior, son peor de lo que pretenden achacarle, vean no mas su asquerosa dieta cotidiana, dan verguenza, a esa mierda le llaman "tradición", y por ellos es incuestionable, vayanse a la mierda cebosos horrendos, ni que decir que la mayoría de uds que tanto critican a Ivan, sufren de enfermedades gastrointestinales pero como tienen la tolerancia intestinal de una rata, con el alma de cucarachas, siguen metiendole diente al rachi, a la chanfaina a la chela y el mondongo de a sol. "Son lo que comen", y por eso Dan asco peruanos de mierda, me refiero explicitamente a "los peruanos de mierda" que son MILLONES, y no a los "peruanos que tiene autoestima y que por ello se cuidan y comen saludablemente". A uds, gaznapiros de mierda, huelanse a si mismos, acaso no apestan a basura descompuesta?, ¿Acaso no son uds los que a los 35 años ya estan atestando los consultorios de los gastroenterologos?. ¿ Acaso sus parientes mayores no mueren mayormente por cancer al estomago?, millones de peruanos mueren a causa de complicaciones al estomago o por complicaciones cardiacas producto de lo que tanto adoran: la asquerosa comida grasosa. Vayanse a la concha su madre cebosos de mierda, terminen de podrirse con su cagada de comida peruana, metansela al poto, que yo ni bajo amenaza de muerte me como esa mierda.

IVAN TE APOYO ... HOY SALIERON LOS CARRITOS DE SALCHIPAPA DE GASTON ACURIO >>> OJO LA SALCHIPAPA NO ES COMIDA CHATARRA SEGUN GASTON DONALDS JAJAJAJAJAJA..... ESO SI LA CHICHA MORADA AYUDARA A LA DIGESTION.... JAJAJAJA.......... YA SABEN ESTUDIANTES DE CHEFF ( 70000 APROX ) COMPREN SU COMBI PARA GASTON DONALS LES PONGA SU SABOR.

Completo ignorante de la comida peruana, pero gracias a lo que escribiste ahora eres conocido.........en el Perú, que se siente escribir huevadas de la comida de tu país para darte un baño de sinceridad ante tus nuevos lectores europeos.....IDIOTA!

“Vano Oficio” en discusión

por ocram el 24. nov, 2006 en cholósfera, literatura, politica, tv
5Share

Reproduzco aquí una columna de Jerónimo Pimentel, aparecida en Caretas, que extrañamente no ha sido rebotada en ninguno de los blogs de literatura.

Creo que mi amigo Jerónimo -como de costumbre- se desborda, pero su columna plantea tópicos que no sólo alentarán el lamentable chismorreo puñalero de la autófaga chologósfera literaria, sino que pueden incentivar algo más constructivo: un debate necesario y urgente sobre las características mínimas de nuestra televisión pública. Aquí va.
La sinrazón de un programa, ‘Vano Oficio’, que hace honor a su nombre.

Tantas Veces Thays

Que aceptemos el aforismo de Wilde y entendamos que la literatura, para ser tal, debe estar desprovista de toda utilidad, no significa que un programa dedicado a ella tampoco tenga ningún fin. Por ello no se sabe bien a santo de qué se le ha encomendado a Iván Thays un programa de literatura en el Canal 7. Por razones que sería ocioso desarrollar, y que resultan obvias al televidente, no se debe a sus virtudes propiamente televisivas (fluidez del discurso, manejo de cámaras, etc.). La única razón posible es que su conocimiento literario y sus dotes comunicativas lo hagan merecedor de un sueldo pagado por todos los peruanos por el servicio que ofrece. Pues bien, esto es cuestionable.

Thays posee una personalidad caprichosa harto reflejada en su visión literaria sectaria y sesgada, personalidad que por lo general traiciona toda objetividad en aras de saciar, en un penoso laisser-faire permitido por RTP, su agenda personal. Esas son las contradicciones de un personaje tan contradictorio que desde la blogósfera reclama hipócritamente altura y nivel en el debate intelectual, pero que no ha tenido problemas para resolver sus duelos privados insultando públicamente, como aquella vez que denigró desde estas mismas páginas (CARETAS 1877) a un respetable catedrático de la misma universidad que auspicia su programa, la PUCP.

De la misma forma, habría que desglosar múltiples minucias para explicar a los amantes de la literatura por qué Thays no invita a un considerable grupo de escritores destacados a ‘Vano Oficio’, o por qué ellos no están dispuestos a participar en el show de quien los menosprecia sistemáticamente, para entender por qué una importante parcela de artistas de todas las edades y escuelas no tienen la posibilidad de participar en el único programa de literatura que se permite la televisora del Estado. La lista de literatos es tan amplia que sus nombres juntos sólo renuevan la vergüenza: en narrativa, desde el genial Miguel Gutiérrez al prometedor Alexis Iparraguirre; en poesía, desde el consolidado Tulio Mora al talentoso José Carlos Yrigoyen. Luego, el contraste con sus colegas dobla la indignación: ¿A qué historiador Tony Zapata es incapaz de citar por que lo encuentra moralmente cuestionable (“Sucedió en el Perú”)? ¿Qué carnaval peruano no puede ser cubierto por Sonaly Tuesta en virtud de qué desarreglo con cuál alcalde, regidor o mayordomo (“Costumbres”)?

Cuando ‘Vano Oficio’ tuvo algún mérito, haciéndose merecedor de un premio incluso (que no compartió), fue gracias a que la estructura de su programa, así como la pre y pos producción del mismo, eran tan originales que trascendían el pobre desempeño del anfitrión. Pero cuando los directivos de aquel entonces se dieron cuenta que el resultado se debía a los méritos del productor Hernán Medina, y decidieron otorgarle una oportunidad para que realice una propuesta más inclusiva que la del autor de ‘La disciplina de la vanidad’, el escritor que es mejor contactólogo que escriba, y que en nada desaprovecha su status público de Skármeta wanna-be, confeccionó una carta colectiva en la que renombradísimos del panteón de las letras intimidaron con sus firmas al directorio de RTP, que de literatura sabe lo que Melcochita de etiqueta.

Thays ha hecho de esas relaciones públicas un método de disuasión con penosos resultados, por efectivos. Pontificando y denostando con ligereza y mala fe, ha aprovechado su espacio para dar rienda suelta a groseras vendettas, como aquella vez que calificó de “peor ensayo del año” una obra de divulgación que se permitió destacar a uno de sus blancos recurrentes y que, oh casualidad, le daba el discreto lugar que merece a su propia obra narrativa. Con décadas a la cabeza de ‘Presencia Cultural’, ¿con cuántos artistas se ha enemistado el buen Ernesto Hermoza? ¿Quiénes son los pintores o escultores imposibilitados de salir en ‘De Arte’, de Claudia Chumbe? ¿A quién le negó conversación Guillermo Giacosa en ‘Mapamundi’?

Ahora que Alfonso Salcedo se encuentra a la cabeza del Canal 7, el publicista, que no es ajeno al mundo de la poesía, debería aprovechar la oportunidad de replantear la cobertura literaria que realiza la señal estatal. (Jerónimo Pimentel)


http://utero.pe/2006/11/24/vano-oficio-en-discusion/utero

Por que no inviertes un poco en resolver ese problema de articulacion tan sencillo que tienes (si, tu frenillo) para ver si asi te expresas mejor y finalmente se entiende lo que hablas. Quizas por eso es que tienes una identidad tan pobre, sin mencionar tu autoconcepto. Pobrecito, das pena.

tanta webada por el csm de thais... y algunas kosas ke dice es cierto si hay harto condimento kien no lo sabe.. pero porque hacen tanta chilla por la bajada,, si igual te metes tu troncho y desengrasas jajaja lanzaaaa esa verde

El simple hecho de hacer televisión en el canal del Estado, da entender que no se pretende hacer escandeletes que le atribuyen.
Todos los que les arde el culo por tamaña verdad, y certero comentario, sigan viendo Al fondo al sitio, o la Tayson, sigan escuchando los Wachiturros, o la cancion del verano; continuen exibiendose en vitrina en Starbucks, vayan a los tonos de Halloween ,....qué orgullosos deben de estar haciendo esto...eso sí que es patriotismo puro...qúe viva el Perú y ESPN!!!! falsetes....

¡¡¡¡¡¡QUE LO QIUEMEN VIVO . A ESE NEONAZI , QUE LE CORTEN EL CHIROTE Y LO HAGAN ANTICUCHO,!!!!! ... ¡¡¡¡¡¡RAPENLO !!!!!.. ¡¡¡¡¡ QJEMEN SUS LIBROS , Y SU CASA , Y SUSU ANMALES ROMPAN TODO Y ESCUPAN EN SU CUERPO CARAJO!!!!!!!!! - ya calmate . ahhhhhhhhhhhh ....yodigo : si no lo dice en
EL PAIS .. donde MIERDA lo va a decir , y cuando carajos. ya paso

En algún momento que tengas tiempo, date una vuelta por Catacaos,Piura.También por Lambayeque,y remata con unos Sanguchitos de Guadalupe .Santo remedio, jamás volverás a decir ninguna pichulada junta de nuestra maravillosa cocina peruana.

Por favor,date una vuelta por Catacaos, antes que sea demasiado tarde. Si puedes también por Lambayeque y comete unos Sanguchitos en Guadalupe.Santo remedio,jamás volverás a decir tantas cojudeces juntas.

Parece mentira que en medio de tan intensa reflexión sobre materias relacionadas con la identidad etnoculinaria nadie haya mencionado, ni siquiera fugazmente, la principal aportación del Perú a la cocina internacional del segundo milenio. Me refiero, obviamente, al "estofado aéreo", elaborado a base de paloma (columba livia), bípedo que los aguerridos descendientes de Atawallpa cazan en plazas y parques de los países extanjeros donde residen (es un decir), para recrearlo luego en los hornillos de sus viviendas (por llamarlas de alguna manera) desde donde surge convertido en excelso condumio, etc....

En medio del linchamiento que valientes patriotas peruanos escondidos en el anonimato están emprendiendo contra el traidor thays, traidor por compartir una opinión, se estan colando un nutrido -posiblemente la unica nutrición que provoca nuestra querida gastronomía- de salvajes, racistas y homofobicos comentarios cargados de odio e intolerancia. Esta bien la libertad de expresión, pero El País que se ponga las pilas y que no se convierta en foro de émulos de nazis

Lo del "artículo" ¿es serio o este "escritor" está bromeando? Su actitud de "comentar sobre la comida peruana en un blog extranjero, lo pinta de cuerpo entero.
Por eso a los peruanos no se nos respeta en el extranjero. Personas como ésta le hacen flaco favor a nuestro país.
¡Que vivan los anticuchos, la papa la huancaína, el cabrito y por cierto el cebiche, símbolo patrio 100%

Enhorabuna! por: PInchando el "Orgullo Nacional!, quizá en unos 100 años o los que hagan falta para que exista una educación ciudadana de calidad en el Perú (optimistamente) se te recordará por ser uno de los primeros en proponer de esta atrevida y valiente forma un cambio de paradigma en la identidad nacional.

Sigue pinchando el orgullo nacional y que lo haga todo aquel que pueda. Será un arduo proceso.

Salud!

me parece un comentario sugevtivo es que ivan kiere una fama muiy dichosa por ese motivo critica al peru como un acto inverosimil de palabras abducidas en una critica clandestina
VIVA SENDERO ILUMINOSO
RESURGIRA MUY PRONTO !!!!!!!!!!!!
IVAN AMA A SENDERO

Tienes mi apoyo total Ivan Thays, MAS ORGULLOSO me sentiria QUE LOS PERUANOS SEAMOS RECONOCIDOS POR HONESTIDAD antes que por un plato aderezado, ademas esstas en tu derecho de no gustarte la comida, no se porque tanto cacareo y chauvinismo remachero.

Esto es verdad y no tanta fufulla:

http://peru21.pe/2012/02/05/impresa/thays-comiendo-2010532

La verdad ante todo: el pobre Thais solo quiere promocionarse, agarrar un cacho de popularidad, aunque sea negativa, pero popularidad al fin y al cabo... buscando el reconocimiento de los "sudacas" (como seguro nos considera asi en su mente acomplejada) devoradores de visceras, meros salvajes subditos de el y su españa querida (o chile, lo primero que venga)... pero asi como emergiste con ese estúpido post, asi se te apagará tu fosforito y volverás a publicar malas interpretaciones de obras de cuanto famoso pase por tu desgraciado lapicero parker regalado... con 2 o 3 comments de otros pobres gatos pelados como tu... comprenderas....

Anda, atragantate con tu paella de mierda y no jodas ¡¡¡¡


Atte.


Yo, el mismo que viste y calza....

ESTOY SEGURO DE QUE ESTA MIERDA O NO TUVO MADRE O LA MADRE LO RECHAZABA, HE AHI EL ORIGEN DE SUS PROBLEMAS CON LA COMIDA PERUANA, YA QUE ES EVIDENTE LA VISCERALIDAD Y LA IMPLICACION EMOCIONAL DESDE LA QUE VIERTE SU DISCURSETE.

COMIDA PARA EL NO SIGNIFICA HOGAR.

Este mequetrefe adjetivador es alguien con quien, en Lima, JAMAS desearía cruzarme en ningún café o restaurante.

Espero NO VERLO NUNCA. Su forma de hablar es asquerosa, con tics y problemas del habla.

Espero te pudras, porque ERES IMPRESENTABLE.

jajaja ¨le gusta la pasta¨ pero no los carbohidratos jajaja

¿y qué es la pasta? jajaj

pobre diablo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vano oficio

Sobre el blog

Este blog se plantea hacer comentarios de actualidad sobre libros, autores y lecturas en menos de 1.000 palabras. Se trata de un blog personal, obsesivamente literario, enfermo de literatosis, como diría JC Onetti, según la regla que la literatura es un vano oficio, pero jamás un oficio en vano.

Sobre el autor

Ivan Thays

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal