¿Por qué hacen tanta bulla?

Por: | 03 de febrero de 2012

Diego

Pinchando el orgullo nacional. Foto: Guido Asis

Recuerdo que Julian Barnes se mostró sorprendido de que le otorgasen un premio nacional en Francia por haber escrito El loro de Flaubert. Si a un francés se le hubiera ocurrido escribir un libro llamado "El loro de Dickens", dijo, en Inglaterra lo hubieran lapidado. La anécdota retrata la susceptibilidad y vulnerabilidad con que algunos países asumen su identidad nacional. Ayer, de un momento a otro, me volví en la persona más buscada por la prensa nacional; en protagonista de las primeras planas digitales de todos los periódicos del país; en trending topic del Twitter limeño; en el blogger peruano con más comentarios en un día, casi 800 hasta donde conté; y en la persona más odiada del país. ¿Qué hice para merecer tanta bulla? ¿Maté a alguien, robé un banco, me ficharon para el Barcelona FC, me fotografiaron con Britney Spears? Peor que eso. Dije que la comida peruana era indigesta y que abusaba de los carbohidratos. Y encima no solo lo afirmé sino que cometí el pecado de ser "categórico" al decirlo. Y ya para echar más leña al fuego, lo hice en un blog en España. ¡Vaya desmadre el que armé! Al parecer, la autoestima peruana solventada por el discurso gastronómico es un globo tan frágil que hasta un comentario menos filoso que una cuchara de bebé la hace estallar en mil pedazos. Y claro, después solo queda insultar hasta hundir al que osó destruir la zona de confort, convocar a los chefs del país para que declaren en mi contra, escribir miles de tweets y comentarios en FB para declarar que soy un Don Nadie, un escritor fracasado y un traidor a la patria. Mucha bulla para alguien sin importancia, digo yo.

Me pregunto: ¿En ningún momento, en medio del fragor de los tweets, tomaron consciencia de que estaban haciendo el ridículo tomando como tema de interés nacional que a un peruano no le guste la Inca-Kola? ¿Se han enterado, por ejemplo, de que la mayoría de veinteañeros peruanos no saben lo que fue Sendero Luminoso y no reconocen las siglas MRTA? ¿No se les ocurre decir algo al respecto o mejor seguimos con el linchamiento contra Thays, que es más divertido?

Si hay algo más indigesto que la comida peruana es el patriotismo de parroquia. Esta bulla mediática demuestra que el llamado "boom" gastronómico peruano no es ese elemento unificador de halo místico, generoso, sentimental y mestizo que se nos ha querido vender sino, al contrario, un elemento marginador, que exacerba el peor nacionalismo y las reacciones intolerantes, machistas, homofóbicas y chauvinistas de los peruanos que firman sus comentarios como "cholo soy". Disentir de ese símbolo patrio recién parido que es la comida peruana merece el repudio y el amedrentamiento verbal, como solo se supone que debería ocurrir cuando uno arremete contra los símbolos patrios o religiosos en las dictaduras fascistas o el islamismo. ¿Es de eso de lo que los peruanos se sienten orgullosos? ¿De haber convertido al anticucho en nuestra esvástica? 

Hace poco me preguntaron qué importancia tenía para el Perú el que Mario Vargas Llosa hubiese ganado el premio Nobel. No supe qué responder. ¿Qué importancia puede tener ese premio en un país donde no hay suficientes bibliotecas ni librerías, donde impera la piratería libresca, donde no existen suplementos literarios y donde subsiste el índice más bajo de comprensión de lectura en América Latina? ¿Cambia en algo ese panorama el que Vargas Llosa gane el Nobel? Lo mismo pienso de otros orgullos nacionales epidérmicos. Aplauden a Kina Malpartida, a Sofía Mulanovich y a los hermanos Ccori, pero el Instituto Peruano del Deporte vive precariamente y todos ellos tienen que bregar duro para conseguir auspicios que les permitan participar de sus eventos; se enamoran de las portadas dedicadas al tenor Juan Diego Flórez, pero son incapaces de cambiar una asistencia a la ópera por una noche de "hora loca" y 2x1 en la discoteca de su barrio; se ilusionan con que La Teta Asustada sea candidata al Oscar, pero olvidan que la mayor parte de películas peruanas se financia con capital extranjero y que los directores tienen que llorar lágrimas de sangre para evitar que los cines quiten sus películas luego de una semana de ser exhibidas, porque esos peruanos patrioteros han preferido ir a ver el blockbuster de turno. Esperan con banderitas peruanas en el aeropuerto a las estrellas de Hollywood que visitan Macchu Picchu para alinear sus chakras, pero desconocen casi todo de la cultura incaica que originó la fortaleza.

Ese es el retrato del peruano snob y chauvinista que se siente afectado con mis comentarios y se ve llamado a defender el orgullo patrio insultándome, llamándome traidor a la patria o gay, lo mismo da, un marginado. Perdonen los esforzados comentaristas si les digo que me siento orgulloso de sus insultos. Si he sido capaz de poner patas arriba ese discurso hegemónico en torno a la cocina tan solo con decir que el Suspiro Limeño es demasiado dulce, y aglutinar a toda la horda de nacionalistas trasnochados e intolerantes en torno a un post que ni siquiera trata sobre la identidad nacional, creo que le he hecho un bien al país desnudando su talón de aquiles. Ningún peruano necesita de ese tipo de discurso facho-gastronómico para encontrar su identidad, sino discutir sobre ella basándose en hechos concretos, en ideas y argumentos, y no en histerias colectivas en Twitter ni en tacu tacus de 70 euros ni en la santísima virginidad de los chefs peruanos y sus fogones que hacen "patria". Seamos serios ¿realmente es la cocina peruana la única posibilidad de identificarnos como peruanos? Pues entonces hagamos a Gastón Acurio (y no a Rafael Osterling, claro, que es muy "cosmopolita" para un tema tan sensible como este) Presidente, Premier y General del Ejército Peruano. Todo en uno. O quizá podríamos empezar por discutir, por ejemplo, qué implica para la imagen que proyectamos de nosotros mismos que el 2011, el año en que se cumplieron cien años del nacimiento José María Arguedas, uno de los más grandes forjadores de la identidad nacional y conocedor de primera mano de sus hondas fracturas, se prefirió celebrar el aniversario de cuando un gringo descubrió Macchu Picchu gracias a unos guías indígenas cuyos nombres se han evaporado de los libros de historia.

Finalmente, quiero dejar en claro que de todo lo que han dicho sobre mí, lo más ridículo es la acusación de haber reseñado un libro que no he leído. Se nota que los lectores de El País adolecen de mala vista o de mala leche. En mi post afirmo tajantemente que no he leído el libro y, por tanto, mi comentario está dedicado a la nota de prensa y el blurb publicitario. Asimismo, aunque me permito dudar sobre la posibilidad de que una novela sospechosa de oportunismo sea buena, jamás niego que pueda resultar al fin una obra notable. Nunca he reseñado una novela que no haya leído atentamente y si algún día me decido a reseñar la novela de Gustavo Rodríguez lo haré y uds. se enterarán, entre otras cosas, porque debajo del post encontrarán la palabra "Reseñas" dentro del rubro Categorías. Si no aparece esa palabra, no estoy reseñando un libro. Así de sencillo

Gracias, saludos y buena digestión. 

Actualización:

Psicoculinaria (por Fietta Jarque)

Ataques de patriotismo gastronómicos (por Mikel López Iturriaga) 

El locro filantrópico (por Fernando Iwasaki)

Hay 1117 Comentarios

Vaya vaya leer tantos comentarios que provienen del higado y no de la cabeza ,solo por un post en el cual se dice que la comida peruana es indigesta solo me hace recordar una cancion de los No se quien y los No se cuantos ,que lleva por nombre el " Rap de chicle choncholi " y que cierto estribillo dice asi :
ya basta de llorar
ya basta de sufrir
por q acabo de inventar
el chicle choncholí

agarras cuatro chicles los metes en la olla,
agregas perejil, pimienta, ajo y con cebolla
le agregas dos tomates un pimiento y zanahoria,
criollos ingredientes y veras k sabe a gloria.


y asi seguimos dandole a la herida y nos ponemos todos como magdalenas a llorar porque segun algunos creen que nos hirieron el orgullo patrio, por algo que todos sabemos que es verdad..

Beto ortiz alias "orca gay" es de esos tipos que para hacerse notar recurren a una orgia de frasecillas truculentas y cantinfladas llenas de anecdotas con el proposito de marear y succionar lo poco de cerebro que tienen los lectores que lo siguen en su columna de diario. En peru beta ortiz es el idolo de masas porque mayormente todos están hechos de la misma madera, o casi todos.

Estimados, creo que no son conscientes que esto no sólo se trata de que busque publicidad de sus libros, sino que estamos haciéndole ganar con cada click , al presionar los enlaces de sus páginas web. Ignoro si en el blog el país gane un porcentaje por cantidad de clicks también, pero es notorio el cuadradito que está ubicado a la derecha con publicidad de google. Estamos haciéndole el juego, fíjense cuantas visitas tenía en sus otros textos antes de esta polémica. Quizá estaba desesperado porque casi nadie lo leía y recurrió a este recurso bajo. Una prueba de esto es que sin que venga mucho a cuento, Ivan menciona "de pasadita" y sutilmente, la eterna rivalidad acerca de la autoría del pisco, que sabemos que es del Perú por historia, pero que hay cierto país que lucha por copiar lo nuestro. Refiere que no hace proselitismo cual Madre Teresa de Calcuta, deslizando indirectamente en su expresión que los ataques serían de peruanos contra chilenos, cuando cualquier peruano conoce que defendemos la autoría del Pisco no por simples gustos personales, sino por no dejarnos robar lo que nos pertenece, lo que nació en nuestra tierra. Ivancito sabía que luego de sus agresiones subyacentes, el mundo limeño se le vendría encima, luego podría hacerse la victima (como siempre) y pedir tolerancia. Después citaría epígrafes de Albert Camus para quedar bien en la fotografía y listo. Ivancito, tus infinitas citas acerca de los autores que has leído, como preámbulo de tus ocultas diatribas no hacen menos agresivo el mensaje, ni te hacen más inteligente, ni harán que nos creamos el cuento que no sabías nada, que te causa sorpresa que te traten así cuando eres tan buena gente, tan pero tan buena gente que menosprecias algo que tú mismo consideras que está en desarrollo incipiente, ¿no se supone que si la gastronomía peruana o lo que fuere está en proceso, tendrías que contribuir a su evolución, como si se tratase de un pollito en crecimiento y no pisotearlo? Pienso que si hubieses tenido verdadera intención de ayudar hubieses contribuido a los cambios y mejoras sustanciales que dentro de tu subjetividad te parecen perfectibles, porque hay una diferencia entre lo constructivo y lo marcadamente destructor que descarta de plano toda evolución posible, ya que como tú mismo expresas, la comida del Perú debería estar prohibida por nutricionistas, dime tú entonces ¿donde está lo constructivo en tan deleznable expresión?

Beto ortiz alias "orca gay" es de esos tipos que para hacerse notar recurren a una orgia de frasecillas truculentas y cantinfladas llenas de anecdotas con el proposito de marear y succionar lo poco de cerebro que tienen los lectores que lo siguen en su columna de diario. En peru beta ortiz es el idolo de masas porque mayormente todos están hechos de la misma madera, o casi todos.

Comparto un artículo sobre el tema que está de acuerdo con la posición de Thays...

http://elestigmadecain.com/2012/02/05/ivan-thays-la-comida-peruana-y-el-chovinismo/

Esta bien q opine, EN EL FONDO ESTA BIEN Q OPINE, pero como literato debió tener cuidado en no generalizar, es decir, EN LA FORMA QUE DIO SU OPINION ESTA MAL PUES lo q molesta de éste señor escritor es que se llene y se exceda de mala onda de calificativos a la gastronomia peruana, ademas si se critica el boom gastronomico del Peru hacia el exterior, pues es algo positivo desde todo punto de vista, es bueno hacernos conocidos por algo bueno, al contrario no nos conviene q obras literarias tan malas como las de Thais se hagan conocer, que me hacen dormir al leer la primera pagina

Ivan, te pediría que proximamente publiques en tu blog alguna crítica contra el tema cerveza que mete propaganda hasta por los poros, futbol o telebasura en el perú. Te agradecería que sigas despotricando contra la mentalidad bananera peruana. Que se jodan y sigan haciendo bilis

Respeto su opinión, pero no la comparto, bueno al menos ya lograste tu meta, hacerte conocido ;) feliz?

ya pues ricky, ese no es tema. si lo desconoces, no te metas en él.

Ivan Thays, mis felicitaciones por tu estupendo artículo. Lo que está claro es que los fracasados peruanos no comprendieron tus palabras. Es cierto que su comida no vale la pena y es fea, es una mierda de carbohidratos al cubo.

Jajaja... Chúpate esa! Como leí en algún texto, a algún autor, algo así como que las verdades atentan contra los saberes. Esto es lo que esperaba, que ya se vio esbozado en la idea que el respeto hacia uno mismo lo logramos mediante el reconocimiento del o de lo extranjero. Me parece toda una verdad. Pero lo de la intolerancia y la marginación ya es algo conocido, no se vanaglorie, señor Thays, de ese detalle. La Marca Perú es no es más pura fachada de un fantasma horrible, indeseado. Siempre resulta odioso que un casi extranjero peruano hable de lo peruano. Estoy de acuerdo con sus ideas, pero hay leerlas entre-líneas, toda verdad afecta y es sospechosa.

Luis mongolon si tu tan admirado thays fuera tan inteligente como tu dices entonces dile que escriba sobre los temas sociales que acabas de mencionar y no hables de nutricion si no tienes ni puta idea de ello..para hacerlo primero tienes que realizar un estudio comparativo de todas las dietas del mundo y por regiones hasta el infinito,crees que la dieta norteamericana llena de frituras comidas rapidas y grasas saturadas es mas saludable que la del poblador cordillerano o de la amazonia o que la europea llena de carnes rojas leche y todo lo derivado del cerdo que originan mas muertos por año por cancer de colon que por asesinatos en mexico,la dieta de españa es una mierda llena de carnes saturadas de colesterol y de infinidad de carnes saturadas y frejoles nadando en aceite estudia un poco y luego opina cabezon.

Increible, hablando de comida en este país donde en las zonas rurales y provincias olvidadas todavía existe desnutrición en los niños, somos el país con mas indice de tuberculosis en el mundo,y estamos a la cola en educación,sin contar con la hola de inseguridad que vivimos,señores la comida no nos sacará de el subdesarrollo,hagamos bulla a los políticos que durante décadas no hacen nada por que salgamos de el subdesarrollo.Ivan Thays diste en el clavo,duela a quien le duela.

Lo unico que indigesta aqui es su cara señor Thays.

Bueno no se porque tanto escandalo y tantos insultos contra alguien que se atreve a decir algo que muchos peruanos pensamos ,pero que pocos son los que se atreven a decirlo,y cuando alguien lo dice que hacemos el resto lincharlo ,como siempre vamos a lo mas facil y como borreguitos hacemos lo que la gran mayoria hace ,porque de lo contrario somos antipatriotas.
como dice el sr. thays en el pais hay cosas mas relevantes en la que deberiamos centrarnos ,pero esos temas no tocamos,como buenos peruanos que somos ahi le vamos al chonguito ,al dime que te digo ,y todos van volando al ciberespacio a comentar sus mas disparatados o vulgares comentarios ,pero les aseguro que luego que terminan de publicar su comentario ,este tema no entra en su hora familiar.
es mas facil comentar sobre los cotilleos del momento como el caso ciro castillo,o abencia meza,o que si fulanita se tomo una foto desnuda sentada en la bandera peruana.
pero alguien comenta o hace un post sobre la pesima educacion publica,sobre la miseria de pension que reciben los ancianos ,despues de haber trabajado 30 o 40 años de sus vidas,y eso sin contar la mala atencion en los hospitales publicos,la corrupcion que hay en las entidades publicas y etc etc etc ,que nadie o alguno por ahi se toma el trabajo de hablar de eso,pero como eso no lo consideramos relevante ,entonces para que perder el tiempo con esos temas ? ya que es el cuento de nunca acabar en el que vivimos sumergidos decadas.
pero al chismecito de barrio !!! hay si vuela la gran mayoria ,muchos sin tener la mas minima idea de lo que dicen ..
porque la gran mentira seria decir que la comida peruana es saludable,cuando sabemos que no lo es,
sera rica en sabor ,pero en carbohidratos y grasas es un fiel aliado del colesterol, si no creen que es asi haganse un chequeo medico ,y el resultado sera colesterol alto,y la indicacion del medico sera coma mas sano señor!!
pero muchos de nosotros nos pasaremos la recomendacion medica por donde mejor nos plazca y seguriemos con nuestro pollito a la brasa ,con los anticuchos y choncholi de carretilla y nuestro famoso 7 sabores a 1.50 incluido tu vaso de chica de sobre,cada que no se nos antoja cocinar,porque eso hacemos ,porque pensamos que consumir lo nuestro es hacer patria,hasta el dia que no terminemos la gran mayoria jodidos en la cama de un hospital con las arterias inundadas de grasas,no aprenderemos a comer sanamente.
Asi que señor dejense de rasgarse las vestiduras como viejas cucufatas que no lo son,solo porque alguien se atreve a decir algo que es muy Cierto .

y olvide decirle que de identidad tiene mucho,pero de español su texto cita palabras como; mala leche.chiringuitos,y demas y ademas dice que el concepto de nacion en el peru es una incognita,es por gente como tu por la cual eso se da en el peru por gente alienada sin identidad y con un enorme complejo de inferioridad.

Ivan Thays:
"Mis restaurantes favoritos son de los de pasta y creo, honestamente, que la comida peruana es indigesta y poco saludable. Casi sin excepción se trata de un petardo de carbohidratos al cubo".
Osea criticas la comida Peruana por lo excesivo de carbohidratos y te gusta la pasta ¿?, entonces en que quedamos ¿?.

Lamentablemente mi querido peru es tan falto de reconocimiento que piensa que la solo la cocina salvara el pais , Sr. Thays comparto su opinion pero no era la forma de expresarla . ignore los comentarios . que sigan haciendo higado

El mas intolerante es Ivan thays quien despotrica contra una expresion cultural perfectible y en desarrollo como es la gastronomia peruana aun ignorando todo respecto aquella,la gastronomia es un conjunto de conocimientos muy complejos respecto al hombre su alimento y su entorno y demas componentes culturales,el nunca ha comido comida peruana "de verdad" su madre no cocinaba y su abuela menos y como pituco solo comia comida extranjera por lo tanto no puede opinar y menos afirmar de lo que no sabe,segundo no tiene identidad es alienado y menos autoestima solo come comida italiana y coca colita y por lo que se desprende del texto solo consume produccion extranjera ve las peliculas de woddy allen (gringas)en lugar de las peruanas la teta asustada le parece inferior y considera que la comida peruana solo tendria calidad y nivel si se vendiera en los fast food de manhattan demostrando que solo superara su complejo de inferioridad cuando vea que los gringos consumen y distribuyan comida peruana ya la vez la califiquen como buena-infiere,si a los gringos les gusta a mi tambien que ignorancia-tercero es un snob por que escribe a la distancia sobre complejos problemas sociales en los cuales nunca se ha inmiscuido ni nunca ha hecho nada por cooperar ni siquiera dar un granito de arena;una ong una biblioteca popular donativos etc lo que sea y habla de estadisticas negativas indices de baja lectura sin tomar en cuenta los factores socio historico culturales y de estructura que subyacen.Otra nos dice en que basar nuestra identidad y cita a arguedas y su conocimiento profundo de la peruanidad y el se va a europa como todo pituco acomplejado a estudiar a goethe a camus y a toda la cultura europea sin quedarse aqui a conocer lo suyo.
tu comentario te retrata sobremanera no piensas ni opinas por ti mismo sino por tus motivaciones tal vez por el libro q acabas de editar ,mirate en el espejo y veras que mientras mas distinto te creas mas igual eres a toda la mierda que abunda en el peru.

Ivan Thays! quien no le ha ganado a nadie PORQUE NO TE CALLAS!!! POR FAVOR QUE ME INDIGESTAS Y DAS PENA

¿Es Thays comiendo?
Domingo 05 de febrero del 2012 | 12:13

Su ignoto rostro y su transgresora melena, aparecieron por primera vez en las tapas de los tabloides y en los noticieros, al tiempo que su nombre era invocado con pasión por personalidades de la talla del Gordo Gonzáles, Tommy Portugal, Martha Chávez y La Tigresa del Oriente. Pero, ¿es realmente un talibán el tal Iván? ¿o es que nosotros –los peruanos– nos hemos convertido en locos fundamentalistas del olluco, la arracacha y la papita nativa? A ver, respondámonos con preguntas.

¿Es Thays el primer peruano que se atreve a decir que nuestra comida es “indigesta, poco saludable y un petardo de carbohidratos”? No. Tampoco será el último. Pero está claro que, en la cotidiana elegancia de un ají de gallina casero, nadie busca “saludable”, todos buscamos “rico”: el sabor de tu niñez, el aroma de tu casa, la sazón de tu mamá. O de tu abuela o de tu nana. Si no fuera por eso te daría lo mismo comer aji-no-men. Y bueno, si te da lo mismo, mejor mátate. Cuando salieron por ahí con el chiste de que iban a inventar un impuesto a la comida chatarra en el marco de una gran cruzada nacional contra la obesidad, (en este país de millares de niños desnutridos), se generó un divertido debate en las redes sociales. La pregunta que se caía de la sartén era una sola: ¿Y no serán comida chatarra algunos de nuestros nuevos y comestibles símbolos patrios? ¿Un pan con chicharrón refrito en galones de aceite con su camotón y su cancha más será menos tóxico que una pizza personal super suprema? Si una Bembo’s de carne a la parrilla es comida chatarra, ¿qué será un cau cau de grasiento mondongo con papa y arroz? ¿Será más sano un tallarinzazo verde con su sábana apanada y su papaza a la huancaína más que 2 piernecitas de pollo extra crispy de Kentucky con cole slaw? ¿Cuántas calorías tiene una de esas domingueras montañas de jalea de mariscos con yuca frita, sarandaja, chifles, canchita, mayonesa y salsa tártara? ¿Serán extra light, la chanfainita, el adobo, el aeropuerto, la salchipapa, los picarones, la papa seca con fideos (“Manchapecho” o “Sopa Seca”), el tacacho con cecina, la patasca, la patita con maní? ¿Algún nutricionista trujillano habrá recetado una dieta de shámbar, sublime sopón de los lunes, hecho a base de pellejo de chancho, jamón ahumado, costillitas, habas, trigo, frejoles, garbanzos y cancha? Claro que no. Pero eso a quién mierda le importa. Es rico y es nuestro y por lo tanto es santo y bueno y viva el Perú, carajo. Se acabó la discusión. Una rosa es una rosa y la U es la U. Además, para poder decirle al mozo que te sirvan todo sin papa y sin arroz y que te los reemplacen por ensaladillas de berros, arúgula o repollitos de bruselas hace falta ser demasiado marica.

¿Es Thays un escritor realmente conocido? No. Narradores conocidos en Perú solo hay tres: Vargas Llosa, Ribeyro y Bryce. Conocidos porque te los machacan desde el cole y no necesariamente porque las masas los lean con furor. ¿Apostamos un tacu tacu montado a que no me pueden decir 3 títulos de Thays? Si no tienen google a la mano, perderán. Pero, ¿qué importa? ¿Es lo mismo ser un escritor conocido que un buen escritor? No. Y no solo no es lo mismo sino que nunca ha hecho falta ser bueno en algo para ser famoso. Algunos de los mejores escritores fueron ninguneados en su tiempo y nunca ganaron un mango en derechos de autor. Lo malo es que tampoco el anonimato es, necesariamente, garantía de gloria eterna. ¿Pertenece Thays al star system literario? Por supuesto, si así no fuera no sería invitado fijo a cuanta feria, encuentro, taller o mesa redonda se celebre aquí o en Guadalajara. Pero para eso no basta con publicar libros. Como ocurre con casi todo en Lima, en el ambientito de la literatura también es básico preocuparse por tener los amigos adecuados y vaya que Thays los tiene. Y todo indica que, además, los disfruta lo cual constituye todo un mérito de su parte. Me disculparán en este punto pero tengo la ligera impresión de que todos esos cónclaves de escritores estreñidos –que, aunque la peguen de campechanos, se toman a sí mismos tan en serio– son la cosa más pomposa y aburrida de la tierra.

¿Es Thays el mejor publicista del publicista Gustavo Rodríguez? Al comienzo creí que sí. Sospeché de lo que parecía ser el primer psicosocial libresco. No sé si son patas pero me pareció que el autor del célebre spot minero de Oblitas y el hoy enemigo público número uno podían haberse puesto de acuerdo. Pero esta polémica que comenzó el jueves como un comentario a priori de la novísima novela culinaria de Gustavo ha llegado a la tarde del sábado convertida en una conversación monotemática: Thays, Thays y más Thays. Todos los columnistas de los diarios se siguen ocupando de Thays lo cual demuestra que es mejor publicista que escritor y no tan buen publicista de los otros como de sí mismo. Ya nadie menciona la novela de Gustavo pero ni falta que hace, igual venderá como cancha salada. Iván es además y, sin ninguna duda, el más exitoso discípulo de la doctrina Medina aplicada al business editorial: pégale a Gisela y triunfarás. Perdonando el símil extremado, Iván sabía que Gastón mordería la carnada y así fue. Y los dimes y diretes entre ambos terminaron pareciéndose peligrosamente a la bronquita entre Larissa Riquelme y Tilsa Lozano: “¿Quién es ella? ¡No la conozco!” Por favor. Es imposible que un peruano que lee como Gastón no sepa quién es Thays que, además, ha de tener la misma edad. Como es imposible que un tipo inteligente como Thays crea realmente que la cocina peruana es una “mezcla inexplicable de ingredientes que cualquier nutricionista debería prohibir”. Acabáramos. Esa debe ser la opinión más estúpida que ha dado en su vida. Equivale a decir que un cuadro es una “mezcla inexplicable de colores” o un poema, “una mezcla inexplicable de palabras”. Nada qué explicar. Espero que Iván, en el fondo, tampoco se crea realmente que “le ha hecho un bien al país desnundando su talon de Aquiles” como escribió a guisa de amarga respuesta al cargamontón. Tranquilo, pelucón que estás demasiado joven para sonar así de frustrado. Pero eso sí: ni la tía Veneno de los agachaditos del Parque Cánepa ni el regio Tanta de Madrid van a perder un solo cliente a causa de lo que tú escribas o dejes de escribir en tu nuevo blog. Los peruanos no leemos, remember?

¿Es Thays un mal peruano, un traidor a la patria? Por favor. El bebe que es llorón y la mamá que lo pellizca. No la hagamos tan trágica, tampoco. ¿Irse a “El País” de España para hablar mierda de tu país será, acaso, lo mismo que irse a la casa del vecino para hablar mierda de tu vieja? Bueno. No es tanto lo que dices, Iván. Es dónde lo dices, cómo lo dices y sobre todo: para qué lo dices. No tengo pruebas suficientes de que así sea, pero si para divertir a tus potenciales lectores europeos no se te ocurre idea menos cagona que irte a maletear a los tuyos en casa ajena entonces –solo entonces– cómete bien rico tu apanado y métele un rocoto, caballero.


http://peru21.pe/2012/02/05/impresa/thays-comiendo-2010532

No creo que no imaginabas las reacciones por parte de los peruanos al dar un comentario de ese tipo contra la comida peruana. No creo que te consideres un "Don nadie", pues hasta programa de tv tenias en el Perú. Comparto la mayoría de tus ideas pero creo que en algo te equivocaste, algo que como dices es sensible en nuestro orgullo nacional. ¿La comida peruana es indigesta?, ¿Prefieres las pastas porque la comida peruana es una mezcla de carbohidratos?, sin comentarios. Si tenias retenida esa rabia, como muchos, de que en el Perú se resalte la comida peruana por encima de otras cosas de las cuales poco o nada se conocen y que si tienen un gran valor, lo debiste hacer pero sin criticarla.

Ivan me parece bien hermanon y estoy de acuerdo con el articulo. digan lo que digan los fariseos de toda la vida....un abrazo.

Estuve pensando largamente porque les molesto tanto pero tanto tu comentario. Pues me dije por nacionalismo? naaa los peruanos no somos tan nacionalistas y lo compruebo día a día. Por la comida? naaa tampoco, con que base dirán que la comida que promocionan es saludable?. Y en la última pregunta vino mi respuesta: promocionan. Ah allí está el detalle. Pomoción-negocio-plata. Por eso les fastidio tanto pero tanto, la plata, chocaron con su negocio, ese fue el problema. Pues sí ese tipo de comida que tanto promociona la gentita nice, pues claro que es un asco de comida. Sin embargo lo mas bochornoso para mi es ver como gente que es menospreciada, discriminada a diario por ese circulito nice de nuestra querida ciudad de plástico resulta atrincherarse, cortarse las venas por una gente ajena a su realidad. Recuerdo a mi madre reírse pues en un programa de radio dijeron el menú que le tenían preparado a Elton Jhon para cuando viniera. Y jajaja, menú peruano? naa nada que ver, menú apitucado, alienado, un menú alimeñado, alienado. Ese tipo de menús de platos publicitados, cuyo objetivo es solo llenar el bolsillo de un grupito nice de lima, pero si es un asco de comida xD. Hace un momento veo a la ardida Beto escribir en peru21 aprovechando el momento para figurar el, para cobardemente bapulear a alguien a quien uso para figurar hablando mal de el. Si lees a Beto, no te ofusques Ivan, todo tranqui, no toda la gente en Peru o bueno en lima es tan tonta como para leer a un payaso con delirios de persecusion y un cobarde como Beto. Saludos y ánimos y saludos. n_n Y ya sabes el escandalo no fue por lo que dijiste o cómo lo dijiste, el escandalo fue por que afecto el bolsillo de algunos empresarios n_n

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vano oficio

Sobre el blog

Este blog se plantea hacer comentarios de actualidad sobre libros, autores y lecturas en menos de 1.000 palabras. Se trata de un blog personal, obsesivamente literario, enfermo de literatosis, como diría JC Onetti, según la regla que la literatura es un vano oficio, pero jamás un oficio en vano.

Sobre el autor

Ivan Thays

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal