Con la tinta aún húmeda

Por: | 01 de febrero de 2012

541782239_e09f7ab7c8

Foto: LRde Chile

Cocinero en su tinta es la cuarta novela del escritor peruano Gustavo Rodríguez (nacido en 1968). La editorial Planeta anuncia que su protagonista de nombre estrafalario, Rembrandt Bedoya, es un chef peruano que debe preparar un plato digno del boom gastronómico que vive el Perú en el evento Madrid Fusión. Dice que la novela ha sido escrita, además, siguiendo los "consejos culinarios" del chef Pedro Miguel Schiaffino y aparecen mencionados otros chefs auténticos, como el español Ferrán Adriá o el peruano Gastón Acurio. El blurb del libro cita con orgullo: "Se trata de la primera novela sobre la gastronomía peruana".

Keith Gessen, editor de la revista literaria N+1, declaró que harían falta 50 años, por lo menos, para que apareciese la primera gran novela sobre el 11S. Claro está, eso no ha detenido a los escritores norteamericanos, que se han volcado a escribir sobre el tema golosamente. Pero no solo el 11S sino que también la crisis financiera internacional ha empezado a asomar en las contratapas de las nuevas novelas norteamericanas. ¿Quién puede resistirse al momento?

Uno de los primeros libros que se escribió sobre el 11S -ocurrido en el 2001- no salió de manos de un norteamericano sino de un francés. Se trata del sensiblero Window of The World de Fréderic Beigbeder, publicada en el 2003. No debe ser casual que Beigbeder llegase a la literatura desde la publicidad, al igual que Gustavo Rodríguez, uno de los mejores y más reconocidos publicistas del país. Es cuestión de olfato o, mejor aún, de timing. Como aquel chiste del alcalde analfabeto obligado a ser jurado de un concurso de matemáticas en un colegio de su región. Ante la pregunta: "¿Cuánto es 100 + 300?" un niño levanta rápido la mano y grita "600". El alcalde lo felicita y le da la medalla. Tras él, un segundo niño corrige: "Pero si suma 400". El alcalde, incapaz de aceptar el ridículo, anuncia: "En este pueblo gana el primero que habla".

En literatura, desde luego, no es el primero que habla el que gana (si acaso hay algo que ganar) aunque los editores -y algunos autores- se precien de ser los primeros que escribieron sobre la fontanería en las zonas urbano marginales o que introdujeron la técnica del monólogo interior en segunda persona. Lo cierto es que logros tan paupérrimos como esos han solventado carreras literarias bastantes largas en el Perú y en América Latina. No he leído aun la novela de Gustavo Rodríguez, que acaba de aparecer, pero sin duda, de dejar una huella en la literatura peruana, no será por ser la primera en hablar del "boom" gastronómico peruano sino por méritos que, espero, puedan sostener una trama tan coyuntural e incluso frívola.

Hablando de coyunturas, confieso que el motivo de este post, más que literario, es una pataleta, porque soy de esos pocos peruanos que detestan la burbuja de aire que llaman el boom de la gastronomía peruana y que no consideran que nuestra comida es la mejor de Latinoamérica y quizá -para no caer en falsas modestias- del Mundo. Soy un pésimo anfitrión: no conozco restaurantes, huariques ni chiringuitos donde preparan el mejor cebiche o el ají de gallina con la receta de la abuela (mi abuela, por cierto, no cocinaba). No pretendo obligar a ningún turista a beber Inka Kola ("la bebida del sabor nacional" en un país donde el concepto "nación" es una incógnita), ni a deglutir los dulces más empalagosos que he comido jamás (bajo nombres estrafalarios como Supiro Limeño), y menos aún hago proselitismo a favor del pisco peruano en contra del pisco chileno. Mis restaurantes favoritos son de los de pasta y creo, honestamente, que la comida peruana es indigesta y poco saludable. Casi sin excepción se trata de un petardo de carbohidratos al cubo, una mezcla inexplicable de ingredientes (muchos de ellos deliciosos en sí mismos, hay que decirlo, pues los insumos son de primera calidad) que cualquier nutricionista calificado debería prohibir. Cada vez que alguien habla de la fama de la comida peruana en el mundo, pienso en las carencias de un país necesitado del reconocimiento extranjero para sentir respeto por sí mismo. Me imagino que el día en que en una película de Woody Allen, en vez de pedir comida china pidan comida peruana de un delivery de Manhattan, por fin podremos sentirnos parte de un país con marca registrada.

Pero volviendo a lo literario, queda claro que tenemos temas para tratar más allá de la agenda de PromPerú (en cuyos comerciales nunca aparece, ni por asomo, algún integrante de la cultura peruana que no sea un cocinero o un cantante popular). La literatura de la violencia política peruana, por ejemplo, aunque podría decirse -como lo muestran diversas antologías sobre el tema- que empezó casi al mismo tiempo que las primeras bombas, no fue sino hasta muchos años después, en la primera década del 2,000, en que dio frutos interesantes. Una vez que se logró superar la apología ideológica o el retrato costumbrista y se volvió vehículo de conocimiento, de memoria y reconciliación, se originaron libros fundamentales como La hora azul de Alonso Cueto o Retablo de Julián Pérez. Y probablemente sea solo el inicio de una literatura que profundizará sobre un hecho tan trascendente como son los años del terrorismo peruano.

No sé nada de cocina, así que ignoro en qué condición debe prepararse un calamar para que sea considerado "en su tinta". Pero sin duda, para que una obra sea un logro artístico y humano la tinta tiene que estar bien seca.

Hay 1196 Comentarios

Estos comentarios me hacen recordar los examenes de admision de la PUCP, en donde se ven textos argumentativos y se ven una serie de opciones tan cojudas coma las que se escriben en este blog. Yo tambien conozco al profesor TUM, GALIFARDO!

Esos son los comentarios tipicos de alguien reprimido socialmente, que siente la necesidad de formar parte de una sociedad altamente denigrante para ser considerado uno más de ellos. Que pena dan tus tristes comentarios, eso demuestra tu poco aprecio a el país de la papa que te vio nacer. Tu mayor error, que te pesará el resto de la nefasta carrera profesional que tienes, fue escribir todas esos comentarios en un blog español. Es muy fácil lanzar la piedra desde allí. De seguro, todos los peruanos que viven en el extranjero y extrañan su ceviche, su carapulcra y demás delicias peruanas, están más que decepcionados de tu cobarde proceder, al igual muchos de nosotros quienes vivimos y cohabitamos con todas las cosas buenas y malas que ofrece este hermoso país.

ivan thays , agarra tu conyuntura y metetelo al orto!

"Ante todo las felicitaciones a Ivan Thays. Esta visto que en Perú no se pueden tocar temas que se vuelven tabú y que cada cierto tiempo sirven de cohesionante de un frágil concepto de nación. Por más que uno piense lo contrario, a nadie se le ocurriría hablar mal del pisco o decir que los hermanos Cori son tan deportistas como un jugador de Sudoku o ludo, o que Fujimori fue el mejor presidente del SXX. El alicaído orgullo nacional pende de un hilo tan delgado como el ceviche de tramboyo, o un literalmente manoseado plato gourmet con combinación de atún y maracuyá. La busqueda (y escasez) de idolos o imagenes a seguir resulta en esta adoración de lo que los medios y el pobre y enano peridismo peruano predican.

Publicado por: Javier La Rosa | 08/02/2012 20:28:40
"
Yo te felicito por tu idolatría a Ivan y tu verborrea, no es fácil encontrar especimenes con tan poca capacidad cerebral. Sin duda que en el Perú tenemos motivos para sentirnos orgullosos, gente como tú sólo es la cereza podrida del pastel que solemos lanzar a la basura y que amargada por la envidia lucha por subirse a la mesa peruana.

Ante todo las felicitaciones a Ivan Thays. Esta visto que en Perú no se pueden tocar temas que se vuelven tabú y que cada cierto tiempo sirven de cohesionante de un frágil concepto de nación. Por más que uno piense lo contrario, a nadie se le ocurriría hablar mal del pisco o decir que los hermanos Cori son tan deportistas como un jugador de Sudoku o ludo, o que Fujimori fue el mejor presidente del SXX. El alicaído orgullo nacional pende de un hilo tan delgado como el ceviche de tramboyo, o un literalmente manoseado plato gourmet con combinación de atún y maracuyá. La busqueda (y escasez) de idolos o imagenes a seguir resulta en esta adoración de lo que los medios y el pobre y enano peridismo peruano predican.

Intelectual eres un pobre huevon resentido que no sabe tolerar una opinion,mejor vete a la conchadetumadre.

"¿No se les ocurre decir algo al respecto o mejor seguimos con el linchamiento contra Thays, que es más divertido?"

Ivan Thays


-

Mejor lo segundo que es más divertido. Acerca de lo primero lo tenemos bien claro, pero sería hacer of topic escribir acerca de ello por acá, mejor nos enfocamos en tu oportunismo mediatico, has vivido años en el perú (bebiendo de la teta del estado feliz de la vida), siempre mantuviste tu boca cerradita acerca de la comida y oh sorpresa ahora que te sientes acogido por extranjeros, valorado por españoles, escupes desde lejos a la comida peruana. La verdadera valentía habría sido hacer una radiografía de la comida del país donde estás ahora, no este quedabienismo rídiculo con España y Chile que sólo te pinta como un oportunista más que vende a su propia patria por monedas. Por otra parte te has quedado detenido en el Perú de la época del primer gobierno de García, aún con nuestras carencias y aspectos perfectibles, las cosas han mejorado muchísimo en nuestra patria.

Eso q haces es racismo gastronòmico. El mismo odio debes tener de seguro por las señoras de origen indìgena peruano, con trenzas y faldas largas q preparan las comidas q tù tanto odias.

Tienes q saber Ivàn Thais q al criticar a la comida peruana no estàs crticando a los cheffs como Gastòn Acurio sino a la humilde ama de casa q prepara su rico cau cau para sobrevivir y no tiene el dinero q tù si tienes, para irse a comer una pasta (aggggg, pasta) a una Trattoria. Ivàn Thais critica la comida peruana, tan rica y variada de forma injusta. Lo q pasa q su odio sale de su condiciòn de minusválido resentido y "literato" conocido solo por su familia (o sea mediocre). Nunca ganaràs el Nobel Iván. Q forma tan baja de querer hacerte famoso, como todo gay solo apelas a la provocaciòn. Tus libros son màs aburridos q el hambre. Tus libros, esos sì indigestan

Tienes q saber Ivàn Thais q al criticar a la comida peruana no estàs crticando a los cheffs como Gastòn Acurio sino a la humilde ama de casa q prepara su rico cau cau para sobrevivir y no tiene el dinero q tù si tienes, para irse a comer una pasta (aggggg, pasta) a una Trattoria. Ivàn Thais critica la comida peruana, tan rica y variada de forma injusta. Lo q pasa q su odio sale de su condiciòn de minusválido resentido y "literato" conocido solo por su familia (o sea mediocre). Nunca ganaràs el Nobel Iván. Q forma tan baja de querer hacerte famoso, como todo gay solo apelas a la provocaciòn. Tus libros son màs aburridos q el hambre. Tus libros, esos sì indigestan

Tienes q saber Ivàn Thais q al criticar a la comida peruana no estàs crticando a los cheffs como Gastòn Acurio sino a la humilde ama de casa q prepara su rico cau cau para sobrevivir y no tiene el dinero q tù si tienes, para irse a comer una pasta (aggggg, pasta) a una Trattoria. Ivàn Thais critica la comida peruana, tan rica y variada de forma injusta. Lo q pasa q su odio sale de su condiciòn de minusválido resentido y "literato" conocido solo por su familia (o sea mediocre). Nunca ganaràs el Nobel Iván. Q forma tan baja de querer hacerte famoso, como todo gay solo apelas a la provocaciòn. Tus libros son màs aburridos q el hambre. Tus libros, esos sì indigestan

Se dan cuenta que Iván Thais no sabe escribir?. Este alienado cultural, comete cada galimatìas y errores tanto ortográficos como gramaticales. No sabe escribir con correcciòn. Señores de El País, másprofesionalismo por favor, no coloquen a cualquier galifardo a escribir. Saquen a este adefesio.

Peruanos, unàmonos, el dìa q veamos a Iván Thais comiendo en un restaurant, tirèmosle la comidaen la cara por ser una mierda.


Tienes q saber Ivàn Thais q al criticar a la comida peruana no estàs crticando a los cheffs como Gastòn Acurio sino a la humilde ama de casa q prepara su rico cau cau para sobrevivir y no tiene el dinero q tù si tienes, para irse a comer una pasta (aggggg, pasta) a una Trattoria. Ivàn Thais critica la comida peruana, tan rica y variada de forma injusta. Lo q pasa q tu odio sale de tu condiciòn de minusválido resentido y "literato" conocido solo por tu familia (o sea mediocre). Nunca ganaràs el Nobel Iván. Q forma tan baja de querer hacerte famoso atoda costa, como todo gay solo apelas a la provocaciòn. Tus libros son màs aburridos q el hambre. Tus libros, esos sì indigestan

Si la gente está de acuerdo con Thays, y son peruanos, son tipos que ni siquiera saben escribir; por ello se deduce su pobre lectura. Y si están en contra, son unos ignorantes que se desahogan en una retahíla de insultos sin fundamento. Esta es Iván la clase de gente que existe en el Perú. Vergüenza me da ser peruano y que se me califique como al vulgo. Thays tu no perteneces a esta categoría.

Juan perez, anda aprende a escribir. Luego te haces el culto.

Sr Thays respaldo sus comentarios, no se porque los peruanos somos asi, no podemos tolerar a alguien que opina o piensa indiferente.Ademas nos creemos cualquier huevada asi como el 3° lugar de la copa america y ahora como chucha estamos.Pero claro nos creemos que Markarián es el salvador y que la comida peruana es la cagada.

fue una total imprudencia soltar una opinion tan descabellada por el simple hecho de anunciar un libro peruano. debiste medir tu opinion y no soltar semejante imbecilidad.te cargaste no solo chefs y la cocina peruana sino, a las amas de casa peruanas de todos los tiempos.
a quien coño quieres convencer con tus floridos chauvinismo e intolerencia con tremenda cagada de comentario. eres peruano hasta cuando cagas y meas, has mamado de la leche de tu madre peruana y estas hasta gordo porque has tragado indirectamente comida peruana tan antigua y milenaria como los incas?..decicate a escribir novelas o cuentos,claro que nunca llegaras a ser un nobel como Vargas Llosa..por tu puta imbecilidad de loca desaforada...me arrepiento de haberte leido y haber vendido tus libros...

Estos son unos chupapijas

Creo q porfin alguien tuvo los huevos de decirlo y mas aun, ver lo q muchos no pueden ver y así comprender porq un país, al q llamamos rico, no avanza para nada. Gran nota Ivan y un saludo desde Bruselas.

te apoyo ivan creo que la intolerancia y la estupidez de no poder responder con argumentos hace que algunos se comporten de la peor manera yo en lo particular apoyo tus comentarios al ciento por ciento

Albert Einstein no era literato, era mas humilde: no llegaras a su nivel.

el comentario anterior me parecio poco brillante, nada nuevo que decir, sino repetir lo que muchos dijeron de la intolerancia y bla bl bla. yo digo las cosas que pienso asi como tu Thays, y creo firmemente en mi opinion. Soy medico, musico, fisico y quimico, eso me haces mas competente que tu pedazo de mediocre de vana fatuidad.

Estoy completamente de acuerdo con él en muchos aspectos, excepto el que la comida fea sea tan mala. Bueno a mí si me gusta... aunque es cierto que no toda.
No me gustan los pescados ni los mariscos.
¿Me fusilarán por eso?
Este hecho solo dejo en clara la trmenda intolerancia que hay en el Perú. Haciendo escándalo por algo tan intrascendente en lugar de avocarse a cosas más importante como la de crear conciencia en los jóvenes acerca de lo que fue el terrorismo.
Soy tu fan :)

Conchadetumadre... listo ya me desahoge peruano inculto eres uno mas de esa especie Ivan: eres peruano.

Espero ya se hayan cansado de escribir injurias, peruanos incultos. Sugiero que mejor lean a Mikel López Iturriaga, Fietta Jarque y a Fernando Iwasaki. Mis talentosos amigos han decidido ayudarme con sus valiosas opiniones. Aquí si me valoran, no como en Perú que no saben leer.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vano oficio

Sobre el blog

Este blog se plantea hacer comentarios de actualidad sobre libros, autores y lecturas en menos de 1.000 palabras. Se trata de un blog personal, obsesivamente literario, enfermo de literatosis, como diría JC Onetti, según la regla que la literatura es un vano oficio, pero jamás un oficio en vano.

Sobre el autor

Ivan Thays

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal