Con la tinta aún húmeda

Por: | 01 de febrero de 2012

541782239_e09f7ab7c8

Foto: LRde Chile

Cocinero en su tinta es la cuarta novela del escritor peruano Gustavo Rodríguez (nacido en 1968). La editorial Planeta anuncia que su protagonista de nombre estrafalario, Rembrandt Bedoya, es un chef peruano que debe preparar un plato digno del boom gastronómico que vive el Perú en el evento Madrid Fusión. Dice que la novela ha sido escrita, además, siguiendo los "consejos culinarios" del chef Pedro Miguel Schiaffino y aparecen mencionados otros chefs auténticos, como el español Ferrán Adriá o el peruano Gastón Acurio. El blurb del libro cita con orgullo: "Se trata de la primera novela sobre la gastronomía peruana".

Keith Gessen, editor de la revista literaria N+1, declaró que harían falta 50 años, por lo menos, para que apareciese la primera gran novela sobre el 11S. Claro está, eso no ha detenido a los escritores norteamericanos, que se han volcado a escribir sobre el tema golosamente. Pero no solo el 11S sino que también la crisis financiera internacional ha empezado a asomar en las contratapas de las nuevas novelas norteamericanas. ¿Quién puede resistirse al momento?

Uno de los primeros libros que se escribió sobre el 11S -ocurrido en el 2001- no salió de manos de un norteamericano sino de un francés. Se trata del sensiblero Window of The World de Fréderic Beigbeder, publicada en el 2003. No debe ser casual que Beigbeder llegase a la literatura desde la publicidad, al igual que Gustavo Rodríguez, uno de los mejores y más reconocidos publicistas del país. Es cuestión de olfato o, mejor aún, de timing. Como aquel chiste del alcalde analfabeto obligado a ser jurado de un concurso de matemáticas en un colegio de su región. Ante la pregunta: "¿Cuánto es 100 + 300?" un niño levanta rápido la mano y grita "600". El alcalde lo felicita y le da la medalla. Tras él, un segundo niño corrige: "Pero si suma 400". El alcalde, incapaz de aceptar el ridículo, anuncia: "En este pueblo gana el primero que habla".

En literatura, desde luego, no es el primero que habla el que gana (si acaso hay algo que ganar) aunque los editores -y algunos autores- se precien de ser los primeros que escribieron sobre la fontanería en las zonas urbano marginales o que introdujeron la técnica del monólogo interior en segunda persona. Lo cierto es que logros tan paupérrimos como esos han solventado carreras literarias bastantes largas en el Perú y en América Latina. No he leído aun la novela de Gustavo Rodríguez, que acaba de aparecer, pero sin duda, de dejar una huella en la literatura peruana, no será por ser la primera en hablar del "boom" gastronómico peruano sino por méritos que, espero, puedan sostener una trama tan coyuntural e incluso frívola.

Hablando de coyunturas, confieso que el motivo de este post, más que literario, es una pataleta, porque soy de esos pocos peruanos que detestan la burbuja de aire que llaman el boom de la gastronomía peruana y que no consideran que nuestra comida es la mejor de Latinoamérica y quizá -para no caer en falsas modestias- del Mundo. Soy un pésimo anfitrión: no conozco restaurantes, huariques ni chiringuitos donde preparan el mejor cebiche o el ají de gallina con la receta de la abuela (mi abuela, por cierto, no cocinaba). No pretendo obligar a ningún turista a beber Inka Kola ("la bebida del sabor nacional" en un país donde el concepto "nación" es una incógnita), ni a deglutir los dulces más empalagosos que he comido jamás (bajo nombres estrafalarios como Supiro Limeño), y menos aún hago proselitismo a favor del pisco peruano en contra del pisco chileno. Mis restaurantes favoritos son de los de pasta y creo, honestamente, que la comida peruana es indigesta y poco saludable. Casi sin excepción se trata de un petardo de carbohidratos al cubo, una mezcla inexplicable de ingredientes (muchos de ellos deliciosos en sí mismos, hay que decirlo, pues los insumos son de primera calidad) que cualquier nutricionista calificado debería prohibir. Cada vez que alguien habla de la fama de la comida peruana en el mundo, pienso en las carencias de un país necesitado del reconocimiento extranjero para sentir respeto por sí mismo. Me imagino que el día en que en una película de Woody Allen, en vez de pedir comida china pidan comida peruana de un delivery de Manhattan, por fin podremos sentirnos parte de un país con marca registrada.

Pero volviendo a lo literario, queda claro que tenemos temas para tratar más allá de la agenda de PromPerú (en cuyos comerciales nunca aparece, ni por asomo, algún integrante de la cultura peruana que no sea un cocinero o un cantante popular). La literatura de la violencia política peruana, por ejemplo, aunque podría decirse -como lo muestran diversas antologías sobre el tema- que empezó casi al mismo tiempo que las primeras bombas, no fue sino hasta muchos años después, en la primera década del 2,000, en que dio frutos interesantes. Una vez que se logró superar la apología ideológica o el retrato costumbrista y se volvió vehículo de conocimiento, de memoria y reconciliación, se originaron libros fundamentales como La hora azul de Alonso Cueto o Retablo de Julián Pérez. Y probablemente sea solo el inicio de una literatura que profundizará sobre un hecho tan trascendente como son los años del terrorismo peruano.

No sé nada de cocina, así que ignoro en qué condición debe prepararse un calamar para que sea considerado "en su tinta". Pero sin duda, para que una obra sea un logro artístico y humano la tinta tiene que estar bien seca.

Hay 1196 Comentarios

MOISES RAMOS A TI TAMBIEN TE VOY A SACAR LA CONCHATUMADRE POR MALETERO %%%%%

Ivan:
El análisis sobre el chauvinismo culinario es bueno: hay problemas medulares que no queremos ver como la lectoescritura y la tolerancia, pero no era muy difícil calcular las reacciones que iba a producir tu comentario. Espero que no te incomoden porque si pongo mi dedo por la rendija de un ventilador, es obvio que me va a doler, a menos que eso sea lo que buscaba.

También concuerdo con que el boom de la gastronomía es un asunto empresarial que congrega a un grupo de amigos, dueños de restaurantes, y que deja fuera de este "motor" a la mayoría de peruanos.

Saludos

Ivan Thays, como compatriota me siento muy ofendido frente a tu critica. No estoy en contra de la opinión personal y de su libre difusión. Eres una persona ,intelectualmente, capaz, pero (al igual que bayley) tienes una inteligencia emocional de una nuez. Eso es una grave desventaja. Lo único que parece que te importa y necesitas es tu inteligencia, pero si no va de la mano con la emocional (lo que yo llamo calle) estarás perdido. Pensemos antes de escribir.

Chumpiruna García de la ravour, especialista en criminología.

Seguramente del cielo se ve mejor la tierra, Iván Thays puede tener razón en muchos aspectos respecto a la gastronomía peruana, y de nuestra variopinta cultura. También sabrá de los productos alimenticios domesticados por nuestros ancestros y aportados al mundo. Sabrá igual de las bases nutricionales de quienes sabemos quemar calorías porque el trabajo nos lo exige, y que tenemos caninos porque en algún momento nos fue necesario tenerlos, y que desarrollamos una flora digestiva en función de lo que comemos, y a los que carecen de algunas encimas, seguramente les caerá muy mal hasta las sonrisas ajenas, y que las fibras son tan necesarias como las vitaminas, y los que se nutren en los halos de floripondios pues siempre les caerá fatal un poroto. Por otro lado sabemos con incertidumbre que la física cuántica y la relativista aún no convergen y que el todo y la nada coexisten, y en este sancochado Iván Thays ya se habría muerto de indigestión. ¿O es realmente, que Ivan nunca supo digerir este mundo de agasajos y suculentas hambrunas mentales?. Felizmente Perú aun no es un país obeso, pero "flacuchento" si es. será tal vez por su escuálida economía o por su potente flora en las tripas… pero hay algo que nos laxa y enflaquece siempre.

Allá ellos, los cocineros en su tinta, tan huachafos como la crítica misma. Pero Iván me hiciste recordar a un escueto literato cuando dijo que el rock no era música, solo ruido y estridencia nefasta a los oídos; seguramente Beethoven se habría compadecido del ufano escritor… Tu no necesitas compasión.

Iván, tranquilízate un poco y edúcanos, cómo debiéramos comer y digerir mejor. Se que eres un peruano cabal he inteligente, menguar los impulsos no estaría mal, pero a eso saben tus declaraciones, a impulsos.

Lino Pavel Huamaní Palomino.
DNI 28284759 - Peruano.
Madrid-2012.

soy aleman de nacimiento... no se a quien chucha le importa esa webada... dejen de escribir de nacionalidades que me llegan al pincho... griegos chilenos webones. yo soy blanco asi que a mi nadie me puede bajar...

They have paid me 100 000 pounds for your death. I think it's way too much for your life. Anyway, you are gonna die so painfully and so bad you would have wished you've never been born.

Si esta bestia, escribiera como cocina Gastón Acurio, sería realmente un destacado escritor.

Si hay algo que bien le levanta la autoestima a los peruanos, es la culinaria, ahi vienes tú un pobre cojudo metido a escritor a joder la felicidad ajena. Sería bueno que busques luz en otro segmento en vez de meter la nariz donde no te corresponde pues lo más mezquino ha sido usar un medio de comunicación internacional para vilipendiar a quienes se dedican a este segmento, un escritor metido a chef para hablar de culinaria. Hay que ser muy cretino y además cobarde.

Existen cientos de lugares donde se puede disfrutar de la comida peruana ... http://programasperu.com/restaurantes-peruanos/ y donde a toda la gente, peruanos o no, les agrada nuestra comida ..... deberías respetar la decisión de muchos de nosotros que nos esforzamos por sacar nuestro país adelante ....

No sé que decir sobre si aplaudirlo o insultarlo, pero me parece que no ha tenido buena experiencia culinaria en Perú. Me pasó en Roma, fuí a cinco restaurantes que pensé eran los mejores segun recomendaciones, pero tanto como las pastas o las pizzas, no me impresionaron para nada. Mejor comida italiana las he comido en la calle de las pizzas en Lima, o en Buenos Aires, Toronto o New York.., la verdad me sentí defraudado.., y honestamente me parece que simplemente no he ido en Italia a los mejores restaurantes.., los tiene que haber, simplemente he tenido la mala suerte de solamente encontrar los mediocres o de mala calidad culinaria.., por eso mismo no puedo generalizar de que por esas malas experiencias diga que la comida italiana es nefasta.., simplemente me falta mas información o mejores consejos de especialistas en la materia.., yo aposté a mi hermano menor que el mejor cebiche peruano no estaba en el Callao, sino en Paita.., y después de recorrer 12 cebicherias en Paita, el llegó a la misma conclusión..., es por eso importante encontrar a gente que haya tenido mejores experiencias que uno si se va a aventurar a comer un buen plato sea esto donde sea.., lo que si, no escribiria, ni generalizaria ningún articulo sino tengo la experiencia necesaria en ese tema.., creo que en eso ese señor peco.

me cago en tu articulo

Comprobado: soy cabrazo.

No hay duda, Thays es como el camaron,el exito de los demas le da envidia...

Soy chino de nacimiento.

"Las personas que dicen "a quien le ha ganado usted" por lo general son gente mediocre (peruano seguro) y no dudo que usted caiga en esta categoría. Saludos y lo felicito por ser blanco, pero no es tan fino e inteligente como yo."

También dicen que quienes se vanaglorian demasiado (como tú), suelen hacerlo precisamente de sus carencias. Es interesante que se alegre de su albinismo, obvio que no podremos competir con ud.

Ejercer la libertad de opinar es no sólo decir lo que uno piensa o gusta es también respetar las opiniones de los demás y esto se aplica a cualquier tema. Por lo tanto, creemos que ofenderse por una crítica ajena sobre algo (en este caso la comida peruana) es tan absurdo como asumir la postura de querer tener la razón como lo hemos visto estos días en los medios de comunicación peruanos. El que no tiene dudas, el que está seguro de todo, es lo más parecido que hay a un imbécil. Y nosotros dudamos de todo. Xavi & Míriam. http://www.estamosjodidos.com

Estimado Sr. Thays,
le agradezco infinitamente el artículo en asunto. No tanto por que pueda estar en acuerdo o desacuerdo con Vd. No tanto por que me interese o no la gastronomía, ni como afición ni como sujeto de literatura. Le agradezco su atrevimiento por reflejar, de forma contundente, y manifestar públicamente su opinión.
Es interesante contemplar cómo una simple opinión, contraria a la propia, puede desatar tanto insulto y acritud.
El meollo del asunto, éxitos y reconocimientos peruanos aparte, es que este país se sigue caracterizando por una flagrante falta de tolerancia y de respeto al prójimo.
Así pues, les sugiero a todos aquellos que han criticado maleducada y groseramente al autor, que no dejen de comer la exquisita comida peruana... por aquello de que "con la boca llena, no se habla".

Claro que le he ganado a varios. Campeonatos de natación. Campeonadtos interescolares de tennis, etc. Soy el mejor pintor y músico de mi colegio. Siento que dentro de mis posibilidades le he ganado a mucha gente. Normalmente, gente como usted son unos incapaces, así como todos mis profesores a los que considero unos incompetentes. Las personas que dicen "a quien le ha ganado usted" por lo general son gente mediocre (peruano seguro) y no dudo que usted caiga en esta categoría. Saludos y lo felicito por ser blanco, pero no es tan fino e inteligente como yo.

me parece que este señor "arriba chile" sufre de algún síndrome "nazista", "mapochista" o simplemente es un "relegado social"... mire señor "arriba chile"... soy blanco, como usted lo dice descendiente "de la mas pura nata europea" palabras vanas de aquel que siente el rechazo de su clase y por lo cual se hincha el pecho tratando de hacer sentir "menos" al que salio mas "oscurito" o mas "bajito" que usted.... digame señor "arriba chile".... a quien le ha ganado usted?, tiene algun estudio o unos padres "blanquitos y altos" muy bien atendidos o algo de lo que usted se pueda jactar (aparte de su hermosa anatomia lo cual dudo)?... ya pue señor "arriba chile" hittler ya no saldra de su tumba y pinochet tampoco... resignece a "ser algo" lo cual dudo... buen apetito culinario amigo thays, espero que unos "caracoles a la madrileña", un "cocido madrileño", quien sabe una "porrusalda" (o "sopa vasca") no le caucen una indigestion estos dias lo mismo que una "pasta" de la que consume le genere algún atragantamiento, cosa que de cierto estoy seguro es el sueño de muchos compatriotas peruanos... buen apetito nuevamente y que VIVA EL PERÚ CARAJO

Thays es un tremendo cabro, si o no?

Me gusta el anal culinario

Gustavo Rodríguez es oportunista por escribir sobre un chef en pleno boom? Y Thays y su novela con terroristas en el boom europeo de Al Qaeda?

No criticamos la opinión, buena o mala, del Sr. Thays. En un gran porcentaje se critica su inoportuno y malintencionado comentario. Supongamos que soy el director del Instituo Cervantes y opino personalmente mal del Sr. Thays, pues creo que tendría la obligación de ser prudente en aras de su posible resarcimiento y evolución literaria, no dilapidaría abiertamente su futuro con un comentario personal, que desde mi posición le haría mucho daño, pues aunque tenga muchos defectos, está seguramente en posibilidad de reconducirse o mejorar. Pues el Sr. Thays no ha sido honorable ni prudente y ha dado de lleno contra algo que como él mismo menciona, no conoce bien. Aunque sea sólo de refilón. La mala imagen que pueda haber creado en los lectores del País, puede ser un retroceso que costará trabajo recuperar. No es que no se pueda recuperar, es la pena e indiganción de ver que un hijo de nuestro propio país haya aprovechado esto para hacerse notar. Estamos en la era mediática, estan cosas no son novedad y esta en partiocular, "canta mucho".

La RAE dice en su diccionario de la lengua española: "gastronomía. 1. f. Arte de preparar una buena comida. 2. f. Afición a comer regaladamente.".¿En que momento dice que debe ser nutritiva?, ¿donde dice que debe mezclarse con la literatura?. En Perú tenemos arte de hacer una extraordinaria comida, eso es indiscutible, ergo, tenemos una extraordinaria gastronomía que compartimos gustosos con el mundo, y con Thays e Iwasaki también. Si Iwasaki reconoce que hay un boom de la cocina peruana, y como escritor hispano se rige por las reglas de la RAE, debe aceptar que hay un boom de la gastronomía peruana, a la que todos están invitados. Sobre Thays, si consideramos que la gastronomía peruana está compuesta por no menos de 1,000 platillos, preparados con otros tantos miles de insumos, es IMPOSIBLE afirmar que la "gastronomía peruana es indigesta", por que si todos esos 1,000 platillos lo fueran con todos los insumos que requiere su preparación, Thays estaría comiendo hierba del parque, aunque tal vez eso explique su indigestión y su facilismo para generalizar.

Ya me quedé sordo de tanta idiotez. De regreso a la música.

Thays, un comentario atinado y ,sumamente, agudo. La verdad de las cosas es que en gustos nadie tiene la razón. más en hechos concretos la verdad es objetiva. Es cierto, yo diría que hasta cierto punto los ajíes son indigestos, pues está demostrado que corroe el epitelio estomacal y ,a la larga, provoca cáncer. La Inka Kola "la bebida del sabor nacional" posee un colorante ,altamente, cancerígeno. Ciertos insumos llegan a ser nocivos hasta este punto, pero la preparación puede jugar un papel importante, y en eso señor Thays es ignaro. Una buena hervida a los ajíes los vuelve inocuos. Una rica chicha que reemplace a la inka kola. Como verán Thays es un escritor, y yo siempre digo: "zapatero a su zapato" y "el que a hierro mata a hierro muere". en pocas palabras, para que Thays diga semenjante "blasfemia" es porque sabe lo que hace. Es muy competente. Saludos mi estimado

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vano oficio

Sobre el blog

Este blog se plantea hacer comentarios de actualidad sobre libros, autores y lecturas en menos de 1.000 palabras. Se trata de un blog personal, obsesivamente literario, enfermo de literatosis, como diría JC Onetti, según la regla que la literatura es un vano oficio, pero jamás un oficio en vano.

Sobre el autor

Ivan Thays

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal