Con la tinta aún húmeda

Por: | 01 de febrero de 2012

541782239_e09f7ab7c8

Foto: LRde Chile

Cocinero en su tinta es la cuarta novela del escritor peruano Gustavo Rodríguez (nacido en 1968). La editorial Planeta anuncia que su protagonista de nombre estrafalario, Rembrandt Bedoya, es un chef peruano que debe preparar un plato digno del boom gastronómico que vive el Perú en el evento Madrid Fusión. Dice que la novela ha sido escrita, además, siguiendo los "consejos culinarios" del chef Pedro Miguel Schiaffino y aparecen mencionados otros chefs auténticos, como el español Ferrán Adriá o el peruano Gastón Acurio. El blurb del libro cita con orgullo: "Se trata de la primera novela sobre la gastronomía peruana".

Keith Gessen, editor de la revista literaria N+1, declaró que harían falta 50 años, por lo menos, para que apareciese la primera gran novela sobre el 11S. Claro está, eso no ha detenido a los escritores norteamericanos, que se han volcado a escribir sobre el tema golosamente. Pero no solo el 11S sino que también la crisis financiera internacional ha empezado a asomar en las contratapas de las nuevas novelas norteamericanas. ¿Quién puede resistirse al momento?

Uno de los primeros libros que se escribió sobre el 11S -ocurrido en el 2001- no salió de manos de un norteamericano sino de un francés. Se trata del sensiblero Window of The World de Fréderic Beigbeder, publicada en el 2003. No debe ser casual que Beigbeder llegase a la literatura desde la publicidad, al igual que Gustavo Rodríguez, uno de los mejores y más reconocidos publicistas del país. Es cuestión de olfato o, mejor aún, de timing. Como aquel chiste del alcalde analfabeto obligado a ser jurado de un concurso de matemáticas en un colegio de su región. Ante la pregunta: "¿Cuánto es 100 + 300?" un niño levanta rápido la mano y grita "600". El alcalde lo felicita y le da la medalla. Tras él, un segundo niño corrige: "Pero si suma 400". El alcalde, incapaz de aceptar el ridículo, anuncia: "En este pueblo gana el primero que habla".

En literatura, desde luego, no es el primero que habla el que gana (si acaso hay algo que ganar) aunque los editores -y algunos autores- se precien de ser los primeros que escribieron sobre la fontanería en las zonas urbano marginales o que introdujeron la técnica del monólogo interior en segunda persona. Lo cierto es que logros tan paupérrimos como esos han solventado carreras literarias bastantes largas en el Perú y en América Latina. No he leído aun la novela de Gustavo Rodríguez, que acaba de aparecer, pero sin duda, de dejar una huella en la literatura peruana, no será por ser la primera en hablar del "boom" gastronómico peruano sino por méritos que, espero, puedan sostener una trama tan coyuntural e incluso frívola.

Hablando de coyunturas, confieso que el motivo de este post, más que literario, es una pataleta, porque soy de esos pocos peruanos que detestan la burbuja de aire que llaman el boom de la gastronomía peruana y que no consideran que nuestra comida es la mejor de Latinoamérica y quizá -para no caer en falsas modestias- del Mundo. Soy un pésimo anfitrión: no conozco restaurantes, huariques ni chiringuitos donde preparan el mejor cebiche o el ají de gallina con la receta de la abuela (mi abuela, por cierto, no cocinaba). No pretendo obligar a ningún turista a beber Inka Kola ("la bebida del sabor nacional" en un país donde el concepto "nación" es una incógnita), ni a deglutir los dulces más empalagosos que he comido jamás (bajo nombres estrafalarios como Supiro Limeño), y menos aún hago proselitismo a favor del pisco peruano en contra del pisco chileno. Mis restaurantes favoritos son de los de pasta y creo, honestamente, que la comida peruana es indigesta y poco saludable. Casi sin excepción se trata de un petardo de carbohidratos al cubo, una mezcla inexplicable de ingredientes (muchos de ellos deliciosos en sí mismos, hay que decirlo, pues los insumos son de primera calidad) que cualquier nutricionista calificado debería prohibir. Cada vez que alguien habla de la fama de la comida peruana en el mundo, pienso en las carencias de un país necesitado del reconocimiento extranjero para sentir respeto por sí mismo. Me imagino que el día en que en una película de Woody Allen, en vez de pedir comida china pidan comida peruana de un delivery de Manhattan, por fin podremos sentirnos parte de un país con marca registrada.

Pero volviendo a lo literario, queda claro que tenemos temas para tratar más allá de la agenda de PromPerú (en cuyos comerciales nunca aparece, ni por asomo, algún integrante de la cultura peruana que no sea un cocinero o un cantante popular). La literatura de la violencia política peruana, por ejemplo, aunque podría decirse -como lo muestran diversas antologías sobre el tema- que empezó casi al mismo tiempo que las primeras bombas, no fue sino hasta muchos años después, en la primera década del 2,000, en que dio frutos interesantes. Una vez que se logró superar la apología ideológica o el retrato costumbrista y se volvió vehículo de conocimiento, de memoria y reconciliación, se originaron libros fundamentales como La hora azul de Alonso Cueto o Retablo de Julián Pérez. Y probablemente sea solo el inicio de una literatura que profundizará sobre un hecho tan trascendente como son los años del terrorismo peruano.

No sé nada de cocina, así que ignoro en qué condición debe prepararse un calamar para que sea considerado "en su tinta". Pero sin duda, para que una obra sea un logro artístico y humano la tinta tiene que estar bien seca.

Hay 1196 Comentarios

Genial Thays!
Notable ese quinto parrafo antológico, de acuerdo con todo ese panfleto aspiracional que nos estan vendiendo.
Me gusta mucho la comida peruana y de cada pais que conozco.

Basta de chauvinismo! de nacionalismos! de crear falsas identidades.

PromPerú es el hijo hipster de pelo rubio del Estado, el Ministerio de Educación es el cholo emo provinciano.

Mientras tanto a comEERRRRR

Administrado el COMENTADÍSIMO blog molesqué? ... Comentado por quién? Por ti y oralmente, debe ser. No existe ni un solo comentario escrito en aquel blog. Tal vez hay gente que lee el material en la fuente original. Muchos artículos con mucho copia y pega de críticas que otros han hecho. Te sobra el tiempo, no?

Si creo que es irrespetuoso cuando pretende no dar credito a algo que no leyo. Acepto su posicion si no le agrada la comida peruana (al parecer no le gusta ninguna! Y le parece alta en carbohidratos y prefiere las pastas!) Ya logro su cometido, creo polemica, no es eso oportunismo?

Si creo que es irrespetuoso cuando pretende no dar credito a algo que no leyo. Acepto su posicion si no le agrada la comida peruana (al parecer no le gusta ninguna! Y le parece alta en carbohidratos y prefiere las pastas!) Ya logro su cometido, creo polemica, no es eso oportunismo?

Así que da su opinión sobre la comida peruana y como respuesta toda clase de insultos. ¿Pues para qué se creen que es un blog? ¿Para hacer demostraciones científicas?.
Iván, no sé cómo tienes ganas de estas cosas otra vez. Aunque también me alegra haber encontrado respuestas respetuosas, favorables o no, y no solo aquí porque las has liado por todos lados.

ya pues,señores.piensa diferente...y?quemamos su dni?lo freimos con el lomo saltado?
yo tuve una abuela,norteña ella,que me lleno de imagenes y olores cuando niño,sus hierbas secando junto al fuego,las pepitas de zapallo que se ahumaban,el batan y su sonido..aderezado por supuesto con mil historias y recuerdos de mis antepasados moches.linea directa de cultura peruana....aun asi ,termine vegetariano.hoy,reconozco que la gente disfrute y halague la comida peruana,hay mucha historia,mucha mezcla,es producto de muchas culturas foraneas sumadas a los maravillosos insumos que nos ha prodigado a esta parte de la geografia terrestre...pero me parece primitiva y salvaje la matanza (imaginen mistura..) solo por satisfacer por breves momentos sus lenguas,unidos en un festin casi como un cuadro del bosco,donde el final de tanta maravilla y arte es el excusado...es mi opinion..y? quemo mi dni??

Estimado Ivan:
Estoy totalmente en desacuerdo con tu articulo. Soy española, castellana, y disfruto con una buena cocina (entre la que por supuesto está la española). He viajado varias veces al Perú, y tengo la gran suerte de conocer la comida autóctona de tu país, desde la costeña hasta la serrana, y entre las grandezas de la comida, está el sabor de lo tradicional, una mezcla de sabores espectaculares, un respeto hacia la cocina y las personas que se dedican a ella. El mismisimo Ferrá Adriá ha elogiado e incorporado en proyectos culintarios. Lamentablemente creo que no tienes ningún criterio para hablar así de la comida de tu país, por lo que, me hace pensar que comer te gusta lo justo, y lo haces sólo para llenarte el estómago. Así pues, no eches por tierra algo que os debe enorgullecer y difundir en todo el mundo, y sobre todo hablar con más respeto, cosa que desde mi punto de vista no haces en tu artículo.

Me parece un comentario completamente incoherente. Si deseas comer algo rico, por ahí diferente, no le vas a preguntar a un nutricionista... Que pena, y que buena publicidad lograste.. verguenza.

La comida peruana es un éxito en todo el mundo http://programasperu.com/restaurantes-peruanos/ , .... Si a Iván no le gusta la comida peruana que aplauda la que le guste ... pero a muchos peruanos nos encanta nuestra comida y tenemos muchos motivos para estar orgullos !

cada uno opina, come y lee lo que quiere, así que dejen de insultar a alguien que no piensa como ustedes

Lo que buscas con tus polemicas que no tienen ni pies ni cabeza es publicitar tu blog. Te salio redondo colega. Salu2 y no perdamos tiempo Adew.

Ivan Thays
puede ser que la comida peruana no sea la más recomendada por los nutricionistas del mundo pero deberías saber que jamás sentiremos con tus libros, lo que sentimos cuando comemos un buen plato de ceviche, asi te pases 50 años escribiendo...
Mejor vuelve a leer a Balzac que no has aprendido nada desatinado...

Se trata de un blog ... obsesivamente literario??? pues donde esta la critica literaria que no la encontre? que falta de coherencia! ... y por otro lado, sinceramente, en una burbuja mas bien creo que ha vivido alguien cuya abuela nunca cocino (!) ...

Vamos a ver...¿perder el tiempo criticando a un tío que critica un libro que no ha leído, criticando una comida que no le gusta, criticando un estilo que no define? La polémica de este absurdo es tan goloso como el suspiro de limeña. Hay otras formas de promocionar libros de un autor que aquí nadie a leído y del cual recién, por un pataleo, nos enteramos de su existencia post mortem.

Estimado Sr. Thays:

Su columna me ha divertido mucho, aunque creo que no coincidimos en nuestra opinión sobre las diferentes cocinas nacionales: a mí, la verdad, es que la italiana no me parece tan maravillosa.

Lo importante es que deseaba decirle que hara ya unos 10 años tuve la oportunidad de disfrutar de un excelente almuerzo en un restaurante peruano en Manhattan: no me acuerdo muy bien de la dirección: cerca de Amsterdam Av, a la altura de W109th Street? Yo creo que no esta lejos de Columbia University...

Ya ve usted que pequeño es este mundo :-)

Ivan mejor dedicate a ser feliz y sentirte orgulloso de ti, cuando lo logres vuelves a escribir algo, lo que sea y ya veras que sera mejor que este desmadre.

Creo no equivocarme cuando digo que nunca tanta gente ha leído un esforzado texto de Iván Thays como el de ahora, cuando se le ocurrió la publicitaria idea (tal vez inspirada por el buen G.R.) de criticar a la gastronomía peruana, elevada por cocineros y medios de comunicación masiva de nuestro país a la categoría de símbolo patrio.
Caímos todos, los que postearon y los que no, qué duda cabe.

No me puedo creer lo que estoy leyendo. Menudo repertorio de sandeces escrito de manera sumamente aburrida, para más inri. Dice el autor que no le gusta la comida peruana por sus carbohidratos al cubo y sin embargo le encanta la pasta. Eso demuestra sus nulos conocimientos gastronómicos y mucho me temo que culturales. De verdad que sí que tiene una pataleta pero de envidia por ver como aquí no le conoce nadie y sin embargo su odiada comida (que amo desde que conocí hace 2 años) triunfa donde a él le gustaría.

bah, siempre buscando la forma de llamar la atención... típico.... ya estás contento? ya vas a poder contar en tus tertulias aburridas de literatos aburridos como tú cómo se te lleno el blog de entradas puteandote x rajar de la comida peruana? triste, la verdad

Un poco tarde pero: "Don't feed the troll" menos aun con comida peruana, solo denle una buena y digerible pizza antes de dormir.

Deberían de quitarte la nacionalidad peruana por decir semejante blasfemia...

¿qué podría contarle yo a este sr Iván, al que por primera vez encuentro en la prensa por internet? ( hace ya 39 años que salí de Lima aunque vuelvo siempre que puedo) Probablemente nada ,salvo que me despertó la curiosidad de leer todas las respuestas que le han dirigido. Interesantes todas. Pero mas interesante y con la que estoy de acuerdo en su totalidad "la de Jordi" (el cocinero español) quien ha sabido captar nuestra cultura y no sólo en lo culinario.
Parece que es necesario salir, viajar, conocer y vivir culturas diferentes para hablar con fundamento.
Me ha caido bien este Jordi. Seguro que su cocina tendrá algún recu-tecu peruano ¿me equivoco?.

Wowwwwww me gusta el pensamiento independiente! Soy peruana y sufro miradas de enojo cuando digo que detesto el cebiche o cualquier plato a base de pescado. Tambien me desagrada la comida española o mexicana. Para mi la italiana (basada en carbohidratos) es superior. El unico problema del articulo provocador es la conchudez del autor de decir que no ha leido el libro. Vaya!

Hace poco Iván Thays dijo "Yo no soy un escritor vitalista, que escribe sobre microbuseros", lo que para mí sonó a que el tema no le interesaba para nada (me refiero a la mención a gente del cotidiano como los microbuseros), y ahora habla de "violencia política peruana" y de "reconciliación" qué, ¿cree que la guerra terrorista fue un pleito entre nubes, espíritus o florecillas?

Por lo demás, me parece bien que Thays diga lo que dice, e incluso podría estar de acuerdo, pero su "formato" pataleta me quita las ganas

saludos

Bueno, con la burbuja has topado!
:)
Discrepo con tu opinión, pero no pienso declararte "traidor a la patria" tampoco.

Creo que eres el único peruano que conozco que no le gusta la comida peruana. Y al parecer, ni un poquito (cosa más rara aún). No será que el problema eres tu? (lo suelto nomás, sin acritud, eh?)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vano oficio

Sobre el blog

Este blog se plantea hacer comentarios de actualidad sobre libros, autores y lecturas en menos de 1.000 palabras. Se trata de un blog personal, obsesivamente literario, enfermo de literatosis, como diría JC Onetti, según la regla que la literatura es un vano oficio, pero jamás un oficio en vano.

Sobre el autor

Ivan Thays

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal