Con la tinta aún húmeda

Por: | 01 de febrero de 2012

541782239_e09f7ab7c8

Foto: LRde Chile

Cocinero en su tinta es la cuarta novela del escritor peruano Gustavo Rodríguez (nacido en 1968). La editorial Planeta anuncia que su protagonista de nombre estrafalario, Rembrandt Bedoya, es un chef peruano que debe preparar un plato digno del boom gastronómico que vive el Perú en el evento Madrid Fusión. Dice que la novela ha sido escrita, además, siguiendo los "consejos culinarios" del chef Pedro Miguel Schiaffino y aparecen mencionados otros chefs auténticos, como el español Ferrán Adriá o el peruano Gastón Acurio. El blurb del libro cita con orgullo: "Se trata de la primera novela sobre la gastronomía peruana".

Keith Gessen, editor de la revista literaria N+1, declaró que harían falta 50 años, por lo menos, para que apareciese la primera gran novela sobre el 11S. Claro está, eso no ha detenido a los escritores norteamericanos, que se han volcado a escribir sobre el tema golosamente. Pero no solo el 11S sino que también la crisis financiera internacional ha empezado a asomar en las contratapas de las nuevas novelas norteamericanas. ¿Quién puede resistirse al momento?

Uno de los primeros libros que se escribió sobre el 11S -ocurrido en el 2001- no salió de manos de un norteamericano sino de un francés. Se trata del sensiblero Window of The World de Fréderic Beigbeder, publicada en el 2003. No debe ser casual que Beigbeder llegase a la literatura desde la publicidad, al igual que Gustavo Rodríguez, uno de los mejores y más reconocidos publicistas del país. Es cuestión de olfato o, mejor aún, de timing. Como aquel chiste del alcalde analfabeto obligado a ser jurado de un concurso de matemáticas en un colegio de su región. Ante la pregunta: "¿Cuánto es 100 + 300?" un niño levanta rápido la mano y grita "600". El alcalde lo felicita y le da la medalla. Tras él, un segundo niño corrige: "Pero si suma 400". El alcalde, incapaz de aceptar el ridículo, anuncia: "En este pueblo gana el primero que habla".

En literatura, desde luego, no es el primero que habla el que gana (si acaso hay algo que ganar) aunque los editores -y algunos autores- se precien de ser los primeros que escribieron sobre la fontanería en las zonas urbano marginales o que introdujeron la técnica del monólogo interior en segunda persona. Lo cierto es que logros tan paupérrimos como esos han solventado carreras literarias bastantes largas en el Perú y en América Latina. No he leído aun la novela de Gustavo Rodríguez, que acaba de aparecer, pero sin duda, de dejar una huella en la literatura peruana, no será por ser la primera en hablar del "boom" gastronómico peruano sino por méritos que, espero, puedan sostener una trama tan coyuntural e incluso frívola.

Hablando de coyunturas, confieso que el motivo de este post, más que literario, es una pataleta, porque soy de esos pocos peruanos que detestan la burbuja de aire que llaman el boom de la gastronomía peruana y que no consideran que nuestra comida es la mejor de Latinoamérica y quizá -para no caer en falsas modestias- del Mundo. Soy un pésimo anfitrión: no conozco restaurantes, huariques ni chiringuitos donde preparan el mejor cebiche o el ají de gallina con la receta de la abuela (mi abuela, por cierto, no cocinaba). No pretendo obligar a ningún turista a beber Inka Kola ("la bebida del sabor nacional" en un país donde el concepto "nación" es una incógnita), ni a deglutir los dulces más empalagosos que he comido jamás (bajo nombres estrafalarios como Supiro Limeño), y menos aún hago proselitismo a favor del pisco peruano en contra del pisco chileno. Mis restaurantes favoritos son de los de pasta y creo, honestamente, que la comida peruana es indigesta y poco saludable. Casi sin excepción se trata de un petardo de carbohidratos al cubo, una mezcla inexplicable de ingredientes (muchos de ellos deliciosos en sí mismos, hay que decirlo, pues los insumos son de primera calidad) que cualquier nutricionista calificado debería prohibir. Cada vez que alguien habla de la fama de la comida peruana en el mundo, pienso en las carencias de un país necesitado del reconocimiento extranjero para sentir respeto por sí mismo. Me imagino que el día en que en una película de Woody Allen, en vez de pedir comida china pidan comida peruana de un delivery de Manhattan, por fin podremos sentirnos parte de un país con marca registrada.

Pero volviendo a lo literario, queda claro que tenemos temas para tratar más allá de la agenda de PromPerú (en cuyos comerciales nunca aparece, ni por asomo, algún integrante de la cultura peruana que no sea un cocinero o un cantante popular). La literatura de la violencia política peruana, por ejemplo, aunque podría decirse -como lo muestran diversas antologías sobre el tema- que empezó casi al mismo tiempo que las primeras bombas, no fue sino hasta muchos años después, en la primera década del 2,000, en que dio frutos interesantes. Una vez que se logró superar la apología ideológica o el retrato costumbrista y se volvió vehículo de conocimiento, de memoria y reconciliación, se originaron libros fundamentales como La hora azul de Alonso Cueto o Retablo de Julián Pérez. Y probablemente sea solo el inicio de una literatura que profundizará sobre un hecho tan trascendente como son los años del terrorismo peruano.

No sé nada de cocina, así que ignoro en qué condición debe prepararse un calamar para que sea considerado "en su tinta". Pero sin duda, para que una obra sea un logro artístico y humano la tinta tiene que estar bien seca.

Hay 1196 Comentarios

Yo no necesito de publicidad para que se me reconozca. Muchos escritores me conocen y me felicitan. Soy invitado de honor en todos los países a donde voy. No necesito a los peruanos, ustedes si necesitan de mi talento. Deberían de agradecer que les hago ver su mediocridad.

Es cierto que la comida peruana no vale la pena y es fea, es una mierda de carbohidratos al cubo.Ah, y el pisco es chileno, porsupuesto.

Ivan Thays, mis felicitaciones por tu estupendo artículo. Lo que está claro es que los fracasados y mediocres peruanos no comprendieron tus palabras. Espero que sigas vendiendo a nivel mundial, ya que eres el proximo García Marquez.

que pena me da mi peru... cuanta intolerancia... por algo sendero surgio en peru y no en otro pais.

charlatan thays que sabe de comida peruana? me imagino que usted habra comido cucarachas o hormigas fritas ah? educate cabeza hueca.. vivo en usa y mi marido es americano-irlandes y en mis vacaciones siempre viajo al peru jajaja mi marido adora la comida peruana y sus riquissimos helados nada de sabor mantequilla sino a base de leche y/o fruta;eso si son muy SALUDABLES! ignorante charlatan informate primero en cocina culinaria antes de tocar la comida peruana y sus dulces que son muy exquisitos ... por favor nunca mas toques el peru INGRATO MUERTO DE HAMBRE!!;ja ja ja me da risa que no ha tomado inka kola tan sabrosa y fresca yum yum usted charlatan cabeza hueca que ha tomado?? ..oh y los emolientes tan saludables y muy NUTRITIVAS!! ah ah como te decia informate IGNORANTE!!..soy hija de frances y espanola pero nacida en peru asi que yo RESPETO cada pais culinario y sus costumbres asi que no discrimino como usted tan MALAGRADECIDO Y LENGUA DE VIBORA VENENOSA..PUDRETE DONDE ESTA!!!!!...ARRIBA PERU LINDO!!!

Copio el comentario de Juan Casanova, al que me adhiero:
Impresionante lo certero del articulo. Leyendo los comentarios, esta claro que diste en la diana, Iván. Que bajo nivel el de los comentarios ¿Es que no hay un peruano que sea capaz de decir algo distinto al insulto acomplejado?
¿Cuando se perdió el Perú?
Nuestro reciente orgullo patriotero tiene la consistencia de gelatina recién hecha. !Tolerancia!

Come pastas para no comer carbohidratos peruanos. Eso si es ser un buen literato!. Ja Ja. Toma Coca Cola para no tomar Inca Kola. Pobrecito. Su cabecita no da para mas.
Sin Tolerancia

Meterse con la comida peruana es como meterse con la mama de un peruano.
Sabías en lo que te metías por declarar tales opiniones, ahora sólo te queda asumir todo lo que te viene, y deja de generalizarnos como peruanos ignorantes que no saben leer ni escribir...que muchos aquellos que no han tenido la oportunidad de haber ido a una buena escuela ha labrado la tierra, sembrado y cosechado.
todos necesitamos de todos y somos de un parte de todo.

Y tiene razón es el MEJOR!! y como nadie es profeta en su tierra...
quedese donde esta, por favor.

Sr. Thais por supuesto que usted es ESCRITOR, lastima que tenga que repetirlo tantas veces para que usted mismo se lo crea.

Prefiero un buen plato de conchas negras asu eso si me pone oso porque no veo pero se me para bien

"No quiero pecar de intolerante....pero que triste que los peruanos seamos unos ignorantes,intolerantes y que lleguemos al extremo de preguntar a Ivan para que sirve la literatura....que triste.....QUE MEJOR PAIS SERIAMOS SI EN VEZ DE LA ¨GASTRONOMIA¨,TENGAMOS DE ESTRELLA NUESTRA LITERATURA. SERIA UN SIGNO DE QUE VAMOS POR MEJOR CAMINO. SIN LEER (LITERATURA) NO HAY DESARROLLO DE NINGUN TIPO,PARA ESO SIRVE."

Caes en el mismo error de Ivan: Generalizar. Acaso porque una persona haya escrito esa pregunta acerca de la literatura, esa es "la opinión de todos los peruanos". Lo criticable de Thays jamás fue su punto de vista subjetivo acerca de la comida peruana, sino exponer su perspectiva como una verdad absoluta. Por otra parte, sus argumentos son vacíos y contradictorios, ¿cómo es posible que hable de su rechazo a los carbohidratos y al mismo tiempo exprese su fascinación por las pastas? Él cae en el facilismo expresivo, calificar de negativo un aspecto determinado de un país, eso lo hace cualquiera, pero encontrar lo mejorable, eso demanda esfuerzos y habilidad, poner el corazón y el intelecto, ¿cómo es que se atreve a denostar y adjetivar en tono burlesco los pequeños grandes escalones que estamos avanzando quienes si queremos lo mejor de nuestra patria, eso equivaldría a decir en España que "mejor no luchemos contra el ETA, porque es muy poco lo que se ha logrado hasta ahora" o que la comida en españa es sí o sí (englobando todo el universo culinario de un país) causante de enfermedades gastrointestinales y que los españoles que la recomienden son "necesitados de reconocimiento". Claro, todo esto dicho de una manera equilibrada y usando eufemismos, para que estas infamias suenen a crítica literaria. Y si resulta que hay reacciones indignadas, ahí somos unos intolerantes, poco receptivos a sus "buenas intenciones".v desmedida generosidad hacía nuestros pobres intelectos. No, Ivan, yo creo que tus piedritas no dañarán el tejado de quienes si trabajan por el Perú con constancia y verdadero cariño por el país, podremos habernos enojado, demostrando con la visceralidad y pasión de nuestro carácter que "no nos dejamos pisar el poncho" por tu análisis superficial, reiterativo y lleno de lugares comunes. Sin más, me despido y espero que evoluciones como persona.

pedazo de ignorante... si te gustan las pastas y dems tb son carbohidratos como la "el petardo de carbohidratos de comida peruana". .. informate algo mas imitacion barata de borges...

pedazo de ignorante... si te gustan las pastas y dems tb son carbohidratos como la "el petardo de carbohidratos de comida peruana". .. informate algo mas imitacion barata de borges...

vivo en Arequipa por si acaso

tu que opinas estimado invidente?

Esos Borges están recontra ciegos.......... CACASENOS

Me duele en el alma el comentario de Ivan Thays acerca de la comida peruana, porque lo escribio con odio, con rabia, el tiene todo el derecho de gustarle o no la comida del Peru, pero debio de hablar a titulo personal, nada mas.

Hace años que vivo en el extranjero con toda mi familia, y yo siempre digo, que por la unica razon que iria de vacaciones al Peru, es por su comida!! mmmm que rica!

pdta: la pregunta suena estupida, yo creo que la literatura nos sirve para divertirnos.

Estimado Edson, la literatura no significa leer. Hay muchos peruanos que leen y eso no los hace literatos. La literatura viene desde el principio de la humanidad. desde que el hombre comienza a hablar y contar historias, desde ahi nace la literatura.

Tengo una burbuja pero en el orto por los pallares y por salir de la casa del TACU TACU, todititoooooooo pa mi, ta que rico!!!!!!!!!!!

Pataleta....? burbuja?...oh claro, entonces usted vive en nuncajamàs...bueno, deduzca la respuesta.

Saludos.

No quiero pecar de intolerante....pero que triste que los peruanos seamos unos ignorantes,intolerantes y que lleguemos al extremo de preguntar a Ivan para que sirve la literatura....que triste.....QUE MEJOR PAIS SERIAMOS SI EN VEZ DE LA ¨GASTRONOMIA¨,TENGAMOS DE ESTRELLA NUESTRA LITERATURA. SERIA UN SIGNO DE QUE VAMOS POR MEJOR CAMINO. SIN LEER (LITERATURA) NO HAY DESARROLLO DE NINGUN TIPO,PARA ESO SIRVE.

Pero que morboooooooo un Vargas LLosa en drogas!!!

Alguna vez te han dicho que escribes como un Vargas Llosa en drogas?

Publicado por: Gustavo kempes

Impresionante lo certero del articulo. Leyendo los comentarios de los acomplejados, esta claro que diste en la diana. Que pobreza de nivel, es que no hay un peruano que sea capaza de decir algo distinto al insulto acomplejado.

¿Cuando se perdió el Perú?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vano oficio

Sobre el blog

Este blog se plantea hacer comentarios de actualidad sobre libros, autores y lecturas en menos de 1.000 palabras. Se trata de un blog personal, obsesivamente literario, enfermo de literatosis, como diría JC Onetti, según la regla que la literatura es un vano oficio, pero jamás un oficio en vano.

Sobre el autor

Ivan Thays

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal