Con la tinta aún húmeda

Por: | 01 de febrero de 2012

541782239_e09f7ab7c8

Foto: LRde Chile

Cocinero en su tinta es la cuarta novela del escritor peruano Gustavo Rodríguez (nacido en 1968). La editorial Planeta anuncia que su protagonista de nombre estrafalario, Rembrandt Bedoya, es un chef peruano que debe preparar un plato digno del boom gastronómico que vive el Perú en el evento Madrid Fusión. Dice que la novela ha sido escrita, además, siguiendo los "consejos culinarios" del chef Pedro Miguel Schiaffino y aparecen mencionados otros chefs auténticos, como el español Ferrán Adriá o el peruano Gastón Acurio. El blurb del libro cita con orgullo: "Se trata de la primera novela sobre la gastronomía peruana".

Keith Gessen, editor de la revista literaria N+1, declaró que harían falta 50 años, por lo menos, para que apareciese la primera gran novela sobre el 11S. Claro está, eso no ha detenido a los escritores norteamericanos, que se han volcado a escribir sobre el tema golosamente. Pero no solo el 11S sino que también la crisis financiera internacional ha empezado a asomar en las contratapas de las nuevas novelas norteamericanas. ¿Quién puede resistirse al momento?

Uno de los primeros libros que se escribió sobre el 11S -ocurrido en el 2001- no salió de manos de un norteamericano sino de un francés. Se trata del sensiblero Window of The World de Fréderic Beigbeder, publicada en el 2003. No debe ser casual que Beigbeder llegase a la literatura desde la publicidad, al igual que Gustavo Rodríguez, uno de los mejores y más reconocidos publicistas del país. Es cuestión de olfato o, mejor aún, de timing. Como aquel chiste del alcalde analfabeto obligado a ser jurado de un concurso de matemáticas en un colegio de su región. Ante la pregunta: "¿Cuánto es 100 + 300?" un niño levanta rápido la mano y grita "600". El alcalde lo felicita y le da la medalla. Tras él, un segundo niño corrige: "Pero si suma 400". El alcalde, incapaz de aceptar el ridículo, anuncia: "En este pueblo gana el primero que habla".

En literatura, desde luego, no es el primero que habla el que gana (si acaso hay algo que ganar) aunque los editores -y algunos autores- se precien de ser los primeros que escribieron sobre la fontanería en las zonas urbano marginales o que introdujeron la técnica del monólogo interior en segunda persona. Lo cierto es que logros tan paupérrimos como esos han solventado carreras literarias bastantes largas en el Perú y en América Latina. No he leído aun la novela de Gustavo Rodríguez, que acaba de aparecer, pero sin duda, de dejar una huella en la literatura peruana, no será por ser la primera en hablar del "boom" gastronómico peruano sino por méritos que, espero, puedan sostener una trama tan coyuntural e incluso frívola.

Hablando de coyunturas, confieso que el motivo de este post, más que literario, es una pataleta, porque soy de esos pocos peruanos que detestan la burbuja de aire que llaman el boom de la gastronomía peruana y que no consideran que nuestra comida es la mejor de Latinoamérica y quizá -para no caer en falsas modestias- del Mundo. Soy un pésimo anfitrión: no conozco restaurantes, huariques ni chiringuitos donde preparan el mejor cebiche o el ají de gallina con la receta de la abuela (mi abuela, por cierto, no cocinaba). No pretendo obligar a ningún turista a beber Inka Kola ("la bebida del sabor nacional" en un país donde el concepto "nación" es una incógnita), ni a deglutir los dulces más empalagosos que he comido jamás (bajo nombres estrafalarios como Supiro Limeño), y menos aún hago proselitismo a favor del pisco peruano en contra del pisco chileno. Mis restaurantes favoritos son de los de pasta y creo, honestamente, que la comida peruana es indigesta y poco saludable. Casi sin excepción se trata de un petardo de carbohidratos al cubo, una mezcla inexplicable de ingredientes (muchos de ellos deliciosos en sí mismos, hay que decirlo, pues los insumos son de primera calidad) que cualquier nutricionista calificado debería prohibir. Cada vez que alguien habla de la fama de la comida peruana en el mundo, pienso en las carencias de un país necesitado del reconocimiento extranjero para sentir respeto por sí mismo. Me imagino que el día en que en una película de Woody Allen, en vez de pedir comida china pidan comida peruana de un delivery de Manhattan, por fin podremos sentirnos parte de un país con marca registrada.

Pero volviendo a lo literario, queda claro que tenemos temas para tratar más allá de la agenda de PromPerú (en cuyos comerciales nunca aparece, ni por asomo, algún integrante de la cultura peruana que no sea un cocinero o un cantante popular). La literatura de la violencia política peruana, por ejemplo, aunque podría decirse -como lo muestran diversas antologías sobre el tema- que empezó casi al mismo tiempo que las primeras bombas, no fue sino hasta muchos años después, en la primera década del 2,000, en que dio frutos interesantes. Una vez que se logró superar la apología ideológica o el retrato costumbrista y se volvió vehículo de conocimiento, de memoria y reconciliación, se originaron libros fundamentales como La hora azul de Alonso Cueto o Retablo de Julián Pérez. Y probablemente sea solo el inicio de una literatura que profundizará sobre un hecho tan trascendente como son los años del terrorismo peruano.

No sé nada de cocina, así que ignoro en qué condición debe prepararse un calamar para que sea considerado "en su tinta". Pero sin duda, para que una obra sea un logro artístico y humano la tinta tiene que estar bien seca.

Hay 1196 Comentarios

El periodista peruano Beto Ortiz hizo una crítica del primer libro de Thays que lo llevo a parar a una clinica despues de darle un ataque. Ivan lo negó, pero el hecho fue difundido por los medios. Lean la historia, la recorde porque estuvo buena la entrevista.

Hace años lei una entrevista en Somos a Beto Ortiz y hablo sobre el escritor frustado de Ivan Thays.
Justo hablo sobre literatura y dijo que el mundo literario de Lima le tenia mucha bronca y andaban liderados por Ivan Thays.Ivan Thays sentia como una ofensa que el siendo una gran promesa de la literatura nadie lo conozca(hasta ahora) en cambio a Beto Ortiz sin ser escritor de su circulo literario sea conocido en todo el Peru.

Sobre Ivan Thays Beto Ortiz dijo :Thays es una especie de waripolera, un “Pecoso” Ramírez de esa mancha(literatos que lo odian).A Iván lo conozco hace bastante tiempo. El iba de ZAMPON al taller de poesía de nuestro amigo Carlos López Degregori en la U. De Lima, adonde también asistía Rocío Silva Santisteban, Mario Bellatin, entre otras luminarias.

Cuando publicó su primer libro, Las fotografías de Frances Farmer, yo lo compré con mucha ilusión, lo leí pero me decepcionó. Y como en esa época trabajaba en Caretas saqué un comentario donde dije que Thays más que promesa era deuda. Me contaron sus amigos que allí le dio un ataque de asma emotivo y se fue a la clínica como consecuencia de ese comentario. Y que a partir de allí, me odia.

Asi que ya saben,el señorito europeo que solo come en restaurantes finisimos con chefs egresados de Le Cordon Bleu desprecia al Peru porque mientras el se cree el proximo premio nobel de literatura nadie le daba bola a sus obras,en cambio a Beto Ortiz publicando pseudo libros siempre recibia toda la atencion de la prensa y la gente.

El señorito le agarro bronca al Peru porque siente que su talento no es apreciado por estos peruanos.

Anduve buscando un poco los logros de este escritorcillo y descubri lo siguiente:

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario

El premio principe Claus lo gano "por el apoyo a la difusion cultural" que hacia en el programa Vano oficio y no fue precisamiente por sus logros literarios (por los cuales no ha ganado mayor reconocimiento)

siguiendo con su curriculum su logro actual es administrar un blog concurrido (tarea para la cual no se necesita mas aptitudes que el criterio y manejarse con la administracion del blog es decir que cualquier chibolo de cabina de internet con algo de criterio lo podria hacer)

por otro lado tambien encontre esto

http://utero.pe/2006/11/24/vano-ofic...iscusion/utero

En donde entre otras cosas el poeta Jeronimo Pimentel escribe

"Thays posee una personalidad caprichosa harto reflejada en su visión literaria sectaria y sesgada, personalidad que por lo general traiciona toda objetividad en aras de saciar, en un penoso laisser-faire permitido por RTP, su agenda personal. Esas son las contradicciones de un personaje tan contradictorio que desde la blogósfera reclama hipócritamente altura y nivel en el debate intelectual, pero que no ha tenido problemas para resolver sus duelos privados insultando públicamente, como aquella vez que denigró desde estas mismas páginas (CARETAS 1877) a un respetable catedrático de la misma universidad que auspicia su programa, la PUCP."

Asi pues esta no seria su primer rebuzno literario en un medio de prensa, pero claramente sera el rebuzno mas leido aunque sea solo para lincharlo digitalmente

Este es nuestro conspicuio y docto Ivan Thays ......... saquen sus propias conclusiones

Escribi el comentario numero 1,000. Alguien seria tan amable de indicarme como puedo acceder a la piñata del Sr. Thays ? Sin temor a equivocarme, recuerdo haber visto la promocion entre los post de esta entrada.

CHESUUUUUU

CASI SALE

ALGO PAJA...NI MODO COMERÉ MI TACU TACU RECALENTADO

:( me MATO LA ILUSION

CHESUUUU por POCO!!!

Comentarios 1000!!!!!!!!????

QUE ME GANO?????

Eso es lo que quieres Ivan, hacerte propaganda para comprar tus libros, pero sabes me voy a leer una de condorito.

Sr. Thays, comparto sus opiniones y las respeto. En efecto, hay demasiada grasa y condimentos en la comida peruana y sin lugar a dudas...papa y arroz juntos son parte del cuerpo deforme que exhiben muchos peruanos.
Sin embargo, la comida peruana es exquisita, sabrosa, de una diversidad inigualable y al mismo tiempo muy nutritiva.

Lo invito a ser tolerante ante las opiniones vertidas por sus lectores, que para bien o mal contribuyen a que Ud goze de sus 5 minutos de fama.

Estoy deacuerdísimo con Ivan Thays, es un genio conocido a nivel mundial, sus libros se venten en cada esquina, es mejor que Vargas Llosa y García Marquez juntos.

Mejor lean mis libros peruanos incultos: http://notasmoleskine.lamula.pe/category/sueno-fugaz . Cuando aprendan a leer y escribir, podrán criticarme.

Estoy de acuerdo con Thays.....en Perú.....Gastón y demás nos hacen creer que la comida Peruana es un éxito en el mundo...cuando no hay ningún estudio de mercado objetivo que avale esa afirmación. (Presumo que la penetración en EEUU es de menos de un 1%). Tal vez a algunos restaurantes les vaya bien, pero esto no es lo suficiente para ligeramente declarar que es un fenomeno o un "boom". Creo que es buenisimo para nuestra autoestima, pero más nos ayudaría información realista y medible para empezar a trabajar en ello y dejarnos de creernos los cuentos que dejan las campañas de marketing patrioteras.

¿Qué culpa tengo yo de sus intolerancias? Me cansé de recibir tantas opiniones sin fundamento. Yo sólo estoy haciéndole un favor al país.

Tranquilo, Ivan Thays, los gases y las flatulencias que te aquejan tienen solución, incluso tu cara de espantapájaros puede arreglarse con cirugía plastica, lo realmente preocupante es tu falta de talento, eso no lo solucionarás ni con mil artículos provocadores, ni con hacerte el "yo no fui". Mi opinión sobre ti es que apenas llegas a redactor mediano, ni bueno, ni malo, no eres escritor porque no transmites, eres como un comico ambulante que necesita lanzar aspavientos para hacer reír.

He mantenido discusiones con personas de diversas nacionalidades acerca de por qué la comida española era mejor que "x" o por qué la cultura gastronómica de "y" era una vergüenza. Me sorprendía ver que ninguna de estas personas parecía apoyar mi postura. "Sorprendentemente" defendían las bondades de su propia gastronomía.

La comida forma parte de nuestra nuestra vida cotidiana, de nuestra cultura, de nuestras relaciones personales... Asociamos sabores con momentos de nuestras vidas, personas y lugares que, frecuentemente, son muy queridos para nosotros. Por tanto, si alguien critica nuestra gastronomía de alguna forma está atacando todos esos recuerdos y momentos agradables que guardamos en la memoria.

Debemos tener un poco de amplitud de miras y saber apreciar las diferentes comidas del mundo. No hay duda que aquel cuyo regionalismo le impide apreciar la cocina extranjera y hace de la comida (o lo que sea) nacional bandera y orgullo contra todos está totalmente equivocado.

Igualmente equivocado se haya aquel (como Ivan Thays) que ataca una cocina rica y variada sin ninguna base y que parece que lo único que hace es seguir la corriente generalizada de ir contra la corriente generalizada. Si se busca enfrentarse a los sectores nacionalistas y retrogrados (de esos los hay en todos los países) mejor hacerlo a través de argumentos jsutificados y datos reales. Pues de otra modo, Sr. Thays, no resultará fácil que se le retrate como snob europeizado y su mensaje quedará en el olvido.

De todas formas vistos los comentarios e insultos que se han vertido sobre Ivan Thays, puede contar con toda mi solidaridad (además de con mi desacuerdo en temas gastronómicos). Los sectores más rancios y conservadores suelen utilizar aprovechar estos errores para obtener reditos.

El comentarista número 1000 se gana una piñata de Thays real.

Ivancito querido, no sabes cuanto se te quiere por acá en Lima, cuando vienes para hacerte mierda, basura

El peor enemigo de un Peruano, es otro Peruano. Para mi este Iván Thays es un pobre infeliz, resentido social y fracasado.

Lamentable, cuando peruano cuyo hígado es más rápido que su razón, esgrimiendo las únicas frases aprendidas en todos sus años de formación, repiten cual loro: -quiere hacerse famoso a costa de... - es un resentido.. -quiere hacerse conocido..., etc. Mis respetos y mi apoyo a Ud. Sr. Thays aun cuando no comparta todas sus ideas.

Discuerdo de sus comentarios personales sobre la gastronomía peruana y sospecho – o me gustaría sospechar - que tenían una intención más profunda que tan sólo descalificarla, sin embargo, considero inaceptable que la mayoría de críticas a dichos comentarios hayan condescendido a la menos perspicaz de las pasiones: el patriotismo (como sentenciara lúcidamente Jorge Luis Borges).

En el caso de la gastronomía, como también en el caso de otras manifestaciones culturales, el patriotismo exacerbado lejos de aportar al reconocimiento de su valor intrínseco, constituye un lastre y un inequívoco síntoma de poca autoestima nacional.

Ante la vana e inútil ilusión de toda frontera nacional debemos apostar por una actitud más tolerante y cosmopolita. Después de todo, como dijera también Borges “Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos”.

Como no sentirse peruano ante papas nativas cocidas acompañadas con algún queso andino, como no sentirse iraní ante una generosa ración de shirin polo, como no sentirse griego ante una infalible moussaka…

Esos peruanos no tienen otra cosa más que su gastronomía. Jajaja, ¿no se dan cuenta? Thays está jugando con ustedes... la ignorancia colectiva será su perdición. Soy chileno, por siacaso. ; )

¡Compatriotas todos!:

Como tengo un poco de tiempo libre para derrochar, les diré que "No hay peor necio, ni peor enemigo.....que otro peruano resentido".
Y este parece ser el caso del frustrado literato, el señor Iván Thays, un personaje que con el tiempo sera banal y anécdotico, en la cultura peruana. Que debe escribir artículos polémicos, para ganar audiencia; aunque esto, le genere un rechazo intelectual y sentimental.
Pero su crítica, basada en las características que compone la gastronomía peruana, sobre los cuales toma como referencia, a temas de salud y nutrición; pierden locuacidad, cuando olvida que en muchos países de los cuales quizá, en alguno de ellos, el mismo pudo haber estado como turista o residente, contienen mas alimentos de poca calidad nutritiva y de poca o ninguna exaltación al paladar.
Sin embargo, es un deber de todo ciudadano civilizado, ser tolerante con la persona que no comparte tus gustos o filosofías de vida. Además creo que el Sr. Iván Thays, a sido mal aconsejado por su representante, publicista o manager de turno, debido a que como no ha vuelto a escribir alguna nueva obra literal , aparte de las cuatro ya conocidas a groso modo; tiene por obligación profesional y financiera, darse a conocer por sus entre dichos y gustos, mas que por sus dones de literato académico. O tal vez, desea ser un clon o clown...del señor Jaime Bayly, por igual.
En fin, que viva la libertad de prensa y culto.....aunque aveces, no siempre sea de nuestro gusto.


Atte:
Carlos E. GorriTi

Thays, después de haber leído tantos comentarios y haber entendido tu post, creo que hiciste mal. Yo sé que la labor literaria en el Perú en la que te encomendaste (no sé si por beneficio propio o no) no interesó a nadie (digo "nadie" en referencia al peruano promedio. Esto se debe a la coyuntura en la que se vive, un país en el que la mediocridad se contagia y en donde se vive de acuerdo a paradigmas publicitarios ilusorios (el peruano chambeador, honesto, etc). No se pone ni el menor interés en las disciplinas que a pocos interesan y son necesarias para unificar al país. Mucho se dice, poco se hace: "el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro"... que estúpida me suena esa frase cuando no se hace nada al respecto y se trata de ser retórico. Finalmente, diré que esta frase me encanta: "Cada vez que alguien habla de la fama de la comida peruana en el mundo, pienso en las carencias de un país necesitado del reconocimiento extranjero para sentir respeto por sí mismo.". Es evidente que las personas de quieran linchar vía Internet, pues gran parte de las ellas viven en esa "burbuja". Tu párrafo ha sido impertinente, pero necesario.

bueno., señores uds estan mas lejos que cualquier persona., creyendo que el sr THAYS. es critico gastronomico., no lo es ., ni politico., lo que el señor quiere es que antes de venir para el peru quiere tener su fama y ser resivido en el aeropuerto., jajaja pero yo no le haria caso., para mi esta bien que haya criticos., no interesa ., lo que pasa es que el señor se vende al mejor postor. para tratar de bajar a la comida peruana ., por que ya en estos momentos somos el numero 2 en el mundo., si no que lo diga españa donde esta el sr THAY ., cuanto le pagan por sacar este articulo en el pais ????., mejor lo dejamos ahi., zapatero a tus zapatos THAY ni siquieras te acercas a bayle ., menos a vargas llosa .,

Hola, soy la novia de Ivan Thays. Pido que sean tolerantes con él porque lo quiero mucho, es muy inteligente y sabio, aquí les presentaré parte de su obra para que sepan lo talentoso y lindo que es: http://www.bn.gov.ar/abanico/A60903/tahys-oreja.html

Esta bien q opine, en el fondo esta bien, pero como literaro debió tener cuidado en generalizar, es decir, EN LA FORMA QUE DIO SU OPINION ESTA MAL PUES lo q molesta de éste señor escritor es que se llene y se exceda de mala onda de calificativos a la gastronomia peruana, ademas si se critica el boom gastronomico del Peru hacia el exterior, pues es algo positivo desde todo punto de vista, es bueno hacernos conocidos por algo bueno, al contrario no nos conviene q obras literarias tan malas como las de Thais se hagan conocer, que me hacen dormir al leer la primera pagina

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vano oficio

Sobre el blog

Este blog se plantea hacer comentarios de actualidad sobre libros, autores y lecturas en menos de 1.000 palabras. Se trata de un blog personal, obsesivamente literario, enfermo de literatosis, como diría JC Onetti, según la regla que la literatura es un vano oficio, pero jamás un oficio en vano.

Sobre el autor

Ivan Thays

Ivan Thays. (Lima, 1968) Autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y las novelas Escena de caza, El viaje interior, La disciplina de la vanidad, Un lugar llamado Oreja de Perro, Un sueño fugaz y El orden de las cosas. Ganó en el 2001 el Premio Principe Claus. Fue finalista del premio Herralde 2008. Fue considerado dentro del grupo Bogotá39 por el Hay Festival. Sus novelas han sido traducidas al francés, italiano y portugués. Dirigió durante siete años el programa televisivo Vano Oficio. Actualmente administra el comentado blog Moleskine Literario.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal