24 ene 2011

El jefe de la RAI quiere multar a la RAI

Por: Miguel Mora

20101222_333054
Giulio Tremonti,
ministro de Finanzas del Gobierno de Silvio Berlusconi, suena cada vez con fuerza como nuevo líder de la derecha vaticaliana y próximo primer ministro de Vaticalia.

Si Silvio El Eterno cayera o cayese víctima del Rubygate, cosa improbabilísima, él es el favorito unánime.

¿Por qué tres razones?, preguntaría mi amigo Rojo. Por estas cuatro:

  • La patronal dijo ayer que le ve con buenos ojos, si resultara elegido (fina forma de decir que si Berlusca fenece en acto de servicio, hay que ir al voto anticipado).
  • La Liga del Norte no lo dirá porque Umberto Bossi será padano pero es más supersticioso que los napolitanos, pero estaría encantada: Tremonti es un leguista sin carné (y el pobre Silvietto sufre cada vez más con esos presuntos cuernos políticos y teme que le acaban clavando la daga).
  • Tremendino (copyright, Marco Travaglio) tiene la bendición del Vaticano, de Comunión y Facturación, del Opus Dei y hasta del propio Papa (no en vano su lema es 'Dios, patria y familia', y se cuenta que es el único político, incluido Gianni Letta, que tiene acceso directo a Ratzinger).
  • Last but not least, las mafias (primera empresa italiana, en torno a los 150.000 millones de ingresos) nunca, jamás, le han recriminado su medida preferida: aprobar amnistías fiscales para repatriar de forma anónima y con multitas del 5% el capital evadido al extranjero. 

El ministro del Tesoro brianzolo tiene otras ventajas. Es uno de los pocos vaticalianos capaz de meter siete palabras en inglés en una frase de nueve, y ha batido todas las marcas de aplausos y elogios en la Unión Europea y el FMI por su estricto control de las cuentas públicas y sus ajustes a sangre y lágrimas.

Todo ello, aunque en ocho años de arduos sudores ha conseguido llevar la deuda italiana hasta los 1,838 billones de euros, cada vez más cerca del 120% del PIB, y a que en 2010 la cifra aumentó en 77.400 millones mientras el pobre PIB crecía en 32.000.

En diez años, el ticket Sultano-Tremendino ha obrado la proeza de aumentar la deuda italiana en más de medio billón de euros. La cogieron en 1,3 billones, y ahí siguen. Descargar S19I02G14sa

Pero eso no es culpa suya, claro, sino de un Estado monstruoso, ingobernable, ineficiente, que derrocha, corrompe, arrasa y bloquea los buenos propósitos de los reformistas. Irony off. Lo afirmó el mismo Tremonti en su célebre librito Lo Stato criminogeno.

Crear riqueza el abogado fiscal y el Mago de Arcore han creado poca, más o menos al ritmo de Zimbabwe según los datos históricos de la OCDE, aunque nadie discute que han puesto a la economía patria a la cabeza de varias tablas, entre ellas la de evasión y presión fiscal, la de los salarios más bajos (23º puesto de la OCDE), la del paro femenino (50%), y la de la mayor desigualdad norte-sur.

Los datos señores-muy ricos/señores-cada-vez-más-pobres han empeorado, o según se mire, mejorado (el 10% de las familias posee ya el 45% de la riqueza nacional, mientras el 50% más pobre se reparte el 10%, Bankitalia, 2008). Y en paro juvenil solo nuestra Españaza supera, y de largo, su brillante 30%.

Por contra, a Mr. Tremonti no le faltan méritos apreciables. Se le atribuye, él asegura que falsamente, la invención de la expresión "finanzas creativas", y nadie le discute su capacidad tecnológica, porque hace unas semanas contó al mundo, desde París, que la crisis no había terminado y lo ilustró con esta metáfora: "Es como un videogame, matas a un monstruo y aparece otro". 

Otra frase memorable, que da idea de su talante sarcástico-patriótico, la dijo al ser preguntado, hará ahora un año, por la situación de la España de Zapatero, sumida en su depresión postladrillazo poco después de haber superado a Italia en renta per cápita (el famoso sorpasso zapateril). Tremonti se limitó a contestar con su malicia habitual: "Solo puedo decir que suele ser mejor no usar la retórica del sorpasso, porque a veces luego algunos te sorpassan marcha atrás".

Que Tremonti cae bien, es gracioso y tiene buena prensa, dentro y fuera de Vaticalia, es un hecho. No en vano suele decir con absoluta impunidad que "si no fuera por el sur Italia sería tan rica como Lombardía", que "la familia es el verdadero Estado de Bienestar italiano", que "los PIGS son siempre los otros", o que "los extranjeros no comprenden la economía italiana porque no se parece a ninguna".

Todo ello verdadero, aunque dicho siempre con cierto aire de superioridad tecnocrática y un toque de chulería nórdica realmente insufribles.

Últimamente, sin embargo, Tremendino ha vivido algunos leves bajones de popularidad (cosa de nada porque en Italia, como decía ayer Rachel Donadio en el NYT, la "accountability" no se lleva) entre las clases más bajas, los sindicatos, los currantes, los funcionarios, los jóvenes, las regiones y los ayuntamientos, que se sienten asfixiados por sus tijeretazos al bies.

Los policías (que tienen que mendigar para la gasolina de los coches patrulla); la gente de la cultura y el espectáculo ("haceros un bocadillo con la Divina Comedia", les dijo), universitarios y precarios, investigadores y obreros llevan meses protestando en las calles y las azoteas contra la dureza indiscriminada de sus recortes presupuestarios. Que, como bien sabe Bono-U2, alcanzan su apogeo en la ayuda a la cooperación y el desarrollo, partida que no ha sido eliminada del todo solo porque las ONGs y algunos movimientos católicos amenazaron con quemarse a lo bonzo.

Nada de todo eso ha hecho mover una ceja al implacable y elegante ministro de la erre moscia (esa erre resbaladiza que queda muy fina en París y en Milán y un poquito cargante fuera).

Lo único que le ha hecho reaccionar con ira ha sido un programa de televisión.

Gabanelli

Milena Gabanelli, directora de Report

Se llama Report y lo emite la cadena pública RAI3 (la única que no controla el Gobierno). En noviembre pasado, dio un largo reportaje de investigación que analizaba a fondo la política de Tremonti, definía algunas de sus medidas como publicitarias, criticaba su afición a las amnistías fiscales (tres en ocho años, la última con el añadido inmunitario para las cajas de seguridad) y probaba su vinculación directa con la potente asesoría fiscal donde el ministro trabaja cuando no trabaja de ministro.

Contra lo que suele ser usual en estos casos, Tremonti decidió no expresar su rabia o su desacuerdo demandando por lo civil a la directora del programa, Milena Gabanelli, recientemente nombrada Personaje Italiano del Año por la revista L’Espresso.

El ministro optó por una vía mucho más innovadora de intimidación al mensajero: envió un escrito de su puño y letra a la comisión reguladora de las comunicaciones, la AGCOM, pidiendo que sancione a la RAI por “falta de objetividad”, “atentado al pluralismo informativo” y “violación del código ético del servicio público”, entre otras lindezas.

Según afirma el documento, el reportaje olvidó decir que su gestión ha sido elogiada en numerosas sedes políticas y financieras internacionales, dio una imagen distorsionada de su tarea de gobernante al "montar hábilmente fragmentos de intervenciones" suyas, se limitó a entrevistar a gente que despreciaba sus medidas, y no recogió sus opiniones.

Gabanelli afirma sentirse “desconcertada” por la “surrealista reacción” del titular de Economía. Afirma que pidió a Tremonti “una entrevista tres veces, incluso por escrito, antes de la emisión”, y que “ni él ni su servicio de prensa se dignaron siquiera a responder”. La reportera recuerda, además, que su programa hace “periodismo de investigación, no debate político”.

Lo grave es que el reglamento de la RAI prevé sanciones durísimas para las emisiones que no respetan el pluralismo: pueden llegar hasta el 3% de los ingresos de la empresa pública, que en 2010 se elevaron a unos 3.000 millones de euros, incluido el canon que se paga por recibir la señal en casa.

Pero la gran ironía es que el ministerio que dirige Tremonti es el primer y casi único accionista de la RAI, pues el Tesoro posee el 99% de las acciones del ente público. De forma que, si su petición prosperara y la AGCOM multara a la RAI, el ministro perjudicará a su deficitario ente público (el año pasado perdió 108 millones, y situó su deuda neta en más de 200), o lo que es lo mismo, al contribuyente italiano. Todo para satisfacer el orgullo de un servidor de ese mismo Estado cuyo sueldo pagan esos mismos ciudadanos.

Las cosas, en todo caso, pintan mal para Gabanelli. Los dirigentes de la AGCOM son políticos, y en su independencia no cree nadie en Italia, empezando por la embajada de Estados Unidos, según demostraron los papeles del Departamento de Estado filtrados a Wikileaks.

Más inquietante todavía, la periodista solo fue informada por la RAI de la queja llegada al regulador cuando ella misma se había enterado por vías extraoficiales. Solo entonces fue convocada por la comisión para presentar sus alegaciones.

Gabanelli ha declarado ante la AGCOM acompañada por su abogada y el director de su cadena. “Me escucharon tres personas que espero que no hagan un informe de tres líneas”, explica. Y añade: “Que un ministro de un Gobierno que controla el 80% de las televisiones pida que se sancione a la empresa de la que su ministerio es responsable es una cosa alucinante. Que el regulador pueda controlar los contenidos de un programa de investigación, y entrar a valorar si es objetivo o no, si es pluralista o no como si fuera un espacio electoral, es más alucinante todavía. Pero eso es lo que hay”.

Viva Vaticalia.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 6 Comentarios

Gabanelli, creo que en el programa "vieni via con me", hizo una lista con las decenas y decenas de procesos contra ella, algunos en curso, y los demàs, ganados. Hace un rato que berlusconi ha llamado en directo insultando al programa "l'infedele", un debate en el que estaban partidarios y no de berlusconi (parece que todfa la vida polìtica italiana se reduce a eso ahora), llamandolos "asqueroso" y "prostìbulo", sin lugar a rèplica. recuerdo cuando Tremonti explicò con una pizarra, hace ya unos trece anios, en la tele, còmo no, que la economìa Italiana era como una empresa, que estaba en dèficit...me quedè estupefacta. Un estado no pretende conseguir beneficios para pocos, no hay beneficios, sino cosas por hacer, no? Todos reiamos y hoy es papable. Si me lo hubieran dicho, jamàs lo hubiera creìdo.

ricar entiendo que Miguel sabe que no lo sabe todo pero (¿Macho?) ¿seguro que la Iglesia no alberga sectas?.
Porque tú tampoco lo sabes todo.

Hola, Soy un gran admirador de Miguel Mora y sus articulos, mi novia es italiana, y con la ayuda de ambos consigo entender un poquito mas ese pais conocido como Italia, tan enredado como un plato de tallarines... de todas maneras es un sitio que cada dia confirma que la realidad supera la ficcion...

Una vineta ilustrativa:
http://acartoonaday.blogspot.com/2011/01/giudici-italiani.html

Ciao!

De verdad,miguel , macho: Llama la atención el poco interés que tiene por salir de tus esquemas, tus prejuicios, etc...Comunión y Liberación es un lugar dentro de la Iglesia Católica, y la Iglesia no alberga sectas. Sería tremendo si llegaras a pensar algún día que tu juicio es el único válido, el único puro, el único bueno. Ciertamente es muy dificil aprender lo que uno creee saber. Porque tú lo sabes todo, ¿Verdad, MIguel?

¿A donde irán a parar todos estos personajes cuando en Italia ocurra algo parecido a Túnez?. ¿De verdad son conscientes de que todo su "tinglado" puede caerse como un castillo de naipes?. ¿En que mundo viven? ¿Piensan que no puede resurgir los "años de plomo" en Italia?. ¿Tienen calculado la resistencia de la sociedad? ¡Dios!, que colección de necios tenemos en Europa.

Hay un exceso de síntesis en este artículo. Por lo demás, muy instructivo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

SOBRE EL BLOG

Como dijo un alemán, Italia es como una diva de Hollywood: “Todos la miran admirados pero nadie la comprende”. Este año, el país festejará el 150 aniversario de la unidad y los 82 años de su divorcio del Vaticano. Pero ¿estamos seguros de que Italia y el Vaticano son dos Estados distintos? Uno vive subsumido en el otro, aunque no resulta fácil decir quién subsume más a quién. Lo único claro es que Vaticalia es una mina informativa: pecados y delitos, mafias y masonerías, santos y 'velinas', vida interior y noches locas, Ratzinger y Berlusconi... ¡Viva Vaticalia!

Sobre el autor

Miguel Mora

Miguel Mora. Corresponsal en Roma, antes en Lisboa, fue redactor en la sección de Cultura durante diez años y en la Edición Internacional durante cuatro. Trabaja en EL PAÍS desde 1992, es autor del libro ‘La voz de los flamencos’ y sigue siendo, pese a todo, un atletista empedernido.

ESKUP

Archivo

agosto 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal