25 feb 2011

La Famiglia Dividendo...

Por: Miguel Mora

Famiglia-berlusconi_fondo-magazine
Mientras nuestro prohombre se convierte en el peor azote de Gadafi con continuos llamamientos a frenar el derramamiento de sangre, y en casa ultima sottovoce la fase 1 bis del golpecito posmoderno, consistente en ofrecer 150.000 euros a los diputados del PD y la UDC a través del banquero privado del PDL Dennis Verdini con la idea de tener muy pronto un Parlamento a la búlgara, los medios de Vaticalia se han adelantado a los fiscales de París y han publicado hoy los datos de la fortuna personal del Sultán de Bunga Bunga y familia.

Aunque Vaticalia crece al 1% anual desde hace una década, y aunque muchos ciudadanos del sultanato no llegan a fin de mes, los dividendos de la empresa Papi & Hijos Inc. siguen multiplicándose a un ritmo infernal, cercano a los dos dígitos anuales: la gran familia vaticaliana rebosa de fajos de billetes. Lo cual siempre está bien por si la suerte cambia y toca hacer la maleta de cartón y emigrar a otros parajes.

Las ocho sociedades familiares, dueñas del 100% de Fininvest, generaron el año pasado unos 150 millones de dividendos, según los datos de 30 de septiembre de 2010. Al primer ministro más rico de Vaticalia y alrededores le ingresaron en cuenta 118 millones. La hija mayor, Marina D'or, se conformó con 12; Piersilvio Tabletón cerró el curso con cinco kilos más de grasa para gastar en el gimnasio, y los tres vástagos menores, Barbara, Eleonora e Luigi, hijos de la fugada Veronica Lario, se repartieron sendos cheques de 10 millones por cabeza.

A día de hoy, el amigo que besó la mano a Gadafi y calificó a Putin como "un regalo del cielo" tiene una buchaca acumulada de 544 millones, entre disponible y reservas; Marina por su parte ha reunido un tesorillo de 98 millones, mientras Piersilvio tiene apalancada una hucha de 213 millones por si las cosas vienen mal dadas con los abdominales. Los pequeños vástagos de Lario han juntado, a sus tiernas edades, un zurrón de 339 millones.

Papi, Marina y Piersilvio guardan parte de sus ahorros en el muy investigado y comentado Banco Arner, el de las inversiones en Antigua donde B. tiene la cuenta número 1. Pero el grueso de la liquidez de B. está en otra cuenta número 1, la del Monte Paschi de Siena de Milano 2, conocida como la cuenta Liga-Bunga Bunga porque de ahí salían los sobres de 500 que animaban las elegantes cenas con velinas de los sábados sabadetes y las pintorescas veladas-macho con los boinas verdes de Bossi los lunes a la luna de Arcore.

La moraleja de la fábula podría ser esta: con demoracias así de avanzadas en las que los primeros ministros no necesitan robar como los demás, ¿quien quiere polvorientas y petroleras dictaduras norteafricanas? Y cuando las recesiones resultan tan prósperas como esta, ¿quién echa de menos el crecimiento (económico)?

Viva Vaticalia.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 4 Comentarios

Ciudadano, me parece que confundes a Berlusconi con Steve Jobs y Steve Wozniak.;a Belusconi le gustaba más cantar en alta mar.

Por si la gente no lo sabe,empezó en un garaje humilde y poco a poco ha ido subiendo.Si tiene eso,será porque en parte se lo ha currado! Que mala es la envidia

Te dio envidia Berlusconi y su familia.

Olé Miguel Mora! Genial, as usual

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

SOBRE EL BLOG

Como dijo un alemán, Italia es como una diva de Hollywood: “Todos la miran admirados pero nadie la comprende”. Este año, el país festejará el 150 aniversario de la unidad y los 82 años de su divorcio del Vaticano. Pero ¿estamos seguros de que Italia y el Vaticano son dos Estados distintos? Uno vive subsumido en el otro, aunque no resulta fácil decir quién subsume más a quién. Lo único claro es que Vaticalia es una mina informativa: pecados y delitos, mafias y masonerías, santos y 'velinas', vida interior y noches locas, Ratzinger y Berlusconi... ¡Viva Vaticalia!

Sobre el autor

Miguel Mora

Miguel Mora. Corresponsal en Roma, antes en Lisboa, fue redactor en la sección de Cultura durante diez años y en la Edición Internacional durante cuatro. Trabaja en EL PAÍS desde 1992, es autor del libro ‘La voz de los flamencos’ y sigue siendo, pese a todo, un atletista empedernido.

ESKUP

Archivo

agosto 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal