06 may 2011

De Raztinger, tránsfugas, multas a los gais y playas privadas

Por: Miguel Mora

Llegó mayo con las flores y el quasi santo polaco en technicolor sin matices ni aristas (genial la comparación entre la foto exhibida el 1º de Mayo de Wojtyla con John Wayne que hizo mi amiga Rachel Donadio en el NYT), y se diría que Vaticalia se ha zambullido del todo en el surrealismo felliniano de la peor estofa. Las noticas llegan en aluvión, así que ahí va un somero resumen numerado.

1. Berlusconi ha hecho crisis de Gobierno. Es decir, ha nombrado nueve subsecretarios nuevos, todos ellos tránsfugas. Es el pago del cambio de chauqeta de diciembre, que salvó al Gobierno de la moción de censura. Desde hoy, el Gobierno es de nuevo tripartito: Liga Norte, Pueblo de la Libertad e Iniciativa Responsable.

2. Ratzinger ha purgado a un obispo australiano que hace cinco años escribió una pastoral planteando soluciones a la falta de curas. Es decir, se mostró abierto a ordenar a mujeres y a hombres casados si la Iglesia así lo decidía. El despido ha sido irrevocable y sin apelación ni proceso. Benedicto XVI ha escrito a William M. Morris diciéndole que el sucesor de Pedro es soberano. Por supuesto, los medios de Vaticalia han escondido la noticia a medias columnas en páginas pares o simplemente invisibles. Sobre todo han obviado el hecho de que Morris promovió la justicia para los menores que sufrieron abusos en su diócesis. Lo que sorprende algo más es que con los obispos que encubrieron la pederastia, las destituciones se han disfrazado de dimisiones, y el Vaticano alegaba que no tenía medios para tomar otro tipo de medidas. Ahora sabemos que el guante de seda utilizado por Wojtyla con Marcial Maciel, que no ordenaba mujeres pero las tenía, y la hipócrita limpieza de la suciedad de la Iglesia que Raztinger dice estar acometiendo son hijas de la misma estirpe: la tolerancia de base con el crimen de los que aparentan cumplir la doctrina, y la intolerancia más cerril con los que piensan en el futuro y se comportan realmente como adultos y cristianos responsables.

225px-Gramsci
3. Un querido amigo vaticaliano que conoce mejor que nadie la calidad y cantidad de delitos y faltas cometidos por la curia romana coreografiada por los Hermanos Navarro-Dziwisz S.A. durante los últimos 30 años, y que generalmente no tiene pelos en la lengua para denunciarlo, ha decidido escribir que la beatificación ha recordado al mundo que Wojtyla y Ratzinger son los campeones del Concilio Vaticano II y más rojos que Pasolini y Gramsci (en la foto) juntos. Desde aquí le mandamos un abrazo fraterno y progre, deseándole un rápido restablecimiento y una buena cura de sueño, visto que el opio y las hagiografías suministrados a mansalva estos días por los medios bilaterales quizá le ha llevado a leer "Cuadernos de la cárcel" donde decía "El Camino". Pier Paolo donde ponía Stanislaw. Totus Disney donde decía Opus Dei. Y Castrillón Hoyos y CL donde ponía monseñor Romero y Pinochet.

Por cierto, que la nueva directora general de la RAI, Lorenza Lei, ha sido nombrada con el "beneplácito del Vaticano", escribe el Corsera, aunque las malas lenguas dicen que está separada y todo. Dónde vamos a llegar, nadie lo sabe.


Tremendino
4. Quizá sí lo sabe Tremendino Tremonti (Travaglio docet), recién ascendido a delfín (y por tanto decapitado con dos años de adelanto) por B. El Gobierno presentó el jueves, mientras en la Farnesina se jubaga el futuro de Libia (y por tanto el de Italia), su Plan para el Desarrollo. Tremonti Productions nel suo meglio. Una batería-embrollo con docenas de medidas, lanzadas al aire para ver cómo caen, y entre ellas, como suele suceder, una concesión a su alma de Robin Hood (límites a los bonus de los banqueros sátrapas) y un regalito a los mafiosos de bañador negro apretado y gafas de espejo: noventa años de derecho de propiedad a quienes tengan chiringuitos o establecimientos balnearios. O lo que es lo mismo, las playas vaticalianas serán privatizadas. Cierto que teniendo Torremolinos, Torrevieja y Fabra City, un españolazo no está autorizado a escribir sobre esto. Pero vender la orilla del mar de toda la caña de la bota y para casi un siglo entero no se le ocurrió ni a Totò.

185652882-6ff82eae-ac8a-4982-9d8d-8ef3a1af0f55
5. Una pareja de gais ha sido condenada a pagar una multa con 2.000 euros por un juez de la ciudad eterna (-mente sucia). El crimen de los muchachos es que se estaban dando un beso cerca del Coliseo mientras tomaban una copa en un bar de la minichueca romana, la gay street, donde los cabezas rapadas que levantan el brazo al paso de Alemanno suelen acudir a dar palizas al grito de "froci, froci". No hay unanimidad entre los denunciantes y los denunciados por actos obscenos en la vía pública. Según la policía estaban haciendo sexo oral en plena calle. Según la pareja, solo se dieron un beso. Cabe solo preguntarse: si hubiera sido una pareja heterosexual y pongamos que hubieran estado practicando el sexo oral, o incluso el anal ¿les habrían denunciado y condenado igual? Mmm. Ya lo dijo B. en uno de sus últimos chistes homófobos: "Todos tenemos un 25% de homosexualidad, solo que en mi caso, tras exhaustivos análisis, se ha demostrado que ese 25% es lesbiano".

Tanzi
6. La Guardia di Finanza de MIlán detuvo ayer a Calisto Tanzi, condenado a ocho años y un mes por el Tribunal Supremo como principal responsable de la megaestafa Parmalat. Tanzi fue llevado a la cárcel de Parma, donde debería pasar 4 años y cuatro meses a la sombra, gracias a los indultos y a las penas ya cumplidas de forma preventiva. El juicio por el crack del grupo lácteo, que hoy se ha recuperado y está en fase de adquisición por el coloso francés Lactalis, fue llamado el proceso del siglo: 14.000 millones de agujero, 32.000 inversores arruinados, y un pueblo, Collecchio, que se hizo grande y rico a los pechos del rey de la leche. La fábula acabó el 26 de diciembre de 2003, cuando Tanzi fue detenido por una de las más colosales maquinaciones de la no poco pródiga historia vaticaliana, tan imaginativa que sirvió para acuñar el término "finanzas creativas" que otros atribuyen a Tremonti. Dicen que Tanzi, un hombre distinguido y elegante, solo pudo articular ayer una frase cuando vio a los policías caminar hacia él: "No me lo esperaba".

Insomma, ni él ni nadie.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 12 Comentarios

Desde que Ratzinger lo ha beatificado a Wojtyla, éste se ha caído de la estantería. Para mejor, le han adjudicado su primer milagro como beato: la muerte de Osama Bin Laden.Y el próximo milagro que esperan de él, es el triunfo de la Keiko Fujimori. Ludovica: Italia é sempre bella ! La pena que está llena de italianos votantes del Berlusca.

José por favor, que a veces pecas de naif o como se dice en mi tierra de ingenuo o poco documentado. (con carigno, eh)
En Italia articulos de estos, articulos fantasticos y maravillosos, crudos y realisticos salen por doquier, estan a la ordern del dia, y no solo en la prensa escrita , tambien en cada entrevista que hacen a nuestos intectuales Italianos no faltan reflexiones profundas y criticas, la autocritica esta mas enraizada en Italia. Por cierto , Perez Reverte esta considerado en spagna como un fascista nacionalista y racista.

Paolo:

Este es un artículo de Arturo Perez Reverte escrito en XLSemanal. Habla de España, o mejor dicho, como un escritor y periodista español habla de su país en su propia tierra.
Si encuentras algo similar en Italia, haz el favor de copiar y pegar, pero por favor leélo. Gracias, aquí va (espero no tener problemas con el derecho de autor.
Se titula "Los que no salen en las fotos".

También están ellos. Y ellas, como diría algún ministro imbécil. Los que no fueron a buscar nuevos campos de batalla para sus empresas. La pobre y maltrecha infantería que no es fiel sino a sí misma; y eso sólo cuando puede. Los mercenarios en busca de un amo que les dé de comer, sea quien sea: cualquiera que asegure dos mil euros al mes y un futuro a corto o medio plazo. Los que no se van con ademán heroico sino por la puerta pequeña, discretamente, dejando atrás a padres, madres y novios que los echan de menos. Alejándose para mucho tiempo de la gente querida, a la que, muy de vez en cuando, visitan en vacaciones cada vez más cortas, sabiendo que no podrán estar con ellos cuando vayan al hospital, o mueran; y a los que, si alguien avisa con tiempo, quizá lleguen a acompañar en su entierro. Aunque también puede ocurrir que haya suerte, y los padres, o el perro que acompañó su vida durante diez o doce años, esperen a morirse cuando están en casa, de vacaciones.

Se llaman María, Noemí, Héctor, Manolo. Tienen cerca de cuarenta años, se fueron de España hace tres o cuatro, y no salen en los dominicales de los diarios: en esos patéticos reportajes dedicados a convencernos de lo orgullosos que debemos sentirnos de que el mundo esté salpicado de jóvenes españoles que se buscan la vida fuera. A su edad no son tan fotogénicos. No lucen posando con bata de laboratorio en Oslo, con gorro de cocinero en Berlín, con camiseta de baloncesto en Nueva York. Ni siquiera valen para la foto en EPS o XLSemanal de camarero guapo y veinteañero que friega platos, sólo de momento, en un local de moda de Londres o Nueva York; entre otras cosas porque ni son veinteañeros ni guapos, y cuando friegan platos o sirven mesas, a su edad, puede ser para toda la vida. Son seres vencidos sin segunda oportunidad, que saben lo seguirán siendo, sin remisión. Sin otro anhelo que no ir a peor. No ir a menos.

Por ahí afuera andan, a miles. Su generación ni siquiera es la de los aeropuertos, el ordenador portátil y el hotel barato, a la caza de mercados aunque sean modestos. La suya es la del billete de ida, de las hipotecas imposibles de pagar. La generación engañada por el espejismo y la irresponsabilidad de quienes pudieron hacer un país culto, trabajador y decente, y no lo hicieron. De quienes, respaldados en las urnas por ilusiones y sueños de futuro, tenían la obligación de encauzar esto y no supieron, o les importó una mierda; y ahora siguen ahí, impasibles, cobrando el sueldo del partido, trincando los favores hechos a compadres. Sin que nadie les diga fue por tu culpa, cabrón. Sin que nadie, al cruzárselos cuando salen del restaurante de lujo o de dar conferencias, con esa cara de cerdos que les han puesto los años, la pasta, el estatus y el coche con chófer que nunca perdieron, les parta la cara.

Sus víctimas se fueron, eso es todo. Sin hacer ruido, como digo. Fueron cuarenta en clase del instituto y doscientos en el aula de la facultad, y todo para conseguir un título universitario que a nadie importa un carajo. Que nadie les dijo que no sacaran. Los sentenciaron a la cola del paro y les preguntaron mil veces, cuando eran mujeres, si estaban embarazadas o tenían hijos, en grotescos simulacros de entrevistas de trabajo. Por su edad les habría correspondido agachar la cabeza, aceptar mil euros al mes, cerrar la boca, poner el culo -o el coño- y desangrarse con la hipoteca del piso y las letras del coche, como todo cristo. Tragar y sobrevivir once meses soñando con el duodécimo de vacaciones baratas en Cancún. Se trataba de eso, o de tener el coraje, la desesperación, de organizarse con sus iguales para incendiar esta España de mierda. Para conseguir, al menos, que los culpables tuviesen miedo o lo pagasen caro. Pero eso resulta más fácil escribirlo que hacerlo; así que optaron por lo razonable: largarse de aquí. Alejarse, sacudiendo de los zapatos el polvo de este paraje ingrato, envidioso y miserable, históricamente enfermo. De esta ruin madrastra y sus turbios, desvergonzados, impunes secuaces. Por eso están fuera, y no volverán si pueden evitarlo. Hicieron lo más difícil, que fue saltar al vacío, echarse el macuto al hombro, internarse en territorio hostil, desconocido. Se buscaron la vida lo mejor que supieron, y así sobreviven, comen caliente, rehacen como pueden sus maltrechas vidas. Ni siquiera pretenden ya reconciliarse con esta triste España que los echó a patadas. Si van a morirse lejos, tan solos como viven, por ellos puede pudrirse esta mala perra.

Que los santos se dan vueltas a involucrarlos en estas mentiras!

Roma sucia con la basura que llena las calles y carreteras en España? Si tenemos todas las urbanizaciónes edificadas sobre vertederos, porfavor.

Ahora entiendo porque este diario vende siempre menos, donde esta' El Pais que todo el mundo apreciava?

La unica nerviosa me parece esta Ludovica: que le han gastado la cuenta del principe azul solo que, en su caso, el principe era rojo no?

Claro, claro, solo Judà se salvò arrepentiendose... pero eran otros tiempos donde el honor contava algo.
Suerte.

Concuerdo con Ludovica: mas razòn que un santo.

donde està la documentaciòn? La multa existe pero que està diciendo el "periodista" que el juez, que siempre tiene razòn por cuanto se entiende de este blog, ha fallado o ha juzgado en contra al derecho? Que la Policia hizo algo en contra de libertad umana?
Que sea claro, uo soy homosexual y tambièn casado con un hombre gracias a la normativa española, pero lo que pasa en la "zonas gays" en todo el mundo es una autentica verguenza, me resultaria raro creerme a los "besitos" de novios.
Y la ciudad eterna es sucia? Pues, vale... alguien vendrà despues a criticarme por mis "comparaciones" pero quieremos hablar de suciedad ciudadana en el mundo? Que, como por todo el resto en los ultimos años (mentiras sobre deudas, sobre construciòn, sobre sistemas fiscales y sanitarios, sobre servicios y cuanto màs) resultarà que l'Italia està en la Luna mientras otros estan en fondo al mar.
Como siempre buena suerte y tomarse algo por el mal de estomago.

Cuando entro en este blog siempre me llaman la atención los comentarios desquiciados de gente que se pone nerviosa leyendo las barbaridades que ocurren en Italia y de las que podemos informarnos gracias a este periodista que, precisamente por todo este odio que provoca, sin duda lleva más razón que un santo. La verdad siempre es molesta para los miserables que la respaldan y la viven. Yo le agradezco mucho su trabajo, que a menudo veo bien documentado y más que argumentado. No se canse de buscar que se sepa toda la mierda que contiene y ha contenido la podrida iglesia y el demencial Berlusconi, por favor. Ánimo y disfrute a pesar de todo de la bella Italia en sus otros aspectos, como imagino que hará.

Muy cachondo el lenguaje. Muy sibilinas las desinformaciones y muy sutiles las falacias, pero me ha parecido demasiado evidente la bilis e incontrolado el odio irracional. NO manoseen ya más lo de la Jerarquía y la Base, que ya pasaron los setenta y ese cuento no se lo cree ya nadie. Gracias.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

SOBRE EL BLOG

Como dijo un alemán, Italia es como una diva de Hollywood: “Todos la miran admirados pero nadie la comprende”. Este año, el país festejará el 150 aniversario de la unidad y los 82 años de su divorcio del Vaticano. Pero ¿estamos seguros de que Italia y el Vaticano son dos Estados distintos? Uno vive subsumido en el otro, aunque no resulta fácil decir quién subsume más a quién. Lo único claro es que Vaticalia es una mina informativa: pecados y delitos, mafias y masonerías, santos y 'velinas', vida interior y noches locas, Ratzinger y Berlusconi... ¡Viva Vaticalia!

Sobre el autor

Miguel Mora

Miguel Mora. Corresponsal en Roma, antes en Lisboa, fue redactor en la sección de Cultura durante diez años y en la Edición Internacional durante cuatro. Trabaja en EL PAÍS desde 1992, es autor del libro ‘La voz de los flamencos’ y sigue siendo, pese a todo, un atletista empedernido.

ESKUP

Archivo

agosto 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal