01 jul 2011

Gracias, B.

Por: Miguel Mora

Solo unas líneas para agradecer, de corazón (tan rojiblanco), al jurado del XXVIII Premio Cuco Cerecedo, con el incorregible Miguel Ángel Aguilar al frente, por haber cometido el maravilloso error de haber puesto a un servidor, que antes escribía de flamenco y ahora suda para juntar unas cuantas letras vaticalianas, a jugar una temporada en una liga en la que han jugado mitos como Soledad Gallego-Díaz, Maruja Torres, Enric González, Javier Pradera y ¡Rafael Sánchez-Ferlosio!

La verdad es que no sé qué pinto yo ahí, y lo digo sin falsa modestia ni falsa vanidad (ambas son sinceras, pero más la segunda). Como decía Morente en casos así, "seguramente no tenían una víctima propiciatoria más a mano, Miguelico". Pero, en fin, a lo hecho pecho, y no vamos ahora a ponernos estrechos y a decir, como Ánson en miss España, que no son todos los que están ni están todos los que son. Solo había uno y ha caído en Roma, seguramente porque, como los lectores vaticalianos saben, Vaticalia es, salvando todas las distancias, un territorio más del realismo mágico, o quizá dadá: no hace falta exagerar una mijita, la realidad supera muyyyy largamente a la imaginación más calenturienta, y con abrir el ojo y poner en marcha la grabadora el 90% del curro está hecho.

Sospecho, hoy más que nunca, que los irreductibles que afirman que soy primo de Lele Mora y como él un mero producto de la insultante y excesiva modernidad mediática de B. no se equivocan para nada. Así que, como es de justicia, le doy las gracias a él también, fascinante, aterrador y adictivo fenómeno de feria, por tantos buenos titulares, tantas crónicas que se escriben solas, tantos delitos impunes, tanta capacidad de compra y supervivencia, tanta velina, tanto mafioso, tanto masón, tanta ley ad personam, tanto horror y tanta energía. No creo que haya hoy en el mundo cinco personajes dotados de semejante poder y atributos, y puedo anticipar solo una cosa. Nos enterrará a todos.

Cuando yo esté de corresponsal de un gratuito en Móstoles, o criando malvas junto al Calderón, él seguirá dando guerra y creando de la nada nuevos premios Cerecedos para la pequeña "posterioridad", que decía el Pollito de California, periodística.

Pagado el tributo al capo, una nota sentimental, o dos: jamás pensé que recibir una llamada telefónica de alguien llamado Pío Cabanillas iba a producirme semejante emoción. Confieso que cuando Diego Carcedo dijo "te paso a Pío Cabanillas", pensé que me iba a comunicar una querella de Acciona por haber metido alguna pata colateral en algún artículo sobre el puente del Estrecho de Messina o un destrozo similar. Pero no, Pío XIII era el presidente del jurado y anunciaba la buena nueva. Lagrimones corrían Iphone abajo.

Última cosa, esta algo más seria. Soy atletista, fumo más que Luis Aragonés y por tanto encajo casi cualquier cosa sin rencor y con cínica deportividad. Además, desciendo de la montaña oscense, y agradezco infinito haber podido aprender, trabajar y crecer durante 21 años en un diario que da a sus periodistas medios, protección e independencia para contar a los lectores lo que ven, sin presiones y en plena libertad.

Ese es el ingente patrimonio inmaterial de este periódico que ahora cumple 35 años. El resto lo pone la lealtad, la calidad y el compromiso de una Redacción profesional hasta el tuétano, sobrada de sensatez, amor al oficio y respeto a la inteligencia de los lectores.

Algunos de esos periodistas de una pieza ya se han jubilado, un puñado sigue al pie del cañón. Todo mi cariño y gratitud va hoy para dos amigos y compañeros, sabios y ejemplares. Como son como son, ninguno de los dos quiere ser citado. Pero ellos saben quiénes son. Muchas gracias a los dos. Este premio es para vosotros, profesores. Ex aequo con B., claro.

Viva vaticalia.


Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 jun 2011

El primo Lele duerme en el trullo

Por: Miguel Mora

 

Lele Mora ha dormido esta noche en San Vittorio. La cárcel de Milán. O en una similar. Que el primo Lele, dorado agente VIP, duerma en la trena de la patria en vez de en la cama plegable de Arcore supone realmente un serio problema de intendencia. ¿Quién llevará ahora a las churris a las villas del bunga bunga? Hay días que sería mejor no levantarse.

Lele, que está imputado por favorecer la prostitución, de una menor y x adultas (ya hemos perdido la cuenta) en las fiestas del premier vaticaliano, ha dado con sus huesos en el trullo por otro asuntillo de poca monta: la quiebra fraudulenta agravada de su empresa, LM. ¿Original, eh?

Los jueces consideran que los 18 millones de deudas que alegó como agujero el íntimo de Silvio para cerrar el chiringuito donde ejercía como agente VIP casi exclusivo de Mediaset no eran del todo deudas o pérdidas. Al parecer, al menos 8,5 millones los habría distraído de la caja, evadiendo así impuestos con facturas falsas y otras lindezas. Por ejemplo le compró ¡nueve! coches al fotochantajista Fabrizio Corona, adquirió algunas casas en Costa Esmeralda, Milán, chocillas acá y acullá...

La orden de arresto dice que tenía además un remanentillo en tres bancos de Suiza: los jueces, que como se sabe son comunistas además de alarmistas, lo mandan a la cárcel porque temían que se largara túnel de San Gottardo arriba. Los bancos suizos no son cualquier banco.

Uno es el Banco Arner, donde B. tiene la cuenta número uno y la familia los correlativos. A Lele le hicieron cliente de honor y le dieron 100.000 euros por llevar a muchos clientes, cuenta L'Espresso. Otro es el BPL Suisse, que estuvo al servicio de Cosa Nostra y en 2003 fue comprado por Gianpiero Forani, condenado por el escándalo Antonveneta (con el ex gobernador del Banco de Italia) y procesado por el crack Parmalat. Y el tercero es la Bsi (Banca de la Suiza Italiana), que pertenece a Generali, donde mandaba Cesare Geronzi, otro buen amigote de B.

El juez define al "talent scout" (ja ja ja) en pocas palabras: tiene "tendencia a delinquir", "abundantes precedentes penales por delitos administrativos", y "en materia de sustancias estupefacientes", "probada capacidad para ponerse frente a la ley penal", y para "contaminar pruebas" con "relevante intensidad" y "profesionalidad criminal".

Lo más bonito es que, según escribe L'Espresso, Mora arriesga otra imputación. En el interrogatorio de los fiscales Eugenio Fusco y Massimiliano Carducci, el 10 de enero, dijo que se licenció en Economía y Comercio por la Universidad de Bolonia y que era Honoris Causa en Ciencias de la Comunicación en el IULM. Falsas ambas cosas, según las universidades. Como aquel jefe de la Guardia Civil, ¿se acuerdan?

La ley permite a los imputados decir falsedades sobre cualquier cosa salvo sobre la filiación y los títulos de estudio. Si el tío se inventó dos títulos ante los fiscales, ¿qué no inventaría luego?

Como saben, este notorio fascista, calvo y regordete que tan buenos ratos nos ha hecho pasar es uno de los personajes clave de esta larga era vaticaliana cada vez más caracterizada por un hecho: algunos de los peores sinvergüenzas del país han encontrado refugio ora en palacio Chigi ora en palacio Grazioli como asesores áulicos e íntimos del Sultán.

Hoy se ha sabido también que Luigi Bisignani, ese supuesto Licio Gelli parlanchín que trabajaba en palacio Chigi, usaba papel estampado con el sello oficial de la presidencia del Gobierno para escribir sus pizzini (notas de estirpe mafiosa) o sus veline (notas de origen fascista).

Por supuesto, B. no sabría nada de ello y si lo sabía le parecerá normal. O quizá es que un día Bisi pasó por allí y le mangó unos folios al Gentiluomo de su Santidad Gianni Letta...

Este, por cierto, parece haber cambiado de idea y de declaración y ahora ha dicho que sí, que Bisi le informó de la investigación judicial en curso. El otro día, empero, había "caído de las nubes". Es lo que tiene ser gentilhombre de su Santidad y trabajar junto al líder máximo a la vez. Qué manera de subir y bajar de las nubes, que viva el Atleti...

Lo realmente pavoroso, adesso che ci penso, es la tendencia que tiene el todavía jefe de la derecha italiana a rodearse de: espantajos, mentirosos, delincuentes confesos, mafiosos convictos, abogados ingleses corrompidos, jueces comprados por sus propios abogados, maestros masones con despacho y papel timbrado, coroneles campanos camorristas, mozos de cuadras que resultan ser asesinos de Cosa Nostra en las horas libres, sobrinas de Mubarak marroquíes que solo aspiran a ser depiladoras láser, higienistas dentales falsas de lengua madre inglesa, curas que montan hospitales y deben 900 millones de euros, ministros indagados por todo tipo de delitos (y faldas), presentadores de telediarios que se van de viaje a las Maldivas con la VISA de la empresa, otros presentadores que llevan a putas de paseo en el coche por las noches, directores de periódico expulsados del colegio de periodistas, ministras escapadas del calendario de un taller y aliados que podrían ser denunciados cada cinco minutos por incitar al odio racial.

Perdón por la enumeración irrespirable. Pero ¿acaso los atrae como un imán? ¿Es que este hombre no conoce a nadie normalucho, un fontanero que cobre el IVA, un taxista que vaya por el camino recto, una secretaria regordeta y fea, un camarero con la mili hecha y el certificado de penales limpio?

Con cuatro juicios pendientes, y los que vendrán, la masonería instalada en el despacho contiguo, Nápoles otra vez inundada de basura, Lele en la trena y la Liga echada al monte y mirando la hora, el panorama no se presenta menos esplendoroso, sin embargo, en el plano de las finanzas del Estado.

Mientras el prócer sigue diciendo que no hará ajustes "a sangre y lágrimas" y que bajará los impuestos en cuanto tenga un hueco en la agenda, hoy Moody's ha anunciado que ha puesto también en el punto de mira el endeudamiento de cinco empresas públicas del Belpaese (Enel, Eni, Finmeccanica, Poste y Terna: todas ellas tocadas por Bisignani, será el azar) y de 23 ciudades, provincias, regiones y entes.

Están en riesgo de ver rebajada su clasificación las regiones de Trento y Bolzano, Basilicata, Emilia Romaña, Liguria, Lombardía, Las Marcas, Sicilia, Toscana, Umbría y Véneto. Las provincias de Arezzo, Bolonia, Florencia, Génova, Milán, Turín. Las ciudades de Bolonia, Florencia, Milán, Siena y Venecia. La Caja del Trentino y Finlombarda.

La impresión es cada vez más insistente. Esto está petando, amigos. El último que apague la luz y recoja los restos del bunga bunga, o fiesta elegante.

La verdad es que el título del Economist dio en el clavo. El hombre que se folló a un entero país. Como no se vaya pronto con Lele a San Gottardo, o San Vittorio, no deja vivo ni el prado de Pontida.

El gran Zizek también tenía razón: hacía falta un Berlusconi para darnos cuenta de hasta dónde somos capaces de llegar y para desencadenar la llegada de la revolución.

Pero no teman, no será ni hoy y ni mañana. Hoy y mañana los bárbaros soñadores de Bossi y los Responsables de Scilipotti votarán como un solo enano y mantendrán en su puesto por unas semanas más al mejor primer ministro vaticaliano de los últimos 150 años.

A veces la Historia es caprichosa, y la suerte de todo un pueblo depende de un par de bufones y de un líder de la oposición en la sombra, Massimo D'Alema, ese periodista que entretiene la vejez charlando con masones que amenazan a las periodistas y que meses después purga a la periodista amenazada.

Como decía Morente, ¿con amigos así quién necesita enemigos?

Solo cabe esperar que, cuando se encienda el aspirador de políticos fuleros y empiece la limpieza en serio, el Robespierre del PD le guarde al asesino de la renovación de la izquierda un hueco de honor en la bolsita del polvo, y lo deposite luego en el peor cubo de basura de Porta Portese.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 jun 2011

En la salvaje pradera de los camisas verdes

Por: Miguel Mora

244261_663998_Pontida78_11943029_medium
Allá vamos, a Pontida, la sagrada pradera donde la Lega Nord ladra cada año contra esa Roma ladrona de cuyo Gobierno central forma parte desde hace una década.

Ahí tienen el escenario de este año: "Hacia la libertad", dice.

Quizá sea premonitorio, pero a bote pronto es irónico: hoy hablará solamente Umberto Bossi porque ha censurado toda disensión interna. Se siente Papa, o monarca padano finalmente. Barbaverde I. Y eso es todo un síntoma de debilidad que celebramos con alborozo: significa que, como a su amigo Silvio, a  Bossi le quedan dos telediarios (de Minzolini).

La Liga sabe muy bien que esto se ha acabado, amigos: Moody's ha hablado finalmente, y eso es una cosa seria. Pero calla corazón, eso a Bossi le da igual. Él va a interpretar de nuevo el irresponsable papel del viejo autonomista bandolero. Será un patético canto del cisne, no lo duden. Un ultimátum infumable y cobarde, para no pasar a la historia como el infame que dejó caer a B. Pedirá que cuatro ministerios sean trasladados al norte, pedirá que se apruebe la reforma fiscal bajando los impuestos a las empresas, pedirá que la OTAN devuelva a los refugiados libios en alta mar. Pedirá la luna y la secesión y dirá que los fusiles están cargados para que los suyos vean que él no se arruga ni ante Roma ni ante Obama.

Demasiado tarde, caro Senatur. Incluso los súbditos están hartos de tanto camelo y muchos le han abandonado a mitad de ultimátum, igual que otros súbditos abandonaron a Berlusconi el otro día y le dejaron hablando solo por teléfono ante una sala vacía. B. y B. hace tiempo que hablan solos. El país mira hacia delante, y ellos hablan de sus cosas. Quizá todo lo que pida hoy Bossi será concedido por el gran timonel, para poder aguantar la comedia unos días o unas semanas más. Pero nada de ello será cierto. Como siempre, será cartón piedra, propaganda, humo, demagogia, televenta, trila.

Tan falso como la mitología de la pradera sagrada de la guerra contra Barbarroja, tan falso como la Padania, tan falso como el Carroccio, tan falso como el pelo de Berlusconi.

La era de las falsedades y los embustes y los ancianos que hablan solos se ha terminado. La macroeconomía e Internet han acabado con ella. Por un lado, ineficacia, reformas nunca hechas, insultos, crecimiento del 0,2% anual. Por el otro, inteligencia, esperanza, vídeos satíricos, parodias. Los italianos ya no tragan más bulos. La cuota está agotada. Han despertado por fin y han protestado el cheque en blanco que firmaron en 2001. Hoy hasta los analfabetos saben que el talón no tenía fondos. Que las reformas prometidas eran un engañabobos. Y que a la vuelta de la esquina espera Moody's. Quizá la quiebra griega. Y tal vez disturbios, ojalá que no. Pero la cosa se ha puesto muy mala, y los incapaces deben hacerse a un lado. Dejar paso.

No sabemos a quién, eso ahora da igual. Llegará alguien, cualquiera, y lo hará mejor. Esta vez, el reto no tiene billete de vuelta. Si Berlusconi y Bossi siguen agarrados más al poder, Italia acabará mal. A ninguno de los dos les importa un rábano el país. No ven más allá de sus orejas. Nunca lo han hecho, pero la séptima economía del mundo lo aguantaba todo. Ahora eso pasó a mejor vida. Y cuanto antes se larguen ambos, mejor para Italia. Y para Europa.

Hoy asistiremos probablemente al último discurso de Bossi en Pontida. Dentro de un año, su fascismo xenófobo, su racismo criminal (que nadie se atrevió a sacar de la UE ni a denunciar en el juzgado), sus ambiguas amenazas, sus incitaciones a la violencia, sus pulgares hacia arriba o hacia abajo, sus peinetas y sus insultos a los periodistas serán solo historia. Trágica, pero historia.

En breve, el Senatur volverá a la hostería de la que nunca debió salir para pontificar sobre cómo deberían ser Italia y Europa. Visto ahora, en este delirio solitario y final, y tras haber traicionado todas sus falsas apelaciones a la ética apoyando a un jefe y a un Gobierno pluriimputados, resulta incomprensible que en vez de haberse pasado la vida blasfemando contra los napolitanos y los negros en un bar de la Lombardía profunda, este especimen de antipolítico troglodita, que como todo legado deja Miss Padania y como delfín a La Trucha (su hijo), haya llegado a ser ministro y diputado de la República italiana y pasado media vida recibiendo elogios a su buena cabeza y a su infalible olfato.

Pensándolo bien, Bossi ha sido uno de los dos elementos indispensables para que el berlusconismo se inflara y luego se viniera abajo y tocara fondo. Ahora que se está hundiendo con su compadre de las cenas de los lunes en Arcore, solo cabe desearle un largo descenso y enviarle una afectuosa maldición gitana, sabiendo lo mucho que le gustan los calés: que conozca apenas una décima parte del dolor que su intolerable manera de reducir el mundo ha provocado a quienes vinieron a Italia pensando que era la tierra del derecho y la acogida cuando, en realidad, era un lodazal sin ley gobernado por un sheriff aldeano que lanza espumarajos por la boca y viste pañuelos verdes.

No hay ninguna duda. El mundo será un sitio mucho más agradable y vivible cuando se haga a un lado.

Y la verdad, ya va siendo hora. 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

 Bisi

En Vaticalia nada pasa por casualidad, el azar no existe. Si un partido acaba 3-3, es porque mucha gente importante ha apostado al 3-3. Si la prensa anticipa que el Papa va a nombrar a Angelo Scola arzobispo de Milán no es porque lo vaya a nombrar sino porque alguien importante quiere que lo haga. Y si un juez se atreve a ordenar el arresto de Luigi Bisignani (en la foto), es porque el chiringuito, el sistema de poder que ha gobernado el país desde 1994, está acabado y listo para caer.

En Roma se dice que Bisignani es el jefe de Gianni Letta, quien a su vez es el número dos de Berlusconi. Pero la jerarquía entre los tres no está clara. Letta recibe órdenes del Vaticano y de Andreotti, y además de ser secretario de Estado de la presidencia del Gobierno es Gentilhombre de su Santidad (si leen el reportaje Vaticalia, que está ahí al margen y dio origen a este blog, sabrán más cosas). Pero una vez alguien le preguntó a Berlusconi sobre Luigi Bisignani, y dijo: "Es más potente que yo".

De esto se infiere que Bisignani, al que muchos llaman San Luigi de los Misterios, es, o bien el Papa italiano, o bien un nuevo Provenzano, o bien el heredero de Licio Gelli, el venerable maestro que fundó la logia P2. De momento, los jueces de Nápoles le acusan de la tercera opción: de haber formado una asociación secreta destinada a fabricar chantajes y dossieres para lograr nombramientos e información judicial confidencial para influir en órganos constitucionales; es decir, de haber montado la P4. Pero para acabar de complicar la cosa han pedido al Parlamento permiso para detener también a un diputado del PDL, un magistrado en excedencia llamado Papa. Alfonso Papa.

Bisignani ha confirmado a los fiscales que Papa era su topo en algunas fiscalías y le informaba sobre las investigaciones judiciales que tenían relación con Letta y Denis Verdini, el coordinador y banquero del PDL. A lo que Letta ha respondido con una lacónica nota que afirma: "Caigo de las nubes. No he tenido ninguna información sobre ningún proceso". Un débil, místico y significativo desmentido que Andreotti habrá censurado sin duda. Como él decía, desmentir una noticia es darla dos veces.

Ayer, Berlusconi, Letta, Angelino Alfano y Niccolò Ghedini, abogado del primero, mantuvieron una larga cumbre en palacio Chigi. El tema era Bisignani, un personaje que se movía a sus anchas por las dependencias de la presidencia del Gobierno. Desde hace muchos años. Algunas voces, como Antonio di Pietro, han dicho que el espíritu de Tangentopolis ha regresado a las instituciones.

Bisignani (Roma, 1953) estaba inscrito desde muy joven a la P2 de Gelli y fue prohijado por Andreotti a la muerte de su padre. Empezó siendo periodista en Ansa y acabó siendo expulsado del colegio profesional tras ser condenado en el maxiproceso Mani Pulite por el escándalo de las comisiones millonarias de Enimont. Es lo que se llama un faccendiere. Dirige una gran tipografía llamada ILTE, ha escrito algunas novelas de espías (alguien le llamó el Ken Follet italiano), pero su gran momento fue otro: lo cazaron  mientras ingresaba 9.000 millones de liras (unos 900 millones de pesetas de entonces) en las cuentas secretas del IOR, el banco vaticano, a nombre de una asociación para los niños pobres.

Como ven, todo vuelve a los grandes misterios del pasado vaticaliano, del cual esta época que hemos convenido en llamar berlusconismo es solo una prórroga hortera, colorista y bufa.

Concita
Una de las piezas periodísticas más impresionantes que he leído en bastante tiempo fue el editorial que firmaba ayer Concita de Gregorio, la directora de L'Unitá, amiga entrañable y espléndida pluma. Contaba que, cuando hace un año publicó por primera vez el nombre de Bisignani en un artículo preguntando por qué tenía despacho en la presidencia del Gobierno, aquella misma mañana, muy temprano, recibió cuatro llamadas en su despacho.

"Una era de un ex director de periódico que me felicitaba, me dijo, por 'haber tenido el coraje de meter el dedo en la herida', escribe De Gregorio. "Otra, de una colega célebre y perenne, fuente oculta y habitual de un sitio web dedicado al ajuste de cuentas, uno de esos lugares on line donde cualquiera hace saber lo que no puede decir para poder recogerlo así después como noticia: preguntaba si yo sabía algo más".

La tercera llamada, continúa, "era de un parlamentario con una larguísima historia en el área que una vez fue andreottiana (probablemente, se refiere al notorio fascista Ciarrapico). Y la última, y la más importante, llegó directamente desde palacio Grazioli (residencia romana de Berlusconi) a través de la centralita del Viminale, la Batería".

'Mi querida señora -me dijo este- por la estima que le tengo me permito ponerla en guardia sobre posibles errores. No quisiera, sinceramente, que tenga que arrepentirse después. Usted sabe mejor que yo cómo son de insidiosos algunos terrenos, y cuán sembrados están de trampas. Tenga cuidado y no se deje instrumentalizar, no dé pábulo a voces interesadas e injuriosas. Sería una pena: nos obligaría a  prescindir de una voz que es tan importante para nuestro país".

Da miedo, ¿no?

BIsignani es, como ha dicho el ministro Brunetta sobre los precarios, la encarnación de la peor Vaticalia. Esa Vaticalia gris y democristiana, beata devota, mafiosa y masona: la refinada y maligna Vaticalia de Licio Gelli, Giulio Andreotti y Francesco Cossiga, Roberto Calvi y Sindona, Marcinkus y los alegres financieros que hicieron santo al fundador del Opus Dei.

Con los años, se ha convertido en una Vaticalia más basta y menos atractiva, con Flavio Briatore y Daniela Santanché, Alfonso Signorini, Guido Bertolaso y Angelo Balducci, con los altos funcionarios que intercambian contratos públicos con las Compagnie delle Opere de Comunión y Liberación, los editores de periódicos y dueños de clínicas privadas, y los dinosaurios de la supuesta izquierda, cómplices de segunda y aprendices de alquimistas dispuestos a traicionar a su madre con tal de seguir medrando.

Es ese mundo de momias muy potentes y peligrosas al que Internet y 27 millones de jóvenes y ciudadanos que finalmente han entendido cómo están las cosas acaban de poner en su sitio con dos votaciones históricas, convirtiendo de un solo golpe a Berlusconi, a Letta, a Bossi, a D'Alema, a Casini y a tantos otros en puras máscaras fantasmales, en viejos retratos en blanco y negro.

Según De Gregorio, ese mundo "está destinado al polvo". Pero antes de morir del todo volverá a hacer lo que hizo ya hace 17 años: sembrar el país de maledicencias, chantajes y fango. La agonía ha empezado, se está produciendo, y la basura no ha hecho más que empezar a emerger. Liberarse de ese submundo de corrupción, espionaje, religión, masonería, mafia y latrocinio sistemático costará años, lágrimas y sudor. Esperemos que no cueste también sangre.

De Gregorio termina así su soberbio artículo: "La corrupción es el cáncer de este sistema: se lo decía el otro día al ministro Fitto y recibí a cambio solo insultos, pero no hacía sino repetir las últimas palabras como gobernador de Mario Draghi (futuro director del BCE). No habrá crecimiento sin legalidad. No habrá trabajo ni futuro para los jóvenes que fueron el domingo a las urnas mientras las llaves de mando sigan en manos de las eminencias negras. Esas que tienen el despacho en Palacio Grazioli, por ejemplo, y que nadie nos ha explicado todavía para hacer qué, ni por cuenta de quién".

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 jun 2011

Un alud de votos sepulta el berlusconismo

Por: Miguel Mora

C63e7e9d21a9b2871387a00207f13e8d

Napolitano voto per referendum 2011_280xFree

De derrota en derrota hasta la victoria final. Es lo bueno que tiene Berlusconi. Es un populista pero solo si el pueblo está a favor. Cuando el pueblo está en contra y le pone en su sitio, hace como si lloviera. Sucedió hace quince días tras las municipales. Recibió una tunda de cuidado, y dijo: "No pasa nada". Como sus sondeos probablemente le sugirieron que venía una nueva derrota en el referéndum, antes de retirarse a Villa Certosa para invitar a los suyos a la abstención con el ejemplo se cubrió las espaldas diciendo: "Estos referéndums son inútiles. Si perdemos no pasa absolutamente nada".

Lo que ha pasado es, sin embargo, todo. Han sido dos varapalos de enorme significado político en solo dos semanas. Un alud de votos le ha dicho a Berlusconi que ya no tiene legitimidad para seguir gobernando. Que la mayoría parlamentaria adquirida en la subasta de tránsfugas no representa a la mayoría social del país.

La consulta popular, la primera de carácter derogatorio que sale adelante en 15 años, ha aniquilado el corazón de su política energética, el programa nuclear, y las trampas que Berlusconi intentó hacer sobre la marcha tras la tragedia de Fukushima para hurtar el voto a los ciudadanos. Además, el pueblo le ha recordado que en las democracias la ley es igual para todos, al derogar la ley 'ad personam' del legítimo impedimento, pese a que el Constitucional ya la había corregido en su día. De paso, ha abolido la privatización del agua y la posibilidad de subir las tarifas un 7% sin mejorar el servicio, dos gestos que niegan la tradicional alergia de Berlusconi hacia el sector público.

Las cifras del entusiasmo participativo no ofrecen dudas: se trata de un voto masivo y por tanto político. Cerca de 27 millones de personas han acudido a las urnas sabiendo que, al hacerlo, estaban sepultando el berlusconismo para siempre. Ahora, si Berlusconi fuera razonable y quisiera a su país, como siempre ha dicho, debería dejar lo antes posible el Gobierno y subir al Quirinal para poner su cargo a disposición del presidente de la República.

Las televisiones, por cierto, no emitieron ayer la imagen de Giorgio Napolitano depositando sus papeletas en la urna. Hoy, Berlusconi ha dado por perdido el referéndum horas antes de que se cerraran las urnas. Dos ulteriores e inútiles ramalazos censores que resumen una era marcada por la manipulación mediática.

La derrota es especialmente significativa porque se ha producido contra las televisiones, desmintiendo así el viejo sofisma que dice que sin televisión no se ganan votaciones. Un enorme movimiento popular, nacido desde abajo como en las municipales, ha desobedecido las llamadas a la abstención del Gobierno (y las dudas iniciales de una parte de la jerarquía del Partido Democrático), y ha puesto de nuevo a Italia, a la denostada Italia de Berlusconi, a la vanguardia de Europa. Irónico pero cierto.

Berlusconi no dimitirá, pero por amor de patria no tiene otra opción salvo irse a casa y dejarse procesar limpiamente, como un ciudadano más. Lo contrario será alargar la patética ficción de un Gobierno incapaz de gobernar desde hace meses y que no logra ponerse de acuerdo ni siquiera para aprobar el ajuste fiscal que exige Bruselas. Si sigue en el poder, solo contribuirá a aumentar los recelos de los mercados sobre la deuda italiana. Y aferrarse al cargo durante dos años más exasperaría aun más a los indignados, hartos y santos ciudadanos que han sufrido nueve años de mentiras, humillaciones y desastrosa gestión económica, con un crecimiento del 0,2% anual, solo superior al de Haití y Zimbawe.

El hombre que para ausentarse de sus juicios pone por delante su condición de gobernante y dice ser la encarnación del voto soberano ha sido vapuleado por ese mismo voto; y con él, de nuevo, sale muy tocado su aliado de la Liga del Norte. Umberto Bossi, otro gran demócrata de ocasión, afirmó antes del referéndum: "Espero que los italianos no vayan a votar". Lo han hecho, y parece hora de que la Liga inicie también una renovación profunda. Mejor si es desde la oposición.

La masiva participación en un referéndum, por mucho que lo nuclear sea un tema muy sensible, revitaliza la herramienta de la democracia directa, esa que reclaman en España los indignados de Sol. Italia nos recuerda que, pese a 17 años de abusos y propaganda, la gran cultura política que todavía mantiene el país puede ser un arma muy valiosa en los momentos más difíciles.

Cuando la partitocracia era una casta, la antipolítica reinaba y la democracia parecía en riesgo por la deriva de la guerra de Berlusconi contra los jueces, ha resurgido con fuerza imparable la ciudadanía para afirmar que en las democracias deciden los ciudadanos.

Criticados fuera del país por su excesiva tolerancia, y humillados dentro por una clase política que explota cierta tendencia genética a la anarquía y el individualismo, los italianos han hablado como un pueblo maduro y responsable, demostrando un coraje cívico y una sensibilidad democrática admirables. Solo cabe darles la enhorabuena, y desearles que acabe lo antes posible la pesadilla de la política gore, el velinismo y el bunga bunga. 

Una última cosa: Pierluigi Bersani, al que alguna vez en este espacio se ha criticado por su indolencia y su bonhomía algo fúnebre, es el típico caso del antihéroe que se convierte sin querer en el elegido por la providencia. Ahora solo le falta desembarazarse de Massimo D'Alema para convertirse en el líder del cambio. Las últimas citas con las urnas demuestran que no son tiempos de aparatchiks, sino de escuchar e implicarse con las bases (también las católicas, que han demostrado ser más de izquierdas que sus políticos).

Si se piensa bien, hacía falta un hombre así, bueno, honrado y de pueblo, para acabar con la larga farsa del magnate contador de chistes.

Puede que incluso le echemos de menos, porque todo lo tragicómico tiene siempre su punto, pero 17 años han sido realmente demasiados. Eso han dicho hoy los italianos.

Confiamos, por el bien de todos, en que la familia se lo haga saber a la mayor brevedad.

Viva Vaticalia libre.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Papa_berlusconi
Cuando escribíamos hace unas semanas que las bases católicas vaticalianas cuando se enfadan es que se enfadan de verdad no nos referíamos a tanto. Pero el Papa ha hablado, a tres días del referéndum sobre el nuclear que tanto asusta a Berlusconi, y sin pelos en la lengua: ha pedido el voto contra la energía atómica. Tal y como lo oyen. O como se dice en Vaticalia: "L'ha detto papale papale".

Filippo di Giacomo, al que aquí acusamos entre bromas y veras de haberse dado al opio del pueblo el día del beato JP2 por decir que B16 hizo un discurso gramsciano, ha llamado para quejarse y exigir "pentimento". Concedidos esos tres Avemarías, lean las palabras de Su Santidad Ecológica ante los embajadores de Moldavia, Guinea Ecuatorial, Nueva Zelanda, Belice, Siria y Ghana:

 "Los Gobiernos deben utlizar energías respetuosas con el medio ambiente, evitando recurrir a una tecnología peligrosa para el hombre".

Ratzinger era ya un convencido militante antinuclear cuando ejercía de cardenal en Alemania. Su pensamiento ecológico se ha reforzado y le aleja además de JPII, que llegó a albergar congresos en el Vaticano con científicos favorables al átomo. Ahora, Benedicto XVI ha organizado un rezo por al agua pública, lo que hace subir a tres síes (es decir, nones al Gobierno) la posición vaticana ante los cuatro refrendos del domingo y lunes.

Tras lo de Fukushima, el Papa parece haberse reafirmado en sus ideas sostenibles: "El primer semestre de este año ha estado marcado por innumerables tragedias que han golpeado a la naturaleza, a la tecnología y a las personas", ha dicho, sutil. "Todos los Gobiernos deben esforzarse en proteger la naturaleza y ayudarla a cumplir su papel esencial en la supervivencia de la humanidad". 

El parlamento ha concluido con algunas ideas, estas sí realmente gramscianas, o al menos antiberlusconianas: "Las Naciones Unidas parecen ser la sede natural para una reflexión como esta, que no debe quedar oscurecida por intereses políticos y económicos ciegamente partidistas, para cumplir el objetivo de privilegiar la solidaridad sobre el interés personal".

Como ven, solo le ha faltado decir que alguno en el Gobierno italiano pilla comisiones de las empresas que construyen las centrales en Italia. O quizá lo del interés personal se refiera a Paolo Scaroni, consejero delegado de ENEL, que ha afirmado estos días que los refrendos abrogativos son una locura. O bien estamos sordos y ciegos, o mucho nos tememos que el subtexto es ese.

Por supuesto que la Curia ha tratado de suavizar la invectiva papal, diciendo que fue escrita hace "bastante tiempo". Manera hábil de decir que el Papa la tenía ahí guardada y ha querido soltarla precisamente tres días antes de la consulta popular. Justo en el momento en que B. ha confesado que no piensa ir a votar. Fíjense bien: no votará no, sino que ni siquiera irá a votar. Ole.

La estrategia defensiva es tan cobarde como hipócrita. Si votara no, que parece lo lógico en un presidente de un Gobierno democrático, el voto sumaría para el quórum, que debe alcanzar el 50% de los censados más uno, es decir unos 25 millones de personas contando los 3,2 millones que viven fuera. Pero la única táctica del Gobierno consiste en torpedear el quórum, ni siquiera osa defender en buena lid democrática las leyes que ha aprobado. Esto da una idea de la confianza que tiene Berlusconi en el pueblo que le eligió hace tres años. Y de lo identificado que debe sentirse su electorado con él.

Como algunos ya sabrán, casi 50 millones de italianos han sido llamados a pronunciarse sobre cuatro cuestiones. Que aquí se llaman quesiti. Por eso hay cuatro papeletas de colores diversos, una por cada quesito. Los cuatro quesitos con los que los vaticalianitos se aprestan a dársela con quesito a Berlusconi, son estos.

QUESITO 1. Papeleta rosa. Derogación de la ley que acelera la privatización del agua pública. Para los amantes del detalle, transcribimos a continuación el texto íntegro de la pregunta (nos permitirán no traducirlo, porque no se puede y además es imposible). "Volete voi che sia abrogato l'art. 23 bis (Servizi pubblici locali di rilevanza economica) del decreto legge 25 giugno 2008 n. 112 "Disposizioni urgenti per lo sviluppo economico, la semplificazione, la competitività, la stabilizzazione della finanza pubblica e la perequazione tributaria", convertito, con modificazioni, in legge 6 agosto 2008, n. 133, come modificato dall'art. 30, comma 26, della legge 23 luglio 2009, n. 99, recante "Disposizioni per lo sviluppo e l'internazionalizzazione delle imprese, nonché in materia di energia" e dall'art. 15 del decreto legge 25 settembre 2009, n. 135, recante "Disposizioni urgenti per l'attuazione di obblighi comunitari e per l'esecuzione di sentenze della Corte di giustizia delle Comunità europee", convertito, con modificazioni, in legge 20 novembre 2009, n. 166, nel testo risultante a seguito della sentenza n. 325 del 2010 della Corte costituzionale?".

QUESITO 2. Papeleta amarilla. Abrogación del cálculo de las tarifas del agua según el capital invertido por la compañía (aumentos de un 7% en la factura sin mejorar el servicio a cambio). Texto: "Volete voi che sia abrogato il comma 1, dell'art. 154 (Tariffa del servizio idrico integrato) del Decreto Legislativo n. 152 del 3 aprile 2006 "Norme in materia ambientale", limitatamente alla seguente parte: "dell'adeguatezza della remunerazione del capitale investito?"

QUESITO 3. Papeleta gris. Abrogación de las nuevas normas que consienten la producción de energía nuclear en territorio nacional. Se pide cancelar el apartado 1 y el apartado 8 del artículo 5 del Decreto Omnibus, que aprobó una moratoria nuclear por tiempo indeterminado. Texto: "Volete che siano abrogati i commi 1 e 8 dell'articolo 5 del d.l. 31/03/2011 n. 34 convertito con modificazioni dalla legge 26/05/2011 n. 75?".

QUESITO 4. Papeleta verde. Abrogación de la Ley del Legítimo impedimento, que permite al primer ministro y a sus ministros invocar empeños institucionales para no acudir a los juicios donde estén acusados de delitos penales no cometidos en el ejercicio del cargo. Texto: "¿Volete voi che siano abrogati l'art. 1, commi 1, 2, 3, 5, 6 nonché l'art. 2 della legge 7 aprile 2010, n. 51, recante "Disposizioni in materia di impedimento a comparire in udienza"?

Esta última ley fue corregida por el Tribunal Constitucional, que dio a los magistrados la potestad de valorar la validez del legítimo impedimento invocado por el jefe de Gobierno. Antes bastaba una simple autocertificación de la presidencia del Consejo. Se trata de una norma 'ad personam', y como tal, su posible abrogación tendría un gran peso político.

¿Ganarán los cuatro síes, es decir serán derogadas las cuatro leyes? ¿Alcanzará el fatídico quórum la oposición? ¿Será la nueva cita con las urnas un ulterior voto de castigo a Berlusconi? Las dudas son grandes y peliagudas, pero la mayor incógnita es esta: los residentes en el extranjero han tenido que responder al quesito del nuclear con unas papeletas inservibles, que hacían referencia a la ley anterior al Decreto Omnibus, que fue aprobado por el Gobierno a consulta ya fijada precisamente para tratar de sortear sobre la marcha el referéndum, con la idea declarada de seguir construyendo las centrales más adelante.

Cualquiera de estos votantes estafados podría impugnar, por tanto, la votación, lo que aplazaría el resultado real semanas o meses. Por otro lado, el Gobierno puede decidir no contabilizar esos votos, pero difícilmente lo hará porque eso ayudaría a los adversarios a alcanzar el quórum. Pero, si los cuenta viendo quizá que eso le permite salvar el cuello, Antonio di Pietro, el impulsor de los cuatro quesitos, ya ha anunciado que recurrirá al Supremo.

Conclusión: como suele pasar en Vaticalia, al final la última palabra estará en manos de los jueces comunistas. Con lo cual, el trilero que hizo trampas a mitad de partido podrá convertirse, una vez más, en una pobre víctima inocente de la dictadura de las togas rojas.

Salud y libertad.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 jun 2011

Madonna llama al voto en el referéndum

Por: Miguel Mora

 

Otra vez, la genial Sora Cesira sacude el laboratorio político vaticaliano con un nuevo vídeo satírico que llama a la ciudadanía a votar en el referéndum de los días 12 y 13. Alcanzar el quórum del 50% más uno de los censados es el complicado objetivo de la oposición, y la movilización de la sociedad se realiza sobre todo en la calle y por Internet, dado que las televisiones han intentado bombardear la consulta por orden del Gobierno. Los telediarios de RAI1 y RAI2 han llegado incluso a informar mal de las fechas de la votación, lo que significa que Berlusconi sabe bien que si pierde su situación será poco menos que insostenible.

Cesira, una romana anónima, utiliza esta vez una canción de Madonna para pedir a sus paisanos en su peculiar mezcla de inglés e italiano macarrónico: "Strike the Nano", "send this people all to fanculo". La canción resume las cuatro preguntas del referéndum: "La legge to evitate tribunal if they have tennis lessons or a big attack of cacarell" (el legítimo impedimento de Berlusconi); "we pay for water like it is wine" (las dos cuestiones sobre la privatización del agua y las facturas calculadas según las lógicas de mercado), y las centrales nucleares: "If we make the centrals we accorciate our life".

El Tribunal Constitucional rechazó ayer el recurso de la presidencia del Gobierno contra la consulta del nuclear certificando así que Berlusconi solo había intentado evitar el referéndum al aprobar una ley que de hecho no suspendía el programa atómico. Hoy, Antonio di Pietro, que ha sido el impulsor de las consultas, ha anunciado que recurrirán al Tribunal Supremo si el Ejecutivo decide contabilizar los votos de los residentes en el extranjero para calcular el quórum.

Como del referéndum se ha hablado muy poco, solo unos miles entre los 3,2 millones de italianos expatriados habían votado hasta el 1 de junio, fecha límite para enviar las papeletas por correo. El problema es que lo hicieron con las papeletas anteriores a la promulgación de la ley-trampa. Dado que no ha dado tiempo a mandar las nuevas, parece lógico que los votos no se tomen en cuenta. La cosa  puede ser crucial para el resultado final, ya que 3,2 millones de personas suponen más del 10% de los 23,5 millones de votos necesarios para que haya quórum. Según Di Pietro, los que viven fuera "han sido privados de un derecho fundamental" y deben ser excluidos de las cuentas, ya que, si no lo son, eso implicaría subir el quórum hasta el 58% del censo.

Desde Barcelona, un barco traerá a cientos de desplazados para votar en directo. Tras la derrota sin paliativos en las municipales, el Gobierno está asustado y teme un nuevo voto de gastigo. Para intentar frenar la derogación del programa nuclear, el agua privada y el legítimo impedimento, los grandes demócratas de la derecha están promoviendo la abstención a toda costa. Bossi ya ha anunciado que no irá a votar, igual que otros ministros.

Algunos han recordado estos días que el socialista Bettino Craxi, poco antes de caer en desgracia definitivamente, invitó a los italianos a "irse a la playa" para no votar en un referéndum. Era 1991.

¿Estará su gran amigo ante una de esas sarcásticas repeticiones de la Historia?

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

06 jun 2011

¿Primarias en casa B.? Decide Bossi

Por: Miguel Mora

 

Bossi-tremonti2 Escribo desde Monza, a seis kilómetros de Arcore, territorio bunga bunga. La Región Lombardía organiza con la Unesco unas jornadas sobre el futuro del libro. Blogs contra periódicos, la economía del libro electrónico, los derechos de autor en la era digital... Roberto Formigoni, ya candidato confeso a la sucesión de B. y líder político de Comunión y Facturación, inaugura esta mañana el congreso junto a otros legionarios de B., los ministros Giancarlo Galan (Cultura) y Franco Frattini (Exteriores). A saber lo que les interesa a ellos el futuro del libro, estando como están, embebidos en la guerra de sucesión.

Unos piden congreso, otros piden primarias, y resulta curioso porque el Pueblo de la Libertad no es un partido. Es un pueblo, un polo, una marca, un club, más que un club, un monumento a la politica líquida concebida como una empresa. Hay un líder, presidente, patrón y dueño, y luego hay (desde hace dos días) un secretario político flamante y obediente (Angelino Alfano), y bajo él (se supone) tres coordinadores que se ocupan de contratar tránsfugas y otras actividades más o menos oscuras (Bondi, Verdini y La Russa).

Hay también una Oficina de Presidencia, que suele reunirse cuando hay que dar apariencia de legitimidad a una decisión del capo, y luego están los asesores externos, que son casi todos: Ferrara, Feltri, Belpietro... Pero no hay estructura, ni organigrama, ni comités, ni ejecutivas. Es una creación abstracta, una entelequia inventada por B. con una idea genial: no parecerse a un partido para evitar que los italianos, que detestan los juegos de la casta, lo identifiquen con la politiquería.

El problema es que cuando el capo patina, como ha pasado últimamente, no hay nadie detrás que ponga orden y seque el suelo. Y así estamos. Todos contra todos. Scajola (el que dimitió porque la 'cricca' de la Protección Civil le pagó media casa sin que se enterara) lidera una facción muy activa. Frattini lidera otra en la que solo hay tres ministras más. Cosentino 'O Mericano lidera la de los barones campanos afines a los Casaleses, hoy en franco retroceso ante De Magistris. La Russa lidera la corriente para-fascio-interista (de Milán). Bondi, la dimisionaria (ya lleva dos dimisiones en dos meses). Formigoni es el memores domini de la corriente ciellina-lombarda con derivadas bunga-bunga (él fue quien colocó de diputada regional a Nicole Minetti, que ahora resulta que nunca fue higienista dental de B. sino mera azafata -de congresos-). Raffaele Lombardo lidera la sección siciliana (aunque no pertenece al PDL). Dell'Utri, la mafiosa-masona. Tremonti, la federación liguista. Verdini, la bancaria. Y Gianni Letta, la democristiana old style, que por algo es gentilhombre del Papa.

Y eso es el partido inexistente de B. Un grupo de amigotes-empleados capaces de todo por contentarle.

B. ha dicho que es favorable a las primarias, siempre claro está que no se infiltre la izquierda. Es solo un truco para ganar tiempo y tener entretenidos a los muchachos. B. sabe mejor que nadie que las primarias del PDL no las convoca ni él, ni Alfano, ni Formigoni, sino Umberto Bossi. Él será quien elija, y ya ha elegido, al sucesor. Su nombre es Giulio Tremonti, míster Arrogant, el hombre que ha roto todas las marcas de deuda pública, evasión fiscal y estancamiento del PIB en Europa de la última década. Pero que así y todo cree merecer el Premio Nobel y el Oscar al ministro más serio por su tremendo rigor con el déficit y sus continuas descalificaciones al sur del país.

¿Se fiarían ustedes de aguien que acaba de obligar al programa de la RAI Report a emitir un "programa reparador" porque hace unos meses osaron explicar y criticar sus recortes lineales y al hacerlo "no recogieron ninguna opinión favorable" cuando fuera le estaban "aplaudiendo en Nueva York y Bruselas"? 

Pues ese es Giulio Temonti.

Como bien sabemos por la ley de Murphy, todo lo que puede empeorar, empeora.

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 jun 2011

Nostalgia de Rino Gaetano

Por: Miguel Mora

Gaetano
Aceptando que el Bella ciao es una tonada insuperable, dentro claro está de la limitada serie "inmolarse por la libertad", en la oleada de nostalgia que estos días parece resurgir como sentimiento anti-sistema debería entrar a hombros y por la puerta grande un artista genial, Salvatore Antonio Gaetano, más conocido como Rino Gaetano.

Ayer, 2 de junio, día de la República, se cumplieron 30 años justos de su muerte inexplicable que, vista desde la distancia, suena más bien a uno de esos asesinatos vaticalianos que se cierran sin culpables.

Seguir leyendo »

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 jun 2011

Todos a aprenderse el 'Bella ciao'

Por: Miguel Mora

 

Decíamos ayer: ni el centrismo fotocopiado y lúgubre del Partido Democrático, ni las formas templadas y sensatas de Giuliano Pisapia para gobernar Milán, ni el neopopulismo de izquierdas del poeta Nichi Vendola, ni el viento de los indignados de la puerta del Sol, ni siquiera el contagio de la primavera árabe o la rebelión silenciosa de las bases católicas y los cardenales anti Comunión y Facturación. La derrota de B. en las municipales, el hundimiento de la Liga en la Padania, la ascensión del joven Massimo Zedda en Cagliari, las 65 alcaldías que logra el PD y la espectacular remontada de De Magistris en Nápoles tienen un solo punto en común, una gran referencia ética e histórica: la Resistencia antifascista. Italia ha regresado al Bella ciao. Arriba en Nápoles. Aquí abajo en la plaza del Duomo.

Seguir leyendo »

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

SOBRE EL BLOG

Como dijo un alemán, Italia es como una diva de Hollywood: “Todos la miran admirados pero nadie la comprende”. Este año, el país festejará el 150 aniversario de la unidad y los 82 años de su divorcio del Vaticano. Pero ¿estamos seguros de que Italia y el Vaticano son dos Estados distintos? Uno vive subsumido en el otro, aunque no resulta fácil decir quién subsume más a quién. Lo único claro es que Vaticalia es una mina informativa: pecados y delitos, mafias y masonerías, santos y 'velinas', vida interior y noches locas, Ratzinger y Berlusconi... ¡Viva Vaticalia!

Sobre el autor

Miguel Mora

Miguel Mora. Corresponsal en Roma, antes en Lisboa, fue redactor en la sección de Cultura durante diez años y en la Edición Internacional durante cuatro. Trabaja en EL PAÍS desde 1992, es autor del libro ‘La voz de los flamencos’ y sigue siendo, pese a todo, un atletista empedernido.

ESKUP

Archivo

agosto 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal