Verne

Por: | 11 de octubre de 2014

No, ese "the real Banksy" al que sigues en Twitter no es el Banksy real

484779691

Spy Booth, obra de Banksy en Cheltenham, Inglaterra (Matt Cardy, Getty Images).

A Banksy no le representa ninguna galería, no está en Facebook y nunca ha usado Twitter. Eso explica en su web. Aun así, en Twitter existe una cuenta llamada @thereaIBanksy que suma más de 650.000 seguidores y que no pertenece al Banksy real, aunque haya podido colar como tal en alguna ocasión. Como cuando publicó un graffiti crítico con nuestra relación con los móviles. O cuando subió la imagen de una pintada protagonizada por Calvin y Hobbes.

Ojo, no engaña a nadie: en su bio dice claramente que se trata de una “fan account”  y que no es dueño de nada de lo que comparte. En su mayoría son obras del artista británico, pero también hay viñetas y frases que parecen salidas de un libro de Coelho. Además, la l de real es una i mayúscula (@therealBanksy con L es un chico que habla de sus cosas).

No es la única cuenta que adopta el nombre del artista. Con 215.000 seguidores encontramos a @BanksyOfficial. A pesar del adjetivo, también se define también como "fan account" y no sólo tiene un estilo similar a @thereaIBanksy, sino que algunos tuits coinciden. También hay publicidad de marcas de té y retuits de una cuenta parodia de Carrie Bradshaw. Sí, el personaje de Sexo en Nueva York.

No se vayan, aún hay más: @offlcialbanksy no es tan exitosa, a pesar de ni siquiera aclarar que no es oficial como asegura. Suma 15.700 seguidores y también publica viñetas y material que no tienen mucho que ver con el artista.

Otra cuenta banksyana es @banksyny, con casi 67.000 seguidores y sólo 72 tuits. Esta cuenta se abrió coincidiendo con la gira que hizo Banksy por Estados Unidos hace un año.

La gira americana supuso las únicas apariciones confirmadas del graffitero en redes (que se sepa, claro): su cuenta de Instagram, aún abierta, pero inactiva desde entonces, y los vídeos de su canal de Youtube, que incluyen la venta frustrada de originales.

Insisitimos: “BANKSY IS NOT ON TWITTER”, como nos recuerda paradójicamente @banksy, tanto en su bio como en su último tuit (publicado en febrero). Este es el único tuit que escribió, ya que el resto eran retuits de gente que le mencionaba, muchos poniendo en duda la posibilidad de que fuera, realmente, el artista, y otros al parecer confiando en que esto fuera cierto. Esta escasa actividad le bastó para alcanzar casi 10.000 seguidores. 

Precisamente uno de quienes intentó interactuar con @banksy era otra cuenta similar: @IamBanksy.

Este otro tuitero asume su condición de cuenta no oficial y, de hecho, se hace llamar “More Like Bunksy” ("más bien Bunksy"), dedicándose a enlazar noticias, textos e imágenes sobre arte callejero. Sólo tiene 691 seguidores, pero es muy activa, con unos 28.700 tuits.

La fugaz @CheltersBanksy nació este verano con el objetivo de quejarse en primera persona del hecho de que la obra Spy Booth fuera a trasladarse de las calles de Cheltenham a una galería de arte. La cuenta está actualmente suspendida.

Más discreta es @BanskyIdeas, que se define como el departamento de I+D de las oficinas centrales de Banksy y aclara que es una cuenta parodia. Apenas tiene actividad (dos tuits en septiembre y una veintena en todo 2014). En ella propone diseños al artista, como un Darth Vader con un huevo de chocolate por cabeza.

No sólo hay suplantaciones, homenajes y parodias en Twitter. En Tumblr hay otro Real Banksy, también con cuenta en Pinterest. Se presenta como el auténtico, pero es claramente paródico, con textos en los que explica su obra añadiendo al final frases como “¿qué opináis vosotros?”, o narrando supuestas anécdotas de la infancia. Lleva un año sin actualizarse.

Captura de pantalla 2014-10-09 a la(s) 16.41.08

Lo mejor: incluye gifs protagonizados por el supuesto Banksy real, con gafas y nariz falsas incluidas.

Bansky 1

Por otro lado, estamos hablando de Banksy, un artista que oculta su verdadera identidad y que además es crítico e irónico con la sociedad contemporánea.

Es decir, alguna de estas cuentas podría ser suya. O todas. Podría estar jugando con cómo las redes sociales construyen la imagen de una persona. O planteando lo poco que nos cuestionamos lo que vemos. Es decir, ahí pone que es "the real Banksy". ¿Por qué iba a mentir alguien en internet?

Podría ser. También podría ser que The Onion tuviera razón y Banksy fuera Rose Biggins, una londinense de 89 años.

Claro que lo más probable es que no.

Banksy


Sigue leyendo:
- Satán es mi arquitecto: introducción al brutalismo

 SÍGUENOS EN FACEBOOK | SÍGUENOS EN TWITTER

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre nosotros

En otras épocas, exploradores, aventureros y escritores recorrían el mundo buscando lo asombroso. Hoy internet nos expone a miles de maravillas por minuto. En Verne están las que nos fascinan.

Síguenos en Twitter y Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal