Verne

Por: | 15 de noviembre de 2014

Cómo calmar a un bebé: sabiduría de Youtube para padres desesperados

Por María Eugenia Redondo

De todos los misterios que entraña la llegada de un bebé al mundo, el Santo Grial es, sin duda, el secreto para conseguir que se calme cuando llora. Nanas, interminables horas en los brazos e incluso paseos en coche a horas intempestivas son algunas de las estampas típicas de los recién estrenados progenitores.

Algunos afortunados ya tienen su particular fetiche en forma de canción de Katy Perry o Bob Marley. Porque quién más y quien menos, en un momento de desesperación, ha acudido al ordenador y ha preguntado a Google y a YouTube cosas del tipo "¿Cómo calmar a un bebé en pocos minutos?" o "¿Cómo hacer que un bebé deje de llorar?".

En los tiempos de la pérdida de la tribu, donde los consejos de la abuela han quedado desfasados, internet es la luz al final del túnel. Si se puede aprender a hacer shushi y a tocar Stairway to heaven a la guitarra gracias a un vídeotutorial, ¿por qué no aprender a ser padre?

Estos son los vídeos para amansar a las fieras que te salvarán la vida, y el sueño.

1. El efecto Mozart (Más de 16 millones de padres desesperados)

En 1993, la revista Nature publicó un artículo que relacionaba la música clásica, en concreto la de Mozart, con la mejora del rendimiento cerebral. El texto daba validez a una creencia que empezó a circular años atrás sobre el efecto de la música de este compositor en la salud y especialmente en el caso de los bebés, cuyo cerebro está en desarrollo. Aunque la teoría ha sido ampliamente cuestionada, parece que a muchos les ha funcionado. Y, para no estar buscando una canción nueva cada 5 minutos, han aparecido cientos de vídeos con horas de sonatas de piano que han sacado de un apuro a muchos padres, según puede leerse en los comentarios. Como este: dos horas y 18 minutos de melodías compuestas por el músico austriaco con supuesto efecto hipnótico y estimulante.

2. El Oompa Loompa (casi tres millones de padres desesperados)

Hace un par de años, una pareja española decidió compartir con el mundo el curioso método que habían inventado para lograr que su pequeña, que en aquellos momentos tenía tres semanas, se sumergiera en el mundo de los sueños en cuestión de segundos. El truco es tan eficaz que ha sido compartido en muchas webs especializadas en bebés, donde ha generado miles de comentarios, la mayor parte positivos. También ha recibido algunas críticas que opinan que el éxito del Oompa Loompa se basa en tácticas potencialmente peligrosas como el masaje carotídeo o el síndrome del niño sacudido. Sin embargo, expertos como el neonatólogo Adolfo Gómez Papi lo han alabado. Gómez Papí, uno de los primeros en difundir el vídeo y en parte responsable de su viralidad, aseguraba en su perfil en Facebook que el método funciona sencillamente porque los bebés “están protegidos y en movimiento”. O lo que es lo mismo, se sienten igual que cuando viajaban dentro de la barriga de sus madres.

3. El anuncio japonés (más de un millón de padres desesperados)

Lotte, la mayor empresa de dulces de Japón, puso en marcha hace unos meses una campaña de publicidad muy peculiar. Se trata de un anuncio dirigido a madres treintañeras y sus hijos, en el que unas extrañas criaturas anuncian un dulce de leche japonés, cantan y bailan al son de una melodía que logra captar la atención de los bebés de forma automática. Para demostrarlo, la propia marca puso en marcha un estudio que analizó los comportamientos de 52 niños con edades de 0 a 3, a los que les pusieron el vídeo cuando estaban llorando. El experimento concluyó que la grabación lograba calmar el llanto de los pequeños en un 96,2 % de los casos. Aunque nunca llegaron a ahondar más en el tema, los responsables del estudio sospechaban que el rango y los efectos del sonido están detrás de la reacción de estos bebés.
 

4. Los bebés momia (miles de padres desesperados por cada vídeo)

Este truco consiste en envolver a la criatura como si fuese un rollito de primavera y lograr que se calme en menos de un minuto. Al menos así lo presumen los autores de varias grabaciones, sin aparente conexión entre sí, que consiguen dormir a sus hijos con una mantita y un par de certeros giros de muñeca.

5. El padre que se mete en la cuna de su hija (más de 12 millones de padres desesperados)
Alguno podría decir que este vídeo es más cómico que didáctico, pero en el mundo de los padres desesperados, cualquier idea es bien recibida. Al fin y al cabo, este sufrido padre logra su objetivo de dormir a su hija y, él... digamos que una cabezadita es una cabezadita, aunque sea retorcido dentro de una cuna.

6. Animales que hacen de 'canguro'

Si todo falla, siempre se puede buscar ayuda externa como la de este gato (más de un millón de padres desesperados)

...O la de este perro (más de 36 millones de padres desesperados)

Bonus track: Ruido blanco o el adaggio de los electrodomésticos (millones de padres desesperados... y raros)

Los caminos de unos padres trasnochados son insondables. Por eso, muchos acuden al ensayo/error hasta dar con el somnífero ideal para sus vástagos. Y si lo que funciona es pasar la aspiradora, nuestra alfombra lucirá reluciente, aunque al final sólo hayamos logrado cambiar un ruido por otro.

La buena noticia es que la casa está llena de aparatos ruidosos.

También hay solución para aquellas familias preocupadas por la eficiencia energética. Si alguien tuvo la idea de montar un vídeo con 10 horas del simpático Troloró de Eduard Khil -aunque no nos queda muy claro para qué podía servir esto ni cómo es posible que tenga 6 millones de reproducciones-, ¿por qué no iba otro a molestarse en preparar una grabación con varias horas de ruido de un secador de pelo?

PD: Si tienes algún secreto para conseguir que tu bebé se calme o se duerma en cuestión de minutos, solidarízate con otros padres ojerosos y desesperados y compártelo en los comentarios.

 


Sigue leyendo:
- Verdades que sólo diría una 'mala madre'
- Cómo enganchar a los niños a la fotografía más allá del móvil e Instagram
- 20 lecciones que nos enseñó Mafalda, nuestra pesimista favorita

 SÍGUENOS EN FACEBOOK | SÍGUENOS EN TWITTER

Hay 6 Comentarios

Hace poco, como parte de una investigación sobre procesamiento sensorial, leí varios libros sobre sueño en bebés (entre ellos el de H. Karp, Luis!). Esta lista es lo que viene de memoria de esa lectura, el resto, de observar lo que ha funcionado por sentido común en la vida de todos los bebés de amigos y familiares a quienes he visto dormir, no dormir y crecer.

Al final, si tuviera que decir qué fue infalible, esto sería: sentido común y aceptación.
Cualquier cosa cambia misteriosamente en cuanto se acepta lo que está ocurriendo y se va con ese río en vez de ir contra él.

Lo de enrollar al niño (swaddling) y el ruido blanco (aspirador, secador de pelo) son técnicas que se pueden encontrar en el método de "las 5 S", de Harvey Karp en el libro "The Happiest Baby on the Block". Muy recomendable, funciona!! Se trata de reproducir las condiciones que el feto tiene en el útero durante el primer trimestre de vida.

Bea, acabo de entrar en tu blog. Me encanta.

Con todo mi amor, para los padres privados de sueño:

1. Aceptar. Aceptar las noches sin sueño. Aceptar la frustración, la angustia al no saber qué le pasa, qué necesita. Aceptar el mal humor del otro. Aceptar que esto está pasando. Dejar de pelear contra ello. Conservar las fuerzas.
2. Calmar el propio sistema nervioso. Como en una crisis de turbulencias a diez mil pies. Ponerse la mascarilla primero para poder hacer lo más lúcido con los niños después.
Aprender a respirar con el diafragma. Aprender a usar los momentos de calmar al bebé como pausas de descanso polifásico. Tomar un suplemento de vitaminas B, calcio, vitamina D3 y Omega 3/Epa/Dhea. Esto también ayudará al bebé a calmarse, si está tomando pecho. Consultar con el médico o el pediatra.
Sentimos lo que estamos pensando. Pensar en algo calmante tranquiliza el sistema nervioso.
3. Entender que el cerebro de un bebé antes de la poda sináptica es como una autopista de cuatro carriles en hora punta. Sus sentidos están sobrepasados, perciben mucho más que cualquier adulto. El cerebro está mucho más activo durante el sueño. Se limpia, se ordena, crece, se transforma. Entender esto permite aceptar esos ajustes con menos culpa, incertidumbre y ansiedad. Otra cosa que ayuda es saber que al principio de la vida los bebés ven borroso y captan más los sonidos, los climas emocionales, las reacciones galvánicas de la piel al tacto o a la temperatura, los olores (la química hormonal de los padres expresada por moléculas que una nariz humana ya no puede percibir). Los bebés (Bea, tienes toda la razón!), huelen la adrenalina como los animales y responden al estrés y al miedo en lucha y huida. Padres tranquilos, bebé tranquilo.
4. Desde la cuna, el ser humano es una criatura de hábitos. Cuanta más estructura, más rutinaria, más previsible y más pavloviana, más fácil será todo. El ritual antes de dormir. El ritual de calmar. El ritual de mecer. Siempre del mismo modo para que el cerebro tenga la expectativa automática de ello.
5. La voz adulta es un estimulante, no un sedante. Funciona mejor calmar de forma no verbal. Presencia asistida de ruido blanco (borboteo de agua, secadores de pelo, ondas binaurales para bebés, sonidos de olas, sonido de un corazón latiendo). Cuanto más graves y “acuáticos”, más eficaces.
6. La táctica de los bebés momia/rollito de primavera funciona porque la presión y el peso leves tienen la capacidad de regular el procesamiento sensorial. Esto es especialmente útil en niños con hipersensibilidad, autistas, demasiado activos o nerviosos. También previene la muerte súbita del lactante. Siempre boca arriba.
7. Reducir la cafeína o eliminarla. La razón es la siguiente: Las células, para generar energía usan algo llamado adenosina trifosfato (ATP). Su residuo es adenosina pura. Al cabo del día se acumula una gran cantidad de ella y eso dispara la señal "cierra los ojos y duerme". La cafeína bloquea esa señal. También dispara adrenalina y dopamina, lo cual hace que no podamos dormir cuando por fin se duerme el bebé. Si además la madre toma café para dejar de ser una muerta viviente, el bebé toma esa cafeína también. El efecto de la cafeína dura 12 horas, de modo que si a las doce se quiere estar dormido, la única cafeína que puede tomarse es la primera de la mañana. Una única dosis. Esto se extiende a té, chocolate, red bull y cualquier otro estimulante. En presencia de estimulantes nunca se alcanza ese sueño profundo, tampoco se puede aprovechar la caída de los cronociclos de 90 minutos para echar una mini-siesta, con lo cual finalmente, sin esa cafeína se es disfuncional hasta que el ciclo termina en completo agotamiento, olvido del bebé en el coche o en el supermercado y crisis de pareja. Ya lo sé: ¿Cómo no ser un/a zombi sin ella? Confiar en el cuerpo. Se autorregula.
8. Una manera de regular el ciclo (el propio y el del bebé) es usar la luz solar o de una lámpara de terapia lumínica a primera hora de la mañana. Ir bajando la luz según avanza el día. Oscuridad o penumbras sin pantallas para dormir. Consultar con el pediatra la posibilidad de dar al bebé vitamina D3 en gotas. Su cuerpo está usando cantidades enormes de calcio para crecer y no está presente para calmar el sistema nervioso.
9. El cronociclo de un bebé es de 60 minutos, no de 90 como el de los adultos. Esta es una de las causas desconocidas del desfase sensorial entre padres y recién nacidos. Hacer coincidir los ciclos usando pautas de sueño (detonadores, respuestas pavlovianas) es importante.
10. Si tu bebé no bosteza, consulta con el pediatra. Puede ser un signo precoz de autismo. Bostezar con tu bebé, contagiarse mutuamente el bostezo no sólo ayuda a dormir mejor (ambos), sino que ayuda a desarrollar y fortalecer las neuronas espejo, la conexión y la empatía.
11. Los bebés tienen sus propios trucos para quedarse dormidos y calmarse. Chuparse el dedo, sacudir las piernas de una determinada manera, escuchar sus propios sonidos, gorjear, movimientos estereotipados. Son máquinas de autorregulación muy precisa. Ir con sus instintos puede ser la solución. Observarle con interés científico y documentar esas observaciones es a veces el camino más directo al sueño profundo.
12. Los niños necesitan estímulos para dormir (ruidos blancos, por ejemplo). Son mucho más sensibles a la privación sensorial que los adultos, no sólo porque su cerebro está más activo que nunca en el resto de su vida, sino porque sus sentidos se desarrollaron en un ambiente muy ruidoso (la bolsa amniótica). Cuanto más parecido el ambiente a ese ambiente original, más familiar y calmante resulta. Sonido amortiguado (como debajo del agua) y movimiento rítmico. Por esta razón el acunar funciona, el salir a dar una vuelta en coche, las hamacas, las vibraciones, el latido del pecho de los padres. Ruido + vaivén pélvico.
13. La habitación tiene que estar entre 19º y 22º.
14. Detector de humo y monóxido de carbono. Fundamental. La habitación tiene que estar bien ventilada y no ser calurosa. El calor puede ser mortal para un bebé, además de alterar el sueño.
15. Dormir en la misma habitación que el bebé los primeros 6 meses. Importante para prevenir el síndrome de muerte súbita, para dormir más tranquilos, para que la respuesta sea más inmediata y fluida (un trance hipnagógico automático en vez de una vigilia total), para que el bebé note el olor de la madre en la habitación (no llega con darle algo que huela a la madre, aunque a veces calma).
16. No usar colchones de visco memoria ni mantas voluminosas, ni objetos que puedan causar asfixia.
17. Uno de los trucos fundamentales: nada de voz, sólo un fuerte, constante Whhhhuuuuuuuu (hacia los tonos graves). A algunos bebés les gusta el Shhhhhhhhhhhhhh.
18. Otras cosas que funcionan (ya sugeridas): agua corriente, el viento, secadores de pelo, aspiradoras, olas, la lluvia. Usar esto sólo cuando se quiere inducir el sueño y hacerlo respetando los ciclos de 60 minutos.
19. No usar smartphones para reproducir estos sonidos. Las señales electromagnéticas (wifi, etc) alteran el ciclo de sueño. Un reproductor mp3 o cd normal es preferible. Durante las primeras semanas, el silencio es inquietante para el sistema nervioso de un bebé. Necesita el ruido blanco grave para que se active la señal de calma.
20. El sonido amniótico es grave y se parece más a truenos amortiguados. Cuanto más agudo el sonido, más agresivo es para el bebé.
21. El acunado rápido y rítmico dispara mejor el reflejo de sueño. Debe ser en horizontal y todo el cuerpo debe estar sostenido, especialmente la nuca.
22. Chupetes y mordientes de silicona, no de goma. Los de goma liberan cantidades altas de xenoestrógenos. Nunca mojarlos en miel o similares. El azúcar altera el sistema nervioso y la miel puede causar botulismo. Limpiar estos objetos con antibacterianos cada día para evitar hongos e infecciones. El reflejo de succión está conectado con el de reposo.
23. Mamá es la mejor para la teta. Papá es el mejor para acunar. Los hombres tienen un sentido de ritmo y una firmeza muy distinto al de las mujeres. Los bebés lo perciben. Además, ciertas hormonas masculinas disparan respuestas calmantes en el sistema nervioso de la cría. Somos animales. Tenemos química animal. Tendemos a olvidarlo.

24. Algo importante: si el bebé aprende que sólo con mamá o papá viene la calma y papá/mamá vienen al rescate cada vez que siente una incomododad, se desconecta de sus propios recursos e instintos de auto-calma. Se vuelve dependiente y termina siendo la locura para todos. Así que la secuencia es la siguiente: Un baño calentito, no estimulante. Poner el ruido blanco. Teta y acunado. Muchos besos ruidosos, risas y acunados firmes. Ponerlo en la cuna. Mecerlo un poco más. Si está dormido ¡despertarlo levemente! y estar ahí, con él, hasta que empieza a sacudirse, entretenerse y calmarse él/ella mismo/a. Hasta que se duerme. Si llora cuando los papás amagan irse, hacer percusiones rítmicas en su espalda o acunar un poco más hasta que el reflejo de sedación vuelve. Repetir hasta que se duerma.

25. Jamás esperar a que un bebé esté agotado para ponerle a dormir. Un bebé agotado tiene un cuerpo agotado incapaz de iniciar el ciclo de sueño. Los signos de que está cansado y listo para dormir, con un margen antes del agotamiento, son: frunce el sueño, sonríe levemente, bosteza, ojos en vacío, parpadeo, intentos de despertarse, quejidos muy breves.
Este es el momento!
26. Nunca dormirles en brazos. Ponerles en la cuna. Despertarlos levemente. Acunar. Tienen que estar saciados, pero no llenos. Las primeras semanas, el ciclo es de 1,5 horas de sueño, 1 toma. 5 min. cada teta durante el día y nunca más allá de 4 horas de noche, a partir del segundo mes, cada 5-6 horas va bien si el peso del bebé cumple el percentil. Más calorías de día. Menos de noche, pero las suficientes. Esto es distinto para cada bebé. Encontrar el punto lleva un tiempo. Cuna al lado de la cama de mamá y papá.

27. Aprovechar cada siesta. Pedir ayuda. Aceptar ayuda.
28. Si son gemelos o mellizos y duermen en la misma cuna, uno en cada cabecero. Pies juntos y al lado, rollitos de primavera, boca arriba.
29 Reducir la sobreestimulación diurna. Dar toda la estimulación amorosa durante el día, pero nunca demasiada. Dejar el acunado horizontal, la succión y el ruido blanco (o el sssshhhhh) sin voz para las noches.
30. Narices tapadas = problema de sueño. Agua fisiológica es la solución. Tos = vómito y regurgitación. Afecta al sueño. Rozaduras de pañal = problema de sueño. Manos sucias de papá y mamá = infecciones recurrentes. = problemas de sueño. Demasiadas visitas, gente, toqueteos = sobreestimulación e infecciones recurrentes = problemas de sueño. Mamá agotada y depresión o anemia postparto = problemas de sueño. Falta de luz solar en mamá y bebé = problemas de sueño. Dentición = problemas de sueño. Gases crónicos/problemas digestivos = problemas de sueño.
31. Olor de esencia de lavanda en la habitación. Poco. No muy fuerte. Gran ayuda.
32. Un osito u objeto transicional. No mil. La mantita de Linus. Cualquier cosa que ame. Un gusi luz. Limpio. Libre de ácaros.
33. No peleas ni gritos (Gracias, Bea, por apuntar esto). No ruidos bruscos. Ponerse de acuerdo en un plan consistente.
34. Es transitorio. Es natural. Los instintos correctos vuelven dentro de un marco que los favorece.

Mi bebe solo se duerme en la mochila ergobaby! Y luego a la cuna!! Es la unica manera de q deje de llorar y ya pesa 10 kilos! Pero se duerme en cuestion de 10 minutos

Si me permiten os quiero aportar lo siguiente: Si los padres rebosan armonía entre ellos, el o la beba absorben ese clima que fluctúa. Si somos personas seguras de nosotros mismos, esa seguridad trasciende.De ahí que las inquietudes,los climas negativos, la desconfianza en uno mismo, calan la psiquis del bebé.Los bebés sanos lloran porque tienen hambre o estan sucios.Y esto ocurre normalmente cada 3 horas. Inmediatamente satisfecha su hambre y limpio su cuerpecito, a la cuna, porque seguirá durmiendo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre nosotros

En otras épocas, exploradores, aventureros y escritores recorrían el mundo buscando lo asombroso. Hoy internet nos expone a miles de maravillas por minuto. En Verne están las que nos fascinan.

Síguenos en Twitter y Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal