Verne

Por: | 29 de noviembre de 2014

Que no panda el cúnico: las expresiones que le debes a Chespirito

Por Óscar Granados

Roberto Gómez Bolaños (1929-2014) ha sido un emblema legendario del humor a nivel mundial. Los personajes de este cómico mexicano, que murió la tarde de este viernes a los 85 años, se han propagado con fuerza sobre todo en América Latina durante los últimos 40 años. La genialidad artística del creador del Chavo del 8 ha roto fronteras y ha unido a clases sociales.  Las frases de Chespirito — mote creado por el director de cine Agustín Delgado, que veía en Gómez Bolaños un maestro del teatro, un “pequeño Shakespeare”,— se han impregnado en la cultura popular.

Fue en 1970 cuando se estrenó en la televisión mexicana la serie Chespirito, en donde se incluían algunas escenas de humor de personajes como el Chapulín Colorado (chapulín es la palabra que se usa en México para referirse a los saltamontes). Era un súper héroe torpe, siempre interpretado con un traje rojo, calzoncillos amarillos, un corazón en el pecho con las letras CH y en la cabeza dos antenas.

"Más ágil que una tortuga, más fuerte que un ratón, más noble que una lechuga, su escudo es un corazón", era el enunciado que resonaba cuando surgía ante el llamado de auxilio. "Síganme los buenos", era su grito de batalla para ir al combate de los malos. “No contaban con mi astucia”, después de esta frase daba un pequeño salto como si fuera un saltamontes. “Que no panda el cúnico”, realmente quería decir “que no cunda el pánico”, pero debido a su torpeza no lograba pronunciar correctamente. “Silencio, mis antenitas de vinil están detectando la presencia del enemigo”, decía cuando desconfiaba de algo. “Lo sospeché desde un principio”, espetaba en el momento que descubría alguna fechoría del enemigo.

En 1971, dio a luz al Chavo del Ocho, un niño pobre, huérfano y sin nombre que vive dentro de un barril de madera en el patio de una vecindad. Un gorro con orejeras, camiseta a rayas, pantalones cortos, tirantes y botas era como Gómez Bolaños interpretaba a este personaje que hacía travesuras a sus vecinos. "Bueno, pero no se enojen", decía con pena cada vez que se arrepentía de alguna diablura. "Fue sin querer queriendo", era el argumento que daba cuando  trataba de explicar alguna de sus acciones. "Se me chispoteó", soltaba este crio pecoso cuando el profesor de su escuela lo descubría diciendo algún desliz.

Para 1973, ambos programas se transmitían en casi toda América Latina y fueron doblados a otros idiomas. Pero la creatividad de Gómez Bolaños no quedó ahí. Inventó varios personajes como el Chómpiras, un ladrón pobre, acompañado de su cómplice  y amigo El Botijas, que siempre fracasaba en los asaltos. “Para qué no le digo que no si sí”, “tómalo por el lado amable”, “qué cosa dices que dijiste”, eran algunas de sus frases más conocidas.

El Doctor Chapatín —un médico viejo con una bolsa de papel en la mano, bufanda roja y abrigo color caqui—  siempre daba diagnósticos poco acertados. Era un tipo loco que con el paso de los años se volvió olvidadizo, impaciente y necio. “En mi bolsa traigo… ¡Qué le importa!”, lanzaba cada vez que se le cuestionaba el contenido de la bolsa. “Hay que operar inmediatamente”, enunciaba a sus pacientes. “¿Está insinuando que yo soy viejo?”, soltaba cuando se le debatía su edad.

Chaparrón Bonaparte —un dramaturgo mediocre, con un lenguaje rebuscado, un poco loco, caracterizado con bigote, sombrero  y grandes gafas— fue otro de los personajes de Chespirito.  Su fiel amigo, Lucas, siempre le decía: “¿Sabías que la gente sigue diciendo que tú y yo estamos locos?”, a lo que Chaparrón respondía: “No hagas caso Lucas, mucha gente es chismosa por naturaleza y diabética por causas hereditarias”. Otra de sus míticas réplicas era: “No hagas caso Lucas, lo mismo decían de Juana”. Ante el desconcierto, Lucas preguntaba: “¿Cuál Juana?”, y el actor respondía: “La loca”. Cuando agradecía algo, Chaparrón respondía: “No hay de queso nomás de papa”.

Los diálogos y personajes de Gómez Bolaños saltaron al cine, al teatro y sus espectáculos llenaron estadios de fútbol, auditorios como el Luna Park de Buenos Aires o el Madison Square Garden de Nueva York, en el que hizo dos presentaciones en 1983. El programa de Chespirito estuvo en antena 25 años en la televisión mexicana.


Sigue leyendo:
- Internet se convierte en el muro de despedidas de Chespirito
- Los 100 mejores tuits en español de la historia (o no)

 SÍGUENOS EN FACEBOOK | SÍGUENOS EN TWITTER

Hay 5 Comentarios

aqui se habla como si no dieran cuenta de los tiempos, pero estan los jovenes que pueden declarar muerto al Mexico de Chespirito, ellos nos rebasan, ... y en lo personal al leer este articulo siento rabia, de ver como un agente del sistema muere de viejo, al tiempo que asesinan 43 jovenes que se preparaban para ser maestros de escuela para educar a niños campesinos, ... la tragedia, vivir esta locura, y el simbolismo terrible, de matar a jovenes, y exaltar a un viejo peon del sistema, ... es de furia

Estuve en una reunion improvisada en una marcha del dia de ayer, una reunion de unos jovenes de 16 a 18 años, donde señalaban que el Mexico de Chespirito murio, y explicaban que en el Mexico de ahora la gente de la colonia ya no responde los argumentos con frases cortas a medio terminar, prefabricadas , ya no responden con un "si seras", ahora plantean sus ideas, la gente ya no agacha la cabeza frente a los gritos de los personajes, los señores barriga o los maistros o la vecina comodada, los niños de ahora ven a los chavos del 8 y las chilindrinas con reserva y rechazo. Los muchachos pidieron a todos los presentes un minuto de silencio por los muertos y por la esperanza de un Mexico libre, enterrar a los que nos enajenaron por generaciones y revivir a toda la sociedad con la memoria de unos jovenes. Extraña reunion de muchachos que con un minuto de silencio honraban la muerte de un Mexico viejo y a la vez celebraban a la vez el nacimiento del Mexico real.

Su humor es imperecedero y eso es muy dificil de conseguir, grande Shakespirito. Un apunte, el no vivía en su barril, vivía en el número ocho de la vecindad, de ahi su nombre, el barril era su escondite.

Antihéroe en la estela de Lazarillo de Tormes, Charlot y Bart Simpson, cuánto disfruté en clase, impartiendo una hora de lecura en 3º de ESO, en http://masqueunosapuntes14.blogspot.com.es/

Inolvidable Gomez Bolaños ! Será uno de los pocos que nunca se irá de nuestra cercanía. Un humor como el que sus personajes predicaban ya no queda en este Mundo! Descansa en Paz, Maestro!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre nosotros

En otras épocas, exploradores, aventureros y escritores recorrían el mundo buscando lo asombroso. Hoy internet nos expone a miles de maravillas por minuto. En Verne están las que nos fascinan.

Síguenos en Twitter y Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal