Verne

Por: | 28 de noviembre de 2014

Wifi gratis, selfies y reguetón: las claves de la nueva tribu urbana 'swagger'

Por Begoña Gómez Urzaiz

Dos vídeos virales han hecho emerger una subcultura adolescente que no tiene nada de alternativa, la de los nuevos milénicos que se reúnen en torno a las tiendas Apple.

Como tantos barceloneses,  el escritor y realizador Carlo Padial pasaba casi a diario por la esquina de plaza Catalunya con paseo de Gràcia, donde se ubica el gigantesco Apple Store, y se preguntaba qué hacían las decenas de adolescentes que se apelotonan allí, simplemente “estando”, haciéndose selfies en grupo, luciendo sus trabajados estilismos y pillando el wifi que les regala Tim Cook.

Ese fue el germen de un vídeo de menos de tres minutos que rodó para la web Playground y que ya lleva un millón de reproducciones entre Facebook y YouTube. Este vídeo y su secuela, grabado en la discoteca Famee, también de Barcelona, han servido para arrastrar a la superficie y a los medios mainstream (como éste) una subcultura que en realidad no tiene nada de subterránea, los swaggers.

Jovencísimos, consumistas, y desacomplejados, los swaggers –el término viene de swag, un término análogo a rollo o tumbón que popularizaron los raperos fanfarrones a principios de siglo– son los verdaderos milénicos. No es que “crecieran” con el nuevo milenio como los veinteañeros a los que se suele dar esta etiqueta, sino que muchos nacieron ya pasada la frontera del 2000.

Captura de pantalla 2014-11-27 a la(s) 18.51.23

Captura de pantalla del vídeo de Playground

Algunos de sus comportamientos son idénticos a los de cualquier grupúsculo urbano que les precede. Se visten para llamar la atención y con un sincretismo de estilos, igual que hacían los peacock mods que se paseaban por la tienda Biba (sin comprar) en el Londres swinging, dándole vueltas al mismo foulard de paramecios para que pareciera nuevo. Pero otros de sus rasgos son radicalmente contemporáneos, como su manejo 100% profesional y marketiniano de las redes sociales.

“Se organizan de manera absolutamente sistematizada y siguiendo una estructura piramidal”, explica a Verne Padial. Y eso se puede comprobar en su segundo vídeo, titulado Famee y Popus: la gran locura swagger.

Los “popus” son los populares, los cabecillas de lo swag, “gente atractiva y con actitud”, según el realizador. Los popus suelen ejercer de RRPP de las discotecas pero no lo hacen solos. Crean su propio equipo de delegados, su ejército de chavales que se encarga de dinamizar a la audiencia en Facebook y arrastrar gente a las fiestas. Éstas, que tienen lugar en clubs como el Illusion, siguen el clásico esquema del club light: no se sirve alcohol, empiezan a las cinco de la tarde y puede entrar cualquier mayor de 14 años que lo pueda demostrar con su DNI.

Viendo las imágenes de los chicos bailando Dem Bow, una variante acelerada del reaggeton de origen dominicano que requiere un movimiento de pies y trasero pariente del twerking, cuesta creer que allí sólo se consuman refrescos. Claro que también tienen un importante papel como combustible las bebidas energéticas como Burn.

En cuestión de estilo, imperan los pantalones muy ajustados, los nano (no ya micro) shorts para las chicas, las gorras o los peinados que combinan zonas rapadas con tupé exagerado. Hay un obvio influjo hiphopero y puntos de convergencia con lo cani pero también hay quien le da un giro preppy, como el chaval (de impecable estilo) de los pantalones arremangados y la gorra roja que aparece en el primer vídeo o el de la pajarita del segundo.

Esa mezcla “entre lo cool y lo quillo” es la que fascinó también al fotógrafo Ramiro E, que ha hecho una serie sobre los swaggers del Apple Store. En conjunto, no es una escena que busque la uniformidad sino la individualidad, igual que tienen cero interés en situarse en los márgenes de la cultura o en ser alternativos (a nada). Lo suyo es la centralidad, también literal: por algo ocupan el centro mismo de las ciudades. En Madrid, por cierto, se reúnen en Sol.

Según Padial, que ha intentado acercarse al fenómeno “sin prejuzgar” y piensa seguir explorándolo en nuevos vídeos, los swaggers españoles “son chicos que vienen muy nuevos, no tienen miedo a nada y están muy mezclados. No creo que sean más consumistas que otra gente, lo que son es más puros. No tienen discurso irónico y sirven muy bien como imagen de lo que todos estamos viviendo. Todos queremos likes en Facebook, pero ellos lo hacen a lo bestia”. En efecto, una buena foto en el Illusion puede llevarse tranquilamente 5.000 “me gustas”.

Aunque el fenómeno es relativamente interclasista (más que el mundo cani), es obvia la influencia de la inmigración latina y en este caso, la diferencia se vive sin ningún tipo de estigma, como señalaban aquí, notando ese momento impagable del vídeo de Fame en el que el dj local Sweet Flow, tras hablar a cámara con su propio acento, un castellano peninsular bastante neutro, sube al escenario a montar su show y adopta un deje medio caribeño para decir: “Esa vainaaa”.


Sigue leyendo:
- 25 reflexiones sobre el tráiler de "Jurassic World"
- Del paro a la tele en 15 días por imitar a famosos en Youtube

 SÍGUENOS EN FACEBOOK | SÍGUENOS EN TWITTER

Hay 14 Comentarios

La que nos espera en unos años... Bienvenidos al mundo de la imagen y la subnormalidad. La generación "haiga" se podría llamar.

No es nada más simple y complejo, a la vez, que la evolución del ser humano, esos constantes cambios, grandes y pequeños, que construyen nuestra historia minuto a minuto. Si vamos por mal o buen camino, eso es una opinión que dependerá de cada ser humanos, no cambia los hechos y éstos no son malos ni buenos, simplemente son parte de la misma evolución del hombre. A medida que vamos cumpliendo años y viviendo etapas diferentes, más alejados nos encontramos de cuando supimos ser adolescentes, y de lo que eso implica.

Sherca ... No, no son raros y extraños; son como los he descrito, son chavales educados en la incultura y en el desenfreno. Sexo y redes sociales; YouTube y discotecas llenas de drogas. ¿Ahora decir la verdad es ser homófobo y machista? Pero si es de lo que van estos chavalines; la imagen es de Montera Siglo XXI y cuarto oscuro Siglo XXI ¿Crees que se trata de comprenderlos? Pero si por ese camino están perdidos; con tu 'buenrrollismo' se han creado estos 'monstruos'. Un saludo!

Javi, la pertenencia a un grupo forma parte de la cultura juvenil, para bien y para mal y la escuela debe acordarse de eso y tenerlo en cuenta. Más vale aprovechar la cultura juvenil e integrarla en el curriculum. Yo lo intento en http://pulgarcity.blogspot.com.es/

Ese Ramiro! sociologo!

Me preocupa el lenguaje, la incultura y el rol que las chicas asumen como 'cool'. Short-braga, perreo máximo y simular cópulas en la pista. Ojo a las letras de la canciones. Luego nos sorprendemos de que las nuevas generaciones sean más machistas y agresoras que las nuestras.

Yo es que oigo lo de "haiga" y me entran arcadas....

Nada nuevo bajo el sol. Cuando yo era adolescente la estética cani no era de los cani, simplemente era el estilo común de los adolescentes y cuando se pasó de moda, los adolescentes acogieron la moda preppy y el estilo cani quedó residual en las clases sociales bajas. Después vino el grounge ( otra vez), después los hipsters y ahora volvemos a ver gente enseñando cacho, ropa ajustadísima y maleducados/chulos. Es un círculo, dentro de dos años pasarán a las camisetas 3 tallas más grande. La lástima es que con el estilo hipster parecía que ser un maleducado y irrespetuoso estaba mal visto, pero bueno... Que le vamos a hacer, después crecen y se reinsertan en la sociedad, menos los canis.

Carne de cañón ... !!! El problema es que, en su ignorancia, no son capaces de darse cuenta que son éso, carne de cañón.

>> No existe la "plaza" del sol... quizá se refiera el autor a la plaza denominada PUERTA del Sol, en la ciudad de Madrid. Lo mejor sin embargo de este irrelevante reportaje haya sido descubrir -siquiera sea marginalmente- la accesibilidad a la WiFi de la яблоко-store desde el exterior en sus aledaños. Now, that´s journalism at its best (well done my Dear, good job!!)

Lo más grave de todo es que escuchan reggaeton... eso es lo peor de lo peor !!

Sorprende lo poco nuevo que suena todo esto. Parece una fotocopia de los mods de los 60s. Popus? Pues los Face y los Numbers de la hierarchia de los mods. Agruparse en el Apple Store, agruparse en las tiendas de discos y escuchar gratis las nuevas canciones gratis en las cabinas de escucha. La ropa? por descontado. Discotecas el finde luciendo ropa y "moves" para impresionar en la pista. Los Faces y los Numbers movían su gente para ir a tal o cual sitio. Cuando se ponian a bailar los Face la gente se apartaba a observarles e intentar esta en su aura. Esto luego se transformó en los 70 en el Northern Soul, subcultura verdadera que veneraba la musica y baile atletico y ritmico heredero de los años 50 y que todavia perdura. Swaggaers? Nada nuevo bajo el sol solo que con iphone y sin clase alguna.

Dejémonos de sandeces y centrémonos en la educación de los adolescentes, que buena falta les hace, más que pertenecer o no a un grupo.
Firmado: alguien que trabaja en una escuela
Gracias

Es cierto, "señor" Opinando, que estos adolescentes, sus costumbres y sus ideas (si es que alguna tienen) nos resultan un tanto ajenos a quienes ya dejamos atrás la adolescencia hace tiempo. Pero su machista y homófobo comentario, "señor" Opinando, le retrata a usted como un personaje de mucha menos categoría humana que cualquiera de estos chavalitos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre nosotros

En otras épocas, exploradores, aventureros y escritores recorrían el mundo buscando lo asombroso. Hoy internet nos expone a miles de maravillas por minuto. En Verne están las que nos fascinan.

Síguenos en Twitter y Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal