Verne

Por: | 14 de noviembre de 2014

El top de nostalgia de la generación 'Yo fui a EGB'

¿Te dice algo esto?

Egbbb

¿Y esto?

Egbfotovarios

Ver más fotos/Imágenes del artículo vía facebook/Yofuiaegb

Si la respuesta es sí no te extrañará que más de 20.000 personas le den a "me gusta" a la imagen de sus libro de Sociales de séptimo de EGB, que la foto de unas "cartas de cambiar" genere un torrente de comentarios (al parecer en 2014 las hay que "siguen oliendo") o que te quedes hipnotizado ante imágenes como la del bote de plástico azul con el que probablemente te rociaron de perfume de pequeño. 

Por cosas como esta Yo fui a EGB, el blog de dos profesionales de la nostalgia por las infancias de los 70, 80 y 90, ha pasado en dos años de ser una página en Facebook a un fenómeno editorial. 

Captura de pantalla 2014-11-13 a la(s) 18.07.37

Acaba de salir a la venta su segundo libro, que se estrena con una tirada inicial de 55.000 ejemplares y llega un año después del primer volumen, que ha vendido ya más de 190.000.

En este tiempo en Facebook han duplicado seguidores hasta superar los 800.000 y en Twitter llevan más de 75.000. “Hemos tenido suerte porque nos sigue mucha gente famosa. De pronto tienes un montón de nuevos followers porque Paula Echevarría pone en sus redes que le han regalado el libro por el amigo invisible, o por un retuit de Santiago Segura, de Álex de la Iglesia… Maxim Huerta nos retuitea casi todos los días”, cuenta Javier Ikaz, uno de los dos responsables de Yo fui a EGB. También está a punto de salir un disco homónimo que recoge 24 canciones de series míticas de la época.

“Antes se hablaba de ‘ochenteros’, de ‘cuando yo era pequeño’... Ahora se habla de la [época de] EGB. Es la medalla que nos ponemos”, dice. Un fenómeno que, en su opinión, tiene algo de moda pero que también tiene que ver con la generación que lo consume: “Ya tenemos cierta edad para ser abuelos cebolletas (...) Probablemente en 2020 los adolescentes de los 90 recordarán todo lo que les molaba”.

En Verne hemos pedido a Ikaz que repase sus grandes éxitos entre los lectores.

Estas son algunas de las cosas más EGB de Yo fui a EGB, una lista que a su vez sirve para horas y horas de conversaciones con los amigos:

Cosas que hacíamos de pequeños que ahora estarían prohibidas: sacarte una foto fumando, jugar con el mercurio del termómetro, ir ocho en un coche, beber culines de cerveza, publicar tu dirección en los anuncios de contactos de los tebeos... "Esta entrada es el gran hito del blog. Fue una exageración... Y entró en Forocoches...", dice Ikaz sobre la repercusión de este post [Puedes leerlo aquí].

YofuiaegbfotoAnuncios de contactos en los tebeos. Foto vía Yo Fui a EGB

 - Las costumbres y expresiones de la época. Mentiras que nos parecían muy creíbles ("No me has oído bien, he dicho joé…", "Es que mi madre no me deja dar -bocadillo o cualquier comestible-"), cosas por las que nos castigaban, expresiones que decíamos y están desfasadas. “Son cosas que funcionan porque la gente se ve muy identificada y las comenta. Cosas como Digamelón viralizan mucho”, explica. Efectiviwonder. Este de frases de madre guarda perlas del tipo "Verás como saque la zapatilla".

Digamelonegb

- Las cosas de comer. “Con la falsa alarma del cierre de Fiesta hicimos una entrada y la gente estaba como loca por volver a ver las canicas de caramelo. Y con el blog estamos conociendo a gente muy curiosa… Hay auténticos coleccionistas de chicles o de envases de yogures…”, cuenta.

Captura de pantalla 2014-11-13 a la(s) 17.03.19

- Fotos que funcionan como la magdalena de Proust. “El típico corte helado con dos galletas... Hay cosas que funcionan como poner la foto de la rueda del juguete Diseña la moda [más de 2.000 comentarios]. O el libro de Sociales, que lo convertimos en nuestra foto de perfil”, comenta. Basta esperar a Navidad para comprobar, por ejemplo, cuánto nos gusta hablar de juguetes y contar batallitas de Quimicefas y demás mientras despreciamos los catálogos de hoy en día. Otra cosa que no falla son objetos que casi nadie ha vuelto a ver, como el estuche Cuca-Dolls.

  Captura de pantalla 2014-11-13 a la(s) 17.09.19

"El helado preferido de mamá", tituló en una ocasión Yo fui a EGB 

Yofuiaegb

Captura de pantalla 2014-11-13 a la(s) 17.41.40

- Los qué fue de... “Uno que llegó a bloquear el blog fue el de Erika Eleniak, la vigilante de la playa antes de Pamela Anderson y luego salió en Playboy. Tuvo más de 100.000 visitas en un día… y en horario de oficina, que era primera hora de la mañana cuando lo lanzamos”, recuerda Ikaz. “Gusta mucho ver a los guaperas de entonces ahora”.

Egb
 

La tele que veíamos de pequeños. Y, en especial, cualquier cosa sobre La bola de cristal. “Ahora están quienes lo aman de manera exagerada  y los detractores. Ahora ves el trasfondo político que había y cuando ponemos alguna cosa… se mancha todo un poco con el tema político. A veces en los comentarios hay que entrar a poner orden y pedir que no politicemos”, dice Ikaz.

 


Sigue leyendo:
- 21 datos sobre Barrio Sésamo que quizás no recuerdes, pero que a lo mejor tarareas
- "Estoy saliendo de casa": mentiras que todos hemos dicho alguna vez

 SÍGUENOS EN FACEBOOK | SÍGUENOS EN TWITTER

 

Hay 13 Comentarios

Me ha hecho gracia esa nota de los anuncios de contactos de los tebeos. Yo misma publiqué uno cuando tendría once o doce años en una de esas revistan infantiles, acompañado de mi foto. Recuerdo que pedía mantener correspondencia con niños y niñas de una edad similar a la mía para intercambiar postales y amistad.
De aquel intercambio surgió una amiga con la que estuve carteándome durante varios años. Era un año mayor que yo y vivía en Gran Canaria, así que las posibilidades de vernos algún día en persona, siendo como éramos tan jóvenes, eran prácticamente nulas. Pero a pesar de todo, la oportunidad se dio. Un verano, vino de vacaciones a mi ciudad con su familia y pudimos conocernos. Mis padres fueron cómplices de ese encuentro, pues fueron ellos los que los invitaron a venir a casa.
Con el tiempo, esa amistad se fue perdiendo. Es difícil que perdure una relación que se mantiene puramente en el plano virtual, con mayor razón cuando se es tan joven. Las personas cambian, se emparejan, la vida las lleva por otros derroteros. Se crean otras obligaciones y llega un momento en el que cuesta encontrar tiempo y ocasión para escribir cartas al viejo amigo. El roce hace el cariño.
Trasladado a lo que ocurre hoy en día, quizá la situación no sea muy distinta a las relaciones que nacen en Internet. Es posible que haya gente que mantenga amistades que han nacido, crecido y se han desarrollado única y exclusivamente por internet o por carta, como la relación que mantuve con esa chica canaria. No es mi caso. Cuando no he mantenido contacto presencial de una forma más o menos regular con una persona, la relación ha acabado siempre por languidecer. Lo mismo podría aplicarse a las relaciones que han nacido en Internet.

De mi infancia añoro algunas cosas y hay otras que prefiero olvidar.
Añoro la sensación de que todo es nuevo, de que todo estaba por descubrir.
Añoro la capacidad de pasar sentada horas y horas en el suelo, jugando con el Lego o cualquier otro juego, con las piernas cruzadas o dobladas, sin levantarme al día siguiente con agujetas.
Añoro a mis abuelos.
Añoro aquellos años en los que la chiquillada andábamos sueltos por el pueblo en verano o en época de fiestas, sin que nadie nos controlara con ese artilugio llamado móvil.
Añoro el olor de los lapiceros de cedro inmediatamente después de sacarles punta.
Añoro vivir en un lugar sin contaminación lumínica. Todavía queda alguno hoy en día. Y los busco.
Añoro aquellas tardes enteras leyendo tebeos de Editorial Bruguera.
Añoro mis lecturas de Enid Blyton, Los cinco, Los Siete Secretos y Puck.
Añoro mi libro "Cien nuevos cuentos", de Juan Antonio de la Iglesia. Mi herramienta de batalla de los mediodías sin la cual me negaba a ingerir bocado.
Añoro mi Spirograph y mi Cine Exin.
Añoro oír los discos de Serrat sonando por toda la casa mientras mi madre preparaba la comida.
Añoro ver a mi padre afeitándose con navaja por las mañanas.
Añoro los domingos de mi infancia porque venían mis abuelos a comer con nosotros.

Que bien me lo pasaba todo el dia en la calle, descubriendo todo Madrid. No me hicieron falta los juguetes electronicos que como tambien a los adultos los artilugios electronicos varios cercenan nuestra socializacion mas directa, me refiero claro esta a jugar con chicos y chicas a cualquier juego en la calle, a ir detras de alguna que te miraba mejor que el resto, a salir hasta que ya no se veia el sol en verano y volver a casa con mucha hambre. Creo sinceramente que menos era mucho más. Cada uno tiene un recuerdo entrañable de su infancia y mis recuerdos mas emotivos siempre estan rodeados de mucha gente como yo sin artilugios modernos pero mucha fuerza, claro eramos muy jovenes.

Puede decirse que a partir de 1982 vino la libertad a España: la libertad de cargarse a una sociedad y a unas normas sociales y de educacion que funcionaban muy bien, trayendo a cambio miedos, enfrentamientos, peligros, etc, etc, etc.

Pues yo sinceramente prefiero olvidar esa parte de mi vida. Entonces en mi familia pasabamos necesidades, al igual que otros muchos niños de mi entorno en Madrid.
Mis recuerdo són oscuros, en cuanto a esa epoca, muchas de las cosas representativas de entonces, la mayoria de los niños no las podiamos disfrutar.

Pues de verdad que no siento nostalgia de aquella época. Lo mejor fue que ya pasó y nunca volverá.

Se echan en falta los míticos videojuegos de la época, con el tiempo se han hecho atemporales: http://abandonware.superforo.net/

El artículo se refiere a esos NIÑOS que crecimos en aquellos años y a esos padres sacrificados que nos criaron dándonos unos valores de los que carecen algunos de los comentarios que se expresan aquí. Orgulloso de mis padres que nacieron durante el franquismo y orgulloso de haber vivido durante esa época. Cada época tendrá sus cosas buenas y malas y las personas que lo viven serán los que, desde su experiencia personal, opinarán.
Desde los ojos de un niño, las únicas restricciones e injusticias que se cometían eran de los que nos prohibían jugar. Mezclar esto con la política, en los comentarios a este artículo, es mezquino y vomitivo.
Vivan los años de mi niñez, sean los 70, los 80, los 90, o cualquier otro.

(Olga, Pilar) Creación del derecho de huelga, del modelo de sanidad pública actual, paro del 6%, casas asequibles, respeto a los mayores, seguridad por la noche, inmigración controlada, política monetaria en nuestra mano, administración publica en su tamaño justo, educación pública de calidad y con los mismos contenidos, etc. etc. Ya quisierais haber vivido en los 60. Disfrutad de vuestro paraíso "demócrata" de "igualdad" y "libertades".

En mi opinión los padres de esa época, los que habían nacido en la década de los 40 y 50, criados en el franquismo, estaban bastante pirados.

no tengo ninguna nostalgia por la dictadura , los palos de la poli, la gente que desaparecio y no sabemos que paso de ella, por los curas que se meteina en lo que no les importaba y decian chorradas sobre la sexualidad por la propaganda nazi de este pais que sigue erre que erre y parece que nunca muere
Viva la Libertad y la verdadera Democracia y no un pseudo pais guay que olvida la represion y la muerte en la que los vergugos se pasean felizmente aprovechando su jubilacion que nunca ha pedido perdon a nadie y que parece ser quieren morirse tranquilamente en su cama sin ser condenados por crimenes de Lesa Humanidad!!!!!
No pasaran estos nazis que siguen dando la tabarra!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Que pesadilla de nostalgia...yo también fui niña en los 80.. ¿Y qué? ¡superadlo ya!

Copías totales de "Papel y plástico" que fue el original.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre nosotros

En otras épocas, exploradores, aventureros y escritores recorrían el mundo buscando lo asombroso. Hoy internet nos expone a miles de maravillas por minuto. En Verne están las que nos fascinan.

Síguenos en Twitter y Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal