Verne

Por: | 01 de diciembre de 2014

Cómo reconocer una teoría de la conspiración

51098545

Buzz Aldrin, el mejor actor de la historia (Getty Images).

Las teorías de la conspiración, también llamadas conspiranoias, son explicaciones poco probables acerca de eventos impactantes. Por ejemplo, la CIA asesinó a John Fitzgerald Kennedy, la llegada a la Luna fue un montaje filmado por Stanley Kubrick y muchas de las personas más influyentes del planeta son son en realidad reptilianos extraterrestres procedentes de la constelación Draco. Como Bill Clinton y Madonna. Cosa que creen 12 millones de estadounidenses.

Desde luego, ha habido conspiraciones reales. Por ejemplo Richard Nixon y su equipo conspiraron para ocultar el allanamiento de la sede del Partido Demócrata, que estaba en el complejo de oficinas Watergate, y el 11-S fue el resultado de una conspiración de al-Qaeda.

Es decir, no podemos descartar de entrada todas las teorías que se publican, pero sí debemos desconfiar de las que presentan rasgos como los que apunta Michael Shermer en The Believing Brain.

1. Es mejor no fiarse si los hechos se pueden explicar de forma más fácil por otros motivos o incluso por el azar. Por ejemplo, muchos sostienen que el objetivo del misil que abatió el vuelo de Malaysian Airlines sobre Ucrania en julio era asesinar a Glenn Thomas, que viajaba en el avión. Según los conspiranoicos, Thomas iba a desvelar los planes para usar el virus del ébola como arma biológica.

Al margen de otras muchas consideraciones sobre esta historia, quiero pensar que hay formas más fáciles de matar a alguien que abatir un avión con un misil. Es que ni siquiera parece un accidente.

2. Las teorías de la conspiración suelen mostrar planes perfectos que encajan a la perfección, con participantes coordinados como en una películas de robos de casinos, olvidando que la realidad es más confusa y que todos cometemos errores.

Es más, cuanto más compleja y amplia sea la conspiración propuesta, es más fácil que sea falsa, ya que si un plan depende de demasiados elementos es más probable que alguno falle y salga mal. Así, cuanta más gente participe, más fácil será que alguien se equivoque o, simplemente, se vaya de la lengua. Recordemos por ejemplo el Watergate y Garganta Profunda: basta con que hable uno.

3. De hecho, una de las características de los conspiranoicos es que son capaces de explicar los sucesos más confusos de la forma más simple. Aunque la cadena de engranajes sea kilométrica, todos encajan a la perfección y, además, al final siempre hay un agente responsable de todo el mal: una sociedad secreta, la CIA, el gobierno, las multinacionales o, por supuesto, los reptilianos.

Esta forma de pensar nos devuelve parte de la sensación de control que perdemos, por ejemplo, ante las catástrofes: es más fácil creer que todo pasa por algo y que hay gente muy poderosa en la sombra que simplemente pensar que a veces se cometen errores. Y esta es otra característica: no hay actos inocentes o neutros, todo son actos maquiavélicos que dependen de un gran plan.

4. Estas teorías se suelen presentar como ideas singulares, difíciles y secretas. Los demás no las entienden o no quieren entenderlas, porque ya están contentos con su "versión oficial" y sus chivos expiatorios.

(Fuente: XKCD)

5. Se parte de pequeños elementos que podrían ser ciertos para justificar eventos mayores. Ejemplo que pone el propio Shermer: los negacionistas del holocausto usan el hecho de que no haya agujeros en la cámara de gas de Birkenau para justificar la idea de que no murieron seis millones de judíos. Los agujeros existen, pero aunque no existieran, sólo demostrarían la forma de pensar de los conspiranoicos: un hecho aislado les sirve para negar todo un capítulo de la historia, obviando todo lo que hay entre ambos eventos.

Otro ejemplo: Paul McCartney está muerto porque si pones la canción Revolution 9 al revés suena algo parecido a "turn me on, dead man". Ah sí, y porque salía descalzo en la portada de Abbey Road. El hecho de que haya un señor vivo llamado Paul McCarney es secundario.

Y por eso es tan exasperante debatir con ellos: a un conspiranoico le basta con poner en duda un hecho para negar lo que ellos llaman "versión oficial". Ellos pueden limitarse a plantear interrogantes, pero los demás deben tener todas las respuestas a todas las preguntas que se les planteen.

Están entre nosotros.

6. Se mezclan hechos y especulaciones, sin distinguir y pretendiendo que el acusado demuestre su inocencia frente a estas especulaciones. Como por ejemplo, cuando se dijo que Barack Obama había nacido en Kenia. Se le exigió que mostrara su certificado de nacimiento, cosa que no hizo, pero que hubiera dado igual, porque también se adujo que sería falso, que había matado a su abuela para ocultar la verdad y que había sellado el acceso a la documentación real.

Mother Jones recoge casi cincuenta teorías de la conspiración sobre Obama, incluyendo que es el hijo de Malcolm X, que está casado con un pakistaní, que es musulmán, que es el anticristo y que de adolescente participó en un plan de la CIA para teletransportarse a Marte, donde coincidió con dos viajeros en el tiempo. Ah, y que es un reptiliano.

7. Se sospecha de toda agencia gubernamental, empresa o grupo que pueda estar relacionado con el hecho del que se habla. Se trata de "ellos", es decir, de los que de verdad gobiernan el mundo desde una pequeña sala en la que hay un enorme mapamundi. Ejemplo: cuando Luis del Pino escribió que el 11-M fue “un golpe de estado ideado, organizado y ejecutado desde lo más siniestro de las cloacas del estado”, con el objetivo de “conducir a un modelo confederal del estado”. Todo esto aportando pruebas como que no se conoce "la marca de la dinamita utilizada" (véase el punto 5).


8. Los defensores de las teorías de la conspiración no tienen en cuenta las pruebas que las niegan. Por ejemplo, la revista Skeptic publicó una refutación punto por punto de las teorías conspiracionistas sobre el 11-S. Cosa que no sirvió para que los conspiranoicos callaran. Algo parecido sucedió con las teorías de Luis del Pino y las refutaciones que se encuentran, también punto por punto y por ejemplo, en Desiertos Lejanos.

Hay que recordar que el sesgo de confirmación hace que sólo estemos atentos a los datos que apoyan estas causas y no a los que las niegan o los que sustentan otras.

9. Este último argumento parece reversible. Es decir, un conspiranoico convencido de que Obama es un reptiliano podría acusarme a mí de no hacer caso a sus pruebas. Es cierto. La teoría de los reptilianos no me convence. Estoy sesgado en contra de los reptilianos. Pero este empeño por hacerme creer en lagartos nos lleva a otra característica ligada a la anterior: las teorías de la conspiración nunca mueren, sólo se transforman.

Mi ejemplo favorito es el de Rachel North, cuya historia se puede leer en The Psycopath Test, de Jon Ronson. North estaba en uno de los vagones de metro de Londres que sufrieron los ataques terroristas del 7 de julio de 2005. A partir de esa misma noche ella comenzó a explicar su experiencia en su blog, hasta que dio con un grupo que usaba sus textos para intentar demostrar que no había habido bombas, sino una subida de tensión que había causado el accidente: el gobierno habría ocultado esta tragedia echando la culpa al terrorismo.

North se discutió con ellos en internet: ella había estado en ese tren. Sabía que se trataba de un atentado. No iba a permitir que tergiversaran sus textos.

Pero sólo consiguió que dijeran que ella no existía. ¿Por qué? Porque actualizaba demasiado su blog para ser una sola persona. “Pensaban que era un equipo con la tarea de crear el personaje de Rachel North y mantenerlo como una herramienta para lo que ellos llamaban ops-psi, operaciones psicológicas para controlar a la población británica”, según le explicó North a Ronson.

Es más, no logró que cambiaran de opinión ni cuando se plantó en una reunión que este grupo celebró en un pub. Vale, sí, Rachel North es una persona, eso ya lo vemos. Pero eso no significa que no haya cinco agentes del gobierno detrás tecleando los contenidos de su blog.

10. El autor de la teoría acaba su exposición con un párrafo en el que dice algo parecido a "quizás nunca lleguemos a saber la verdad".

En definitiva, es posible que los reptilianos nos gobiernen con ayuda del foro Bildelberg, responsables del asesinato del verdadero Paul McCartney. No lo sé. No tengo todos los datos. Y quizás nunca lleguemos a saber la verdad. Pero como esta teoría reúne muchos de los puntos anteriormente expuestos resulta más razonable fiarse de la versión oficial, que nos ofrece un mundo que controlamos menos y en el que todos somos bastante torpes. Es decir, un mundo más humano. Y quizás más aburrido, lo reconozco, dada la ausencia de planes perfectos, de extraterrestres y de funcionarios que hacen su trabajo extremadamente bien.

 


Sigue leyendo:
- Las redes denuncian la expulsión de una pareja gay por besarse en un Burger King
- Manual de instrucciones para cambiar de opinión
- Guía para luchar contra tu cerebro: los sesgos cognitivos

 

 SÍGUENOS EN FACEBOOK | SÍGUENOS EN TWITTER

 

Hay 67 Comentarios

el problema para mí de la mayoría de la gente que cree en las teorías de la conspiración es que son escasamente críticos con las mismas. Un día te dicen que el ser humano no ha llegado a la Luna y al siguiente su argumento es que Neil Armstrong encontró resto extraterrestres que la NASA se encargó de encubrir. Critican a los "creyentes" en las teorías oficiales y se entregan a creerse cualquier patraña, siempre que ésta tenga cierta verosimilitud (a veces ni eso). No tragarse cualquier teoría conspiranoica no es sinónimo de comulgar con las verdades oficiales. Ojalá los adeptos a estas teoría fuesen un poco más críticos con sus reptilianos, Nostradamus, 2012, Horóscopos y demás estupideces. Espíritu críticos, señor@s, las verdades (conspiranoicas u oficiales) no hay que creérselas, hay que demostrarlas.

El escepticismo más radical produce el mismo efecto que la ingenuidad más absoluta. Una de las razones por las cuales se ataca estas "teorías de la conspiración" no es porque estén exentas de razón o de pruebas sino porque no se quiere creer en ellas. Hay un estado psicológico llamado "disonancia cognitiva" que se produce cuando nuestros valores se ven en conflicto por evento con lo que reaccionamos de 2 maneras: o ignoramos el echo ya sea verdad o no o cambiamos nuestros valores.
Sea dicho esto no es que "el Maine" fuera hundido para que los Yankees declarasen la guerra a España para quedarse con Cuba, ni que la CIA matara a JFK, ni que 9/11 fuera un auto atentado para declarar guerras en oriente medio y hacerse con el petroleo, ni que exista una especie reptiliana que nos creo en primera instancia, que nos usa como ganado, que controla nuestros pensamientos, que sabe más que de nosotros que nosotros mismos y que se nutre de las energías sutiles de nuestra alma lo que hace que suframos. No es nada de eso es que aunque sólo una de las teorías de la conspiración fuera cierta no querríamos creerla.
Publicado por: NeoBullshit2 | 01/12/2014 20:01:19

Alguien ha escrito en esta ristra de comentarios que el quid de la cuestión reside en la información, y estoy totalmente de acuerdo. Las teorías conspirativas se forman siempre por parte de gente que no ha sido testigo de primera mano del hecho sujeto a conspiración, y no tiene más remedio que montar su teoría basándose en la información que recibe, sin querer plantearse (y ojo, he dicho "querer") si es una información manipulada. Hoy en día la principal fuente de información, Internet, es un foco inapelable de verdades supremas para mentes dóciles, para crédulos, para el ganado social que busca conocimiento rápido, y la información manipulada sólo lleva a un hecho: a verdades manipuladas, a conspiraciones generalizadas, a, en definitiva, otra vertiente más de la ignorancia, pero esta vez dirigida, al igual que el populismo.

Conspirar es hacer una cosa con otros. Por ello, todo es conspiración. Unas teorías de las conspiración serán cierta, otras no, otras fabuladas. La palabra policía "conspiranoico" es bastante estúpida, aparte de acientífica.
El 11-M del que habla hoy en El País es evidentemente una conspiración. El Poder dice que fue una conspiración de confidentes policiales, unos islamistas y otros asturianos, por la guerra de Irak. Y a quien no tenga fe en este disparate le tachan de conspiranoico y pretenden silenciarle.
Sin embargo, en el propio El País se ha escrito la verdadera realidad del 11-M. El atentado se enmarca en el asunto catalán. Como dejó dicho el 13-M Jordi Pujol en el artículo "Habrá que recapacitar".
Y el 11-M lo hizo quien tiene el poder ahora: los dirigentes efectivos del Opus. El Opus es quien está detrás del separatismo catalán

¿Quién es conspiracionista? También he leído por ahí que existe una conspiración contra Cataluña y que Colón era catalán. No creo en las teorías conspiranoicas, pero eso sí me lo creo. Y Cervantes y Chaquespier. Propongo a Cantinflas, de quien se acaba de descubrir que, en realidad, se apedillaba Cantifluñas, derivado de Vivacataluñacarajo, nombre de un grupo clandestino de extrema cataluñidad. Fidel Castro es otro catalán, pero él se sigue negando a aceptarlo por respeto a la revolución, que sí tuvo raíces catalanas. Por mi parte, me quedo con la catañulidad de Rajoy quien asegura ser de Compostela, ciudad que, en todo caso, alguna vez fue catalana. ¿Olvido a alguien? Ah, sí, al Pequeño Nicolás, quien no nació en Madrid sino en la Ciudad Condal. Y Maradona, cuando pasó por allí, se nacionalizó catalán, algo de lo que vive arrepentido, dicen las malas lenguas, porque él quería ser cubano, o sea, más catalán. En fin. Que viva Bárcenas, quien ya quisiera ser catalán como Pujol para no tener que estar metido en teorías conspiranoicas. Salud. http://wp.me/2Ki1

¿cómo poder demostrar lo uno o lo otro? tu texto es, sencillamente, la palabra del ateo frente al creyente. pero el cerebro humano resulta que es, por defecto, agnóstico. nada más que añadir.

Cada vez menos gente cree que el 11-S fuese un ataque de Al-Qaeda. La élite en EEUU comienza a preocuparse y fustiga a sus agentes desinformadores, como por ejemplo podría ser el autor de este artículo, el cual demuestra tener escasos conocimientos sobre aquellos eventos.

Los argumentos proporcionados por skeptics.com son de lo más pobres, rayando lo cómico, incluso podría parecer una parodia de la versión oficial.

Sr. Rubio, infórmese en profundidad por favor. Menos falacias de tipo "pozo envenenado"(11S=Reptilianos) y más argumentos "ad rem". Un saludo.

Para mí el último comentario de NeoBullshit2 es tan brillante que nadie debería escribir sin leerlo. Se te olvida querido NeoBulsshit2 el incidente del golfo de Tonkin, con el que los yankees consiguieron iniciar Vietnam. Décadas después el general implicado en el asunto confesó que nunca hundieron tal barco los vietnamitas, ni siquiera estaba allí. Pero les bastó la mentira para enviar al matadero a 50.000 de sus hijos y a 3 millones de vietnamitas que estaban en su país. Pagados por pánfilos que les apoyaron con sus impuestos. Y el drama es que, conocida la verdad, o siguen con su vida o difaman al que confesó. Es clavado a como has dicho. La gente mataría por que no le toques su realidad, no por conocer la verdad.

Me hace gracia cuando los fundamentalistas de la ciencia se burlan de quién pone en duda el que se llegara realmente a la luna. En verdad, la postura realmente científica es esa, dudar de que se hiciera, ya que no tenemos medios de comprobar, como ciudadanos de pié al menos, que realmente sucediera así (y esta es prácticamente la definición de una actitud científica)

El escepticismo más radical produce el mismo efecto que la ingenuidad más absoluta. Una de las razones por las cuales se ataca estas "teorías de la conspiración" no es porque estén exentas de razón o de pruebas sino porque no se quiere creer en ellas. Hay un estado psicológico llamado "disonancia cognitiva" que se produce cuando nuestros valores se ven en conflicto por evento con lo que reaccionamos de 2 maneras: o ignoramos el echo ya sea verdad o no o cambiamos nuestros valores.
Sea dicho esto no es que "el Maine" fuera hundido para que los Yankees declarasen la guerra a España para quedarse con Cuba, ni que la CIA matara a JFK, ni que 9/11 fuera un auto atentado para declarar guerras en oriente medio y hacerse con el petroleo, ni que exista una especie reptiliana que nos creo en primera instancia, que nos usa como ganado, que controla nuestros pensamientos, que sabe más que de nosotros que nosotros mismos y que se nutre de las energías sutiles de nuestra alma lo que hace que suframos. No es nada de eso es que aunque sólo una de las teorías de la conspiración fuera cierta no querríamos creerla.

No hace falta un cursillo como este, cuando el sentido común se ignora a saco, ahí lo tienes.

Leyendo los comentarios, tengo la sensación de que las teorías de la conspiración son una epidemia y que ya nadie es capaz de pensar con cordura.
Quien sabe, tal vez una epidemia propagada por los venusianos para acabar con la humanidad y apoderarse de nuestro planeta...

Que haya personalidades y no personalidades que en el ejercicio de su profesión, o en su trayectoria privada se comporten como reptiles, no es que me lo crea, es que es evidente, pero de hay a forzar los rasgos faciales de alguien hasta que parezca un lagarto, hay un buen trecho. Y la señora Obama, aunque no es santa de mi devoción, creo que no es sospechosa de ninguna de las dos cosas. Es más, no sé que pinta una noticia tan bizarra como esta en este diario.

De la misma forma que hay "conspiracionistas" que exageran, su némesis existe también: aquellos que desacreditan cualquier explicación alternativa a la "oficial"."In medio virtus", que diría aquel, lo único que creo de lo que se puede hablar es de probabilidades, y visto el desenlace de una gran parte de sucesos, las teorias consipacionistas(serias) me parecen infinitamente mas propables que aquello que se nos dice"vende". Yo creo que muchas de las conspiraciones, llegan a los oídos de los implicados y luego estos sacan partido del suceso que saben que va a ocurrir...Tampoco es imposible manipular cierto tipo de gente para que hagan lo que uno quiere..."Si miras a aquel que se beneficia...." Mirad las excusa que han usado las grandes potencias para "jugar" con la opinión publica de sus respectivos países...Si no recuerdo mal, en 1898 España ataco a USA en Cuba...(se hundió un acorazado...) Qué sentido tiene eso? A-Seguramente Cervera quería volver a casa? B-El gobierno quería "dar un golpe de autoridad"?C-simple estupidez? D-Todas las anteriores? La realidad supera la ficción...

Para todo el mundo... ¿qué versión se publicó sobre aquella noticia que tú conocías de primera mano porque estabas allí como testigo?

El Sr Rubio Hancock aun se cree que al pentagono le dio un 757 , no se ha enterado que Dick Chenney admitio haber derribabado el U93 , Ni lo que es la termita , tampoco sabe que otra torre, el WTC7 tambien se derrumbo y que Larry Silverstein admitio que dio la orden de derribo , asi como Alquaeda fue un invento de Zbigniew Brzezinski y que Carter ya los entrenaba y financiaba en el 1979 . tampoco sabe nada de los informes de la cruz roja sobre los campos de concentracion . Pero lo que si sabe Hancock es que Oswald mato a JFK y que Kubrick era director de cine , asi como que Slim es la persona mas rica del mundo .

No sé hasta qué punto pueden llegar los conspiranoicos, pero en Estados Unidos su poder alzanza límites insospechados. Tanto que el CDC, Centro de Control de Enfermedades del gobierno estadounidense, editó e hizo público en su web un documento alucinante sobre cómo hay que actuar en el caso de una invasión zombi... Verídico... http://lesidea.com/laislasolitaria/2014/06/02/la-invasion-zombi/

No sé de que habla este articulo, pues es bien sabido que la historia de la humanidad se ha forjado a base de conspiraciones.

Muy bueno el articulo , jajajaja , otro periodista al servicio del cabal . Nada seguir chupando millones de las administraciones que informando no lleguais .

Valeri Salov debe de estar aplaudiendo con las orejas ahora mismo.

Que pasó con el 2012 y los mayas? Nada... Se vendieron un montón de libros y se gastó una cantidad ingente de energía y tiempo en idioteces mientras podría usarse (ese tiempo y energía) en algo que beneficie a todos. Como por ejemplo la buena educación desde pequeños.
Los defensores del fin del mundo del 2012 decían que el 21 del 12 de 2012 habría una alineación planetaria que bla, bla, bla... los que se creían eso, no tuvieron el valor de investigar para constatar que esa alineación pasa CADA AÑO!!!!!
He aquí un buen ejemplo de mentes irracionales... La gente se cree lo que le da placer, no la verdad extraída a base de evidencias.
Otro ejemplo:
Joan Orò, científico de Tarragona que estuvo en la NASA durante 40 años, dijo en una ocasión hace más de 20 años en el Àngel Casas Show de TV3 que un muy buen amigo suyo en USA se hizo rico a base de construir platillos voladores...
Así, se filmaban unos segundos mientras los lanzaban con grandes palancas.... y evidentemente cuando se chequeaba la película, se veía que no había truco.
Millones de revistas y libros vendidos desde entonces (años 50).
Ah, y sabéis de donde viene la descripción Platillo Volante?
El fenómeno OVNI empezó después de la Segunda Guerra Mundial y comenzó EEUU con el avistamiento que realizó el hombre de negocios Kenneth Arnold el 24 de junio de 1947 mientras volaba con su avión privado cerca del Monte Rainier, en Washington.

Informó haber visto varios objetos brillantes con una forma parecida a la de un ala delta o a un bumerang, dirigiéndose hacia el cercano Monte Adams a una velocidad increíble, que estimó en, al menos, 1930 kilómetros por hora. Marchaban velozmente como una escuadrilla y se movían como lo hace un disco que rebota en la superficie del agua. Los periódicos tergiversaron las palabras exactas de Kenneth y describieron los objetos como platillos volantes.
A partir de ese momento, y debido al error de la prensa, empezaron a describirse avistamientos de objetos en forma de «platillo volante» (flying saucer), de modo que esta denominación terminó arraigando en el folclore popular, convirtiéndose en la habitual para referirse a los objetos volantes no identificados.
Hay que ser inútil para creerse que unos seres cruzan millones de años luz para tan sólo molestar en medio de la noche a granjeros iletrados de Kansas, o cualquier pueblo de Galicia o Extremadura, o Perpignan..
Jamás hasta entonces, NADIE, había descrito como platillos volantes los fenómenos atmosféricos o celestes que no entendían
En fin... Menos supersticiones y más ciencia por favor... Que el planeta nos necesita racionales...

Creo que hay noticias más importantes para dar que esta sinsorguez

"En definitiva, como quizás nunca lleguemos a saber la verdad, [...] resulta más razonable fiarse de la versión oficial, que nos ofrece un mundo que controlamos menos y en el que todos somos bastante torpes." Resumiendo el profundo pensamiento contenido en este articulo, el conspiranoico es aquel quien cree en reptilianos o en cualquier tonteria descabellada. Lo hacemos pasar por un enfermo mental, un marginal. Esto situa al Sr. Rubio, autor del articulo y de este razonamiento igual de "simplista" que las teorias que denigra, al mismo nivel de desinformador que Icke. En un mundo cada vez mas globalizado, es mejor ser un buen ciudadano ignorante y pasivo. Para qué poner en duda los dogmas o versiones oficiales? Ya desde pequenyos se humilla al que busca respuestas mas alla del programa escolar. Assange, Snowden o cualquiera que denuncie las mentiras del sistema son traidores en el mejor de los casos. Aplauso al que se limita a aceptar por pereza o conformismo, sin buscar sus propias respuestas. Por cierto, segun el presidente del International Forum on Globalization “7 empresas controlan el 70% de los medios de comunicacion”.

Jaime Rubio Hancock, hay colegas tuyos con mucha experiencia que no piensan precisamente como tú: http://youtu.be/T4Qj8N0jlhg

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre nosotros

En otras épocas, exploradores, aventureros y escritores recorrían el mundo buscando lo asombroso. Hoy internet nos expone a miles de maravillas por minuto. En Verne están las que nos fascinan.

Síguenos en Twitter y Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal