Cine de verano 5: Ethan Hawke y July Delpy, amor estival

Por: | 30 de julio de 2013

1371146254_535426_1371146450_noticia_normal

La quinta sesión de este cine de verano virtual está dedicada a una saga de amor contemporáneo (si es que el amor alguna vez ha tenido fecha de caducidad). Tras asomarnos al borde de piscinas turbulentas y acolorarnos con los veranos de Bergman, aprovechamos la actualidad y repasamos la saga Antes de... de Richard Linklater. Una historia de amor -por el momento en tres capítulos- que aprovecha el sol templado de alguna ciudad europea para intentar convencer a los descreídos de que los idilios veraniegos existen y permanecen; que la distancia no hace el olvido, como dice la canción; y que a veces, los hombres escuchan y las mujeres callan para dejar hablar.

Antes del amanecer (1995). 

No se lo van a creer, pero en el cine se hacen locuras por amor. Celine y Jesse se encontraron en un tren con destino a Viena. Ella volvía de visitar a su abuela. Él recorría Europa con el corazón hecho pedazos, hasta que una pareja muy maleducada provocó el encuentro. En el coche restaurante se fraguó la saga. Hartos del griterío y a salvo tras una copa, Jesse convenció a Celine para que se bajara en la próxima estación y Viena hizo el resto. Durante una noche del final de la adolescencia y en manga corta, los desconocidos recorren la ciudad al tiempo que se descubren. Entre hallazgos y oportunas coincidencias, el sol templado deja paso a la luna para que termine de foguear el destino.

Los actores July Delpy y Ethan Hawke, con la dirección de Linklater, pusieron a prueba la paciencia del espectador juvenil obligándole a permanecer atento a la pantalla a través de los diálogos. Hay ronroneo, caricias perdidas y una escena de sexo. Solo una -bastante intuitiva, por cierto-. El resto es batalla de la palabra. Hasta la despedida. Nos vemos dentro de nueve años aquí. En el andén. En Viena. Donde empezó todo.

Antes del atardecer (2004)

Una vez inoculado el virus, Linklater volvió a reunir a la pareja en París. Jesse presenta un libro en la capital francesa y Celine, casualmente, pasaba por su librería favorita. La segunda entrega volvía a concentrarse en un día de sol. Sí, el cineasta es capaz de convencer a los ateos del amor y concitar el verano en una ciudad que presume de luz, aunque se empeñe en esconderla baja un cielo gris la mayor parte del año. Cumplidos los 30, encauzadas sus carreras laborales y con proyectos familiares más asentados de lo previsto, la pareja vuelve a aferrarse a los diálogos largos para no perder un minuto del día. Por los puentes, los bulevares, en un barco por el Sena. Todo es impostura y apariencia. Una suerte de disputa de buenas maneras para ver a quién le va mejor. Y eso que el primer párrafo es una confesión: uno volvió a Viena, el otro tuvo un infortunio familiar (han pasado unos cuantos años del estreno e Internet se ha empeñado en desvelar los finales del cine, aún así no estamos aquí para chivarnos del mayordomo). 

En el momento de la despedida, dentro de uno de esos coches anodinos al servicio de los artistas en promoción, se desata la verdad. Puede que los matrimonios de consuelo no sean tan perfectos y que las novelas de ficción sí se basen en hechos reales. Y resulta que pese a todo el discurso meticuloso y argumentado sobre la liberación de la mujer y la independencia amorosa, el recuerdo de una noche de Viena pesa más. 

El té humea. Primero sonó un vals a la guitarra de Celine. Luego Nina Simone. Empieza el baile. Fundido a negro...

Antes del anochecer (2013)

...Al volver la luz, Jesse sale del aeropuerto. Acaba de despedir a su hijo. Las vacaciones con papá han terminado. Pero, ¡oh, sorpresa! En el aparcamiento le esperan las gemelas. Son rubias, de melena larga y enredada, como la de su madre. Y practican un extraño inglés con acento francés. Nina Simone hizo su parte. Jesse y Celine llegan a la tercera base.

Esta última entrega -por el momento- viene firmada, además, a seis manos. Linklater creció con Jesse y Celine frente al objetivo y con Delpy y Hawke entre bastidores. “Las dos primeras películas trataban sobre la fantasía del romanticismo, no podíamos retomar esa idea, había que mostrar la realidad de una pareja”, contaba el intérprete de El club de los poetas muertos y Training day, durante la presentación de la película en Atenas, el pasado junio. "Es la vida a los 40, nada más", apostillaba el cineasta.

Cuentan que se miraron las costuras y encontraron líneas para esos largos diálogos que se vuelven a repetir en el filme. Otra vez mucho calor, aunque en el Peloponeso griego y en pleno agosto no chirría tanto. Y otra vez paseos socráticos para unir las piezas del puzle que separan Francia de París y nueve años de exparejas y convivencia.

Jesse y Celine esperan el anochecer dialogando y, por primera vez, conversando con otros. Frente a una mesa de olor a Mediterráneo enfrentan su relación con la vida: hay una pareja de jóvenes, otra de mediana edad y lo que queda del amor en la vejez y la viudez. “Era una secuencia necesaria para terminar de comprender qué les había pasado y en qué se habían convertido”, decía Linklater. “Los otros son la ayuda para terminar de concebirse como pareja”, perfiló Hawke. Lo que luego sucede en el hotel, al final de la película, tendrán que descifrarlo por su cuenta. Ya saben, no estamos aquí para destripar finales.  

Y a ustedes, ¿qué sagas de verano les han enganchado a la pantalla?

* Sigue AQUI la serie Cine Club de Verano

Cine de Verano 1: Turbulentas piscinas, por ROCÍO GARCÍA.
Cine de Verano 2: Bergman acalorado, por ROCÍO GARCÍA.
Cine de Verano 3: Y nos hicimos mayores, por ÁLVARO P. RUIZ DE ELVIRA.
Cine de Verano 4: Calor, agobio, amenaza, tensión..., por ÁLVARO P. RUIZ DE ELVIRA.

Hay 10 Comentarios

Por eso hoy nos queda el cine, donde pese a todo, podemos viajar. Viendo películas he aprendido geografía, situado las montañas, memorizado capitales, visitado calles, subido cordilleras y hasta he tenido problemas con el tráfico. http://www.elsenorgordo.com/2013/07/pese-todo-viajar.html

Unas cuantas cosas sobre lo expuesto en el blog: al final de la primera no deciden verse dentro de nueve años, deciden verse dentro de seis meses; en la segunda, ella no pasa por casualidad por la librería, lo hace a propósito. Y un fallo temporal de la tercera película: si han pasado sólo nueve años desde lo de París, ¿cómo es que las gemelas están ya tan creditas, que si no tienen nueve años están bastante cerca? Por lo demás, una gran trilogía que la bloguera debió haber revisado para antes de escribir para no meter la pata.

Hace nada hablaron de estas tres películas vuestras vecinas del blog de eros. Las tres son muy buenas. Yo voy a proponer una saga de cine de terraza de extrarradio: El Luchador Manco I y II, serie que sentó las bases y creó el público para las no menos míticas Karate a Muerte en Bangkok, Furia Oriental, El furor del Dragón y Operación Dragón.

Lala, creo que no has entendido a Laia, estáis diciendo lo mismo, que el plan original es verse 6 meses después en Viena aunque al final no se vean hasta 9 años después en París; es en el artículo donde está mal. También tiene razón Laia en que Céline no está en la librería por casualidad, le dice que había visto el anuncio de la presentación un mes antes.

Pero vamos, estos son detalles sin mayor importancia. En cambio, Ana, con frases como "Todo es impostura y apariencia. Una suerte de disputa de buenas maneras para ver a quién le va mejor." da la impresión que hace muuucho que no has visto la peli y te ha quedado un recuerdo equivocado. Ni por asomo eso es lo que transmite su encuentro en París.

Y por cierto, los tres firman los dos guiones del "Atardecer" y "Anochecer" (de hecho en Atardecer estuvieron nominados al Óscar). También firmaron el de la primera aunque no aparecen en los créditos. Hubo bronca con Linklater durante una época precisamente por eso.

Creo que Laia lo dice por esta frase en Antes de Amanecer, no por lo que pasa luego en Antes del atardecer: " Nos vemos dentro de nueve años aquí. En el andén. En Viena. Donde empezó todo."

Laia, pues aplícate el cuento porque quedan a los 6 meses pero ella no va porque muere su abuela. Es 9 años despues cuando se reencuentran. Si te perdiste esa conversación, a lo largo de la película te dan pistas como por ejemplo hablando de la guerra de Iraq, de que Jesse se ha casado,tenido un hijo y divorciado , etc ...

El artículo tiene varios errores, no quedan después de nueve años sino después de seis meses... y Celine no pasaba "por casualidad" por delante de la librería...
Estaría bien que os mirarais las películas de las que habláis ;)

¿Cuenta como saga "Verano Azul"?. Por cierto, ¿alguien sabe que serie está haciendo ahora esta actriz, que no recuerdo su nombre?: http://xurl.es/h2jx8

El nombre del director es Richard Linklater, no Robert. Un poco más de cuidado y documentación, por favor.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Versión muy original

Sobre el blog

La sección de Cultura de El País te comenta lo último del cine de aquí y de allí. Últimas noticias, rumores, proyectos, protagonistas, rarezas, festivales… Es decir, todo lo que necesitas para satisfacer al cinéfago que llevas dentro.

Sobre los autores

Blog de los redactores de cine de EL PAÍS, que se mueven entre la cinefilia y la cinefagia.

Eskup

Facebook

Archivo

enero 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Tentaciones de verano

Tentaciones de Verano

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal