Cine de verano 1. Turbulentas piscinas

Por: | 16 de julio de 2013

 David-hockney-

Peter getting out of Nick's pool (1996), de David Hockney.

Con las piscinas en las películas empezamos la serie Cine Club de Verano, que se publicará los martes y jueves en este blog, Versión muy original. Cada día se analizarán tres películas del tema elegido. Es toda una invitación para que las vean y compartan con nosotros sus opiniones. Además nos gustaría que recomendaran otros filmes sobre el tema abordado. Este Cine de verano forma parte de la programación especial que ha preparado EL PAÍS en la sección de Cultura durante los meses de julio y agosto. 

Ha sido quizás el artista inglés David Hockney quien mejor ha sabido plasmar la imagen magnífica de las piscinas como espacio idílico y caluroso, con aguas de un azul brillante. En el cine, las piscinas han tenido muchas vidas. Unas turbulentas, casi todas eróticas y algunas liberadoras. Ahí está el ejemplo del nado enloquecido y angustiado de Juliette Binoche en la película de Krzystof Kieslowski Tres colores azul (1993). Julie (Juliette Binoche) se sirve de la piscina, en este caso cubierta, de su contacto duro con el agua para luchar contra la soledad y la tristeza tras la muerte de su marido y de su hija en un accidente de coche. Pero no todas las piletas son escenario de tristezas. Y menos en verano. Aquí van tres ejemplos de como la piscina puede ser un lugar de sueños, encuentros y dolores.

Sin más espera, abrimos la sesión de hoy con los siguientes títulos:  La piscina, de Jacques Deray; Swiming pool, de François Ozon y Juegos secretos, dirigida por Todd Field.

La piscina
Director: Jacques Deray. Guión: Jean Claude Carrière. Intérpretes: Alain Delon, Rommy Schneider, Maurice Ronet y Jane Birkin. Francia-Italia, 1969.

Photo-La-Piscine-1969-18-1024x669
Rommy Scheneider y Alain Delon, en una escena de La piscina.

 Una luz cegadora en el cielo y unas aguas transparentes y azules al ras del suelo.El cuerpo al sol de un hombre joven y moreno, tumbado junto a una piscina, adormilado. Al fondo un profundo paisaje verde. El calor de ese verano se ve en las gotas de sudor en su torno desnudo. Una mano lánguida que mece el agua de la piscina. Con estas imágenes comienza la pelicula La piscina, un filme mezcla de thriller, drama y amor. Más que amor, quizás, pasión y erotismo. Quizás la misma pasión que Alain Delon y Rommy Schneider vivieron durante años en la vida real. Con 34 y 31 años respectivamente y una belleza fuera de toda duda, Delon y Scheneider, ambos entonces en la cima de sus carreras cinematográficas, se convierten en el foco de atención de esta historia cargada de intensidad y que hoy, casi 44 años desde su estreno, se ve con placidez absoluta. 

La película narra las tranquilas vacaciones en una villa cercana a St.Tropez de Jean-Paul y Marianne. Todo marcha a la perfección hasta que Marianne invita a su ex amante Harry, un antiguo amigo de Jean-Paul, y a su hija Penélope, a pasar unos días en la casa. Pronto la tensión empezará a crecer entre los cuatro y, bajo una aparente cordialidad, se creará un clima de celos y sospechas. Penélope, una jovencísima y bellísima Jane Birkin, atrae las miradas de Jean Paul y las iras de los otros dos personajes.

Las imágenes de la piscina -"es lo mejor de la casa", le dice Jean-Paul a Harry cuando llega, "hay muchas en las que está todo permitido, o casi" -, con sus encuentros amorosos, las peleas y hasta la muerte, son el centro de este filme que tuvo un gran éxito en Francia y que en España se estrenó con algunas escenas cortadas. 

 

 

Swiming pool
Director: François Ozon. Guion: François Ozon y Emmanuéle Bernheim. Intérpretes: Charlotte Rampling, Ludivine Sagnier y Charles Dance. Francia / Reino Unido. 2003.

Ludivine-sagnier¿Qué tendrá esa chica joven y descarada para obsesionar y hacer tambalear la rectitud y seriedad de una escritora inglesa ya madura y con falta de ideas? Mezcla de ficción y realidad, (eso solo se conoce al final), Swiming pool, que conservó el título en inglés para no entrar en conflicto con La piscina, es la historia de una escritora inglesa de novela policiaca de éxito (Charlotte Rampling,58 años), que viaja a Francia, a Lubéron, a la casa de su editor para buscar inspiración para su escritura. Una noche, la hija francesa de su editor (Ludivine Sagnier, 24 años) se presenta en la casa y da al traste con la tranquilidad de la novelista.

Rodada en inglés y francés, con este filme, François Ozon (París, 1967), uno de los directores más mimados en Francia, dejó a un lado su cine más más teatral y artificial para adentrarse en una película intimista, donde indagó en cómo llega la inspiración a los creadores. ¿Cómo se encuentra? ¿Cúando llega ese día? ¿Te conmueve? Lo que está claro es que en Swiming pool, la novelista, vacía de ideas, ve renacer su inspiración con la llegada, al principio catastrófica, de esa joven sensual y sexual.

Y de nuevo, aquí, la piscina se convierte en otra de las grandes protagonistas de la película. Es el lugar de encuentro de las dos mujeres. Es el espacio de libertad y sexualidad, una pantalla donde todo el mundo proyecta sus fantasmas.

Aunque el filme no tiene la frescura de otros títulos de Ozon y, en momentos, puede resultar algo tedioso, la verdad es que también se ve con cierta curiosidad. Charlotte Rampling consiguió con este papel el premio a la mejor actriz en los Premios de Cine Europeo que concede la Academia de Cine Europeo.

 

 

Juegos secretos
Director: Todd Field. Intérpretes: Kate Winslet, Patrick Wilson, Jennifer Connelly. Estados Unidos, 2006.

Juegos-secretosLa piscina aparece más bien tarde en el metraje de este filme, pero es ahí donde bulle el amor y el miedo. Dirigida por el colaborador de Stanley Kubrick, Todd Field, y con un reparto de auténtico lujo, Juegos secretos es un drama poderoso e inquietante, en el que varias personas de un pequeño y, en apariencia, idílico pueblo de Estados Unidos se cruzan de forma casual y peligrosa en piscinas y parques. Son muchas las historias que pueblan la narración de este filme y que refleja el choque entre una sociedad retrógrada y miedosa con otra que busca liberarse de esas cadenas.

La pileta de Juegos secretos (Little children es su título original) no es, como en el caso de las dos películas anteriores, un lugar privado, sino una gran piscina municipal, llena a reventar de niños ruidosos y madres histéricas. Es en ese rincón donde una madre aburrida (Kate Winslet) busca a ese padre inmaduro y todavía estudiante  (Patrick Wilson), y donde un pedófilo recién salido de la cárcel reaparece, con sus gafas y atletas, dispuesto a seguir "admirando" los cuerpos imberbes de niños y niñas debajo del agua.

Todd Field (California, Estados Unidos, 1964), que comenzó su carrera como actor en Ruby en el paraíso y continuó con Eyes wide shut (Kubrick), es también el director de En la habitación.

 

 

Abrimos ahora el CINE CLUB DE VERANO en el que invitamos a los lectores que comenten estas tres películas y nos recomienden otras donde la piscina, tema del día, sea el centro de la historia.

* Sigue AQUI la serie Cine Club de Verano

Hay 17 Comentarios

Aunque es un post muy antiguo es totalmente asombroso.

Aunque no sea de verano, por la importancia y el protagonismo de la piscina debe mencionarse a Las diabólicas.

Vale que la peli no va de piscinas, pero la escena de Dustin Hoffmann en la piscina en El Graduado mientras suena The Sounds of Silence es una de las mejores cosas que le han pasado a las piscinas, al cine y a mis cinco sentidos.

@Rafael: recordaba una película vista en la tv de blanco y negro (ya de muy niño). Me quedé con esas imágenes, ese tránsito individualista a lo desconocido e imprevisto, el descubrimiento del american way of life para un niño ibérico. Me pregunté varias veces por esa película cuyo título no recordaba, y busqué toda clase de swimmingpools en google. Sabía que un día la encontraría. Ha sido gracias a tí. Así que es "The swimmer". Voy a disfrutarla después de 40 años. Solo tengo un problema, he de verla en blanco y negro, ha de ser en blanco y negro.

El nadador. Genial.

Sunset Boulevard, un clásico.

Muy bien Rafael!
El nadador es, sin más, una obra maestra.
Sutil, inquietante, melancólica, espléndida y excepcional.

Una selección estupenda de peliculones veraniegos.

El nadador para mí es la película de piscinas

Personalmente me entusiasman las películas 'veraniegas', es decir, las que se desarrollan total o parcialmente en verano. Algunas de ellas las vuelvo a ver cada verano como un ritual, el mismo que devuelve a mis manos cada año las páginas de "El Jarama".

Hace años un periódico de Málaga (La Opinión de Málaga) publicó durante todo el mes de agosto una serie de artículos bajo el epígrafe "Cine y Verano". Lo recuerdo porque los escribí yo. Me lo pasé muy bien recopilando títulos. Inevitablemente Eric Rohmer apareció más de una vez en aquella serie.

Bueno, pero sobre el tema específico de las piscinas cinematográficas, la que antes me viene a la memoria es "Mélodie en sous-sol", de Henry Verneuil (1963). Lo que pasa es que a quien no la haya visto no se le puede decir por qué ;-)

Saludos veraniegos.

Que pandilla de guapos en La piscina de jacques Deray

Y un corto: "Verano o los defectos de Andrés" (2006) de Jorge Torregrossa y el videoclip de la canción "Breathe", del grupo Telepopmusik.

Si te quieres hartar de piscina, ahí está Vaselina Rosa de Nanni Moretti, pero alejada de cualquier resquicio de sensualidad; más bien produce un poco de fatiga física por el partido de waterpolo que se juega todo el rato y de colapso intelectual por los soliloquios que se monta Nanni. Todo lo contrario de los sugerentes tres ejemplos propuestos.

"El nadador" es magnífica.
Y de diferentes calidades pero con piscinas en momentos clave: "el calor de la noche" (mala), "juegos salvajes" (que de mala es buena), "Last picture show" (buena) y "Let me in"(que me desorienta).

Quedavancouver.blogspot.com

De las tres, la que más me gusta, con diferencia, es "Juegos prohibidos", a pesar del título que le pusieron en español. Iba a recomendar sobre todas una que ya ha recomendado Rafael Pérez: "El nadador". Una joya. A ver si llego yo a los 55 años con el cuerpo que tenía Burt Lancaster entonces...

También en El Graduado hay buenas escenas de piscina indolente

Hola, me parece interesante este ciclo que inician con esta temática de piscinas y me gustaría recomendar una película. Su título es "El nadador". El nadador es una película estadounidense de 1968. Comenzó a dirigirla Frank Perry, pero abandonó la película por discrepancias artísticas y Sydney Pollack se encargó de terminarla. Está protagonizada por Burt Lancaster. El guion se basa en un relato breve de John Cheever.
En ella Nead Merrill (Burt Lancaster) es un maduro y vital ejecutivo de publicidad que cumple una extraña y algo inquietante tradición. Vistiendo solo un pantalón de baño emprende camino a casa a través del condado, nadando en las piscinas de sus amigos.
Les dejo también un par de enlaces donde pueden leer algo más sobre el film.
Un cordial saludo, Rafael

http://misteriosoobjetoalmediodia.wordpress.com/2009/04/28/el-nadador-the-swimmer-frank-perry-1968/


http://www.laescueladelosdomingos.com/2009/10/la-verguenza.html

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Versión muy original

Sobre el blog

La sección de Cultura de El País te comenta lo último del cine de aquí y de allí. Últimas noticias, rumores, proyectos, protagonistas, rarezas, festivales… Es decir, todo lo que necesitas para satisfacer al cinéfago que llevas dentro.

Sobre los autores

Blog de los redactores de cine de EL PAÍS, que se mueven entre la cinefilia y la cinefagia.

Eskup

Facebook

Tentaciones de verano

Tentaciones de Verano

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal