Versión muy original

Sobre el blog

La sección de Cultura de El País te comenta lo último del cine de aquí y de allí. Últimas noticias, rumores, proyectos, protagonistas, rarezas, festivales… Es decir, todo lo que necesitas para satisfacer al cinéfago que llevas dentro.

Sobre los autores

Blog de los redactores de cine de EL PAÍS, que se mueven entre la cinefilia y la cinefagia.

Eskup

Facebook

Tentaciones de verano

Tentaciones de Verano

Johnny 'rostro pálido' Depp

Por: | 14 de agosto de 2013

Llanero
Hace poco Johnny Depp dejó caer en una entrevista con la BBC que podría dejar de actuar en breve. Algo que está por ver y que en caso de que se produzca tardaremos en darnos cuenta, ya que el actor tiene pendiente por rodar o estrenar todavía películas como Transcendence, Mortdecai, Into the woods, la quinta entrega de Piratas del Caribe o la segunda parte de Alicia en el país de las maravillas (esta última no está confirmada todavía). Y ante todo, el estreno en España (en EE UU ya la han pasado) de El llanero solitario (The lone ranger), en la que Depp interpreta al nativo americano Tonto, el acompañante del héroe enmascarado. Y, oh, sorpresa, Depp vuelve a pintarse la cara de blanco para interpretar a su personaje. ¿Cuántas veces van ya? Lanzamos la pregunta con un regalo, una escena en primicia de El llanero solitario.

Seguir leyendo »

Wahlberg y La Roca tienen sentido del humor (según Michael Bay)

Por: | 14 de agosto de 2013

Pain and gain whysoblu 6
Dolor y dinero
llega a los cines españoles el próximo 30 de agosto. Y será el momento de descubrir si Michael Bay, otrora destructor oficial del planeta Tierra en diversas versiones, ha sido capaz de pegar un giro tan radical a su carrera, porque Dolor y dinero es una comedia. Ahí queda eso: Bay ha hecho una comedia. Con Dwayne la Roca Johnson y Mark Wahlberg, actores cachas que sí han trabajado en este género. Hasta ese momento, nos quedamos con una inmersión en el filme.

Seguir leyendo »

Cineclub de verano 9: Sofocos en la ciudad

Por: | 13 de agosto de 2013

Las ciudades en verano mutan tanto como nuestra piel. Se desnudan y se relajan. Se cierran las persianas de las casas pero  se abren las puertas de las aceras, pisoteadas  y ninguneadas el resto del año. No es un espejismo provocado por el calor. O sí. Las calles desiertas nos permiten descubrir lo que el tráfico, las prisas y el ruido nos niega: espacio, perspectiva y nuevos  puntos de vista. En verano, la ciudad parece muerta pero respira más que nunca.  Son muchas las películas que transcurren en este escenario perfecto pero en la entrega de hoy de la serie “Cineclub de verano”  nos quedamos con tres en las que la ciudad en verano no es un mero telón de fondo para una historia sino un personaje más de esa historia. El signo de León, ópera prima de Éric Rohmer; Haz lo que debas, provocadora llamada de atención de Spike Lee sobre el racismo latente en Estados Unidos y La tentación vive arriba, de Billy Willder, clásico entre los clásicos que transcurren sobre el asfalto de fuego.

Seguir leyendo »

Cine Club de Verano 8: Los biquinis de nuestra memoria

Por: | 08 de agosto de 2013

por ROCÍO AYUSO

Placer o pesadilla. Depende de nuestro cuerpo. O de quién lo vista. Hoy dedicamos la serie al biquini, la prenda más odiada cuando uno se enfrenta al espejo o la más deseada cuando se trata de verla en el cuerpo de otros. Especialmente de esas estrellas de Hollywood que llegadas estas fechas nos hacen sentirnos como vacas. Hay biquinis para todas las eras. Desde ese monokini infantil que, dicen las malas lenguas, vistió una Jodie Foster de muy niña para el anuncio de Coppertone, al que popularizó como prenda una jovencísima Brigitte Bardot en 1952 con The Girl in the bikini, son muchos los usos de este atuendo playero nacido en 1941 y que tanto le debe al cine. Porque, ¿quién no recuerda a Marilyn Monroe en ese biquini de lunares casi de monja para los estándares actuales en el que posaba en 1951? ¿O ese más prehistórico que llevaba Raquel Welch en Hace un millón de años? Pero a la búsqueda de una memoria más fresca y cercana de lo que es un buen bikini en la pantalla, aquí van los mejores ejemplos recientes.

Muere otro día

El mar. La playa. Un mojito. Una mirada perdida al horizonte y ese cuerpo escultural que sale de las aguas como si fuera la misma Venus de Milo. O Afrodita saliendo del océano. Ya sé que es una copia de otro famoso biquini también de los vestuarios de las películas de James Bond. El que vistió Ursula Andress en 1962 como Honey Ryder en James Bond contra el doctor No. Como recuerda Lindy Hemming, la diseñadora de vestuario, ella fue quien insistió en que el biquini de Halle Berry en Muere otro día estuviera inspirado en el de Andress, cinturón y machete incluido. El color varía pero el efecto es el mismo. “Salpica, excita y provoca. De lo más sexy”, como lo definió la actriz consciente de que sería mucho más recordada por estos segundos que por su Oscar. Ella también recuerda esa toma, en las heladas aguas de un Cádiz fuera de temporada donde, además, hacía viento.

Los Angeles de Charlie: Al límite
La película se podía y se debía haber titulado ¡Vaya angelitos!, porque su valor cinematográfico es cero y su parecido con la verdadera serie Los Angeles de Charlie, escaso, aunque tampoco podemos decir que el episódico de finales de los setenta elevara el coeficiente intelectual de sus espectadores por muy popular que fuera. Pero si estamos hablando de biquinis, el blanco que luce Cameron Díaz en la cinta quitó el hipo, por muchas veces que hayamos visto a la actriz estadounidense lucir el palmito fuera de la pantalla, especialmente en sus años surfeando junto a Justin Timberlake. Pero el biquini negro de punto que utilizó su compañera de correrías fílmicas en esta película de 2003, Demi Moore, es todavía más recordado. Uno de esos pocos momentos que demuestran que en el cine, a veces, no hay edad porque nadie esperaba ese cuerpo Danone en una Moore de 40 soles en ese biquini escasito que le dio a vestir Joe Aulisi.

La guerra de las galaxias: El retorno del Jedi

Lo acepto, la saga de La guerra de las galaxias no pertenece a lo que se dice el cine de verano. No hay olas, ni sol, ni un mar azul. Y por arena, hay que conformarse con las dunas poco vacacionales del planeta Totooine y sus tuskens o seres del desierto. Pero para biquini memorable, el que George Lucas le hizo vestir a Carrie Fisher como la princesa Leia en esas secuencias en las que es la esclava de Jabba the Hutt. Más memorable quizá por el contraste con el vestuario que le había dado a esta princesa hasta entonces, hecha una novicia con esas dos ensaimadas que le puso por moños en la primera entrega de esta saga o vestida como una especie de tortuga ninja en su atuendo de guerra. Así que cuando las carnes de Fisher quedaron al descubierto en este diseño de gasa y bronce de Aggie Guerard Rodgers su recuerdo quedó grabado en las mentes de todos aquellos que llegaron a la pubertad en 1983. Y en las de todas las generaciones que vinieron después dada la sensualidad de un bikini inspirado en los dibujos de Frank Frazetta. 

* Sigue AQUI la serie Cine Club de Verano

Cine de Verano 1: Turbulentas piscinas, por ROCÍO GARCÍA.
Cine de Verano 2: Bergman acalorado, por ROCÍO GARCÍA.
Cine de Verano 3: Y nos hicimos mayores, por ÁLVARO P. RUIZ DE ELVIRA.
Cine de Verano 4: Calor, agobio, amenaza, tensión..., por ÁLVARO P. RUIZ DE ELVIRA.

Cine de Verano 5: Ethan Hawke y July Delpy, amor estival, por ANA MARCOS.

Cine de Verano 6: Son cubano, por ANA MARCOS

Cine de verano 7: Fulgor y muerte (pero menos) de los Drive In, por ROCÍO AYUSO

Por ROCÍO AYUSO

Veranito, desconectar, un buen libro, quizá una siesta, esa terracita. Pero el calor también da pie a esas otras costumbres de verano más cinéfilas como la del cine al aire libre. En España suele ser sinónimo de malas copias y quizá una sábana por pantalla. Nada HD. La tradición es más común en EE UU, donde los drive in o cines al aire libre desde el confort de tu coche son parte de la cultura popular. Una cultura al borde de la extinción porque de los 4.000 drive in que hubo en su punto más álgido, en los años cincuenta y sesenta, ahora quedan unos 368 y muchos de ellos tipo guerrilla, improvisados en pantallas inflables en aparcamientos de la ciudad.

Aún así el resurgir es obvio, como lo demuestran las proyecciones que la Academia titula Oscars Outdoors y donde, en una pantalla al aire libre flanqueada por dos grandes estatuillas, los asistentes disfrutan de la proyección de películas oscarizadas a la luz de las estrellas. Además la existencia de este cine de verano en el cine es, por siempre, imborrable, presente en películas como las que escogemos recordar en este nueva sesión de Cine Club de Verano.

Grease

Si hay una película de verano esa es GreaseDirigida en 1978 por Randal Kleiser y protagonizada por John Travolta y Olivia Newton John es la historia de un amor de verano. Basada en el musical del mismo nombre, nadie estaba muy seguro del filme durante el rodaje, hasta tal punto que en los últimos planos ya no hay ni coreografía porque se les acabó el presupuesto. Pero para ese momento, los espectadores ya están moviendo las caderas y disfrutando de una de las bandas sonoras más vendidas de la historia del cine. De hecho la película se convirtió en un filme de culto que, al igual que The Rocky Horror Picture Show, ahora disfruta de proyecciones karaoke o sing-a-long como la que hubo este año en el Hollywood Bowl de Los Angeles, proyección al aire libre donde los asistentes fueron invitados a cantar simultáneamente. Y si la película es por todos recordada por ese baile entre Sandy y Danny (junto con las Pink Ladies y los T-Birds) al ritmo de You’re the one that I want, una de sus mejores secuencias es la que tiene lugar en un drive in donde Danny intenta hacer las paces con Sandy (sin éxito) mientras los rumores del posible embarazo de su amiga Rizzo corren como la pólvora de coche en coche con los espectadores más pendientes de lo que pasa fuera de la pantalla que dentro.

Cars

Una película como Cars, una carta de amor animada a la cultura del automóvil en EE UU, no haría justicia a esos años cincuenta y sesenta que quiere evocar si no incluyera el mundo de los drive in. La secuencia llega casi al final de la película. Bueno de hecho llega literalmente al final. Vale, después del final, en la coda o regalito que nos ofrecen los realizadores a los espectadores que nos quedamos como niños buenos a ver los títulos de crédito. Aquí John Lasseter se marca uno de los momento más divertidos de una película malentendida fuera de EE UU, pero que ha generado millones en juguetes llevando a sus protagonistas a pasar una agradable velada al aire libre en el drive in de Radiator Springs. En primera fila Sally y Rayo McQueen se ven las versiones customizadas para el mundo de Cars de los grandes éxitos de Pixar. De ese modo, por la pantalla del drive in pasan imágenes de Toy Car Story, Monster Truck Inc o A Bug’s Life, parodias con ruedas de las películas del mismo título (o casi).

El héroe anda suelto

Pocos directores están tan enamorados del cine como Peter Bogdanovich. Son muchos los que sólo conocerán a este realizador y estudioso del cine como actor en series tipo Los Sopranos. Pero los que tengan curiosidad por el medio descubrirán en los primeros trabajos de este realizador neoyorquino alguien capaz de encontrar cualquier excusa para contar una historia utilizando el cine como telón de fondo. Ya sean los comienzos del cinematógrafo con Así empezó Hollywood (Nickelodeon), el final de una era con La última película o el mundo paralelo del horror real con el horror cinematográfico en El héroe anda suelto (Targets), el canto del cisne de esa leyenda del cine de terror que fue Boris Karloff. En la cinta, Bogdanovich enfrenta a ese héroe convertido en monstruo que dispara a todo lo que se mueve contra ese otro héroe, este del mundo del cine, acostumbrado a sembrar otro tipo de terror desde la misma pantalla. Todo ello contado en un drive in donde tienen lugar las escenas culmen de la cinta. ¿Nunca la has visto? Ahí te quedan los deberes del verano.

* Sigue AQUI la serie Cine Club de Verano

Cine de Verano 1: Turbulentas piscinas, por ROCÍO GARCÍA.
Cine de Verano 2: Bergman acalorado, por ROCÍO GARCÍA.
Cine de Verano 3: Y nos hicimos mayores, por ÁLVARO P. RUIZ DE ELVIRA.
Cine de Verano 4: Calor, agobio, amenaza, tensión..., por ÁLVARO P. RUIZ DE ELVIRA.

Cine de Verano 5: Ethan Hawke y July Delpy, amor estival, por ANA MARCOS.

Cine de Verano 6: Son cubano, por ANA MARCOS

 

'Elysium', el futuro trágico de la humanidad

Por: | 02 de agosto de 2013

Damon
Será el futuro, pero suena muy parecido al presente. Es 2154 y la humanidad está dividida en dos clases sociales. Un puñado de ricos privilegiados disfruta de una existencia a cinco estrellas en la estación espacial Elysium. En la Tierra solo se han quedado los pobres, que pelean por la supervivencia en un planeta sobrepoblado y cada día más decadente. Por si ese escenario no fuera suficientemente deprimente, Max tiene cáncer. Lo que, en Elysium, no sería ningún problema: hay máquinas que curan las enfermedades en un instante. Pero Max vive en la Tierra, donde hasta murió la esperanza.

Así arranca Elysium, la nueva película de ciencia ficción del director sudafricano Neill Blomkamp. El creador de Distrito 9 (2009) ha confirmado a gran parte del equipo de su anterior creación y cuenta con dos protagonistas como Matt Damon, que interpreta a Max, y Jodie Foster, que se mete en la piel de la secretaria de Defensa de la estación espacial.

Con un presupuesto de unos 75 millones de euros, sin los extraterrestres de Distrito 9, pero con cientos de robots en su lugar, Elysium llega el próximo 16 de agosto a las salas españolas. A la espera de descubrir cómo se las ingenia Max para llegar hasta la estación y buscar una cura, les adelantamos una secuencia de la película en la que Matt Damon intenta dialogar con una de las máquinas que pueblan 2154.

Cine de verano 6: Son cubano

Por: | 01 de agosto de 2013

Cuba1

Cierto. En Cuba (casi) siempre brilla el sol, aunque la afirmación se circunscriba (especialmente) a lo meteorológico. Geolocalizamos la sexta sesión de este particular Cine Club en la isla caribeña. La historia del cine está escrita con unos cuantos filmes salidos de las entrañas del país, de su escuela cinematográfica. Otros tantos están firmados por los amantes -con pasaporte internacional- que acumula Cuba. La selección de hoy parte de la música, para después ser devorada por los zombies y terminar con un retrato documental que confirma esa frase tan manida de que "la realidad supera a la ficción" aunque se intente edulcorar con son cubano.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal