Día 9: digitalización, 3D y Jean-Pierre Jeunet

Por: | 28 de septiembre de 2013

THE-YO~1
11.45. A. M
. Jean-Pierre Jeunet, el director de El extraordinario viaje de T. S. Spivet, ha defendido en rueda de prensa su película, que clausura el certamen. Ha justificado este filme así: "Quería innovar, hacer una película de grandes paisajes, y en ello entraba lo del 3D. De pequeño tenía una de esas gafas con discos con los que ves imágenes en tres dimensiones. Quería recuperar esa sensación".

T. S. Spivet es un niño de 12 años que vive en un rancho de Montana, un estupendo científico en secreto, que atraviesa Estados Unidos hasta Washington para recoger un premio. Todo muy americano: "Es una película americana falsa. No he hecho más en Estados Unidos que Alien resurrection porque para mí es fundamental la libertad. Entiendo que Almoóvar no quiera rodar fuera de España, porque en Hollywood no la opición de que un director como yo tenga el derecho al montaje final. Si hasta Soderbergh y Spielberg se quejan de la ley de la ganancia de Hollywood. Y me encanta el cine americano, el de los maestros. ¡Si hasta mi esposa es estadounidense! Pero como artista quiero libertad".

Para Jeunet el tema principal era la sinceridad: "Es muy cercano a mí. Spivet, el protagonista, es sincero. Pero es que además, como él, yo dibujo en casa (hago las películas en privado), y de repente el niño se ve propulsado a la fama, como cuando promocionamos un filme. Yo creo en lo que decía Jean Renoir: hay que hacer películas por el placer de hacerlas. Y eso es lo que le recomiendo a mis alumnos. Olvídate del resto".

Sobre el reparto, con un niño espectacular, Kyle Catlett, que Jeunet encontró al final y entrevistó por Skype. "La puesta en escena pasa por el casting: eso es esencial. Leí el libro y ya vi como madre a Bonham Carter, le envié el guion y respondió de forma afirmativa muy rápidamente. Yo estoy presente en el casting y hago pruebas a todo el mundo. Kyle ha sido mágico, me ha dado tanto como Audrey Tautou. El resto fue encajando. Eso sí, los agentes estadounidenses de actores son los mayores mentirosos del planeta. Te dicen que sus representados están encantados con el guion... ¡y ni se lo han leído!".

Sobre su futuro, Jeunet apuntó: "Yo soy más de paisajes urbanos, porque la naturaleza es muy tramposa y traicionera, es muy difícil fotografiarla y menos aún manipularla. Es frustante. Mi siguiente proyecto, sea cual sea, será urbano. No sé cuál de verdad, porque necesito estar muy muy convencido de lo que hago. Al fin y al cabo tienes que acompañar la película durante años".

A su lado estaba el autor de la novela, Reif Larsen. Cuando preguntaron al director por una posible influencia de Big fish, de Tim Burton, Jeunet dijo: "Me encanta Tim Burton, pero odio esa película. Es su peor trabajo... y sé que hablo del marido de mi actriz". Ahí Larsen contó que tenía cinco directores favoritos para llevar su novela al cine: "Solo quería que la adaptaran Jeunet, Burton, Alfonso Cuarón, Wes Anderson o Guillermo del Toro. Bueno, y Frank Capra, pero creo que eso va a ser más complicado".

DCP-package-400 9. OO. A. M. Aunque el presupuesto del festival ha caído en 250.000 euros, dos apartados del certamen han aumentado sus partidas: programación y técnica. Este año tanto la apertura como la clausura del festival son en 3D, y una de las películas evento, Gravity, también. José Luis Rebordinos, director del Zinemaldia, contaba el día antes del arranque que habían tenido que comprar proyectores para el Kursaal y el Victoria Eugenia. "Hoy el certamen ya está digitalizado". Ya no hay proyecciones en celuloide de las grandes secciones. Pero ahora empieza una curiosa contradicción. Los certámenes han sido habitualmente lugar de encuentro para cinéfilos que querían ver los ciclos homenaje que se proyectaba allí, porque muchas veces era la única manera de acceder a algunos títulos. "Ahora va a ocurrir que con certámenes digitalizados en la proyección no se puedan proyectar clásicos, porque aún existan solo en película. En muchos cuartos de proyección no caben un proyector digital y otro de celuloide. Y esos títulos clásicos se están digitalizando muy poco a poco: las filmotecas no tienen tanto dinero". Es decir, que podemos decir adiós en algunos casos a grandes retrospectivas.

Sí hay un ahorro en transporte de materiales, porque obviamente no es lo mismo mover sacos con bobinas gigantescas a pequelas cajas/maletitas rojas o negras, los dcp (digital cinema package), que puede portarla hasta el mismo director.

Los tiempos cambian y esa digitalización afecta no solo a la forma de ver el cine por los aficionados, sino también, por tanto, a los especialistas. En San Sebastian WuakiTV ha intentado poder ofrecer un ciclo completo por Internet, aunque finalmente por problemas de derechos de autor no ha sido posible. No es el primer certamen que acepta el reto (en Gijón y Sitges hubo previas iniciativas), pero aún no ha cuajado. En cambio, a través de la web Cinando los profesionales que están registrados en ella (es muy selectiva) han podido ver hasta películas de las sección Oficial. Incluso los periodistas han sufrido el cambio: ahora ante la posibilidad de que una proyección coincida con otro acto o entrevista, los agentes de prensa envian códigos para ver la película en Vimeo, en un video privado. Paradoja: lo que parece una mejora laboral -poder ver un filme a la hora que uno desee- se convierte en una carga extra. Antes si no se podía ir a la proyección, no había vuelta atrás. Ahora cualquier periodista, tras escuchar la frase "No te preocupes, te envío un código y la ves tranquilamente esta noche en el hotel antes de las entrevistas de mañana", puede encontrar hasta 3 o 4 códigos diarios en su ordenador. Lo de dormir también parece algo del siglo XX, y no de estos tiempos.

Esto se acaba. Hugh Jackman se ha despedido de San Sebastián hace una hora, firmando autógrafos a los fans mañaneros que le esperaban a la puerta del María Cristina. Algunos de los premiados que están en San Sebastián ya celebraron anoche su galardón. Otros vuelven corriendo y esperarán escondidos al inicio de la gala a las ocho de la noche para que su aparación sea una completa sorpresa. Pocos equipos siguen con la promoción de sus trabajos. Y solo uno empieza hoy: Jean-Pierre Jeunet (Delicatessen, Amélie) dirige la película con la que esta noche se clausura el certamen: El extraordinario viaje de T. S. Spivet, la historia de un chaval de 12 años, científico, que cruza medio Estados Unidos desde su rancho en Montana hasta Washington para recoger un premio. Jeunet apuesta por las estereoscopía para contar la historia, el 3D como arma de seducción masiva, para enganchar al público con un filme que tiene múltiples guiños a su estilo tan especial. Por desgracia, Helena Bonham Carter, que encarna a la madre del chaval, ha cancelado su visita.

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Versión muy original

Sobre el blog

La sección de Cultura de El País te comenta lo último del cine de aquí y de allí. Últimas noticias, rumores, proyectos, protagonistas, rarezas, festivales… Es decir, todo lo que necesitas para satisfacer al cinéfago que llevas dentro.

Sobre los autores

Blog de los redactores de cine de EL PAÍS, que se mueven entre la cinefilia y la cinefagia.

Eskup

Facebook

Tentaciones de verano

Tentaciones de Verano

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal